nue­vas por­tá­ti­les ¿hay es­pa­cio pa­ra ellas?

Ana­li­za­mos el es­ta­do ac­tual de las con­so­las por­tá­ti­les y pro­fun­di­za­mos en lo que nos pue­de de­pa­rar es­te seg­men­to en el fu­tu­ro: po­si­bi­li­da­des, po­si­bles su­ce­so­ras y sus prin­ci­pa­les es­co­llos.

Hobby Consolas - - ANÁLISIS - Por Ser­gio Mar­tín @re­pli­can­te64

Des­de que en 1989 (1990 en nues­tro te­rri­to­rio) lle­ga­ra la pri­me­ra gran con­so­la por­tá­til, Ga­me Boy, du­ran­te ca­si tres dé­ca­das no han pa­ra­do de apa­re­cer por­tá­ti­les crea­das por una gran can­ti­dad de compañías. Nin­ten­do, Se­ga, Ata­ri, Ban­dai, SNK y otras em­pre­sas han tra­ta­do de ex­pri­mir es­te gran mer­ca­do, otro­ra uno de los pi­la­res so­bre los que se apo­ya­ba nues­tra in­dus­tria. Pe­ro, des­gra­cia­da­men­te pa­ra to­dos los que he­mos cre­ci­do jun­to a es­tos dis­po­si­ti­vos, su fu­tu­ro pue­de es­tar muy com­pro­me­ti­do, co­mo va­mos a ex­pli­car a par­tir de aho­ra.

El es­ta­do ac­tual de las por tá­ti­les

Si de­ja­mos de mi­rar al pa­sa­do y nos cen­tra­mos úni­ca­men­te en lo que te­ne­mos de­lan­te de nues­tras na­ri­ces aho­ra mis­mo, la ver­dad es que la si­tua­ción es des­co­ra­zo­na­do­ra. Así de sim­ple y con­tun­den­te. Só­lo Nin­ten­do 3DS (en to­das sus acep­cio­nes, in­clu­yen­do los mo­de­los New, XL, 2DS...) se man­tie­ne co­mo con­so­la por­tá­til pu­ra y “activa” en es­te sec­tor. Sí, ya sa­be­mos que PS Vi­ta en teo­ría si­gue “vi­va” y sien­do dis­tri­bui­da. Pe­ro, si echa­mos un vis­ta­zo al por­cen­ta­je del mer­ca­do que le co­rres­pon­de en cuan­to a ventas, tan­to de hard­wa­re co­mo de soft­wa­re y, peor aún, a la can­ti­dad de tí­tu­los que aguar­dan de ca­ra al fu­tu­ro… En fin, de­be­mos afron­tar la reali­dad y dar­la por muer­ta y en­te­rra­da: Sony lo ha he­cho des­de ha­ce ya tiem­po, al no de­di­car­le nin­gu­na su­per­pro­duc­ción.

Cen­trán­do­nos nue­va­men­te en Nin­ten­do 3DS y su fu­tu­ro, men­ti­ría­mos si os di­jé­ra­mos que le au­gu­ra­mos un por­ve­nir que va­ya a pro­lon­gar­se más de uno o dos años “en con­di­cio­nes”. Es­ta con­so­la, que na­die

se ol­vi­de de es­to, lle­va ya sie­te años con no­so­tros, y mu­cho nos te­me­mos que su ci­clo de vi­da es­tá lle­gan­do a su fin. En el ho­ri­zon­te to­da­vía se atis­ban jue­gos de en­ti­dad co­mo De­tec­ti­ve­pi­ka­chu o Shin­me­ga­mi Ten­sei:stran­ge­jour­ney­re­dux, pe­ro lo más im­por­tan­te es el com­pro­mi­so pú­bli­co que ha efec­tua­do Nin­ten­do de se­guir apo­yan­do a su veterana por­tá­til con nue­vos tí­tu­los. To­do eso es­tá muy bien, pe­ro, en la prác­ti­ca, ¿cuán­to tiem­po aguan­ta­rá es­ta con­so­la? Lo di­cho: uno o dos años más, sien­do op­ti­mis­tas. Y aquí es don­de en­tra Switch. Su con­cep­to de con­so­la hí­bri­da (sobremesa y por­tá­til a la vez) ha ca­ta­pul­ta­do su po­pu­la­ri­dad y su éxi­to… aun­que nos cons­ta que es pre­ci­sa­men­te su ver­tien­te por­tá­til la que más ti­rón ha te­ni­do en­tre sus usua­rios. Po­der dis­fru­tar en cual­quier par­te de jue­gos co­mo Zel­da:breat­hoft­he­wild, Sky­rim o Spla­toon2 le otor­ga una ven­ta­ja so­bre sus com­pe­ti­do­res que es di­fí­cil pa­sar por al­to. Has­ta tal pun­to es así que mu­chos pen­sa­mos que gran par­te del fu­tu­ro de las con­so­las pa­sa por ofre­cer al­go si­mi­lar a lo que apor­ta Switch a nues­tra in­dus­tria.

Un fu­tu­ro com­pli­ca­do... y vir tual

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, el gran éxi­to de Switch pue­de ha­ber ce­rra­do las puer­tas a to­do pro­yec­to de nue­va con­so­la por­tá­til, al me­nos en su con­cep­to más pu­ro. Cues­ta mu­chí­si­mo ima­gi­nar la lle­ga­da de una nue­va má­qui­na de se­me­jan­tes ca­rac­te­rís­ti­cas, más que na­da por­que los ac­tua­les te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes y ta­ble­tas cum­plen di­cha fun­ción con hol­gu­ra pa­ra el 99% de los usua­rios. Con es­to en men­te, ¿sig­ni­fi­ca es­to que ja­más vol­ve­re­mos a ver una con­so­la por­tá­til? No del to­do. Pa­ra em­pe­zar, es­ta­mos con­ven­ci­dos de que, si Nin­ten­do lan­za­ra una edi­ción Clas­sic Mini de al­gu­na de sus con­so­las por­tá­ti­les clá­si­cas, co­mo Ga­me Boy o GB Ad­van­ce, di­chas má­qui­nas se ven­de­rían co­mo ros­qui­llas. Y, si una idea si­mi­lar se le ocu­rrie­ra a Sony, es de­cir, crear una es­pe­cie de PSP Clas­sic, pe­ro con el atrac­ti­vo de in­te­grar en ella

(y de se­rie) jue­gos de PSX, PS2 e in­clu­so

PS3… ¡se­ría al­go tre­men­do! Sin em­bar­go, la idea que pen­sa­mos que más fu­tu­ro ofre­ce pa­ra man­te­ner­se vi­gen­te du- ran­te más tiem­po pa­sa por la reali­dad vir­tual. Aho­ra mis­mo, es­ta­mos an­te los pri­me­ros pa­sos “se­rios” (ol­vi­dé­mo­nos de ex­pe­ri­men­tos del pa­sa­do co­mo la Vir­tual Boy, por ejem­plo) de es­ta nue­va tec­no­lo­gía, la cual, de mo­men­to, es ca­ra, al­go “tos­ca” y po­co avan­za­da. Pe­ro, se­gu­ra­men­te, con el pa­so del tiem­po, co­men­za­rán a apa­re­cer dis­po­si­ti­vos de reali­dad vir­tual com­ple­ta­men­te “in­de­pen­dien­tes” o “por­tá­ti­les”. O sea, ga­fas o vi­so­res que no ne­ce­si­ten es­tar vin­cu­la­dos a nin­gu­na con­so­la, PC o apa­ra­to adi­cio­nal pa­ra ofre­cer­nos ex­pe­rien­cias de RV de ca­li­dad en cual­quier par­te y sin ata­du­ras. Es el fu­tu­ro… jun­to a los dis­po­si­ti­vos que nos per­mi­ti­rán ju­gar me­dian­te strea­ming en cual­quier par­te. Efec­ti­va­men­te, mu­cho nos te­me­mos que una de las ten­den­cias que se irán im­ple­men­tan­do en es­te sec­tor se­rá la lle­ga­da de ser­vi­cios ti­po Net­flix, pe­ro des­ti­na­dos al mun­do de los vi­deo­jue­gos. Una es­pe­cie de Xbox Ga­me Pass, pe­ro en plan ma­si­vo y que no es­té li­ga­do a nin­gu­na mar­ca o first party. Es una idea que a mu­chos no ter­mi­na de sa­tis­fa­cer­nos por di­fe­ren­tes cues­tio­nes que no vie­nen al ca­so, pe­ro que, pro­ba­ble­men­te, aca­ba­rá ins­tau­rán­do­se den­tro de unos años. Bien, pues, den­tro de ese eco­sis­te­ma, es más que pro­ba­ble que pro­li­fe­ren dis­tin­tos apa­ra­tos, des­de man­dos que nos per­mi­tan ju­gar de ma­ne­ra con­ven­cio­nal en nues­tras ca­sas a, lo que nos ata­ñe, al­go pa­re­ci­do a lo que po­de­mos en­ten­der hoy en día co­mo una con­so­la por­tá­til, al me­nos en lo que a su di­se­ño ex­terno se re­fie­re: una pan­ta­lla (o va­rias) ro­dea­da de di­fe­ren­tes bo­to­nes.

Nos gus­ta­ría po­der pen­sar de ma­ne­ra dis­tin­ta, pe­ro la reali­dad es que no vis­lum­bra­mos un fu­tu­ro más ha­la­güe­ño pa­ra las con­so­las por­tá­ti­les. Sen­ci­lla­men­te, su exis­ten­cia es al­go que ya no tie­ne de­ma­sia­da jus­ti­fi­ca­ción en los tiem­pos que co­rren, de­bi­do a los di­fe­ren­tes mo­ti­vos que ya os he­mos ex­pli­ca­do. Por des­gra­cia, pen­sa­mos que no vol­ve­re­mos a asis­tir al na­ci­mien­to de una nue­va má­qui­na de se­me­jan­tes ca­rac­te­rís­ti­cas, es de­cir, una con­so­la 100% por­tá­til. Oja­lá a al­gu­na com­pa­ñía (o a un nue­vo Gun­pei Yo­koi) se le ocu­rra al­gu­na idea ma­ra­vi­llo­sa que sir­va pa­ra re­ci­men­tar es­te, en otro tiem­po, pi­lar fun­da­men­tal que sos­te­nía bue­na par­te de es­ta in­dus­tria del vi­deo­jue­go.

se nos An­to­ja muy com­pli­ca­do que, en el fu­tu­ro más in­me­dia­to, apa­rez­can nue­vas por­tá­ti­les en su es­ta­do más pu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.