Ali­men­tos que­ma­gra­sas en la co­ci­na . . . . . . .

Pa­ra qui­tar­se los qui­los de más pa­ra siem­pre

Integral Extra - - SUMARIO -

Los «fat­bur­ners» ca­se­ros

Es po­si­ble que us­ted ha­ya pro­ba­do ya va­rias die­tas, se ha­ya pri­va­do de ca­pri­chos du­ran­te días o in­clu­so se­ma­nas, y ha­ya asu­mi­do que le sue­nen las tri­pas to­do el día pa­ra, co­mo re­com­pen­sa, ver que la bás­cu­la ca­da vez in­di­ca me­nos pe­so. Me­re­cía la pe­na, ¿ver­dad?

No obs­tan­te, ¿cuán­tas ve­ces le ha pa­sa­do que la agu­ja vuel­va a dis­pa­rar­se po­co des­pués de ha­ber ter­mi­na­do la die­ta?

Ese es el efec­to re­bo­te co­no­ci­do tam­bién co­mo «yo-yo». Cuan­do el or­ga­nis­mo de re­pen­te re­ci­be me­nos ali­men­to, re­du­ce las re­ser­vas, y en­ton­ces adel­ga­za­mos. Pe­ro al mis­mo tiem­po la es­ca­sez de ali­men­to aler­ta al or­ga­nis­mo pa­ra que vuel­va a al­ma­ce- nar re­ser­vas. De ma­ne­ra que, cuan­do vol­ve­mos a co­mer sin res­tric­cio­nes, el or­ga­nis­mo, que to­da­vía no se ha re­ajus­ta­do, vuel­ve a acu­mu­lar re­ser­vas. Es de­cir, si­gue trans­for­man­do de for­ma muy efi­cien­te to­do lo que re­ci­be. E inevi­ta­ble­men­te vol­ve­mos a en­gor­dar. La si­guien­te die­ta ace­cha ya a la vuel­ta de la es­qui­na…

Pe­ro re­du­cien­do ca­lo­rías nun­ca con­se­gui­re­mos es­tar del­ga­dos a lar­go pla­zo. Al con­tra­rio, ¡pa­ra adel­ga­zar hay que co­mer! Hay que dar­le al or­ga­nis­mo ali­men­to su­fi­cien­te pa­ra que no se en­cuen­tre en si­tua­ción de ne­ce­si­dad y re­ajus­te su me­ta­bo­lis­mo ener­gé­ti­co. He­mos de dar­le lo que ne­ce­si­ta, pe­ro en for­ma de que­ma­do­res de gra­sa, que gra­cias a sus com­po­nen­tes naturales van con­su­mien­do las re­ser­vas de gra­sa pau­la­ti­na­men­te.

¿QUÉ SON?

Si us­ted ha de­ci­di­do qui­tar­se de en­ci­ma esos ki­los de más con la ayu­da de que­ma­do­res de gra­sa, en­ho­ra­bue­na. Por­que ha es­co­gi­do un mé­to­do efi­caz con el que lo­gra­rá al­can­zar su pe­so desea­do y, lo que es esen­cial, man­te­ner­lo sin ne­ce­si­dad de pri­var­se de na­da.

El ob­je­ti­vo es sim­ple y cla­ro: “que­mar” gra­sa cor­po­ral pa­ra es­tar más del­ga­do y sen­tir­se me­jor. Y es po­si­ble con­se­guir­lo con­su­mien­do una gran va­rie­dad de ali­men­tos con es­tas pro­pie­da­des. Es­to no quie­re de­cir que a par­tir de aho­ra va­ya a te­ner que re­du­cir su co­mi­da a so­lo unos po­cos ali­men­tos, co­mo ocu­rre con al­gu­nas die­tas. No se preo­cu­pe: ni ten­drá que co­mer so­lo piña du­ran­te se­ma­nas, ni so­pa de col de la ma­ña­na a la no­che. Eso no lo pue­de so­por­tar na­die, y tam­po­co es bueno pa­ra la sa­lud. Con una bue­na die­ta na­tu­ris­ta-ve­ge­ta­ria­na equi­li­bra­da, to­do el mun­do, y tam­bién us­ted, pue­de co­mer de for­ma tan ri­ca y va­ria­da co­mo siem­pre. Qui­zás in­clu­so aún más va­ria­da, ya que se­gu­ra­men­te des­cu­bri­rá ali­men­tos a los que has­ta aho­ra no ha­bía pres­ta­do de­ma­sia­da aten­ción. Y, en cam­bio, de­ja­rá de con­su­mir otros que, en el fu­tu­ro, ya no ten­drán un pa­pel des­ta­ca­do en su ali­men­ta­ción.

¿CÓ­MO FUN­CIO­NAN LOS «FAT­BUR­NERS» O ALI­MEN­TOS QUE­MA­GRA­SAS?

Uno de los prin­ci­pios bá­si­cos de la ac­ción de los ali­men­tos que­ma­gra­sas es su in­fluen­cia en el ni­vel de glu­co­sa en la san­gre. La glu­co­sa no so­lo es un pro­vee­dor de ener­gía, sino que ade­más re­pre­sen­ta una es­pe­cie de in­di­ca­dor que se­ña­la có­mo se en­cuen­tra el cuer­po de re­ser­vas. Lo nor­mal es un ni­vel de apro­xi­ma­da­men­te un gra­mo de azú­car por li­tro de san­gre. Si ese ni­vel as­cien­de o des­cien­de de­bi­do a la in­ges­tión o la fal­ta de ali­men­to, en­ton­ces en el or­ga­nis­mo tie­nen lu­gar va­rios pro­ce­sos que desem­bo­can en el al­ma­ce­na­mien­to o la eli­mi­na­ción de nu­trien­tes.

Con sus car­bohi­dra­tos de len­ta ab­sor­ción, los que­ma­do­res de gra­sa se en­car­gan de que el ni­vel nun­ca ba­je has­ta un pun­to en que se pro­duz­can ata­ques de ham­bre. Nos sen­ti­mos sa­cia­dos du­ran­te más tiem­po y co­me­mos me­nos. Pe­ro es­tos ali­men­tos se di­ri­gen al mis­mo tiem­po de for­ma ac­ti­va a los mi­che­li­nes, por­que la asi­mi­la­ción de car­bohi­dra­tos re­quie­re ener­gía. Y cuan­to más com­ple­jos sean esos car­bohi­dra­tos, más ener­gía de­be­rá in­ver­tir el or­ga­nis­mo pa­ra ob­te­ner glu­co­sa.

De to­das for­mas, el or­ga­nis­mo no vi­ve úni­ca­men­te de car­bohi­dra­tos. Las pro­teí­nas y, por su­pues­to, tam­bién las gra­sas son nu­trien­tes que el cuer­po ne­ce­si­ta de igual mo­do, ade­más de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, oli­go­ele­men­tos y hor­mo­nas. To­dos los que­ma­do­res de gra­sa con­tie­nen sus­tan­cias que ata­can di­rec­ta­men­te a los de­pó­si­tos de gra­sa, abas­te­cien­do al cuer­po de ma­ne­ra óp­ti­ma.

De al­gu­nos ali­men­tos o su­ple­men­tos die­té­ti­cos que re­ci­ben es­te nom­bre, se di­ce que ayu­dan a que­mar o mo­vi­li­zar las re­ser­vas de gra­sa. Aho­ra ya hay bas­tan­tes en las die­té­ti­cas, pe­ro su efi­ca­cia no es­tá tan cla­ra, por­que hay es­tu­dios que pue­den de­mos­trar que sí y otros que no. Aho­ra bien, lo que es se­gu­ro es que na­die ha so­lu­cio­na­do así sus pro­ble­mas de obe­si­dad o so­bre­pe­so, así que po­de­mos con­si­de­rar­los co­mo una ayu­da más.

¿SU­PLE­MEN­TOS “QUE­MA­GRA­SAS”?

Al­gu­nos “que­ma­gra­sas” pre­sen­tan cier­to in­te­rés, ya que apor­tan mi­cro­nu­trien­tes a nues­tra die­ta y po­seen efec­tos be­ne­fi­cio­sos so­bre la sa­lud, aun­que al­gu­nos re­sul­ten fran­ca­men­te ca­ros, y otros más son de pro­ce­den­cia ani­mal, des­car­ta­dos pa­ra ve­ga­nos y ve­ge­ta­ria­nos. Lo que con­vie­ne es to­mar los ali­men­tos de la for­ma más na­tu­ral po­si­ble, de ma­ne­ra que con una bue­na die­ta co­ti­dia­na, es­te ti­po de re­cur­sos no sean tan ne­ce­sa­rios. A ve­ces po­de­mos to­mar una ta­za de té ro­jo pu-ehr, o una cu­cha­ra­da de le­ci­ti­na de so­ja –son dos ejem­plos– por el pla­cer de ha­cer­lo, o por otros mo­ti­vos; de ellos po­de­mos es­pe­rar bue­nos re­sul­ta­dos pa­ra la sa­lud, e in­clu­so un efec­to fa­vo­ra­ble que pre­dis­pon­ga al or­ga­nis­mo a eli­mi­nar ca­lo­rías, pe­ro no un “efec­to mi­la­gro”.

Al­gu­nos de es­tos pro­duc­tos son sim­ples la­xan­tes o diu­ré­ti­cos. Ya he­mos

co­men­ta­do que el me­jor la­xan­te son las fru­tas (con po­cas ex­cep­cio­nes, co­mo el mem­bri­llo), ver­du­ras (con po­cas ex­cep­cio­nes, co­mo la za­naho­ria) y que to­dos los ce­rea­les de nues­tros pla­tos sean in­te­gra­les y eco­ló­gi­cos.

En cam­bio sí que po­de­mos es­pe­rar re­sul­ta­dos es­pec­ta­cu­la­res en el con­tex­to de un cam­bio ra­di­cal: des­de una ali­men­ta­ción con­ven­cio­nal a la ali­men­ta­ción na­tu­ral. Y eso in­clu­ye la sus­ti­tu­ción de fár­ma­cos inú­ti­les o pe­li­gro­sos por re­me­dios naturales, co­mo por ejem­plo la hi­dro­te­ra­pia, que ayu­dan a la cu­ra­ción y man­te­ni­mien­to de la sa­lud.

RE­TEN­CIÓN DE LÍ­QUI­DOS

Los diu­ré­ti­cos con­tri­bu­yen a que el or­ga­nis­mo se des­ha­ga de una par­te del agua que tie­ne acu­mu­la­da. Cla­ro es­tá que por ca­da li­tro de agua del que tu cuer­po se des­ha­ga, pe­sa­rás un ki­lo me­nos... ¡pe­ro eso no es adel­ga­zar!

El or­ga­nis­mo man­tie­ne una can­ti­dad de agua acu­mu­la­da por­que la ne­ce­si­ta pa­ra su pro­pio fun­cio­na­mien­to, y tie­ne mu­chos re­cur­sos de des­ha­cer­se del agua re­te­ni­da. Pue­de ha­cer­lo a tra­vés de la ori­na, de la piel o de los pul­mo­nes. Si tu cuer­po ne­ce­si­ta agua, sen­ti­rás sed. Y en ese ca­so lo me­jor es be­ber: to­da el agua que sea ne­ce­sa­ria, e in­clu­so zu­mos de fru­tas naturales (es an­ti­na­tu­ral no be­ber si se tie­ne sed).

Si el cuer­po re­tie­ne más agua de la que ne­ce­si­ta es por la acu­mu­la­ción de sus­tan­cias no­ci­vas que ha­cen que la man­ten­ga ahí pa­ra pa­liar los po­si­bles efec­tos tó­xi­cos de di­chas sus­tan­cias. Por ejem­plo, co­mer ali­men­tos con una can­ti­dad abun­dan­te de sal ha­rá que el cuer­po re­ten­ga más lí­qui­do del ne­ce­sa­rio pa­ra su fun­cio­na­mien­to. Si quieres eli­mi­nar esa can­ti­dad de agua, lo úl­ti­mo que de­be­rías ha­cer es to­mar un diu­ré­ti­co, por­que lo que hay que ha­cer . es co­mer me­nos sal, ali­men­tar­se prin­ci­pal­men­te de fru­tas y ver­du­ras, y dar­le tiem­po al cuer­po pa­ra que eli­mi­ne ese ex­ce­so de sal in­ge­ri­do.

Lo mis­mo su­ce­de con mu­chos adi­ti­vos pro­ve­nien­tes de cier­tas co­mi­das, o con re­si­duos ge­ne­ra­dos du­ran­te al­gu­nos pro­ce­sos de di­ges­tión. Así que, si el cuer­po tie­ne un ex­ce­so de agua re­te­ni­da; pe­ro no hay que cul­par­lo, por­que ya es­tá ha­cien­do lo que pue­de pa­ra pa­liar los efec­tos da­ñi­nos de mu­chos ali­men­tos inade­cua­dos. To­mar sus­tan­cias que obli­guen al cuer­po a des­ha­cer­se de ese lí­qui­do ha­rá que el or­ga­nis­mo que­de ex­pues­to a efec­tos per­ju­di­cia­les por la ele­va­da con­cen­tra­ción de sus­tan­cias da­ñi­nas.

Es una gran suer­te que el cuer­po sea ca­paz de re­cu­pe­rar el lí­qui­do per­di­do en cuan­to se de­jan de to­mar es­tos diu­ré­ti­cos, por­que el efec­to a lar­go pla­zo de una con­cen­tra­ción ex­ce­si­va de sus­tan­cias no­ci­vas se­ría de­mo­le­dor pa­ra la sa­lud. Aho­ra bien, ¿tie­ne eso al­gu­na re­la­ción con la can­ti­dad de gra­sa cor­po­ral?

Ya se ve que no. Adel­ga­zar es per­der gra­sa, no per­der agua. Una pér­di­da de agua an­ti­na­tu­ral se re­cu­pe­ra­rá en cuan­do vol­va­mos a be­ber.

LA­XAN­TES

In­sis­ti­mos: el úni­co la­xan­te re­co­men­da­ble pa­ra per­der pe­so es la fi­bra con­te­ni­da en fru­tas y ver­du­ras, jun­to con una die­ta ri­ca en ali­men­tos in­te­gra­les. Por­que son ali­men­tos ri­cos en fi­bra: es­ta fi­bra pro­du­ce una cir­cu­la­ción na­tu­ral, pla­cen­te­ra, y muy be­ne­fi­cio­sa de los des­he­chos que pa­san por los in­tes­ti­nos, sin in­ter­fe­rir en el fun­cio­na­mien­to nor­mal de tu cuer­po.

Los la­xan­tes ar­ti­fi­cia­les pro­du­cen irri­ta­ción so­bre las pa­re­des del sis­te­ma di­ges­ti­vo, así con­si­guen una cir­cu­la­ción más rá­pi­da de los ali­men­tos. Pe­ro es una cir­cu­la­ción com­ple­ta­men­te an­ti­na­tu­ral, que pro­du­ce mo­les­tias in­tes­ti­na­les y des­tro­za el equi­li­brio cor­po­ral. Pre­ci­sa­men­te de­be­mos evi­tar­los por ese efec­to tó­xi­co e irri­tan­te que po­seen.

In­ter­fe­rir en los pro­ce­sos del or­ga­nis­mo de for­ma tan agre­si­va no tie­ne nin­gún efec­to po­si­ti­vo, al con­tra­rio. Ni diu­ré­ti­cos ni la­xan­tes ten­drán un efec­to du­ra­de­ro so­bre tus ki­los de más. El efec­to se­rá tem­po­ral, así que ha­brás per­di­do el tiem­po, al­go de di­ne­ro, y lo más va­lio­so: la sa­lud. En es­ta mis­ma re­vis­ta re­co­men­da­mos al­gu­nos la­xan­tes (se­mi­llas de lino, o de za­ra­ga­to­na, etc.) que son un buen re­cur­so… a con­di­ción de que nin­guno de ellos se uti­li­ce por sis­te­ma.

AL­GU­NOS “QUE­MA­GRA­SAS”

Res­pec­to a las sus­tan­cias naturales con efec­tos adel­ga­zan­tes, son bas­tan­te más sua­ves, y mu­chas de ellas son real­men­te sa­nas, aun­que sus efec­tos no sean es­pec­ta­cu­la­res: se ne­ce­si­ta­ría ver si al ca­bo de va­rios… ¡años!

de usar­los han pro­du­ci­do real­men­te efec­tos des­ta­ca­bles. Aún así, no es­ta­ría­mos se­gu­ros de si la per­di­da de gra­sa, si es que se ha pro­du­ci­do, ha si­do por to­mar al­gún pro­duc­to pa­ra adel­ga­zar o por­que he­mos ido cam­bian­do nues­tros há­bi­tos a la ho­ra de co­mer. Es­tas son al­gu­nas de las sus­tan­cias “que­ma­gra­sas”, o que tal vez pue­den ayu­dar a adel­ga­zar.

Té ro­jo Pu-erh. Es­te “té de los em­pe­ra­do­res” tra­di­cio­nal en chi­na ayu­da a de­pu­rar y des­in­to­xi­car, fa­ci­li­ta la di­ges­tión, re­du­ce el ni­vel de co­les­te­rol, ac­ti­va el me­ta­bo­lis­mo del hígado y re­du­ce el ni­vel de gra­sas cor­po­ra­les. La me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na re­co­mien­da se­guir una die­ta de seis ce­rea­les di­fe­ren­tes y to­mar tres ta­zas de té ro­jo al día pa­ra per­der pe­so. Se tra­ta de la die­ta Qi.

Re­cor­de­mos que el té ver­de es ri­co en an­ti­oxi­dan­tes y su ba­jo con­te­ni­do en teo­fi­li­na (equi­va­len­te al al­ca­loi­de ca­feí­na del ca­fé) ha­ce que no re­sul­te ape­nas ex­ci­tan­te pa­ra el or­ga­nis­mo. Pe­ro en cam­bio con­vie­ne des­car­tar to­dos los tés negros y en es­pe­cial los ahu­ma­dos. El té pu-erh po­see efec­tos más bien la­xan­tes.

CAR­BOHI­DRA­TOS SIM­PLES Y COM­PLE­JOS: UNA GRAN DI­FE­REN­CIA

El ni­vel de in­su­li­na es­tá in­fluen­cia­do por el azú­car, y por eso vi­gi­lar el con­su­mo de azú­car es la cla­ve prin­ci­pal pa­ra adel­ga­zar. Pe­ro no to­dos los hi­dra­tos de car­bono son igua­les.

■ El azú­car «ma­lo»

Los ti­pos de azú­car que en­dul­zan nues­tra vi­da se pre­sen­tan co­mo azú­ca­res sim­ples o do­bles. La sa­ca­ro­sa, el azú­car co­mún, es un azú­car do­ble que se com­po­ne de una mo­lé­cu­la de fruc­to­sa y otra de glu­co­sa. Si co­me­mos al­go en­dul­za­do con azú­car, en el in­tes­tino ese azú­car se divide rá­pi­da­men­te en sus dos par­tes: la san­gre asi­mi­la la glu­co­sa y el or­ga­nis­mo re­ci­be una po­ten­te in­yec­ción de ener­gía.

Co­mo el cuer­po se es­fuer­za por man­te­ner siem­pre es­ta­ble el ni­vel de glu­co­sa en san­gre, con­si­de­ra que de­be eli­mi­nar cuan­to an­tes de la san­gre esa ele­va­da can­ti­dad de azú­car y la al­ma­ce­na en el lu­gar pre­vis­to pa­ra ello. El pán­creas se­gre­ga la co­rres­pon­dien­te can­ti­dad de in­su­li­na, que con­tro­la el al­ma­ce­na­mien­to de glu­co­sa, y en­vía al ce­re­bro una se­ñal de sa­cie­dad. Si los de­pó­si­tos de glu­co­sa del hígado y los múscu­los es­tán lle­nos, la glu­co­sa se trans­for­ma en gra­sa y se acu­mu­la en el vien­tre, las ca­de­ras y to­dos aque­llos pun­tos del cuer­po de los que es di­fí­cil eli­mi­nar­la. Y co­mo las gran­des can­ti­da­des de in­su­li­na ha­cen des­apa­re­cer la glu­co­sa rá­pi­da­men­te de la san­gre, el ni­vel de glu­co­sa tam­bién vuel­ve a ba­jar con ra­pi­dez. Y nos vuel­ve a dar un ata­que de ham­bre muy pron­to. En el peor de los ca­sos, nos lan­za­re­mos so­bre unas go­lo­si­nas y el dra­ma vol­ve­rá a em­pe­zar.

■ El azú­car «bueno»

Pe­ro nues­tro or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta glu­co­sa pa­ra ob­te­ner ener­gía, pues­to que el ce­re­bro y los múscu­los no pue­den fun­cio­nar sin ella. Te­ne­mos que dar­les glu­co­sa, ¿pe­ro có­mo ha­cer­lo si la glu­co­sa en­gor­da? Muy fá­cil: la glu­co­sa se de­be su­mi­nis­trar de mo­do que lle­gue a la san­gre de for­ma len­ta y cons­tan­te. De ello se en­car­gan los car­bohi­dra­tos com­ple­jos, es de­cir, los azú­ca­res com­ple­jos, que se com­po­nen de mu­chas mo­lé­cu­las de azú­car y cu­ya ab­sor­ción, por ello, es len­ta y re­gu­lar. Así, el ni­vel de in­su­li­na au­men­ta len­ta­men­te y con mo­de­ra­ción pa­ra trans­por­tar la glu­co­sa a las cé­lu­las po­co a po­co.

EL GLUCAGÓN: LA HOR­MO­NA QUE­MA­GRA­SA

Aho­ra en­tra en ac­ción la hor­mo­na glucagón, la ad­ver­sa­ria de la in­su­li­na. En cuan­to se eli­mi­na de la san­gre par­te del azú­car y el ni­vel de glu­co­sa des­cien­de por de­ba­jo de un ni­vel de­ter­mi­na­do, el pán­creas li­be­ra es­ta hor­mo­na. Por un la­do, el glucagón fre­na la ac­ti­vi­dad de la in­su­li­na; por el otro, es­ti­mu­la la li­be­ra­ción de gra­sa en las cé­lu­las adi­po­sas pa­ra que pue­da ser trans­for­ma­da en azú­car en ca­so de ne­ce­si­dad.

LA FI­BRA: EL FRENO DE LA IN­SU­LI­NA

Tan­to los azú­ca­res sim­ples co­mo los azú­ca­res do­bles en­gor­dan. Por eso cual­quier edul­co­ran­te se de­be uti­li­zar co­mo con­di­men­to y no pa­ra sa­ciar el ape­ti­to.

Sin em­bar­go, en la fru­ta el azú­car se com­por­ta de for­ma di­fe­ren­te: gra­cias al efec­to de la fi­bra, la fruc­to­sa de la fru­ta pa­sa len­ta­men­te del in­tes­tino a la san­gre. De es­te mo­do, el ni­vel de in­su­li­na no se pue­de dis­pa­rar. Lo mis­mo su­ce­de con los pro­duc­tos in­te­gra­les: su ele­va­do con­te­ni­do en fi­bra ra­len­ti­za la asi­mi­la­ción de las ca­de­nas de car­bohi­dra­tos com­ple­jos. Otra ven­ta­ja: ha­ce que nos sin­ta­mos sa­cia­dos du­ran­te un buen ra­to por­que el azú­car tar­da tres ho­ras en lle­gar a la san­gre.

LA GRA­SA NO SIEM­PRE EN­GOR­DA

En efec­to, de­ma­sia­da gra­sa en­gor­da real­men­te, pues­to que ca­da ca­lo­ría de gra­sa que nues­tro cuer­po no ne­ce­si­ta se al­ma­ce­na en las cé­lu­las adi­po­sas pa­ra épo­cas de ne­ce­si­dad. Re­du­cir el con­su­mo de gra­sas es, por tan­to, una bue­na idea, pe­ro no se de­be pres­cin­dir de ella por com­ple­to.

Al igual que ocu­rre con los car­bohi­dra­tos, en­tre las gra­sas hay gran­des di­fe­ren­cias. Al­gu­nas las ne­ce­si­ta el cuer­po con ur­gen­cia, in­clu­so pa­ra adel­ga­zar.

■ Las gra­sas «bue­nas»

En­tre las gra­sas bue­nas es­tán los áci­dos gra­sos in­sa­tu­ra­dos, que el or­ga­nis­mo no pue­de pro­du­cir por sí mis­mo. Se en­cuen­tran prin­ci­pal­men­te en los ve­ge­ta­les y son vi­ta­les. En­tre otras co­sas, pro­du­cen hor­mo­nas que se en­car­gan de que la di­ges­tión ten­ga lu­gar sin di­fi­cul­tad, así co­mo sa­les bi­lia­res im­pres­cin­di­bles pa­ra la ab­sor­ción de la gra­sa. Ade­más, si las ne­ce­si­da­des de gra­sas se cu­bren con áci­dos gra­sos in­sa­tu­ra­dos, des­apa­re­cen las ga­nas irre­fre­na­bles de co­mer los po­co sa­lu­da­bles áci­dos gra­sos sa­tu­ra­dos, que lo úni­co que ha­cen es en­gor­dar.

■ Las gra­sas «ma­las»

Es pre­fe­ri­ble pri­var­se de áci­dos gra­sos sa­tu­ra­dos, que se en­cuen­tran prin­ci­pal- men­te en pro­duc­tos ani­ma­les co­mo la car­ne, los em­bu­ti­dos, el que­so, la man­te­qui­lla o la na­ta, por­que van a pa­rar di­rec­ta­men­te a las re­ser­vas de gra­sa. Pe­ro en­tre las gra­sas ani­ma­les tam­bién hay gra­sas «bue­nas», co­mo el áci­do li­no­lei­co con­ju­ga­do de la le­che y el yo­gur. Es­te áci­do pre­vie­ne el cáncer y las aler­gias, e in­clu­so nos man­tie­ne del­ga­dos. Y en nin­gún ca­so es ne­ce­sa­rio con­su­mir siem­pre pro­duc­tos lác­teos des­na­ta­dos. Sin em­bar­go, man­tén­ga­se ale­ja­do de los ali­men­tos con gra­sas hi­dro­ge­na­das, que no son naturales y so­lo se en­cuen­tran en los ali­men­tos pro­ce­sa­dos. Es­tos, con sus áci­dos trans­gra­sos, in­clu­so pue­den pro­du­cir cáncer y au­men­tan el ries­go de in­far­to de mio­car­dio.

UNA MA­LA COM­BI­NA­CIÓN: GRA­SAS Y CAR­BOHI­DRA­TOS

En ge­ne­ral, en una co­mi­da no se sue­len in­ge­rir só­lo gra­sas, o só­lo car­bohi­dra­tos, sino una com­bi­na­ción de am­bos. Pe­ro un buen asa­do con un acom­pa­ña­mien­to a ba­se de hi­dra­tos de car­bono pue­de te­ner con­se­cuen­cias fa­ta­les, por­que los car­bohi­dra­tos suben por las

nu­bes el ni­vel de in­su­li­na, y la in­su­li­na se pre­ci­pi­ta so­bre la gra­sa del asa­do y al­ma­ce­na las mo­lé­cu­las de gra­sa di­rec­ta­men­te en las cé­lu­las adi­po­sas.

Una co­mi­da así irá di­rec­ta­men­te a las ca­de­ras o el vien­tre. Pe­ro si es­co­ge un acom­pa­ña­mien­to a ba­se de car­bohi­dra­tos que ha­gan as­cen­der el ni­vel de glu­co­sa en la san­gre y, por tan­to, se li­be­re po­ca in­su­li­na, en­ton­ces la gra­sa de las cé­lu­las mus­cu­la­res se trans­for­ma­rá en ener­gía.

PRO­TEÍ­NAS QUE ADELGAZAN

Co­mo se sa­be, las pro­teí­nas son una de las prin­ci­pa­les sus­tan­cias or­gá­ni­cas de nues­tro cuer­po: los múscu­los, los ner­vios, los ór­ga­nos, el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y el pe­lo, to­do es­tá for­ma­do por vein­ti­dós ami­noá­ci­dos, los com­po­nen­tes de las pro­teí­nas. Pe­ro ade­más, las pro­teí­nas son im­pres­cin­di­bles si que­re­mos adel­ga­zar, pues­to que la ab­sor­ción de pro­teí­nas re­quie­re ener­gía, que pro­vie­ne de las cé­lu­las adi­po­sas. «Es­tu­pen­do —pen­sa­rá—. Si co­mo só­lo pro­teí­nas adel­ga­za­ré au­to­má­ti­ca­men­te». Y es ver­dad, pe­ro el efec­to de adel­ga­za­mien­to se­rá ilu­so­rio, por­que cuan­do co­me­mos prin­ci­pal­men­te pro­teí­nas se desa­rro­lla ce­to­sis, un es­ta­do me­ta­bó­li­co al­ter­na­ti­vo del or­ga­nis­mo. Se pro­du­cen cuer­pos ce­tó­ni­cos que el cuer­po eli­mi­na me­dian­te una ele­va­da ex­cre­ción de agua.

En con­se­cuen­cia, ha­bre­mos ba­ja­do de pe­so, pe­ro los mi­che­li­nes se­gui­rán en el mis­mo si­tio. Es­to de­mues­tra una vez más que las die­tas ex­tre­mas con una ali­men­ta­ción ar­ti­fi­cial ni son sa­lu­da­bles ni con­du­cen al éxi­to a lar­go pla­zo.

COM­BI­NAR PRO­TEÍ­NAS

En­ton­ces, ¿có­mo po­de­mos apro­ve­char las pro­pie­da­des adel­ga­zan­tes de las pro­teí­nas? De nue­vo se tra­ta de com­bi­nar di­fe­ren­tes nu­trien­tes, cu­yos efec­tos se com­ple­men­tan. De­be­mos co­mer ali­men­tos con car­bohi­dra­tos «bue­nos», que ge­ne­ral­men­te son al mis­mo tiem­po aque­llos que apor­tan vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos vi­ta­les. Así, nos ga­ran­ti­za­re­mos la pro­vi­sión de to­dos los ele­men­tos que ne­ce­si­ta nues­tro or­ga­nis­mo pa­ra la asi­mi­la­ción de pro­teí­nas, y las pro­teí­nas se po­drán eli­mi­nar de la for­ma nor­mal con ayu­da de las cé­lu­las adi­po­sas.

Por des­gra­cia, las va­lio­sas pro­teí­nas ani­ma­les sue­len ir com­bi­na­das con gra­sas po­co sa­lu­da­bles, mien­tras que los ali­men­tos con pro­teí­nas ve­ge­ta­les apor­tan fi­bras sa­lu­da­bles. Só­lo por es­te mo­ti­vo se­ría ya pre­fe­ri­ble con­su­mir pro­teí­nas ve­ge­ta­les y, en el ca­so de que se in­gie­ran pro­teí­nas ani­ma­les, se de­be vi­gi­lar que va­yan acom­pa­ña­das de po­ca gra­sa. El ba­jo gra­do de asi­mi­la­ción se pue­de ele­var com­bi­nan­do di­ver­sas fuen­tes de pro­teí­nas cu­yos pa­tro­nes de ami­noá­ci­dos (es de­cir, la com­po­si­ción de las pro­teí­nas) se com­ple­men­ten. Por ejem­plo, hue­vo con pa­ta­tas, que­so con pa­ta­tas, ju­días con maíz y le­che con ha­ri­na in­te­gral.

VI­TA­MI­NAS, MI­NE­RA­LES Y OLI­GO­ELE­MEN­TOS

Las vi­ta­mi­nas, los mi­ne­ra­les y los oli­go­ele­men­tos son com­po­nen­tes de hor­mo­nas y en­zi­mas, del sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y de los gló­bu­los ro­jos, y con­tro­lan el me­ta­bo­lis­mo. Por eso son re­gu­la­do­res naturales de los pro­ce­sos de al­ma­ce­na­mien­to y eli­mi­na­ción de gra­sas. Los prin­ci­pa­les son:

La vi­ta­mi­na C tie­ne un pa­pel cen­tral en el me­ta­bo­lis­mo li­pí­di­co. Con su ayu­da se pro­du­cen las hor­mo­nas no­ra­dre­na­li­na y car­ni­ti­na, que es­ti­mu­lan la eli­mi­na­ción de gra­sa.

La fal­ta de mag­ne­sio se ha­ce no­tar de for­ma muy do­lo­ro­sa con ca­lam­bres mus­cu­la­res. Si no lo ha he­cho has­ta In­tro­duc­ción aho­ra, em­pie­ce a ase­gu­rar­se de que in­gie­re su­fi­cien­te mag­ne­sio, por­que es un mi­ne­ral esen­cial pa­ra que­mar gra­sas. El mag­ne­sio re­gu­la el su­mi­nis­tro de oxí­geno a las cé­lu­las, oxí­geno que ejer­ce una in­fluen­cia en el pro­ce­so de eli­mi­na­ción de la gra­sa.

El cal­cio, ade­más de re­for­zar los hue­sos, tie­ne pro­pie­da­des adel­ga­zan­tes: es­ti­mu­la las en­zi­mas de la di­ges­tión y, al mis­mo tiem­po, dre­na el cuer­po.

El cromo desem­pe­ña un pa­pel esen­cial en el me­ta­bo­lis­mo de la glu­co­sa du­ran­te la eli­mi­na­ción de pro­teí­nas y gra­sas.

El yo­do es el ele­men­to vi­tal pa­ra la glán­du­la ti­roi­dea: si no re­ci­be el yo­do que ne­ce­si­ta, no pue­de pro­du­cir hor­mo­nas ti­roi­deas su­fi­cien­tes y to­do se ra­len­ti­za, tam­bién la eli­mi­na­ción de la gra­sa.

LAS HOR­MO­NAS

Ade­más de la in­su­li­na y el glucagón, otros men­sa­je­ros quí­mi­cos del me­ta­bo­lis­mo de­ci­den si la gra­sa se de­be de­po­si­tar o no en las ca­de­ras.

La hor­mo­na del cre­ci­mien­to se ac­ti­va por la no­che. Una bue­na ho­ra des­pués de ha­ber­nos dor­mi­do, es li­be­ra­da en la san­gre por la hi­pó­fi­sis, lle­ga a los te­ji­dos adi­po­sos y mo­vi­li­za la gra­sa. La hor­mo­na es­tá for­ma­da por los ami­noá­ci­dos ar­gi­ni­na y li­si­na.

La car­ni­ti­na es la hor­mo­na que trans­por­ta la gra­sa des­de la san­gre has­ta las cé­lu­las, don­de se trans­for­ma en ener­gía. Una ca­ren­cia de pro­teí­nas pue­de pro­vo­car rá­pi­da­men­te ca­ren­cia de car­ni­ti­na.

La no­ra­dre­na­li­na es, co­mo la adre­na­li­na, una hor­mo­na que, cuan­do de­tec­ta es­trés, po­ne a dis­po­si­ción del or­ga­nis­mo mu­cha ener­gía, que ob­tie­ne de las cé­lu­las adi­po­sas. Sin em­bar­go, el es­trés con­ti­nuo pro­vo­ca lo con­tra­rio: las hor­mo­nas «pi­den» al­go dul­ce.

Las hier­bas y es­pe­cias pue­den ac­tuar co­mo que­ma­gra­sas

El vi­na­gre de si­dra es uno de los te­so­ros pa­ra la sa­lud me­nos co­no­ci­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.