Tex­ti­les / Có­mo ves­tir un res­tau­ran­te tres es­tre­llas Mi­che­lin

Hosteleria, Design, Equipment, Foodservice y Beverage - - SUMARIO -

En un res­tau­ran­te con tres es­tre­llas Mi­che­lin na­da es fru­to de azar, co­mo el del lau­rea­do chef Mar­tín Berasategui, que ya ha co­lo­ca­do es­te año a su bu­que in­sig­nia, el es­ta­ble­ci­mien­to que lle­va su nom­bre, en­tre los 100 me­jo­res de to­do el mun­do, se­gún la pres­ti­gio­sa lis­ta The World’s 50 Best Res­tau­rants. Su co­me­dor, am­plio y lu­mi­no­so, cuen­ta con un as­pec­to mo­derno y van­guar­dis­ta brin­da­do por unas tex­tu­ras con pre­do­mi­nio de la ma­de­ra de ro­ble.

A es­te am­bien­te se su­ma la “mi­se en pla­ce”, que se pone en mar­cha an­tes de ca­da ser­vi­cio. Es­te tér­mino de ori­gen fran­cés que, li­te­ral­men­te, sig­ni­ca ‘pues­to en el lu­gar’, sur­gió a na­les del si­glo XIX de la mano del ‘maes­tro de los maes­tros’ de la co­ci­na ga­la, Au­gus­te Es­co­fer. Ha­ce re­fe­ren­cia a la dis­po­si­ción con la que co­lo­ca ca­da ele­men­to de la sa­la, des­de la cu­ber­te­ría y la cris­ta­le­ría hasta la man­te­le­ría y el mo­bi­lia­rio, pa­ra op­ti­mi­zar el tiem­po y con­se­guir en el clien­te un dis­fru­te to­tal que le im­pi­da ol­vi­dar la ex­pe­rien­cia.

Un pro­to­co­lo que en el res­tau­ran­te Mar­tín Berasategui se de­ne a con­cien­cia con una pre­pa­ra­ción me­di­da al mi­lí­me­tro y por pa­tro­nes de ele­gan­cia, pul­cri­tud y cohe­ren­cia. El chef con ocho es­tre­llas Mi­che­lin pre­ten­de ca­da día, con su mi­se en pla­ce, trans­mi­tir su ar­te gas­tro­nó­mi­co, su es­fuer­zo, su dis­fru­te y su va­lo­ra­ción del tra­ba­jo en equi­po en la zo­na de co­me­dor. La pre­pa­ra­ción an­tes del ser­vi­cio co­mien­za con la dis­tri­bu­ción fí­si­ca de las me­sas, con­ti­núa con la lim­pie­za pul­cra y con­tro­la­da con el pa­so de ca­da co­men­sal y na­li­za con el mon­ta­je sur

la ta­ble. La man­te­le­ría es de su­ma preo­cu­pa­ción, pues co­lo­car­la es lo que lo­gra ese to­que dis­tin­to y dis­tin­gui­do que ha­ce que real­men­te el co­men­sal se en­cuen­tre en un es­ta­ble­ci­mien­to con tres es­tre­llas Mi­che­lin.

Man­te­le­ría de Re­suin­sa

La man­te­le­ría del res­tau­ran­te Mar­tín Berasategui se “ha ma­tri­mo­nia­do” con Re­suin­sa, que acom­pa­ña de ca­li­dad y de­li­ca­de­za to­dos los ele­men­tos tex­ti­les que vis­ten es­te es­ta­ble­ci­mien­to tres es­tre­llas Mi­che­lin. To­da ella de lino blan­co con una confección al­ta­men­te cui­da­da que otor­ga una ele­gan­cia sin igual y que, a pe­sar de ser un clá­si­co, si­gue sien­do ten­den­cia en to­do el mun­do por su sen­ci­llez, pu­re­za, ca­li­dad y es­ti­lo. De ahí que se ha­ya op­ta­do por es­te ma­te­rial, pues la man­te­le­ría, al igual que el res­to de la de­co­ra­ción, trans­mi­te una sen­sa­ción que ayu­da a que los co­men­sa­les se lle­ven un gra­to re­cuer­do de la ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca. Asi­mis­mo, pa­ra que la man­te­le­ría apa­rez­ca per­fec­ta de­be apa­re­cer sin una arru­ga, ni mar­cas ni do­ble­ces. Por eso, se plan­cha por do­ble, en la la­van­de­ría, y se re­pa­sa en la me­sa jus­ta­men­te an­tes de que sea mon­ta­da.

Se­gui­da­men­te, co­mien­za el bai­le ar­mó­ni­co de cu­bier­tos, vajilla, cris­ta­le­ría, ele­men­tos de or­na­men­ta­ción o ac­ce­so­rios que se ne­ce­si­ten. To­do ello se dis­tri­bu­ye de for­ma cohe­ren­te con el res­to de la de­co­ra­ción del res­tau­ran­te, des­de el mo­bi­lia­rio hasta el di­se­ño del es­pa­cio. La re­vi­sión es con­ti­núa pa­ra que to­do luz­ca co­rrec­ta­men­te y se su­per­pon­ga el con­fort, crean­do así un am­bien­te aco­ge­dor y una sen­sa­ción inol­vi­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.