Spawn: The Eter­nal

Ve­te al in­ferno... ju­ga­ble

Hobby Consolas - - SUMARIO - Por Al­ber­to Llo­ret @al­ber­tol­lo­re­tPM

No só­lo las li­cen­cias de ci­ne son un buen cal­do de cul­ti­vo pa­ra los jue­gos me­dio­cres. Los su­per­hé­roes que lo pe­ta­ban en los años 90, co­mo Spawn, tam­bién tu­vie­ron su ra­ción de ver­güen­za ju­ga­ble...

Bau­ti­za­do "ca­ri­ño­sa­men­te" por un me­dio ame­ri­cano co­mo "un jue­go más feo que el cu­lo de un pe­rro con dia­rrea ex­plo­si­va", Spawn:TheE­ter­nal tie­ne el du­do­so pri­vi­le­gio de ser uno de los peo­res jue­gos del ca­tá­lo­go de Pla­yS­ta­tion. Y no por­que la ma­te­ria pri­ma no fue­ra bue­na (la his­to­ria de Al Sim­mons, el ase­sino trai­cio­na­do al que el in­fierno le da una se­gun­da opor­tu­ni­dad, arra­sa­ba en ven­tas en los 90), sino por­que el jue­go fue un desas­tre. La me­jor for­ma de des­cri- bir­lo es co­mo una aven­tu­ra al es­ti­lo Tom­bRai­der con com­ba­tes 1 vs 1 que re­mi­ten a Tos­hin­den (la pers­pec­ti­va cam­bia al to­par­nos con un enemi­go).

El pro­ble­ma es que en nin­gu­na de es­tas fa­ce­tas bri­lló y, aho­ra, con los años, re­sul­ta peor. La ex­plo­ra­ción es ru­ti­na­ria, re­pe­ti­ti­va y ca­ren­te de atrac­ti­vo o en­gan­che, con enemi­gos po­co va­ria­dos que re­cuer­dan a los del có­mic... echán­do­le ima­gi­na­ción.

Los com­ba­tes, por su par­te, ni cap­tan la esen­cia del per­so­na­je (o sus po­de­res) ni son di­ver­ti­dos, con com­bos sim­ples y or­to­pé­di­cos. To­do las­tra­do ade­más por un abun­dan­te pop­ping, tex­tu­ras tan "bai­lon­gas" co­mo feas, un con­trol ne­fas­to y, so­bre to­do, un de­sa­rro­llo que ro­za lo so­po­rí­fe­ro.

pla­ta­for­ma Pla­yS­ta­tion gé­ne­ro aven­tu­ra / lu­cha

com­pa­ñía Sony Computer en­ter­tain­ment año 1998

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.