Sni­per Eli­te 4

Los ma­pea­dos abier­tos no siem­pre ga­nan La gue­rra

Hobby Consolas - - ANÁLISIS - Ps4 shoo­ter re­be­llion bad­land ga­mes Cas­te­llano Cas­te­llano 1-12 Fí­si­co: 64,95 € Digital: 69,99 € Ya dis­po­ni­ble

Versión ana­li­za­da gé­ne­ro desa­rro­lla­dor dis­tri­bui­dor ju­ga­do­res idio­ma tex­tos idio­ma Vo­ces for­ma­to / pre­cio lan­za­mien­to con­te­ni­do

La sa­ga de fran­co­ti­ra­do­res por ex­ce­len­cia am­plía los horizontes de su mirilla para ofre­cer­nos es­ce­na­rios gi­gan­tes­cos en los que prac­ti­car el ti­ro al na­zi con la ya clá­si­ca "kill cam" de la fran­qui­cia.

Es­ta nue­va en­tre­ga de la sa­ga tras­la­da la ac­ción has­ta la cam­pa­ña ita­lia­na de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Nues­tro hé­roe vuel­ve a ser Karl Fair­bur­ne, quien se de­ja ver por el país trans­al­pino para aca­bar con la fa­bri­ca­ción de un nue­vo mi­sil na­zi, que po­dría de­can­tar la ba­lan­za a fa­vor de los ale­ma­nes en la gue­rra. Karl se de­di­ca­rá a lo que me­jor sa­be ha­cer: sa­car sus pris­má­ti­cos, mar­car a to­dos los enemi­gos de una zo­na, apun­tar con su ri­fle de pre­ci­sión, aguan­tar la res­pi­ra­ción y desatar el fes­ti­val de ór­ga­nos sal­tan­do por los ai­res. Y es que la fa­mo­sa "kill cam", una cá­ma­ra len­ta que nos mues­tra con ra­yos X los es­tra­gos de nues­tro dis­pa­ro so­bre el cuerpo de nues­tros enemi­gos, vuel­ve a ser uno de los gran­des atrac­ti­vos del jue­go. En es­ta oca­sión, ade­más, se es­tre­nan las se­cuen­cias de es­te ti­po tam­bién para los gol­pes cuerpo a cuerpo y los ata­ques si­gi­lo­sos, lo que con­si­gue que el es­pec­tácu­lo nun­ca de­cai­ga.

In­fil­tra­dos en ma­pas enor­mes

La ma­yor no­ve­dad, sin em­bar­go, la en­con­tra­mos en el es­ce­na­rio de jue­go. Los en­tor­nos son mu­cho más gran­des que en pa­sa­das en­tre­gas. Se nos ofre­ce un enor­me ma­pea­do en el que nos po­de­mos mo­ver con to­tal li­ber­tad para com­ple­tar dis­tin­tos ob­je­ti­vos se­cun­da­rios den­tro de un mis­mo ni­vel. Así, po­dría­mos de­cir que, pe­se a se­guir te­nien­do un desa­rro­llo li­neal di­vi­di­do en mi­sio­nes, ca­da ni­vel es un "pe­que­ño" mun­do abier­to. Ge­nial, ¿no? Pues no tan­to. Y es que los vi­deo­jue­gos no son una cien­cia exac­ta, y no siem­pre aña­dir más ele­men­tos a una su­ma nos ofre­ce un re­sul­ta­do ma­yor, o me­jor en es­te ca­so. De he­cho, un cam­bio de es­te ca­li­bre pue­de ha­cer que la ecua­ción se de­rrum­be co­mo un cas­ti­llo de na­zis, di­go de nai­pes. En un jue­go en el que la in­fil­tra­ción, el aná­li­sis de la me­jor es­tra­te­gia a se­guir o la pre­pa­ra­ción de

la sa­ga am­plía sus horizontes con es­ce­na­rios abier­tos que no aca­ban de me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de jue­go

sni­pe­re­li­te4 es la pri­me­ra en­tre­ga que só­lo lle­ga a ps4, one y pc, con ma­pas más abier­tos am­bien­ta­dos en ita­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.