Res­tau­ran­te Ran­dom / La­dri­llos que tras­la­dan a Londres o Nueva York

Una mez­cla de es­ti­los, ma­te­ria­les y ten­den­cias que fun­cio­nan a la per­fec­ción dan vi­da a Ran­dom, un proyecto cos­mo­po­li­ta en el que la ilu­mi­na­ción y el en­te­la­do jue­gan un pa­pel pro­ta­go­nis­ta y cu­yo re­co­rri­do lo­gra tras­la­dar­nos a los ba­rrios más “in” de Londr

Hosteleria, Design, Equipment, Foodservice y Beverage - - SUMARIO -

Pa­co Ge­no­vart y Ser­gio Ló­pez son Pay­ser, una cons­truc­to­ra que se ha ido es­pe­cia­li­zan­do en re­for­mas de res­tau­ran­tes y que se mue­ven por la pa­sión de crear es­pa­cios úni­cos y sin­gu­la­res, crean­do “pro­yec­tos al de­ta­lle”, lo que sin du­da es su fi­lo­so­fía prin­ci­pal. Em­pe­za­ron re­for­man­do ca­sas de al­to standing en el cen­tro de Ma­drid y aho­ra es­tán co­pan­do el pa­no­ra­ma hos­te­le­ro de la ca­pi­tal tras sus úl­ti­mos pro­yec­tos rea­li­za­dos en di­ver­sos res­tau­ran­tes que aho­ra mis­mo es­tán des­pun­tan­do en Ma­drid, co­mo son Ba­be­lia, La Ta­ber­na, Los Ga­llos, Ca­sa Ci­ro o Gi­gi Meet Bar, en­tre otros. Tam­bién han si­do los en­car­ga­dos de aco­me­ter la re­for­ma de la fa­mo­sa, y cen­te­na­ria, pas­te­le­ría ma­dri­le­ña de La Du­que­si­ta, un lo­cal pro­te­gi­do por Pa­tri­mo­nio, por lo que el proyecto que han lle­va­do a ca­bo ha si­do muy la­bo­rio­so pe­ro de gran sa­tis­fac­ción pro­fe­sio­nal y per­so­nal.

Pe­ro sin du­da, uno de los pro­yec­tos más re­le­van­tes de es­te es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra, por la mag­ni­tud del mis­mo, es el que han lle­va­do a ca­bo en el res­tau­ran­te ma­dri­le­ño Ran­dom, en pleno ba­rrio de Cham­be­rí, una de las zo­nas gas­tro­nó­mi­cas más de mo­da en la ca­pi­tal. Ubi­ca­do en el nú­me­ro 21 de la ca­lle Ca­ra­cas, y en el mar­co de un edi­fi­cio se­ño­rial re­no­va­do, Ran­dom se ha con­ver­ti­do en uno de los res­tau­ran­tes del mo­men­to. Y a ello con­tri­bu­ye el tra­ba­jo lle­va­do a ca­bo por Pay­ser en co­la­bo­ra­ción con los in­terio­ris­tas de Ma­drid in Lo­ve.

Se tra­ta de un proyecto lla­ma­ti­vo, que rom­pe con los es­que­mas ya es­ta­ble­ci­dos en pro­yec­tos de res­tau­ra­ción, y que quie­re tras­la­dar a los clien­tes a los ba­rrios más cos­mo­po­li­tas de Londres y Nueva York. De he­cho, Pay­ser qui­so apro­ve­char las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias del edi­fi­cio en don­de abun­da­ba el la­dri­llo. Un la­dri­llo que han tra­ta­do, reha­bi­li­ta­do y pin­ta­do lo­gran­do que ha­ga un gran con­tras­te con otros ma­te­ria­les que se han usa­do co­mo las te­las y las ma­de­ras.

En­tre las prin­ci­pa­les pau­tas de­co­ra­ti­vas que Pay­ser ha eje­cu­ta­do en Ran­dom hay que des­ta­car el sa­lón co­me­dor de la plan­ta de arri­ba, tam­bién de­no­mi­na­do co­mo “sa­la cam­ping”, por su en­te­la­do de mo­ti­vos ve­ge­ta­les en pa­re­des y te­cho. Otro de los pun­tos fuer­tes de es­te proyecto

es, sin du­da, el sis­te­ma de ilu­mi­na­ción do­mo­ti­za­do que Pay­ser in­tro­du­jo con mu­cho es­fuer­zo y ele­gan­cia, que im­pri­me mis­te­rio y ca­li­dez en ca­da rincón. De he­cho, to­das las lu­mi­na­rias del lo­cal han si­do di­se­ña­das a me­di­da pa­ra lo­grar el re­sul­ta­do que ellos es­pe­ra­ban, que no es otro que atraer al vi­si­tan­te a los di­fe­ren­tes es­pa­cios y en­vol­ver­le en una at­mós­fe­ra agra­da­ble pa­ra su má­xi­mo dis­fru­te.

Ade­más, en el proyecto tam­bién se in­clu­ye­ron mu­chas cris­ta­le­ras pa­ra apro­ve­char la luz del día na­tu­ral en la plan­ta de arri­ba, mien­tras que en la te­rra­za cu­bier­ta la luz se cue­la por el te­cho aba­ti­ble acris­ta­la­do que se ins­ta­ló. To­das las sa­las re­sul­tan muy aco­ge­do­ras ya que cuen­tan con un mo­bi­lia­rio he­cho pa­ra ca­da oca­sión, con ta­pi­za­dos ét­ni­cos, pa­re­des ali­ca­ta­das y pie­zas de ma­de­ra ex­clu­si­vas. Ade­más, cuen­ta con un sa­lón pri­va­do, el Club Anó­ni­mo, que cuen­ta con unas ban­ca­das muy ela­bo­ra­das que son so­fás aga­yo­na­dos y cu­yo te­cho cuen­ta con una es­pu­ma acús­ti­ca es­pe­cial pa­ra evi­tar eco y re­ver­be­ra­cio­nes y que los clien­tes pue­dan ha­blar sin te­ner que ele­var la voz.

El res­tau­ran­te Ran­dom cuen­ta con una car­ta sor­pren­den­te con pla­tos que fu­sio­nan el re­ce­ta­rio es­pa­ñol con in­fluen­cias in­ter­na­cio­na­les y gui­ños a la co­ci­na Nik­kei (pe­rua­na-ja­po­ne­sa), in­dia, ára­be, fran­ce­sa e ita­lia­na. Unos pla­tos, co­mo pue­den ser el tar­tar de pez li­món, el pa­to cu­ra­do y sus mo­lle­jas o el foie cu­ra­do sie­te días, de los que se pue­de dis­fru­tar tan­to en sus dis­tin­tos am­bien­tes co­mo es la te­rra­za cu­bier­ta, el sa­lón bis­tró o su sa­lón co­me­dor. En de­fi­ni­ti­va, un proyecto de ar­qui­tec­tu­ra que me­re­ce la pe­na pa­sar a ver­lo… y pro­bar­lo.

Res­tau­ran­te Ran­dom

C/ Ca­ra­cas, 21. 28010 Ma­drid Proyecto: Pay­ser In­terio­ris­mo: Ma­drid in Lo­ve

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.