Ni no Ku­ni II El re­na­cer de un reino

Jun­tos, uni­fi­ca­re­mos nues­tro mun­do

Hobby Consolas - - ANÁLISIS - PS4 Rol Le­vel-5 Ban­dai Nam­co Cas­te­llano 1 In­glés / Ja­po­nés Fí­si­co: 69,90 € Di­gi­tal: 69,99 € 23 de mar­zo

Ver­sión ana­li­za­da gé­ne­ro desa­rro­lla­dor dis­tri­bui­dor ju­ga­do­res idio­ma tex­tos idio­ma Vo­ces for­ma­to / pre­cio lan­za­mien­to con­te­ni­do

En fe­bre­ro de 2013, Le­vel-5 y Stu­dio Ghi­bli es­tre­na­ban en Eu­ro­pa Ni­no­ku­ni:lai­ra­de­la Bru­ja­blan­ca, con­si­de­ra­do por mu­chos co­mo uno de los me­jo­res RPG ex­clu­si­vos del ca­tá­lo­go de PS3.

Aho­ra, más de cin­co años des­pués, nos lle­ga la se­gun­da par­te, que inicia su via­je con im­por­tan­tes cam­bios. Uno de los prin­ci­pa­les es que Stu­dio Ghi­bli no ha par­ti­ci­pa­do de ma­ne­ra ofi­cial en su de­sa­rro­llo, aun­que Le­vel-5 sí ha con­ta­do con la co­la­bo­ra­ción de dos ha­bi­tua­les del es­tu­dio de ani­ma­ción ni­pón: el di­se­ña­dor Yos­hi­yu­ki Mo­mo­se y el com­po­si­tor Joe Hi­sais­hi, por lo que el "es­pí­ri­tu Ghi­bli" si­gue pre­sen­te. Y eso es al­go que se no­ta des­de los pri­me­ros com­pa­ses de su his­to­ria, pe­se a con­tar­nos un re­la­to to­tal­men­te di­fe­ren­te al que vi­vían Oli­ver y Drippy en el pri­mer jue­go.

Apren­dien­do a ser rey

Evan, el jo­ven fe­li­nés he­re­de­ro al trono de Cas­ca­bel, es el pro­ta­go­nis­ta. Y las co­sas no em­pie­zan na­da bien pa­ra él: un gol­pe de es­ta­do per­pe­tra­do por los ra­tó­cra­tas aca­ba con la vi­da de su pa­dre y le obli­ga a aban­do­nar su reino pa­ra sal­var la vi­da. En su hui­da, Evan cuen­ta con la ines­pe­ra­da ayu­da de Ro­land, un po­lí­ti­co hu­mano que, co­mo Oli­ver en el pri­mer jue­go, ha "sal­ta­do" de di­men­sión de ma­ne­ra re­pen­ti­na. Así, am­bos personajes, cu­ya vi­da an­te­rior ha per­di­do to­do sen­ti­do, deciden au­nar fuer­zas en un am­bi­cio­so pro­yec­to: fun­dar un nue­vo reino y, a tra­vés de la di­plo­ma­cia, fir­mar un tra­ta­do de paz con el res­to de re­yes de las na­cio­nes de su mun­do. De es­ta ma­ne­ra arran­ca una tra­ma re­ple­ta de in­tri­gas po­lí­ti­cas, trai­cio­nes y lu­chas de po­der en po­bla­cio­nes azo­ta­das por ma­les de ple­na ac­tua­li­dad, co­mo la co­rrup­ción, el ra­cis­mo o la cen­su­ra. En ca­da uno de los reinos, se si­gue el es­que­ma clá­si­co de los RPG ni­po­nes: ha­blar con los ha­bi­tan­tes, mer­ca­dear en las tien­das y cum­plir las mi­sio­nes que nos en­co­mien­den. Fue­ra de las ciu­da­des, con­ta­mos con el ha­bi­tual ma­pa­mun­di, que in­clu­ye por­ta­les de te­le­trans­por­te, y que siem­pre es­tá ates­ta­do de enemi­gos. Y es aquí don­de lle­ga otra de las gran­des inau­gu­ra­cio­nes: el nue­vo sis­te­ma de lu­cha en tiem­po real.

En los com­ba­tes, ma­ne­ja­mos úni­ca­men­te a un hé­roe de nues­tro gru­po, de­jan­do que los otros dos pe­leen de for­ma to­tal­men­te au­tó­no­ma. Ca­da per­so­na­je cuen­ta con una am­plia ga­ma de mo­vi­mien­tos, ofen­si­vos y de­fen­si­vos, que se fun­den a la per­fec­ción con los ele­men­tos ro­le­ros clásicos. Así, la efec­ti­vi­dad de los ata­ques cuer­po a cuer­po y a dis­tan­cia, o de las es­qui­vas y ma­gias, no só­lo de­pen­de de nues­tra pe­ri­cia con el man­do, sino tam­bién del ni­vel y el equi­po que ten­ga­mos en ese mo­men­to. Pa­ra aña­dir más op­cio­nes, con­ta­mos con el ecua­li­za­dor, una sen­ci­lla "me­sa de mez-

LA Lu­cha con­tra LA DE­SIGUAL­DAD So­cial y Po­lí­ti­ca ES uno de LOS EJES PRIN­CI­PA­LES de LA his­to­ria

Evan y Ro­land son los hé­roes prin­ci­pa­les, pe­ro en to­do mo­men­to po­de­mos ma­ne­jar a cual­quie­ra de los personajes que se unan a su gru­po, tan­to ex­plo­ran­do co­mo lu­chan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.