Co­rren Ma­los tiem­pos Para el de­por­te vir­tual

Hobby Consolas - - ACTUALÍZATE -

Co­mo gran afi­cio­na­do al de­por­te que soy, asis­to con preo­cu­pa­ción a la de­ri­va re­duc­cio­nis­ta que es­tá su­frien­do el gé­ne­ro en la ge­ne­ra­ción de PS4 y Xbox One. FIFA y NBA2K ven­den más que nun­ca, y el par­ti­cu­lar mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano tie­ne tres ba­luar­tes en Mad­dennfl, NHL y MLB, pe­ro, más allá del me­diá­ti­co fút­bol y las gran­des li­gas del Tío Sam, el opio del usua­rio me­dio de vi­deo­jue­gos, el panorama es de­sola­dor.

Val­ga co­mo ejem­plo el tenis, una dis­ci­pli­na de la que no he­mos re­ci­bi­do ni un mí­se­ro pe­lo­teo des­de ha­ce un lus­tro, sin con­tar el ol­vi­da­ble Ma­rio­ten­nis:ul­tra Smash de Wii U. Aho­ra que Ra­fa Na­dal y Roger Fe­de­rer vuel­ven a es­tar en la po­ma­da, echo en fal­ta que 2K, Se­ga o EA nos sir­van en ban­de­ja nue­vas en­tre­gas de Tops­pin, Vir­tua­ten­nis o Grands­lam Ten­nis. Tam­bién el bo­xeo ha be­sa­do la lo­na, y no hay ni ras­tro de Fight­night o Ready­to­rum­ble, re­le­va­dos por los gol­pes ba­jos de las ar­tes marciales mix­tas, alias UFC, aun­que los aman­tes del no­ble de­por­te, al me­nos, ten­drán el su­ce­dá­neo de ARMS.

La men­gua de los jue­gos de­por­ti­vos se ob­ser­va en el sim­ple he­cho de que no hu­bie­ra un tí­tu­lo para sa­car ré­di­to a los Jue­gos Olím­pi­cos de Río 2016. Tu­vi­mos el de Ma­rio y So­nic, sí, pe­ro me re­fie­ro a ex­pe­rien­cias “rea­lis­tas”. Por ejem­plo, en Lon­dres 2012, Se­ga sí que apro­ve­chó la li­cen­cia para sa­car tan­to el Ma­rioy­so­nic de ri­gor en con­so­las de Nin­ten­do co­mo otro jue­go pu­ra­men­te de­por­ti­vo para PS3-360-PC. Hay es­tu­dios pe­que­ños que tra­tan de pun­tuar en el mal lla­ma­do po­li­de­por­ti­vo, pe­ro lo cier­to es que los jue­gos de rugby, ba­lon­mano o ciclismo que lle­gan ca­da año a las tien­das tie­nen me­cá­ni­cas y grá­fi­cos an­te­di­lu­via­nos, de es­pan­to. Echo de me­nos aque­llos tiem­pos en que las com­pa­ñías gran­des se atre­vían a sol­tar­se la me­le­na con rarezas, co­mo Rocks­tar con el ping-pong de Ta­ble­ten­nis, Nin­ten­do con las mo­tos de agua de Wa­ve­ra­ce o Ac­ti­vi­sion con su ska­te ava­la­do por Tony Hawk (ha­ga­mos co­mo que la pe­no­sa en­tre­ga de 2015 nun­ca ha exis­ti­do). En ese sen­ti­do, hay que aplau­dir a Ubi­soft por el ries­go que to­mó ha­ce unos me­ses con Steep, que abra­zó otras dis­ci­pli­nas ol­vi­da­das, co­mo el snow­board o el esquí. Por des­gra­cia, ni si­quie­ra aga­rrar­se a un de­por­te de ma­sas ase­gu­ra na­da, co­mo de­mues­tran PES, en cla­ra de­ca­den­cia co­mer­cial (que no ju­ga­ble), o NBALIVE, tan fue­ra de for­ma que EA ha vuel­to a de­jar­la fue­ra de su con­vo­ca­to­ria es­te año. Aun­que en me­nor me­di­da, tam­po­co los de­por­tes de mo­tor han es­ca­pa­do al re­tro­ce­so. Los jue­gos de ve­lo­ci­dad ven­den me­nos que an­tes, y bas­ta con fi­jar­se en la lí­nea his­tó­ri­ca de Granturismo o For­za­mo­tors­port. Eso ha he­cho que mu­chas sa­gas icó­ni­cas se ha­yan que­da­do en el lim­bo: Pro­ject­got­ham Ra­cing, Bur­nout, Rid­ge­ra­cer, Se­ga Rally, Mid­night­club, GRID, F-ze­ro...

Más allá del me­diá­ti­co fút­bol y las li­gas del Tío Sam (NBA, NFL, NHL y MLB), el opio del usua­rio me­dio, el panorama de­por­ti­vo es de­sola­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.