Ham­bre, ape­ti­to y «an­ti­nu­trien­tes» . . . . .

Ali­men­ta­ción ve­ge­ta­ria­na pa­ra equi­li­brar tu pe­so y sa­lud

Integral Extra - - SUMARIO -

Va­mos a ver có­mo el Dr. Mel­tzer no se re­fie­re aquí a ele­men­tos for­mal­men­te an­ti­nu­trien­tes co­mo fi­ta­tos, sa­po­ni­nas, oxa­la­tos o avi­di­na, sino a los ali­men­tos co­ti­dia­nos que pue­den apa­re­cer por nues­tra des­pen­sa y que ac­túan de for­ma con­tra­ria a nues­tros in­te­re­ses de sa­lud.

CÓ­MO EVI­TAR LOS 10 PRIN­CI­PA­LES ALI­MEN­TOS AN­TI­NU­TRIEN­TES

Nos ima­gi­na­mos que sa­be­mos co­mer co­rrec­ta­men­te, aun cuan­do no se­pa­mos el efec­to que ca­da ali­men­to ejer­ce so­bre nues­tro cuer­po y en nues­tra sa­lud. En los pro­duc­tos en­va­sa­dos apa­re­cen in­for­ma­cio­nes a me­nu­do con­fu­sas. Al dor­so de los ca­da vez más re­lu­cien­tes en­va­ses ve­mos grá­fi­cos e in­for­ma­cio­nes, pe­ro ca­si nun­ca lee­mos la le­tra pe­que­ña. A no ser que se tra­te de la fe­cha de ca­du­ci­dad, el res­to de in- for­ma­cio­nes no pa­re­ce preo­cu­pa­mos. A ve­ces nos fi­ja­mos en las po­pu­la­res pi­rá­mi­des de los ali­men­tos, grá­fi­co po­pu­la­ri­za­do por las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias nor­te­ame­ri­ca­nas (FDA) que ha ido mo­di­fi­can­do con el pa­so de los años. Es­ta pi­rá­mi­de de los ali­men­tos re­co­men­da­dos su­gie­re diez ra­cio­nes de pan, ce­rea­les y pas­ta al día... Pe­ro la die­ta nor­te­ame­ri­ca­na es­tán­dar es­tá do­mi­na­da por an­ti­nu­trien­tes.

To­dos los ali­men­tos con­tie­nen una se­rie de com­po­nen­tes quí­mi­cos, de nu­trien­tes: son los ele­men­tos vi­ta­les que, co­mo in­di­ca su nom­bre, nos ali­men­tan. Los po­de­mos re­unir en tres ca­te­go­rías: nu­trien­tes, fi­to­nu­trien­tes y co­nu­trien­tes.

Los nu­trien­tes esen­cia­les, co­mo las

vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y ami­noá­ci­dos (com­po­nen­tes bá­si­cos de las pro­teí­nas) con­tri­bu­yen a la es­truc­tu­ra de las cé­lu­las y al fun­cio­na­mien­to fi­sio­ló­gi­co. Los

fi­to­nu­trien­tes, co­mo los fla­vo­noi­des y ca­ro­te­nos, son an­ti­oxi­dan­tes y pro­te­gen el cuer­po de en­fer­me­da­des co­mo el cáncer y de los efec­tos per­ju­di­cia­les de los ra­di­ca­les li­bres. Los co­nu­trien­tes, co­mo las en­zi­mas y la fi­bra, tam­bién ofre­cen unos be­ne­fi­cios de sa­lud con­si­de­ra­bles.

En cam­bio, los an­ti­nu­trien­tes ha­cen exac­ta­men­te lo con­tra­rio: dis­mi­nu­yen y de­bi­li­tan. La úni­ca co­sa que au­men­tan es el ni­vel de es­trés oxi­dan­te. Pa­ra em­pe­zar, es­ca­sean de ele­men­tos nu­tri­ti­vos, o bien han si­do des­po­ja­dos de los com­po­nen­tes po­si­ti­vos en el pro­ce­so de re­fi­na­mien­to. Por ejem­plo, el pan blan­co pier­de mu­cho con­te­ni­do en vi­ta­mi­nas y fi­bra res­pec­to al au­tén­ti­co pan in­te­gral, ela­bo­ra­do con le­va­du­ra ma­dre na­tu­ral.

Ade­más, el or­ga­nis­mo de­be uti­li­zar su pro­pia re­ser­va de nu­trien­tes vi­ta­les pa­ra me­ta­bo­li­zar­los y eli­mi­nar­los, co­mo por ejem­plo en el ca­so ya co­men­ta­do del azú­car blan­co.

Los an­ti­nu­trien­tes afec­tan el me­ta­bo­lis­mo al «ro­bar» y des­ba­ra­tar la

uti­li­za­ción efi­caz de los pro­pios nu­trien­tes cor­po­ra­les y co­mo con­se­cuen­cia de­bi­li­tan el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, ace­le­ran el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to y te po­nen en ries­go de en­fer­me­dad. Por to­do ello se pue­de de­cir que los an­ti­nu­trien­tes al­te­ran el equi­li­brio cuer­po-men­te.

AN­TI­NU­TRIEN­TES, HÍGADO Y RIÑONES

El hígado es el res­pon­sa­ble de me­ta­bo­li­zar to­do lo que con­su­mes, in­clu­so los ali­men­tos gra­sos, sa­bo­res ar­ti­fi­cia­les, car­nes con ex­ce­so de co­les­te­rol y aci­dez, ma­ris­co, chu­che­rías y re­fres­cos. (En con­cre­to, el hígado uti­li­za el sis­te­ma de en­zi­mas ci­to­cro­mo P450 pa­ra re­du­cir o hi­dro­li­zar el im­pac­to tó­xi­co de los an­ti­nu­trien­tes). Al au­men­tar la car­ga tó­xi­ca del hígado, los an­ti­nu­trien­tes ago­tan es­te ór­gano vi­tal.

El hígado «pien­sa», sa­be lo que le va bien y lo que le va mal. Com­ba­te los an­ti­nu­trien­tes con la des­in­to­xi­ca­ción, su in­ge­nio­so pro­ce­so au­to­rre­gu­la­dor, pe­ro el hígado no es in­vul­ne­ra­ble. Pri­me­ro, por­que que­da ago­ta­do y la car­ga del es­trés cró­ni­co dis­mi­nu­ye su efi­ca­cia. Y se­gun­do, por­que en el pro­ce­so de con­tra­rres­tar el asal­to de los an­tin- utrien­tes se ge­ne­ran ra­di­ca­les li­bres, que au­men­tan aún más el ni­vel de es­trés del pro­pio hígado.

Pa­ra des­ac­ti­var las to­xi­nas que en­tran en el cuer­po, el hígado ne­ce­si­ta una pro­vi­sión cons­tan­te de nu­trien­tes muy va­lio­sos. Es­te ar­se­nal nu­tri­ti­vo in­clu­ye las vi­ta­mi­nas B1, B2, B3 y B6, áci­do fó­li­co, mag­ne­sio, se­le­nio, fos­fa­ti­dil­co­li­na (co­no­ci­da tam­bién co­mo «le­ci­ti­na») y zinc. Cuan­tos más an­ti­nu­trien­tes ten­ga el cuer­po, tan­to más ha­brás de apo­yar el hígado en su ar­se­nal pa­ra des­in­to­xi­car­los. Pe­ro cuan­to más se con­fía en el hígado y su ar­se­nal, me­nos opor­tu­ni­dad ha­brá de que los va­lio­sos nu­trien­tes cum­plan su ob­je­ti­vo.

Por su par­te, los riñones man­tie­nen el equi­li­brio áci­do-al­ca­lino de los flui­dos cor­po­ra­les. To­dos fun­cio­nan me­jor en un me­dio al­ca­lino: el plas­ma san­guí­neo, los flui­dos de la co­lum­na ver­te­bral y de las ar­ti­cu­la­cio­nes, y tam­bién las cé­lu­las. Pe­ro al­gu­nos an­ti­nu­trien­tes aci­di­fi­can de­ma­sia­do el to­rren­te san­guí­neo y «pro­du­cen es­trés» en los riñones, con lo que les al­te­ran su ac­ción equi­li­bra­do­ra.

Los an­ti­nu­trien­tes son ba­su­ra, pro­du­cen to­xi­nas y ra­di­ca­les li­bres y cau­san da­ños es­truc­tu­ra­les a las cé­lu­las. Po­ten­cian la dis­fun­ción de los ór­ga­nos…

LIMPIEMOS EL CUER­PO DE AN­TI­NU­TRIEN­TES

En reali­dad, no se pue­de de­cir ni una so­la co­sa bue­na de los an­ti­nu­trien­tes. Eli­mi­nar­los de la die­ta ayu­da mu­cho a ali­viar el es­trés oxi­dan­te de la vi­da mo­der­na, por eso es ló­gi­co que pro­cu­re­mos es­for­za­mos pa­ra man­te­ner lim­pias las par­tes del «mo­tor» del or­ga­nis­mo (san­gre, hígado, riñones y ba­zo) sin los desechos, gra­sa y su­cie­dad que los an­ti­nu­trien­tes pue­dan, de­po­si­tar. Los ór­ga­nos vi­ta­les son fre­cuen­tes pun­tos de de­pó­si­to pa­ra esos de­mo­nios que de­bi­li­tan y que in­clu­so pue­den pe­ne­trar en hue­sos y múscu­los. Pe­ro pue­des dar un res­pi­ro al hígado y a los riñones. Vea­mos có­mo.

DE­CIR «NO» A LOS AN­TI­NU­TRIEN­TES

Sue­le ser ha­bi­tual que en ese «top ten» de an­ti­nu­trien­tes pue­da apa­re­cer al­guno de tus ali­men­tos pre­fe­ri­dos.

Pe­ro mi­ré­mos­lo de otra for­ma: los an­ti­nu­trien­tes pro­vo­can es­trés oxi­dan­te. Ge­ne­ran fa­ti­ga, an­sie­dad, de­pre­sión, em­bo­ta­mien­to men­tal y pa­ra­li­za­ción emo­cio­nal... to­dos los sín­to­mas del ago­ta­mien­to. Dan co­mo re­sul­ta­do unos rit­mos de ali­men­ta­ción pe­li­gro­sos, e in­vi­tan al de­se­qui­li­brio del me­ta­bo­lis­mo al ago­tar el hígado, los riñones, el pán­creas y las glán­du­las su­pra­rre­na­les…

No es fá­cil su­pri­mir ali­men­tos bá­si­cos de la ali­men­ta­ción con­ven­cio­nal, co­mo la le­che, las ham­bur­gue­sas, los he­la­dos, el ca­fé o la cer­ve­za, y sus­ti­tuir­los por otros ali­men­tos al­ter­na­ti­vos y sa­lu­da­bles, co­mo la le­che de arroz o de ave­na, las ham­bur­gue­sas de ver­du­ras y to­fu, las en­sa­la­das de fru­ta y las in­fu­sio­nes de plan­tas. Pe­ro pue­des en­con­trar tus pro­duc­tos pre­fe­ri­dos en es­ta lis­ta de los diez prin­ci­pa­les ali­men­tos an­ti­nu­trien­tes, y des­pués com­prue­ba lo que real­men­te le es­tán ha­cien­do a tu cuer­po.

Azú­car blan­co

El azú­car blan­co, la sa­ca­ro­sa, ago­ta el hígado, des­equi­li­bra las glán­du­las su­pra­rre­na­les, po­ne a prue­ba los ner­vios y re­du­ce la vi­ta­mi­na B. Con­tri­bu­ye a las aler­gias, la ar­tri­tis, el sín­dro­me pre­mens­trual y las fluc­tua­cio­nes hor­mo­na­les anor­ma­les en mu­je­res y hom­bres. Es la prin­ci­pal cau­sa de la hi­po­glu­ce­mia funcional (po­co azú­car en la san­gre). Ace­le­ra la apa­ri­ción de dia­be­tes en los adul­tos (ex­ce­so de azú­car en la san­gre). Es el cau­san­te más co­mún de fa­ti­ga cró­ni­ca y de ines­ta­bi­li­dad del me­ta­bo­lis­mo al ha­cer que el ni­vel de ener­gía cor­po­ral lle­gue a su pun­to más al­to y des­pués cai­ga en pi­ca­do.

Los dul­ces azu­ca­ra­dos se re­la­cio­nan con el pla­cer. Pien­sa en to­da la ter­mi­no­lo­gía ca­ri­ño­sa que atri­buir­nos al me­ro con­cep­to de azú­car, des­de «dul­ce» has­ta «bom­bón». Los dul­ces han que­da­do com­ple­ta­men­te li­ga­dos a la fe­li­ci­dad y, con fre­cuen­cia, cons­ti­tu­yen una gran par­te de las «die­tas de ma­má y pa­pá». ¿To­do el azú­car es igual? Al­gu­nos dul­ces y ga­lle­tas son me­jo­res que otros? Si­ga­mos la tra­yec­to­ria del azú­car blan­co re­fi­na­do en los sis­te­mas cor­po­ra­les.

«SU­GAR BLUES», UNA HIS­TO­RIA DUL­CE Y TRIS­TE

Una vez in­ge­ri­do, el azú­car blan­co es ab­sor­bi­do rá­pi­da­men­te por el to­rren­te san­guí­neo. El azú­car de la san­gre au­men­ta in­me­dia­ta­men­te, y el im­pul­so ener­gé­ti­co te pro­du­ce una eu­fo­ria tem­po­ral. Te sien­tes bien. Sin em­bar­go, pa­ra re­gu­lar es­te im­pul­so de azú­car en la san­gre, el pán­creas se­gre­ga rá­pi­da­men­te una gran can­ti­dad de in­su­li­na. La in­su­li­na dis­mi­nu­ye el azú­car en la san­gre ‘pe­ro, co­mo el pán­creas ha si­do for­za­do a res­pon­der con tan­ta ra­pi­dez e in­ten­si­dad, se des­com­pen­sa y te vie­nes aba­jo. Es el ci­clo del azú­car.

El ci­clo del azú­car es uno de los rit­mos de ali­men­ta­ción más co­rrien­tes e in­so­por­ta­bles. De he­cho, ilus­tra la no­ción de rit­mo de ali­men­ta­ción ne­ga­ti­vo, por­que li­te­ral­men­te el azú­car ha­ce su­bir y ba­jar el me­ta­bo­lis­mo de­ma­sia­do de­pri­sa. La dis­mi­nu­ción rá­pi­da del ni­vel de azú­car en la san­gre lle­va a la «de­pre­sión por el azú­car»: fa­ti­ga, an­sie­dad e irri­ta­bi­li­dad si­guen al bre­ve arran­que de ener­gía. Y la res­pues­ta tí­pi­ca es co­mer más azú­car, lo que ha­ce que el ci­clo se re­pi­ta.

En con­tra de lo que se pue­da pen­sar, el azú­car blan­co no es na­tu­ral, sino ar­ti­fi­cial. Por cier­to, del mis­mo mo­do que la sa­ca­ro­sa con­ta­mi­na el cuer­po, las fá­bri­cas de sa­ca­ro­sa tam­bién con­ta­mi­nan el me­dio am­bien­te. Des­de la mis­ma ca­ña de azú­car, que es una plan­ta que se ali­men­ta de mi­ne­ra­les, has­ta las téc­ni­cas co­rrien­tes de cul­ti­vo de ca­ña, que em­plean gran­des can­ti­da­des de pes­ti­ci­das y fer­ti­li­zan­tes y ago­tan la tie­rra.

Cuan­do el azú­car de ca­ña in­te­gral se trans­for­ma en azú­car blan­co re­fi­na­do, se le des­po­ja de los mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas esen­cia­les. Así que, una vez en tu or­ga­nis­mo, el azú­car re­fi­na­do re­cu­pe­ra del hígado los nu­trien­tes que le fal­tan. El hígado tie­ne que ac­ce­der a ello, por­que no tie­ne otra ma­ne­ra de me­ta­bo­li­zar y di­ge­rir la sa­ca­ro­sa.

Así que el azú­car blan­co re­fi­na­do no so­la­men­te pri­va a tu cuer­po de los nu­trien­tes que pue­den en­con­trar­se en los azú­ca­res naturales, sino que tam­bién re­du­ce los po­cos nu­trien­tes cla­ve que el cuer­po al­ma­ce­na. Con el pa­so del tiem­po, el con­su­mo de ali­men­tos, pos­tres y dul­ces ela­bo­ra­dos con azú­car blan­co re­fi­na­do ago­ta el hígado, cau­sa de­fi­cien­cias nu­tri­cio­na­les y pue­de dar ori­gen a otros tras­tor­nos se­rios.

El azú­car blan­co pro­vo­ca ade­más de­bi­li­dad cor­po­ral por in­su­fi­cien­cia de cal­cio, ya que el or­ga­nis­mo de­be gas­tar re­ser­vas de cal­cio pre­ci­sa­men­te en asi­mi­lar di­cho azú­car. Así que, a pe­sar de su ima­gen de «ami­go de los ni­ños», de in­vi­ta­ción a una fies­ta de go­lo­si­nas y chu­pa-chups, el azú­car blan­co no es bueno. Co­mer pro­duc­tos car­ga­dos de sa­ca­ro­sa, aun­que só­lo sea un par de ve­ces a la se­ma­na, lle­va al es­trés he­pá­ti­co, su­pra­rre­nal y del pán­creas, que, a su vez, pue­de

la hi­po­gli­ce­mia funcional o dia­be­tes que se ad­quie­re en la edad adul­ta.

El azú­car blan­co tam­bién tie­ne la cul­pa de mu­chas en­fer­me­da­des, des­de los res­fria­dos co­mu­nes y la gri­pe, bron­qui­tis, in­fec­cio­nes na­sa­les y di­fi­cul­ta­des di­ges­ti­vas has­ta el cáncer de pe­cho, en­fer­me­dad de Alz­hei­mer y can­di­dia­sis. Al de­bi­li­tar el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, el azú­car au­men­ta el ries­go de en­fer­me­da­des e in­fec­cio­nes de­ge­ne­ra­ti­vas. Ade­más de des­equi­li­brar el pán­creas y el hígado, tam­bién ata­ca el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral; li­te­ral­men­te, ma­ta cé­lu­las del ce­re­bro.

¿Ha­ce fal­ta de­cir más? Evi­te­mos es­te an­ti­nu­trien­te vi­cio­so, se­duc­tor, adic­ti­vo y om­ni­pre­sen­te: ca­ra­me­los, cho­co­la­ti­nas, pas­te­les, he­la­dos, chu­ches, do­nuts, re­pos­te­ría in­dus­trial, mer­me­la­das y con­fi­tu­ras... y ca­da vez más ali­men­tos en­va­sa­dos y pla­tos pre­pa­ra­dos. Evi­ta tam­bién los edul­co­ran­tes ar­ti­fi­cia­les co­mo el xy­li­tol, ma­ni­tol, as­par­ta­mo y ace­sul­fa­mo o la sa­ca­ri­na. Y vi­gi­la el azú­car blan­co re­fi­na­do pre­sen­te en el azú­car mo­reno, tur­bi­na­do, y el ja­ra­be de maíz de mu­cha fruc­to­sa. He­mos de dis­fru­tar y re­crea­mos en el sa­bor na­tu­ral de los ali­men­tos bio­ló­gi­cos, pe­ro si quieres una vi­da (sa­lu­da­ble) más dul­ce, pien­sa en la miel de abe­ja o de ca­ña y en las me­la­zas, los si­ro­pes de man­za­na o de arce y otros en­dul­zan­tes naturales.

Car­bohi­dra­tos re­fi­na­dos

Los car­bohi­dra­tos com­ple­jos, co­mo los que se en­cuen­tran en el pan, la pas­ta y los ce­rea­les in­te­gra­les, son ri­cos en mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas y en­zi­mas. Pe­ro cuan­do los ce­rea­les in­te­gra­les se re­fi­nan, se les eli­mi­nan los nu­trien­tes vi­ta­les. Por ejem­plo, du­ran­te el pro­ce­so de mo­lien­da del tri­go se le ex­trae el ger­men, un in­gre­dien­te vi­tal, así co­mo la ma­yor par­te del sal­va­do (la fi­bra que ayu­da en los pro­ce­sos di­ges­ti­vos y ayu­da a evi­tar el es­tre­ñi­mien­to). ¿Por qué? A ve­ces, por pu­ra co­mo­di­dad y eco­no­mía, al per­mi­tir una con­ser­va­ción pro­lon­ga­da con me­nos pre­cau­cio­nes.

El pan blan­co, el arroz y la pas­ta de so­pa con­ven­cio­na­les, los ce­rea­les co­mer­cia­les (y azu­ca­ra­dos!) del desa­yuno, las ga­lle­ti­tas sa­la­das y bo­lle­ría es­tán «lim­pios», des­de lue­go: los pro­ce­sos in­dus­tria­les han «blan­quea­do» (eli­mi­na­do) lo más va­lio­so de su va­lor nu­tri­ti­vo.

En un pro­ce­so si­mi­lar al del azú­car blan­co, los car­bohi­dra­tos «blan­cos» y re­fi­na­dos ago­tan las pro­vi­sio­nes cor­po­ra­les de las fun­da­men­ta­les vi­ta­mi­nas B y mi­ne­ra­les esen­cia­les co­mo el cal­cio, mag­ne­sio y zinc. Afec­tan las fun­cio­nes des­in­to­xi­can­tes del hígado y, ade­más, son mu­cho más ba­jos en fi­cau­sar bra que sus equi­va­len­tes in­te­gra­les. El arroz blan­co, que mu­chos con­si­de­ran una co­mi­da sa­na, en reali­dad ape­nas contiene nu­trien­tes ni fi­bra.

Los car­bohi­dra­tos pro­ce­sa­dos, in­dus­tria­li­za­dos, con­ta­mi­nan el cuer­po. No son un ali­men­to «lim­pio», ya que de­jan de­trás una mu­co­si­dad pas­to­sa que cu­bre los sis­te­mas res­pi­ra­to­rio, ner­vio­so, lin­fá­ti­co y di­ges­ti­vo. Es­ta ca­pa grue­sa de se­di­men­to pro­vo­ca tras­tor­nos di­ges­ti­vos co­mo el es­tre­ñi­mien­to, co­lon es­pás­ti­co, sín­dro­me de in­tes­tino irri­ta­ble y di­ver­ti­cu­li­tis.

La ha­ri­na blan­ca, tal y co­mo se en­cuen­tra en el pan blan­co, los ma­ca­rro­nes y los ce­rea­les in­dus­tria­les de desa­yuno, tam­bién sue­le ser cau­sa de mu­co­si­da­des. Co­mo re­sul­ta­do, el sis­te­ma lin­fá­ti­co obs­trui­do au­men­ta la pro­pen­sión a los res­fria­dos, la gri­pe y las in­fec­cio­nes na­sa­les y de los bron­quios.

Pe­ro ade­más, la ha­ri­na blan­ca contiene ai­lo­xan, una sus­tan­cia que fa­vo­re­ce la dia­be­tes. Ni que de­cir tie­ne que el con­su­mo ex­ce­si­vo de to­dos es­tos car­bohi­dra­tos, des­de la pas­ta blan­ca a las ga­lle­tas con que­so, per­ju­di­ca la ca­pa­ci­dad cor­po­ral de que­mar gra­sa y lle­va a un au­men­to de pe­so. Una nor­ma sen­ci­lla: evi­ta los ali­men­tos blan­cos.

Gra­sas pro­ce­sa­das y sa­tu­ra­das

No es nin­gún se­cre­to que una die­ta ri­ca en gra­sas es pe­li­gro­sa pa­ra la sa­lud. Los ni­ve­les al­tos de gra­sa di­fi­cul­tan la cir­cu­la­ción y cau­san en­fer­me­da­des im­por­tan­tes, co­mo en­du­re­ci­mien­to de las ar­te­rias, coá­gu­los de san­gre, dia­be­tes, de­rra­me ce­re­bral y ata­que car­día­co.

Las gra­sas sa­tu­ra­das y los ali­men­tos de­ma­sia­do co­ci­na­dos (que con­ten­gan gra­sas re­que­ma­das) tam­bién au­men­tan el ries­go de cán­ce­res (por ejem­plo de pe­cho, de úte­ro y de ve­sí­cu­la bi­liar). Una die­ta de al­to con­te­ni­do en gra­sas ayu­da a la for­ma­ción de pie­dras en la ve­sí­cu­la, y al­te­ra ne­ga­ti­va­men­te la com­po­si­ción quí­mi­ca de la bi­lis, que es esen­cial pa­ra el pro­ce­so de des­in­to­xi­ca­ción del hígado. A un ni­vel más bá­si­co, an­tes de que el cuer­po al­can­ce al­guno de los pun­tos crí­ti­cos men­cio­na­dos, se pro­du­ce la obe­si­dad.

Pe­ro no to­das las gra­sas se en­cuen­tran en zo­na prohi­bi­da. A su fa­vor en­con­tra­mos que, al es­tar for­ma­das por áci­dos gra­sos, pro­por­cio­nan una fuen­te de ener­gía con­cen­tra­da.

Las cua­tro ca­te­go­rías ge­ne­ra­les de gra­sas son:

Gra­sas sa­tu­ra­das: ma­las. Las gra­sas sa­tu­ra­das, ge­ne­ral­men­te de ori­gen ani­mal, con­tie­nen mu­cho co­les­te­rol y se han re­la­cio­na­do con la apa­ri­ción del cáncer; en par­ti­cu­lar, cáncer de pe­cho. Al­gu­nos ejem­plos de gra­sas sa­tu­ra­das in­clu­yen: to­cino ahu­ma­do, car­ne pi­ca­da de ter­ne­ra, man­te­qui­lla, que­so cre­mo­so, he­la­dos con ba­se le­che, acei­te de co­co,

Qa­cei­te de pal­ma, acei­tes hi­dro­ge­na­dos, man­te­ca, sal­chi­chas y le­che en­te­ra.

Gra­sas mo­no­in­sa­tu­ra­das: bue­nas. Se ha de­mos­tra­do que las gra­sas mo­no­in­sa­tu­ra­das dis­mi­nu­yen los ni­ve­les de co­les­te­rol. Pre­do­mi­nan­te­men­te per­te­ne­cen al reino ve­ge­tal y tien­den a lim­piar las ar­te­rias, en vez de obs­truir­las. Al­men­dras, agua­ca­tes, el acei­te de oli­va y los ca­cahue­tes con­tie­nen mu­chas gra­sas mo­no­in­sa­tu­ra­das (no sa­tu­ra­das).

QG­ra­sas po­li­in­sa­tu­ra­das: bue­nas y ma­las. Las gra­sas po­li­in­sa­tu­ra­das han re­ci­bi­do el apo­do de «gra­sas in­ter­me­dias» por­que tie­nen pro­pie­da­des po­si­ti­vas y ne­ga­ti­vas. El pro­ble­ma con las gra­sas po­li­in­sa­tu­ra­das es que cuan­do son ex­pues­tas al ca­lor y a la luz del sol ge­ne­ran ra­di­ca­les li­bres. Los acei­tes de ala­zor, gi­ra­sol y maíz, se­gui­dos del acei­te de ca­cahue­te con­tie­nen mu­chas gra­sas po­li­in­sa­tu­ra­das.

QÁ­ci­dos trans-gra­sos: ma­los. Los áci­dos trans-gra­sos son ar­ti­fi­cia­les, y al­gu­nos mé­di­cos los con­si­de­ran aún más per­ju­di­cia­les que las gra­sas sa­tu­ra­das. Se cree que jue­gan un pa­pel ac­ti­vo en el en­du­re­ci­mien­to de las

Qar­te­rias, y tam­bién se con­si­de­ran un fac­tor de ries­go pa­ra las en­fer­me­da­des del co­ra­zón. Au­men­tan el co­les­te­rol ma­lo (LDL), li­po­pro­teí­na de ba­ja den­si­dad y dis­mi­nu­yen el co­les­te­rol be­ne­fi­cio­so (HDL), li­po­pro­teí­na de al­ta den­si­dad. Los áci­dos trans-gra­sos han si­do re­la­cio­na­dos, so­bre to­do, con las afec­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res, pe­ro tam­bién con el cáncer, la dia­be­tes y la es­te­ri­li­dad.

Las eti­que­tas no enu­me­ran los áci­dos trans-gra­sos, pe­ro se en­cuen­tran en to­dos los acei­tes re­fi­na­dos, mar­ga­ri­na, man­te­qui­lla de ca­cahue­te (hi­dro­ge­na­da) y otras cre­mas pa­ra un­tar pan, ga­lle­tas y pas­te­les pre­pa­ra­dos co­mer­cial­men­te y ali­men­tos fri­tos. Cuan­do las gra­sas po­li­in­sa­tu­ra­das co­mo los acei­tes de gi­ra­sol y maíz se ca­lien­tan, se pro­du­cen los áci­dos trans-gra­sos.

El acei­te de oli­va ofre­ce los ma­yo­res be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud: contiene mu­chas gra­sas mo­no­in­sa­tu­ra­das y no se trans­for­ma en áci­dos trans-gra­sos cuan­do se ca­lien­ta

Es me­jor evi­tar to­dos los acei­tes hi­dro­ge­na­dos, pe­ro si es­tás de­ci­di­do a uti­li­zar mar­ga­ri­na, com­pra una que no sea hi­dro­ge­na­da.

Acei­te de oli­va vir­gen ex­tra. Gra­cias a su ba­jo ni­vel de gra­sa sa­tu­ra­da y su al­to con­te­ni­do en gra­sas mono y po­li­in­sa­tu­ra­das, el acei­te de oli­va ofre­ce los ma­yo­res be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud: contiene mu­chas gra­sas mo­no­in­sa­tu­ra­das y no se trans­for­ma en áci­dos trans-gra­sos cuan­do se ca­lien­ta. El acei­te de oli­va vir­gen, ob­te­ni­do de pri­me­ra pre­sión y en frio, por mé­to­dos me­cá­ni­cos tra­di­cio­na­les, es li­ge­ro y fá­cil de di­ge­rir. Su aro­ma de­li­ca­do y su sa­bor me­jo­ran mu­chos ali­men­tos. El acei­te de oli­va tam­bién contiene va­lio­sos nu­trien­tes.

Vi­gi­la las gra­sas ma­las. Por des­gra­cia, la tec­no­lo­gía ac­tual (ex­trac­ción con di­sol­ven­tes, des­pe­gar, de­co­lo­rar, des­odo­ri­zar y pren­sa­do in­dus­trial) ter­mi­na eli­mi­nan­do el va­lor nu­tri­cio­nal de la ma­yo­ría de acei­tes co­mer­cia­les pa­ra co­ci­nar. Es­tos acei­tes tam­bién es­tán su­je­tos a pre­sión y al­tas tem­pe­ra­tu­ras, a ve­ces con la pre­sen­cia de alu­mi­nio, que se ha de­mos­tra­do que au­men­ta el ries­go de la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer. Las mar­ga­ri­nas y man­te­qui­llas ba­ra­tas pa­ra un­tar, y los acei­tes ve­ge­ta­les par­cial­men­te hi­dro­ge­na­dos es­tán pro­du­ci­dos me­dian­te es­te pro­ce­so.

Las gra­sas que se en­cuen­tran en la car­ne, man­te­ca y pro­duc­tos lác­teos son al­tas en co­les­te­rol. Tam­bién hay que des­con­fiar de las eti­que­tas que anun­cien «co­les­te­rol ce­ro», por­que los pro­duc­tos pro­ba­ble­men­te con­ten­gan áci­dos trans-gra­sos co­mo los de la mar­ga­ri­na, su­ce­dá­neos de hue­vo o man­te­qui­llas ve­ge­ta­les. Es pru­den­te eli­mi­nar to­das es­tas gra­sas sin­té­ti­cas.

Co­mi­da ba­su­ra

De ma­ne­ra in­com­pren­si­ble, al fi­nal ca­si le he­mos to­ma­do ca­ri­ño emo­cio­nal a nues­tra co­mi­da ba­su­ra, y el pa­la­dar ya no re­co­no­ce el au­tén­ti­co sa­bor del pan y los ali­men­tos no pro­ce­sa­dos. No so­por­ta­mos la idea de des­pe­dir­nos de ella. Co­mo mu­chos he­mos si­do cria­dos con co­mi­da ba­su­ra, ni si­quie­ra nos gus­ta el sa­bor de la co­mi­da na­tu­ral.

Es im­por­tan­te que te con­ce­das tiem­po a ti mis­mo pa­ra pen­sar en es­te di­le­ma cuan­do te vuel­vas a en­fren­tar a tu die­ta po­co sa­lu­da­ble. El cuer­po desa­rro­lla unos há­bi­tos a lo lar­go de mu­chos años de abu­sos, y co­mo con cual­quier otra adic­ción, no lo cam­bia­re­mos de un día pa­ra otro. El pa­la­dar es­tá acos­tum­bra­do a los es­ti­mu­lan­tes, co­mo el azú­car, la sal y los adi­ti­vos que se en­cuen­tran en la co­mi­da ba­su­ra.

Al prin­ci­pio, el zu­mo fres­co de za­naho­rias o de san­día pue­de re­sul­tar po­co ape­ti­to­so. Pe­ro el co­mer bien du­ran­te 21 días, só­lo tres se­ma­nas, cam­bia­rá la dis­po­si­ción de tu cuer­po y és­te em­pe­za­rá a re­cu­pe­rar sa­bo­res y a desear fru­tas, ver­du­ras y ce­rea­les in­te­gra­les.

Pro­duc­tos lác­teos y hue­vos

Las pro­teí­nas de la le­che tie­nen tan­tos an­ti­nu­trien­tes co­mo las pro­teí­nas de la car­ne, y pro­du­cen au­to an­ti­cuer­pos (que ata­can los te­ji­dos que los pro­du­cen) aso­cia­dos con lu­pus, es­cle­ro­der-

ma y otras afec­cio­nes del te­ji­do con­jun­ti­vo y au­to­in­mu­no­ló­gi­co.

Al es­ti­mu­lar de­ma­sia­do las vías res­pi­ra­to­rias su­pe­rio­res, los pro­duc­tos lác­teos pro­vo­can una se­gre­ga­ción ex­ce­si­va de mu­co­si­dad. La ca­pa re­sul­tan­te de li­mo bio­ló­gi­co cau­sa to­do ti­po de pro­ble­mas. Im­pi­de que el cuer­po re­cha­ce los vi­rus, y pue­de pro­du­cir in­fec­cio­nes del oí­do y na­sa­les, bron­qui­tis, amig­da­li­tis, do­lor de gar­gan­ta y res­fria­dos co­mu­nes. La mu­co­si­dad en el trac­to in­tes­ti­nal po­ne en pe­li­gro las fun­cio­nes di­ges­ti­vas, ori­gi­nan­do afec­cio­nes co­mo la in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa y dia­rrea.

Las aler­gias ali­men­ta­rias sin diag­nos­ti­car (res­pon­sa­bles de mu­chos ma­les, des­de el as­ma a la fa­ti­ga) pue­den te­ner su ori­gen en los pro­duc­tos lác­teos. Hoy se sa­be, por ejem­plo, que exis­te una re­la­ción di­rec­ta en­tre la le­che ho­mo­ge­nei­za­da UHT co­mo prin­ci­pal fac­tor coad­yu­van­te de de­ter­mi­na­dos ti­pos de aler­gia.

¿Com­pras le­che? Se si­gue pro­mo­cio­nan­do mu­cho la le­che, so­bre to­do pa­ra los ado­les­cen­tes y mu­je­res en la edad de la me­no­pau­sia, por­que pro­por­cio­na el cal­cio esen­cial pa­ra re­for­zar los hue­sos.

La in­dus­tria de los pro­duc­tos lác­teos quie­re que creas que la pér­di­da de ma­sa ósea se de­be a una dis­mi­nu­ción de la can­ti­dad de cal­cio dia­rio, y ha reuni­do a per­so­nas fa­mo­sas pa­ra ha­cer cam­pa­ña. En reali­dad de­fien­den un sis­te­ma de pro­duc­ción con po­co fu­tu­ro. No com­pres el mi­to lác­teo de que la le­che pre­vie­ne la os­teo­po­ro­sis. Se ha de­mos­tra­do cien­tí­fi­ca­men­te que el con­su­mo ex­ce­si­vo de pro­duc­tos lác­teos y car­ne au­men­ta el con­te­ni­do áci­do del cuer­po. En otras pa­la­bras, los pro­duc­tos lác­teos y la car­ne ha­cen que dis­mi­nu­ya el cal­cio de la es­truc­tu­ra ósea, así que po­de­mos des­con­fiar, con fun­da­men­to, de la pu­bli­ci­dad. Hoy sa­be­mos que la hu­mil­de col ka­le contiene más cal­cio que la le­che. Y no es la úni­ca, la re­la­ción de ali­men­tos con cal­cio fá­cil­men­te asi­mi­la­ble es im­pre­sio­nan­te.

CON­SU­MO DE HUE­VOS = PRO­DUC­CIÓN DE FLEMA

Los hue­vos son un ali­men­to aún más alér­geno que las pro­teí­nas lác­teas. No po­dría enu­me­rar los ni­ños que he tra­ta­do en mi con­sul­ta de mé­di­co de fa­mi­lia, a los que se les ha­bía re­ce­ta­do un tra­ta­mien­to an­ti­bió­ti­co de ma­ne­ra in­ne­ce­sa­ria, cuan­do en reali­dad só­lo te­nían aler­gia a los hue­vos. La cla­ra de hue­vo o pro­teí­na de al­bú­mi­na es su- ma­men­te aler­gé­ni­ca, es­pe­cial­men­te en los ni­ños. Ca­da año, mu­chos ni­ños van al pe­dia­tra por in­fec­cio­nes en los oí­dos y do­lo­res de gar­gan­ta cau­sa­dos por aler­gias a la al­bú­mi­na. Epi­de­mias en­te­ras de res­fria­dos y gri­pe es­tán mal diag­nos­ti­ca­das.

A es­tas al­tu­ras to­do el mun­do de­be­ría sa­ber que las ye­mas de los hue­vos con­tie­nen mu­cho co­les­te­rol, pe­ro los hue­vos tam­bién tie­nen el du­do­so ho­nor de ser el ali­men­to que pro­du­ce más mu­co­si­dad.

Pro­vo­can la con­ges­tión na­sal y lin­fá­ti­ca, así co­mo to­dos los de­más pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la flema que he­mos di­cho an­tes pa­ra los pro­duc­tos lác­teos.

Hay que con­su­mir los me­nos hue­vos po­si­bles. Si tie­nes ni­ños pe­que­ños, pro­por­ció­na­les las pro­teí­nas que ne­ce­si­tan pa­ra cre­cer sa­nos uti­li­zan­do al­ter­na­ti­vas co­mo la le­che de arroz o de ave­na, le­che de al­men­dra o le­che de so­ja. Aña­de le­va­du­ra de cer­ve­za (o de re­mo­la­cha) pa­ra un va­lor nu­tri­ti­vo aún ma­yor.

Si lo ali­ña­mos bien, el to­fu re­vuel­to pue­de ser un ex­ce­len­te sus­ti­tu­to de los hue­vos re­vuel­tos. Al­gu­nos otros de­ri­va­dos de la so­ja, si son eco­ló­gi­cos y es­tán bien pre­pa­ra­dos, pue­den con­tra­rres­tar el con­su­mo ex­ce­si­vo de pro­teí­nas pro­vo­ca­do por el abu­so de los pro­duc­tos lác­teos. Eli­mi­nan­do los hue­vos y los pro­duc­tos lác­teos de tu die­ta dia­ria, pue­des re­du­cir de ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar el ries­go de res­fria­dos y gri­pe (in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias su­pe­rio­res que ago­tan la ener­gía del cuer­po).

Pro­teí­nas cár­ni­cas

Co­mo ya he­mos di­cho al des­cri­bir los per­jui­cios de los pro­duc­tos lác­teos, las pro­teí­nas ani­ma­les de­po­si­tan una so­bre­car­ga tó­xi­ca de áci­do que fil­tra el cal­cio de los hue­sos y pre­dis­po­ne el cuer­po a la os­teo­po­ro­sis, la ar­tri­tis y el reu­ma­tis­mo.

Las pro­teí­nas de la car­ne se em­pie­zan a es­tu­diar va­lo­rán­do­las co­mo po­ten­cial­men­te can­ce­rí­ge­nas. En to­do ca­so au­men­tan el ries­go de pa­de­cer cáncer de co­lon, pán­creas, mama y próstata. Ade­más de su al­to con­te­ni­do en gra­sas sa­tu­ra­das, se les aña­den con­ser­van­tes ar­ti­fi­cia­les y otras sus­tan­cias quí­mi­cas que alien­tan a co­mer de­ma­sia­do y no con­tie­nen na­da de fi­bra.

Co­mo la in­dus­tria ali­men­ta­ria siem­pre es­tá cam­bian­do de on­da, hoy en día mu­cha gen­te se es­tá ani­man­do a aban­do­nar el con­su­mo de car­nes ro­jas y de cer­do en fa­vor de la car­ne más ma­gra de po­llo y pes­ca­do. No les con­ven­ce­re­mos de lo con­tra­rio, pe­ro hay que te­ner pre­sen­te que el pes­ca­do (en par­ti­cu­lar el ma­ris­co) tam­bién contiene co­les­te­rol y gra­sas sa­tu­ra­das.

DE LA CON­TA­MI­NA­CIÓN A LOS EFEC­TOS SU­TI­LES

Mu­cho pes­ca­do contiene una ele­va­da can­ti­dad de mer­cu­rio, un me­tal pe­sa­do tó­xi­co, an­ti­nu­trien­te, que per­ju­di­ca los te­ji­dos de los ner­vios, del hígado y del ce­re­bro.

El ries­go de con­ta­mi­na­ción es en es­tos mo­men­tos una de las ma­yo­res preo­cu­pa­cio­nes con el pes­ca­do y el ma­ris­co. Las sus­tan­cias in­dus­tria­les y quí­mi­cas de nues­tras vías flu­via­les son ab­sor­bi­das por los pe­ces a tra­vés de su piel en el to­rren­te san­guí­neo, y ter­mi­nan en los te­ji­dos mus­cu­la­res. Co­mo los pe­ces gran­des se co­men los más pe­que­ños, la con­ta­mi­na­ción se con­cen­tra ca­da vez más. Con fre­cuen­cia, el sal­món, el pes­ca­do blan­co y el pez es­pa­da con­tie­nen al­tos ni­ve­les de PCB y otros pes­ti­ci­das.

Pe­ro –in­clu­so si se de­ja­se de la­do la te­rro­rí­fi­ca crian­za a la que son so­me­ti­dos– la pro­teí­na de po­llo tam­po­co es me­jor, pues­to que cau­sa des­equi­li­brios hor­mo­na­les en am­bos se­xos, y pue­de au­men­tar el ries­go de cáncer de mama y de próstata. Hoy en día dis­po­ne­mos de abun­dan­te in­for­ma­ción so­bre los efec­tos per­ju­di­cia­les de las pro­teí­nas ani­ma­les, co­mo pe­rió­di­ca­men­te pu­bli­ca­mos en la re­vis­ta.

Des­de un pun­to de vis­ta in­te­gral, o de una pa­no­rá­mi­ca más com­ple­ta y ho­lís­ti­ca, otra de las ra­zo­nes más con­vin­cen­tes pa­ra no co­mer pro­teí­nas ani­ma­les tie­ne que ver con el im­pac­to ad­ver­so que la car­ne ejer­ce so­bre tu es­pí­ri­tu. El yo­ga, una dis­ci­pli­na de 5.000 años de an­ti­güe­dad, en­se­ña que la car­ne so­fo­ca y re­tra­sa tu de­sa­rro­llo es­pi­ri­tual. Y ca­da per­so­na pue­de, por su­pues­to, acep­tar es­tas cues­tio­nes a su de­bi­do mo­men­to. Pa­ra em­pe­zar, exa­mi­na sin­ce­ra­men­te có­mo te sien­tes an­tes, du­ran­te y des­pués de co­mer pro­teí­nas de car­ne.

Re­fres­cos in­dus­tria­les

Hoy en día los re­fres­cos con ca­feí­na son un fe­nó­meno cul­tu­ral. En la cul­tu­ra an­glo­sa­jo­na son com­pa­ra­dos con las be­bi­das al­cohó­li­cas, cla­si­fi­cán­do­las de «soft drinks», pe­ro es­tán le­jos de ser be­bi­das «sua­ves». Por su al­to con­te­ni­do en fós­fo­ro y áci­do fos­fó­ri­co, in­fil­tran los flui­dos cor­po­ra­les y co­rroen las pa­re­des del es­tó­ma­go, afec­tan el equi­li­brio al­ca­lino-áci­do de los riñones y se «co­men» el hígado co­mo Han­ni­bal Lec­ter. Los re­fres­cos tam­bién es­con­den ca­feí­na, azú­car re­fi­na­do y sus­tan­cias quí­mi­cas ar­ti­fi­cia­les cu­yos efec­tos en la sa­lud son, co­mo mí­ni­mo, inú­ti­les.

Ca­feí­na

Aun­que en los úl­ti­mos tiem­pos apa­re­cen es­tu­dios re­la­ti­vi­zan­do los per­jui­cios de la ca­feí­na, se sa­be que so­bre­ex­ci­ta los ner­vios y las glán­du­las. Dre­na el sis­te­ma su­pra­rre­nal, per­ju­di­ca la glán­du­la ti­roi­des y pue­de oca­ci­pio sio­nar arrit­mias car­día­cas. Du­ran­te la me­no­pau­sia fe­me­ni­na y mas­cu­li­na, la ca­feí­na jue­ga su pa­pel: los quis­tes y bul­tos en los pe­chos son co­rrien­tes en las mu­je­res, mien­tras que los hom­bres pa­de­cen pro­ble­mas de próstata.

El con­su­mo cró­ni­co de ca­feí­na cau­sa un rit­mo de ali­men­ta­ción dis­fun­cio­nal pa­re­ci­do al del ci­clo del azú­car: una subida de la ener­gía ner­vio­sa, se­gui­da de una drás­ti­ca caí­da ha­cia un es­ta­do de­pre­si­vo o irri­ta­ble. Pue­den dar­se do­lo­res de ca­be­za, pal­pi­ta­cio­nes del co­ra­zón e in­som­nio. Las per­so­nas pro­pen­sas a la an­sie­dad y el es­trés son par­ti­cu­lar­men­te sen­si­bles a los efec­tos de la ca­feí­na.

Sin em­bar­go, co­mo con cual­quier otra adic­ción, re­sul­ta di­fí­cil de­jar la ca­feí­na, por­que los sín­to­mas de abs­ti­nen­cia sue­len re­sul­tar do­lo­ro­sos, y al prin- el es­ta­do de­pre­si­vo y de an­sie­dad pue­de em­peo­rar. De he­cho, el ca­fé con le­che y azú­car re­pre­sen­ta un tri­ple ata­que a la sa­lud: ca­feí­na, pro­duc­to lác­teo y sa­ca­ro­sa. Así que des­piér­ta­te y hue­le el ca­fé de ja­va, pe­ro no lo be­bas.

Las per­so­nas pro­pen­sas a la an­sie­dad y el es­trés son par­ti­cu­lar­men­te sen­si­bles a los efec­tos de la ca­feí­na.

Al­cohol

La in­ges­tión de al­cohol ago­ta el ni­vel del ami­noá­ci­do trip­tó­fano. Nor­mal­men­te, el trip­tó­fano se con­vier­te en se­ro­to­ni­na, un im­por­tan­te neu­ro­trans­mi­sor y tran­qui­li­zan­te na­tu­ral res­pon­sa­ble de au­men­tar y es­ta­bi­li­zar el es­ta­do de hu­mor. Pe­ro el al­cohol afec­ta al me­ta­bo­lis­mo de la se­ro­to­ni­na. Cuan­do el ni­vel de trip­tó­fano dis­mi­nu­ye por el con­su­mo de al­cohol, los ni­ve­les de se­ro­to­ni­na tam­bién dis­mi­nu­yen, con­du­cien­do a la de­pre­sión.

Co­mo el al­cohol per­ju­di­ca la mi­cro­flo­ra in­tes­ti­nal, pro­du­ce una ma­la ab­sor­ción de gra­sas, car­bohi­dra­tos y pro­teí­nas. El al­cohol tam­bién dis­mi­nu­ye el azú­car en la san­gre, au­men­tan­do así el an­sia de dul­ces. Co­mo an­ti­nu­trien­te clá­si­co, re­du­ce las vi­ta­mi­nas A, B, y C, áci­do fó­li­co, mag­ne­sio y zinc. Las

per­so­nas que be­ben mu­cho y es­tán preo­cu­pa­das por su pe­so, a me­nu­do in­ten­tan re­du­cir­lo de su die­ta, ya que el al­cohol apor­ta una can­ti­dad sig­ni­fi­ca­ti­va de ca­lo­rías va­cías. En to­do ca­so, esas per­so­nas mos­tra­rán dé­fi­cit en vi­ta­mi­na E, se­le­nio y mi­ne­ra­les.

Se di­ce que el al­cohol «ma­ta los te­ji­dos vi­vos y con­ser­va los te­ji­dos muer­tos»: to­da una ima­gen de ac­tua­ción de es­ta dro­ga le­gal que ace­le­ra el en­ve­je­ci­mien­to, ele­va el ni­vel de ra­di­ca­les li­bres y au­men­ta el es­trés oxi­dan­te que nos en­ve­je­ce. Tra­tán­do­se de al­cohol, «po­co» es «de­ma­sia­do» y siem­pre con­vie­ne evi­tar­lo.

Res­ve­ra­trol. El be­ne­fi­cio­so an­ti­oxi­dan­te res­ve­ra­trol que contiene la uva po­de­mos ob­te­ner­lo fá­cil­men­te co­mién­do­la o dis­fru­tan­do del mos­to, su in­com­pa­ra­ble ju­go, tan be­ne­fi­cio­so pa­ra el or­ga­nis­mo.

Sal

El sa­le­ro pue­de lle­gar a ser un ar­ma mor­tal. El cuer­po pue­de man­te­ner un me­ta­bo­lis­mo y un sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co efi­ca­ces me­dian­te una pro­por­ción apro­pia­da de po­ta­sio y so­dio, pe­ro una in­ges­tión ex­ce­si­va de sal (clo­ru­ro só­di­co) ex­pul­sa el po­ta­sio. Es­te de­se­qui­li­brio afec­ta al plas­ma y a los flui­dos de las ar­ti­cu­la­cio­nes y de la co­lum­na ver­te­bral.

Las fru­tas y las ver­du­ras, co­mo par­te de una die­ta de lim­pie­za a ba­se de ali­men­tos cru­dos, pue­den su­mi­nis­trar una pro­por­ción de po­ta­sio y so­dio de cien a uno, pe­ro la ma­yo­ría de per­so­nas to­ma más sal que po­ta­sio en sus die­tas, y una pro­por­ción de po­ta­sio y so­dio de seis a uno se con­si­de­ra óp­ti­ma. Una ma­yo­ría de nor­te­ame­ri­ca­nos —y ca­da vez más eu­ro­peos— to­man una pro­por­ción de sal y po­ta­sio de dos a uno...

De­ma­sia­da sal a ex­pen­sas del po­ta­sio da co­mo re­sul­ta­do una pre­sión san­guí­nea al­ta, pe­ro tam­bién con­du­ce al ede­ma y a la re­ten­ción de agua, es­pe­cial­men­te en las mu­je­res du­ran­te la úl­ti­ma mi­tad del ci­clo mens­trual. La in­ges­tión ex­ce­si­va de sal pro­vo­ca es­trés re­nal, des­equi­li­bran­do de nue­vo el equi­li­brio na­tu­ral áci­do-al­ca­lino del or­ga­nis­mo. La sal tam­bién al­te­ra la di­ges­tión y se la re­la­cio­na con el cáncer de es­tó­ma­go.

El an­sia de sal, ejem­pli­fi­ca­da por los atra­co­nes de pa­ta­tas chips y la pa­sión por los fru­tos se­cos tos­ta­dos y sa­la­dos, cons­ti­tu­ye uno de los rit­mos de ali­men­ta­ción más co­rrien­tes. Aun­que el cuer­po hu­mano pue­de ob­te­ner la can­ti­dad ne­ce­sa­ria de sal de for­ma na­tu­ral co­mien­do fru­tas, ver­du­ras, ce­rea­les in­te­gra­les y alu­bias, en­tre el cin­cuen­ta y el ochen­ta por cien­to del so­dio de la die­ta de los nor­te­ame­ri­ca­nos pro­vie­ne de aña­dir sal a la co­mi­da du­ran­te su coc­ción.

En re­su­men: re­du­ce los ali­men­tos que en­tran den­tro de es­ta has­ta de los diez prin­ci­pa­les an­ti­nu­trien­tes y al ins­tan­te re­du­ci­rás los ni­ve­les de es­trés oxi­dan­te. Si­gue le­yen­do, ve­re­mos más in­for­ma­ción so­bre mis dos fór­mu­las pa­ra eli­mi­nar es­trés y su­pe­rar el ago­ta­mien­to.

La co­mi­da ba­su­ra apor­ta ca­lo­rías va­cías, lo úni­co que se ob­tie­ne de ella es pe­so.

Tra­tán­do­se de al­cohol, «po­co» es «de­ma­sia­do» y siem­pre con­vie­ne evi­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.