Opi­nión

Hobby Consolas - - ANÁLISIS - Por Ál­va­ro Alonso @al­va­roa­lo­ne_­so

Un pla­ta­for­mas muy ori­gi­nal que en­can­di­la­rá a los aman­tes de los ani­ma­les, gra­cias a la for­ma en que nos co­nec­ta a la na­tu­ra­le­za. Só­lo por sus va­lo­res ar­tís­ti­cos, me­re­ce la pe­na, aun­que el con­trol y la cá­ma­ra lo ale­jan de la ex­ce­len­cia. De ini­cio, Fe só­lo pue­de sal­tar y can­tar. Re­co­gien­do una se­rie de co­lec­cio­na­bles, ga­na­mos al­gu­nas ha­bi­li­da­des que fa­ci­li­tan el pla­ta­formeo, pe­ro la cla­ve es el canto, que nos per­mi­te co­mu­ni­car­nos con el res­to de ani­ma­les y ac­ce­der así a sus "ser­vi­cios". Los búhos, por ejem­plo, nos per­mi­ten su­bir a su es­pal­da pa­ra lle­gar a lo­ca­li­za­cio­nes que se­rían inac­ce­si­bles de otro mo­do. Can­tan­do, tam­bién po­de­mos "ac­ti­var" de­ter­mi­na­dos ele­men­tos, co­mo flo­res que pro­pul­san a Fe. Ade­más, al­gu­nos de es­tos ele­men­tos reac­cio­nan an­te de­ter­mi­na­dos ani­ma­les, lo que nos obli­ga a guiar­los pa­ra con­ti­nuar y crea una di­ná­mi­ca muy ori­gi­nal. Y to­do, sin me­diar pa­la­bra. En Fe, somos no­so­tros quie­nes de­be­mos in­ter­pre­tar la his­to­ria. Lo ma­lo es que, al fi­nal, ter­mi­na re­sul­tan­do críp­ti­co. Ade­más, es un jue­go bas­tan­te fa­ci­lón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.