Ro­lling Thun­der

AL­BA­TROSS CON­TRA GEL­DRA

Hobby Consolas - - SUMARIO -

Uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos del Nam­co­mu­seum de Nin­ten­do Switch es po­der re­cu­pe­rar el mí­ti­co Ro­llingt­hun­der y su no me­nos co­lo­sal se­cue­la. El agen­te Al­ba­tross, el ope­ra­ti­vo más letal de la WCPO (World Cri­me Po­li­ce Or­ga­ni­za­tion), no se ha pro­di­ga­do de­ma­sia­do en con­so­la, a di­fe­ren­cia de otros per­so­na­jes le­gen­da­rios de Nam­co. Y eso que el pri­mer Ro­llingt­hun­der cau­só una au­tén­ti­ca con­mo­ción en los sa­lo­nes recreativos cuan­do des­em­bar­có en di­ciem­bre de 1986. En es­ta pla­ca, nos me­tía­mos en el pe­lle­jo del men­cio­na­do Al­ba­tross, un agen­te se­cre­to al más pu­ro es­ti­lo Bond, cu­yo ob­je­ti­vo era res­ca­tar a una ca­ma­ra­da de la agencia, Leila Blitz, de las ga­rras de la mal­va­da cor­po­ra­ción Gel­dra, li­de­ra­da por el re­pul­si­vo Ma­boo.

La me­cá­ni­ca no po­día ser más di­rec­ta y di­ver­ti­da: a lo lar­go de di­ver­sos ni­ve­les, nues­tro per­so­na­je te­nía que li­qui­dar a las en­ca­pu­cha­das tro­pas de Gel­dra, mien­tras abría de­ter­mi­na­das puer­tas (a lo Ele­va­tor Ac­tion) para ob­te­ner mu­ni­ción ex­tra y ar­mas más po­ten­tes. El desa­rro­llo de Ro­llingt­hun­der, con sus ni­ve­les a dos al­tu­ras, po­dría pa­re­cer una co­pia de Shi­no­bi, pe­ro la pla­ca de Nam­co se ade­lan­tó un año a la de Se­ga, así que es más pro­ba­ble que Al­ba­tross fue­ra el que ins­pi­ró a Joe Mu­sas­hi y no al re­vés.

Estética se­sen­te­ra

Nam­co se ins­pi­ró, sin di­si­mu­lo, en las pe­lí­cu­las y se­ries te­le­vi­si­vas de es­pías de los años 60. Al­ba­tross lu­cía pan­ta­lo­nes pi­ti­llo y un ce­ñi­do sué­ter

de cue­llo al­to, y guar­da­ba la pis­to­la en una so­ba­que­ra, al más pu­ro es­ti­lo Na­po­león So­lo, mien­tras diez­ma­ba a Gel­dra. La re­crea­ti­va fue adap­ta­da a NES por la pro­pia Nam­co, mien­tras que US Gold se en­car­gó de los ports para or­de­na­do­res de 8 bits. Al­ba­tross vol­ve­ría a la ac­ción en 1990 para pro­ta­go­ni­zar, jun­to a Leila, el sen­sa­cio­nal Ro­lling Thun­der2, que com­bi­na­ba to­do lo bueno del pri­me­ro con el juego coope­ra­ti­vo. A di­fe­ren­cia de la pla­ca ori­gi­nal, que se­ría res­ca­ta­da en su­ce­si­vos re­co­pi­la­to­rios de Nam­co para Pla­ys­ta­tion, PS2, PSP, Ga­me­cu­be o Xbox), Ro­llingt­hun­der só­lo tu­vo una con­ver­sión do­més­ti­ca, en 1993. Me­ga Dri­ve fue la con­so­la afor­tu­na­da de re­ci­bir un port sen­ci­lla­men­te ma­gis­tral, que ana­li­za­mos en las pá­gi­nas de Hobby Con­so­las en su mo­men­to (ver re­cua­dro de la de­re­cha). El Nam­co­mu­seum de Switch rescata am­bas pla­cas, pe­ro ha de­ja­do fue­ra el ter­cer y úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de la sa­ga: Ro­llingt­hun­der3, un juego di­se­ña­do en 1993 en ex­clu­si­va para Ge­ne­sis, la Me­ga Dri­ve nor­te­ame­ri­ca­na. Ni ja­po­ne­ses ni eu­ro­peos pu­di­mos ca­tar esa ter­ce­ra en­tre­ga, pro­ta­go­ni­za­da por un nue­vo agen­te, con nom­bre en cla­ve Jay. Si no pu­dis­te ad­qui­rir­lo en su día, pre­pá­ra­te para des­em­bol­sar una ci­fra bas­tan­te res­pe­ta­ble, ya que el Ro­llingt­hun­der3 de Me­ga Dri­ve se ha con­ver­ti­do, en los úl­ti­mos años, en uno de los car­tu­chos más desea­dos por los co­lec­cio­nis­tas. Ade­más, ja­más apa­re­ció en nin­gún re­co­pi­la­to­rio pos­te­rior. Una au­tén­ti­ca lás­ti­ma.

el nam­co mu­seum de switch re­cu­pe­ra ro­lling thun­der Y su Por­ten­to­sa se­cue­la

syp­hon fil­ter

psone

Tras el éxi­to de MGS, Sony no per­dió com­ba y lan­zó su pro­pia sa­ga de es­pio­na­je, con Ga­briel Lo­gan al fren­te. Oja­lá la re­cu­pe­re. per­fect dark

n64

Ra­re pu­lió la fór­mu­la de Ro­llingt­hun­der2 de­bu­tó en los sa­lo­nes recreativos en 1990 y, tres años más tar­de, re­ci­bi­ría­mos un es­tu­pen­do port para MD. splin­ter cell

Ubi­soft y Tom Clancy unie­ron fuer­zas para con­ver­tir a Sam Fis­her en el agen­te más si­gi­lo­so de to­dos los tiem­pos. Tu­vo sie­te en­tre­gas. Alp­ha pro­to­col

En su día, re­ci­bió mu­chos pa­los, pe­ro el pa­so del tiem­po ha con­ver­ti­do al RPG de ac­ción de Ob­si­dian en una obra de cul­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.