Ec­co The Dolphin

1992 el de­li­rio sub­ma­rino

Hobby Consolas - - SUMARIO -

Pa­ra unos, es una obra de cul­to; pa­ra otros, un tos­tón so­bre­va­lo­ra­do. Con Ec­cot­he­dolp­hin, no hay me­dias tin­tas: o lo amas o lo de­tes­tas. Po­cos jue­gos han re­fle­ja­do me­jor el cli­ma que se vi­vía en Se­ga Amé­ri­ca a prin­ci­pios de los 90, con la gue­rra con­tra Nin­ten­do en to­do su apo­geo. Tras de­mos­trar su va­lía co­mo pro­duc­tor en jue­gos co­mo Spi­der-man o Cha­kan:the Fo­re­ver­man, Ed An­nun­zia­ta co­men­tó a sus je­fes en Se­ga una idea que lle­va­ba ru­mian­do des­de ha­cía me­ses: crear un vi­deo­jue­go pro­ta­go­ni­za­do por un del­fín. Ed es­ta­ba ob­se­sio­na­do por la obra de John C. Lilly, uno de los in­ven­to­res del tan­que de ais­la­mien­to y un apa­sio­na­do de los del­fi­nes, quien ase­gu­ra­ba ha­ber con­tac­ta­do, en pleno via­je de dro­gas alu­ci­nó­ge­nas, con unas en­ti­da­des cós­mi­cas co­no­ci­das co­mo Earth Coin­ci­den­ce Con­trol Of­fi­ce (E.C.C.O.). An­nun­zia­ta se ins­pi­ró en aque­llo, y tam­bién en un li­bro lla­ma­do "The Foun­ding", na­rra­do en pri­me­ra per­so­na por una ba­lle­na jo­ro­ba­da, pa­ra di­se­ñar una aven­tu­ra ab­so­lu­ta­men­te de­li­ran­te, en la que el ju­ga­dor en­car­na­ba a un he­roi­co del­fín que de­bía sal­var la Tie­rra de unos mal­va­dos ex­tra­te­rres­tres.

Me­du­sas y tem­plos atlan­tes

Tras re­ci­bir luz ver­de por par­te de Se­ga, An­nun­zia­ta se pu­so a tra­ba­jar jun­to a los hún­ga­ros No­vo­tra­de pa­ra crear es­ta fan­ta­sía sub­ma­ri­na que na­da­ba, nun­ca me­jor di­cho, a con­tra­co­rrien­te del mer­ca­do. A di­fe­ren­cia de las mas­co­tas de la épo­ca, Ec­co no era un ani­mal an­tro­po­mór­fi­co, sino un del­fín "de ver­dad" que na­da­ba a to­da pas­ti­lla y se co­mu­ni­ca­ba con otros ce­tá­ceos. In­clu­so a la ho­ra de uti­li­zar ob­je­tos, el ju­ga­dor de­bía em­pu­jar­los con el mo­rro, siem­pre con un ojo pues­to en el me­di­dor de oxí­geno, al­go que no era sen­ci­llo cuan­do to­ca­ba ex­plo­rar au­tén­ti­cos la­be­rin­tos sub­ma­ri­nos re­ple­tos de co­rrien­tes y cria­tu­ras

aliens, via­jes en el tiem­po... Ec­co era tan bo­ni­to co­mo chi­fla­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.