Prin­ci­pa­les ali­men­tos que­ma­gra­sa que so­le­mos te­ner en ca­sa . . . . . . . . .

Integral Extra - - SUMARIO -

FRU­TAS

Que la fru­ta es muy sa­na lo sa­be to­do el mun­do. Pe­ro, ¿adel­ga­za? La ma­yo­ría de las fru­tas sí, ya que la ab­sor­ción de glu­co­sa que­da fre­na­da por la fi­bra. No obs­tan­te, cui­da­do con las fru­tas muy dul­ces por­que en esos ca­sos la fi­bra no es su­fi­cien­te pa­ra equi­li­brar del to­do la ele­va­da pro­por­ción de azú­car.

Los agua­ca­tes son ri­cos en gra­sas bue­nas in­sa­tu­ra­das y en ma­nohep­tu­lo­sa, un car­bohi­dra­to que ba­ja de for­ma ac­ti­va el ni­vel de azú­car en san­gre.

El con­te­ni­do de áci­dos pan­to­té­ni­cos de los al­ba­ri­co­ques los con­vier­te en que­ma­do­res de gra­sa que es­ti­mu­lan la eli­mi­na­ción de gra­sa. Y el be­ta­ca­ro­teno le da un as­pec­to fres­co a la piel y la pro­te­ge.

Gra­cias a su al­to con­te­ni­do en fi­bra, las ci­rue­las son la­xan­tes, so­bre to­do las ci­rue­las pa­sas.

Los cí­tri­cos son los que­ma­gra­sas por ex­ce­len­cia, pues su al­to con­te­ni­do en vi­ta­mi­na C se mul­ti­pli­ca por vein­te gra­cias a sus mu­chos fla­vo­noi­des. Y las sus­tan­cias amar­gas del po­me­lo sue­len qui­tar el ape­ti­to.

Las fre­sas son las fru­tas que tie­nen más man­ga­ne­so, que po­see un efec­to po­si­ti­vo so­bre la fun­ción de la glán­du­la ti­roi­des. Ade­más, re­sul­tan diu­ré­ti­cas gra­cias al po­ta­sio que con­tie­nen.

La fru­ta se­ca o des­hi­dra­ta­da cons­ti­tu­ye una bue­na al­ter­na­ti­va a las go­lo­si­nas, aun­que si bien al­gu­nas tie­nen po­co azú­car y mu­cha fi­bra (co­mo al­ba­ri­co­ques o ci­rue­las) y man­tie­nen el ín­di­ce glu­cé­mi­co ba­jo, otras, co­mo las pa­sas o los dá­ti­les, son más dul­ces y po­seen un ín­di­ce glu­cé­mi­co al­to.

Las gro­se­llas son las rei­nas en­tre los que­ma­do­res de gra­sa por­que con­tie­nen nu­me­ro­sas sus­tan­cias be­ne­fi­cio­sas: mu­cha vi­ta­mi­na C, po­ta­sio, áci­do pan­to­té­ni­co, mag­ne­sio y man­ga­ne­so.

El ki­wi es ri­co en vi­ta­mi­na C, que ayu­da a eli­mi­nar la gra­sa, y ade­más apor­ta cal­cio, po­ta­sio y hie­rro.

El man­go cons­ti­tu­ye un buen di­ges­ti­vo y pro­te­ge las cé­lu­las gra­cias a sus vi­ta­mi­nas an­ti­oxi­dan­tes y a la gran can­ti­dad de be­ta­ca­ro­teno que contiene.

La pec­ti­na que con­tie­nen las man­za­nas re­gu­la la di­ges­tión, en­len­te­ce la ab­sor­ción de glu­co­sa y sa­cia. La man­za­na tam­bién contiene mu­cha vi­ta­mi­na C, po­ta­sio y mag­ne­sio.

La pa­pa­ya li­be­ra nu­me­ro­sas en­zi­mas que di­vi­den las pro­teí­nas, ayu­dan­do así a su di­ges­tión.

Las pe­ras son diu­ré­ti­cas gra­cias a su ele­va­do con­te­ni­do de po­ta­sio. El bo­ro es un oli­go­ele­men­to que ele­va los ni­ve­les de tes­tos­te­ro­na, y tam­bién es po­si­ti­vo en la mu­jer por­que po­ten­cia la ac­ti­vi­dad.

La piña tie­ne un ín­di­ce glu­cé­mi­co al­to, pe­ro contiene bro­me­li­na, la en­zi­ma que fa­ci­li­ta la di­ges­tión de la fi­bra, y mu­chos mi­ne­ra­les.

El plá­tano contiene un au­tén­ti­co «qui­ta­gra­sas», el al­mi­dón re­sis­ten­te. Las se­tas tie­nen un ín­di­ce glu­cé­mi­co ba­jo, pe­ro mu­chas pro­teí­nas.

Las se­tas de os­tra o gír­go­las ( Pleu­ro­tus os­trea­tus) con­tie­nen chi­to­san (qui­to­sano). que im­pi­de la asi­mi­la­ción de las gra­sas de los ali­men­tos.

VER­DU­RAS

Jun­to a mu­chas de las sus­tan­cias que ne­ce­si­ta­mos las ver­du­ras y hor­ta­li­zas po­seen tam­bién fi­bras, acei­tes esen­cia­les, clo­ro­fi­la, sus­tan­cias ve­ge­ta­les se­cun­da­rias, vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos, que son muy in­tere­san­tes e in­di­ca­das pa­ra adel­ga­zar. Pro­cu­re con­su­mir me­dio ki­lo de ver­du­ras ca­da día, re­par­ti­do en­tre las co­mi­das, zu­mos, en­sa­la­das o en cual­quier mo­men­to pa­ra pi­car.

Las al­ca­cho­fas con­tie­nen ci­na­ri­na, que ayu­da a lim­piar el hígado y es­ti­mu­la la di­ges­tión.

Las al­gas son mag­ní­fi­cas fuen­tes de pro­teí­nas y vi­ta­mi­nas, y con­tie­nen mu­cho yo­do, que ac­ti­va el me­ta­bo­lis­mo a tra­vés de la glán­du­la ti­roi­des.

El apio ac­ti­va la di­ges­tión con sus sus­tan­cias amar­gas, hor­mo­nas y acei­tes esen­cia­les.

La ce­bo­lla es ca­si mi­la­gro­sa, por­que gra­cias al po­ta­sio, el cal­cio, el hie­rro, el yo­do, el se­le­nio y los acei­tes esen­cia­les que contiene ha­ce des­cen­der el ni­vel de glu­co­sa en la san­gre, eli­mi­na gra­sas, des­in­to­xi­ca y con­si­gue cal­mar los ner­vios.

La col ca­si no tie­ne ca­lo­rías y su con­sis­ten­cia nos ha­ce mas­ti­car, lo que tam­bién da sen­sa­ción de sa­cie­dad. Ade­más, adel­ga­za gra­cias a su gran can­ti­dad de vi­ta­mi­na C, y es diu­ré­ti­ca por su al­to con­te­ni­do de po­ta­sio.

Las en­di­bias ca­si no tie­nen ca­lo­rías, y con­tie­nen sus­tan­cias amar­gas co­mo la in­ti­bi­na que es­ti­mu­lan el me­ta­bo­lis­mo y la di­ges­tión. Tam­bién tie­nen vi­ta­mi­na C, cal­cio, In­tro­duc­ción mag­ne­sio, hie­rro y po­ta­sio.

Los es­pá­rra­gos ca­si no tie­nen ca­lo­rías, son ri­cos en áci­do fá­li­co y eli.mi­nan el ex­ce­so de agua del or­ga­nis­mo.

Las le­gum­bres son ri­cas en fi­bra y pro­teí­nas ve­ge­ta­les. Las ju­días con­tie­nen glu­co­qui­ni­nas, que, al igual que la in­su­li­na, ha­cen des­cen­der el ni­vel de glu­co­sa en la san­gre.

El na­bo y los rá­ba­nos es­tán re­ple­tos de cal­cio, po­ta­sio, vi­ta­mi­na e y oli­go­ele­men­tos. Ade­más, sus acei­tes esen­cia­les es­ti­mu­lan la di­ges­tión.

El pue­rro es ri­co en fi­bras, en cal­cio, vi­ta­mi­na e, hie­rro y mag­ne­sio.

Los to­ma­tes son ri­cos en po­ta­sio, que tam­bién re­sul­ta un buen diu­ré­ti­co. Las ver­du­ras son vi­ta­les pa­ra la sa­lud: ¡co­ma to­das las que le ape­tez­can! El desa­yuno ideal: co­pos de ave­na

La pec­ti­na de las za­naho­rias nos ha­ce sen­tir sa­cia­dos rá­pi­da­men­te, pe­ro es pre­fe­ri­ble con­su­mir­las cru­das, ya que co­ci­das tie­nen un ele­va­do ín­di­ce glu­cé­mi­co.

CE­REA­LES Y PA­TA­TAS

Los dis­tin­tos pa­nes he­chos con cen­teno in­te­gral o el grano en­te­ro ele­van el ni­vel de in­su­li­na de for­ma mo­de­ra­da, com­pa­ra­dos con los pa­nes de ha­ri­na re­fi­na­da o mez­cla­da. Ade­más, se pue­den dis­fru­tar sin ape­nas aña­dir­les gra­sas. Sus­ti­tuir la man­te­qui­lla por quark des­na­ta­do es una al­ter­na­ti­va muy ri­ca.

Los co­pos de ave­na con­tie­nen mag­ne­sio, hie­rro y vi­ta­mi­na B, un buen ali­men­to pa­ra los ner­vios.

Las se­mi­llas de lino, gra­cias a su fi­bra, for­ta­le­cen las mu­co­sas del in­tes­tino, tie­nen un efec­to la­xan­te y equi­li­bran el ni­vel de in­su­li­na.

BE­BI­DAS

Las be­bi­das tie­nen un pa­pel cru­cial en el pe­so. En ge­ne­ral, las be­bi­das de co­la y los re­fres­cos em­bo­te­lla­dos po­seen un al­to con­te­ni­do en azú­car y, la ma­yo­ría, nin­gún nu­trien­te va­lio­so. La cer­ve­za tie­ne el ín­di­ce glu­cé­mi­co más ele­va­do de­bi­do a la mal­to­sa. Es­tas be­bi­das en­gor­dan y de­be­rán evi­tar­se.

El agua es la be­bi­da re­fres­can­te y adel­ga­zan­te nú­me­ro uno. Con el es­tó­ma­go va­cío cal­ma la sen­sa­ción de ham­bre y es­ti­mu­la el me­ta­bo­lis­mo, efec­to que se in­ten­si­fi­ca in­gi­rien­do ade­más zu­mo de li­món y pul­pa de fru­ta. Cuan­do to­me agua mi­ne­ral, com­prue­be la can­ti­dad de mag­ne­sio que lle­va.

El ca­fé ace­le­ra la eli­mi­na­ción de gra­sas por­que tam­bién au­men­ta la de­man­da ener­gé­ti­ca.

El té ver­de contiene fla­vo­noi­des an­ti­oxi­dan­tes y sus­tan­cias amar­gas que sa­cian el ape­ti­to y ayu­dan a adel­ga­zar, así co­mo mu­chos mi­ne­ra­les.

El té ne­gro po­see más cromo que nin­gún otro ali­men­to.

La in­fu­sión de ma­te es­ti­mu­la el me­ta­bo­lis­mo y sa­cia el ape­ti­to.

Con zu­mos naturales de fru­tas y ver­du­ras, sin azú­car aña­di­do, apor­ta­mos al cuer­po una bue­na in­yec­ción de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos, así co­mo va­lio­sas sus­tan­cias ve­ge­ta­les se­cun­da­rias.

HIER­BAS Y ES­PE­CIAS

Las hier­bas y es­pe­cias pue­den ac­tuar co­mo que­ma­gra­sas.

La guin­di­lla que­ma ca­lo­rías por­que la cap­sai­ci­na que contiene fa­vo­re­ce el equi­li­brio ener­gé­ti­co. La ca­ne­la se en­car­ga de que ne­ce­si­te­mos me­nos in­su­li­na y, por lo tan­to, sin­ta­mos me­nos ham­bre. La sal­via ac­ti­va la di­ges­tión de la gra­sa. El ce­bo­llino es diu­ré­ti­co.

AL­GU­NOS OTROS ALI­MEN­TOS «QUE­MA­GRA­SAS»

■ Le­ci­ti­na de so­ja. Es una sus­tan­cia que tie­ne la pro­pie­dad de emul­sio­nar las gra­sas y el agua. Es un fos­fo­lí­pi­do, y apor­ta a nues­tro cuer­po fós­fo­ro, va­rias vi­ta­mi­nas del gru­po B y vi­ta­mi­na E. La le­ci­ti­na abun­da en nues­tro cuer­po, es­tá pre­sen­te en ca­da una de nues­tras cé­lu­las, cons­ti­tu­ye un 30% de la ma­te­ria de nues­tro ce­re­bro y un 70% de la gra­sa de nues­tro hígado. Ade­más de en la so­ja, po­de­mos en­con­trar­la en el hue­vo, los fru­tos se­cos, los ce­rea­les in­te­gra­les, los acei­tes pren­sa­dos en frío y en el co­ra­zón y el hígado de los ani­ma­les. Pa­re­ce que abun­da, pe­ro lo cier­to es que se des­tru­ye al freír los ali­men­tos, la ma­yo­ría de los acei­tes que con­su­mi­mos es­tán re­fi­na­dos y ape­nas con­su­mi­mos ce­rea­les in­te­gra­les.

La le­ci­ti­na ayu­da a man­te­ner en sus­pen­sión el co­les­te­rol en la san­gre, im­pi­dien­do que se de­po­si­te en las pa­re­des ar­te­ria­les; con­tri­bu­ye tam­bién de for­ma im­por­tan­te al me­ta­bo­lis­mo de las gra­sas y tam­bién in­ter­vie­ne en los pro­ce­sos del sis­te­ma ner­vio­so. La le­ci­ti­na me­jo­ra el ren­di­mien­to fí­si­co, ya que per­mi­te ob­te­ner ener­gía de las gra­sas, y tam­bién el in­te­lec­tual, al ser

ne­ce­sa­ria pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so.

To­mar le­ci­ti­na ayu­da a me­jo­rar la pro­duc­ción pro­pia de la úni­ca le­ci­ti­na que pue­de apro­ve­char el or­ga­nis­mo, que es la que se pro­du­ce en el pro­pio hígado.

Pue­de en­con­trar­se gra­nu­la­da (pa­ra aña­dir a so­pas, en­sa­la­das, ce­rea­les, etc.) y en per­las. Es una sus­tan­cia na­tu­ral, sin ex­ci­pien­tes quí­mi­cos, con mu­chos mi­cro­nu­trien­tes y con efec­tos po­si­ti­vos. Que pue­da ayu­dar a adel­ga­zar ya se­ría de­cir mu­cho.

■ Vi­na­gre de si­dra (de man­za­na). El vi­na­gre de si­dra es uno de los te­so­ros pa­ra la sa­lud me­nos co­no­ci­dos. An­te to­do es un gran be­ne­fac­tor de la flo­ra in­tes­ti­nal, que ayu­da a re­ge­ne­rar, jun­to a sus co­no­ci­das pro­pie­da­des diu­ré­ti­cas, la­xan­tes y de­pu­ra­ti­vas. Es ri­co en mi­ne­ra­les y oli­go­ele­men­tos. To­ma­do an­tes de las co­mi­das sue­le pro­du­cir un efec­to sa­cian­te, y se di­ce que con­tri­bu­ye en el me­ta­bo­lis­mo de las gra­sas.

Se re­co­mien­da to­mar un va­so de agua con una cu­cha­ra­da di­suel­ta an­tes de ca­da co­mi­da, pe­ro si os re­sul­ta des­agra­da­ble, en­ton­ces bastará con ali­ñar al­gu­nos pla­tos con vi­na­gre de man­za­na (co­mo las en­sa­la­das, si os gus­tan con vi­na­gre). El vi­na­gre de si­dra es fá­cil de en­con­trar en las tien­das.

Ali­ñar una en­sa­la­da con acei­te de oli­va y vi­na­gre de man­za­na es mu­cho más sa­lu­da­ble que ha­cer­lo cual­quier sal­sa con­ven­cio­nal.

■ Aloe ve­ra. Pro­ce­den­te de Áfri­ca, el áloe ve­ra (Aloe ve­ra bar­ba­den­sis) ha en­rai­za­do en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca y es fá­cil en­con­trar to­dos los de­ri­va­dos de la plan­ta. In­clu­so en zu­mo (mez­cla­do con zu­mo de fru­tas) es una de­li­cia y una ben­di­ción pa­ra to­do lo re­fe­ren­te a di­ges­tio­nes (en uso in­terno) y pro­ble­mas de la piel (en uso ex­terno); es ideal en ca­so de que­ma­du­ras so­la­res y pi­ca­du­ras de mos­qui­tos.

Me­jo­ra la di­ges­tión de las pro­teí­nas, la ab­sor­ción de nu­trien­tes, fa­ci­li­ta el trán­si­to in­tes­ti­nal y re­equi­li­bra la flo­ra in­tes­ti­nal. Se pue­de en­con­trar en for­ma de gel, zu­mo, com­pri­mi­dos o cáp­su­las, y se pue­den to­mar en­tre 4 y 6 cu­cha­ra­das de zu­mo al día.

Te­ne­mos el tes­ti­mo­nio de una pa­re­ja via­je­ra en un cru­ce­ro por el Ni­lo en el que prác­ti­ca­men­te to­do el pa­sa­je en­fer­mó de gas­tro­en­te­ri­tis ex­cep­to ellos; ha­bían to­ma­do una cáp­su­la de áloe ve­ra an­tes de ca­da co­mi­da…

■ L-car­ni­ti­na. Fue des­cu­bier­ta en 1905, pe­ro has­ta me­dia­dos de la dé­ca­da de 1950 no se de­mos­tró que su pa­pel prin­ci­pal rol es ace­le­rar el pro­ce­so de oxi­da­ción de áci­dos gra­sos y la pro­duc­ción pos­te­rior de ener­gía. El dé­fi­cit de L-car­ni­ti­na pro­du­ce una re­duc­ción sus­tan­cial de la pro­duc­ción de ener­gía y al au­men­to de ma­sa del te­ji­do adi­po­so.

La en­con­tra­re­mos en for­ma de su­ple­men­to die­té­ti­co (re­sul­ta un tan­to ca­ro) y ac­túa re­du­cien­do ni­ve­les de tri­gli­cé­ri­dos y co­les­te­rol en la san­gre. In­ter­vie­ne en el trans­por­te de áci­dos gra­sos ha­cia el in­te­rior de las cé­lu­las y au­men­ta la velocidad del pro­ce­so de ge­ne­ra­ción de ener­gía que se lle­va a ca­bo en el hígado a par­tir de gra­sas.

■ Coen­zi­ma Q10. Se di­ce, de for­ma in­for­mal, que la coen­zi­ma Q10 ac­túa co­mo la “chis­pa” que en­cien­de la “má­qui­na” de que­mar gra­sa en el múscu­lo. Hoy la en­con­tra­mos por to­das par­tes, so­la o co­mo in­gre­dien­te de su­ple­men­tos die­té­ti­cos de to­do ti­po. Ima­gi­na que tie­nes más de 40 años y en un día que has de ca­mi­nar bas­tan­te, una vi­si­ta a una feria, o un re­co­rri­do tu­rís­ti­co por una gran ciu­dad y sus mu­seos… To­mas una cáp­su­la y no­ta­rás su­til­men­te que el can­san­cio es real­men­te mu­cho me­nor.

La Q10 es esen­cial pa­ra la pro­duc­ción de ener­gía en el cuer­po, ayu­da a ob­te­ner es­ta ne­ce­si­dad de ener­gía es­ti­mu­lan­do el mi­to­con­drio, las di­mi­nu­tas fuen­tes de ener­gía en­tre las cé­lu­las que pro­du­cen ade­no­sin­tri­fos­fa­to (ATP), el com­bus­ti­ble que lo ha­ce fun­cio­nar. Pues­to que la Q10 fa­ci­li­ta la pro­duc­ción de ener­gía, pue­de ayu­dar, aun­que sea de for­ma in­di­rec­ta, a que­mar ca­lo­rías que nor­mal­men­te se con­ver­ti­rían en gra­sas. Es tam­bién un su­ple­men­to sano pa­ra el co­ra­zón. Se usa tam­bién co­mo tra­ta­mien­to de la gin­gi­vi­tis y tras­tor­nos pe­rio­don­ta­les.

La coen­zi­ma Q10 se des­tru­ye par­cial­men­te al freír las ver­du­ras y los hue­vos, pe­ro su con­te­ni­do no se al­te­ra con el her­vi­do. Es li­po­so­lu­ble y se ab­sor­be me­jor cuan­do se in­gie­re en una co­mi­da con gra­sas. La po­de­mos en­con­trar en las car­nes (co­ra­zón de res), aves y pes­ca­do.; Por eso la pro­duc­ción de sín­te­sis de es­ta coen­zi­ma, prin­ci­pal­men­te en Ja­pón, ha si­do una ben­di­ción pa­ra los ve­ge­ta­ria­nos de cier­ta edad que a ve­ces ne­ce­si­tan un “plus” de ener­gía de for­ma rá­pi­da, ya que se pue­de en­con­trar, pe­ro en mu­cha me­nos can­ti­dad, en el acei­te de so­ja y los fru­tos se­cos. Las fru­tas, ver­du­ras y lác­teos con­tie­nen coen­zi­ma Q10 de for­ma mo­de­ra­da. Pe­ro la con­cen­tra­ción más al­ta de Q10 es­tá en… el co­ra­zón hu­mano. Más que un “que­ma­gra­sas”, va­le la pe­na va­lo­rar­la co­mo un ex­ce­len­te su­ple­men­to “an­ti­aging”, ya que a par­tir de cier­ta edad, el or­ga­nis­mo re­du­ce su pro­duc­ción de for­ma drás­ti­ca.

To­mar un su­ple­men­to de Q10 no da to­ne­la­das de ener­gía, pe­ro con­tri­bu­ye a man­te­ner un buen tono al prac­ti­car ejer­ci­cio, lar­gas ca­mi­na­tas, etc. y a par-

tir de los 40 años apro­xi­ma­da­men­te va­le la pe­na to­mar­la.

■ Es­pi­ru­li­na. Es un al­ga con al­to con­te­ni­do en pro­teí­na (contiene to­dos los ami­noá­ci­dos esen­cia­les, una gran can­ti­dad y con­cen­tra­ción de mi­ne­ra­les asi­mi­la­bles por el cuer­po, ca­si to­das las vi­ta­mi­nas del gru­po B y vi­ta­mi­na E. Se la con­si­de­ra co­mo uno de los ali­men­tos más com­ple­tos, y se es­tá es­tu­dian­do la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar­la pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas de nu­tri­ción en el ter­cer mun­do. Po­see un sua­ve efec­to sa­cian­te, for­ti­fi­ca las uñas y el pe­lo y ayu­da a me­ta­bo­li­zar los ali­men­tos, ob­te­nien­do más ener­gía de ellos.

MU­CHOS MÁS

Jun­to a es­tos “que­ma­gra­sas” más co­no­ci­dos, nos en­con­tra­mos con otros mu­chos pro­duc­tos, al­gu­nos de ellos ori­gi­nal­men­te pen­sa­dos co­mo su­ple­men­to die­té­ti­co pa­ra de­por­tis­tas: el chi­to­sán, ela­bo­ra­do a par­tir de exoes­que­le­to de can­gre­jos y otros crus­tá­ceos; el pi­co­li­na­to de cromo, un mi­ne­ral que es­ti­mu­la el me­ta­bo­lis­mo de la glu­co­sa; los áci­dos gra­sos esen­cia­les que po­de­mos en­con­trar en las cáp­su­las de los acei­tes de bo­rra­ja y de se­mi­llas de lino; el áci­do li­no­lei­co con­ju­ga­do (CLA), que po­de­mos en­con­trar en el acei­te de so­ja, de se­mi­llas de ca­la­ba­za y de prí­mu­la; la gy­mne­ma sil­ves­tre, plan­ta tra­di­cio- nal ayur­vé­di­ca con el don de amar­gar los dul­ces (y por tan­to, a evi­tar­los); o la gar­ci­nia ( Gar­ci­nia cam­bo­gia), que qui­ta el ham­bre di­rec­ta­men­te.

QUE­MA­DO­RES DE GRA­SA Y EJER­CI­CIO FÍ­SI­CO

Si a par­tir de aho­ra us­ted si­gue las re­glas de los que­ma­do­res de gra­sa, es­ta­rá ofre­cien­do a su cuer­po una bue­na opor­tu­ni­dad de eli­mi­nar gra­sa de for­ma du­ra­de­ra. No obs­tan­te, co­mo ocu­rre con el res­to de las die­tas, cam­bian­do la ali­men­ta­ción no es­tá to­do he­cho.

Pa­ra adel­ga­zar y man­te­ner­se en su pe­so desea­do de­be­rá ha­cer ejer­ci­cio fí­si­co. De lo con­tra­rio, eli­mi­na­rá ma­sa mus­cu­lar, y hay que te­ner en cuen­ta que en los múscu­los hay que­ma­do­res de gra­sa. Tam­bién ten­drá que ofre­cer­le a su cuer­po un equi­li­brio de des­can­so y ac­ti­vi­dad, y eso de for­ma re­gu­lar.

MO­VER EL CUER­PO

Pri­me­ro, la bue­na no­ti­cia: pa­ra adel­ga­zar no ten­drá que de­jar­se la piel en el gim­na­sio. Pe­ro, por su­pues­to, sí de­be­rá ha­cer un po­co de ejer­ci­cio y pa­sár­se­lo bien ha­cién­do­lo. Así es co­mo fun­cio­na: cuan­do el cuer­po ha­ce un es­fuer­zo du­ro, por ejem­plo, du­ran­te un par­ti­do de te­nis, una ca­rre­ra o le­van­tan­do pe­sas, se es­fuer­za y em­pie­za a su­dar, pe­ro los mi­che­li­nes se que­dan tan cam­pan­tes. Y es que, cuan­do se ha­ce de­ma­sia- do es­fuer­zo, el cuer­po ne­ce­si­ta oxí­geno y ob­tie­ne la ener­gía de los hi­dra­tos de car­bono y no de la gra­sa.

¿Y cuál es la ma­la no­ti­cia? No hay nin­gu­na, a me­nos que a us­ted no ha­ya quien lo le­van­te del so­fá y le pa­rez­ca can­sa­do in­clu­so ir a la co­ci­na a sa­car al­go del fri­go­rí­fi­co.

¿Que no ha lle­ga­do aún a ese ex­tre­mo? En­ton­ces unos 30 mi­nu­tos de ejer­ci­cio fí­si­co dia­rio no le su­pon­drán nin­gún pro­ble­ma. No tie­ne por qué ser im­pe­ra­ti­va­men­te de­por­te: su­bir es­ca­le­ras o rea­li­zar tra­ba­jos do­més­ti­cos o en el jar­dín son ac­ti­vi­da­des que tam­bién sir­ven pa­ra per­der esos ki­los de más. Y pro­cu­re no can­sar­se de­ma­sia­do, por­que pa­ra que­mar gra­sa hay que man­te­ner­se por de­ba­jo del pul­so de en­tre­na­mien­to; de es­ta for­ma, tam­bién ba­ja el ni­vel de in­su­li­na. Los de­por­tes ade­cua­dos pa­ra lo­grar­lo sin es­fuer­zo son, por ejem­plo, ca­mi­nar, co­rrer, mon­tar en bi­ci­cle­ta o pa­ti­nar.

MU­CHO DES­CAN­SO Y PO­CO ES­TRÉS

Un día bien or­ga­ni­za­do es tam­bién muy be­ne­fi­cio­so pa­ra la lí­nea. Es­to no quie­re de­cir que ha­ya que pla­near­lo to­do al mi­lí­me­tro, pe­ro sí que de­be pro­cu­rar dor­mir su­fi­cien­te pa­ra que la hor­mo­na del cre­ci­mien­to pue­da ha­cer bien su ta­rea re­duc­to­ra de gra­sa. Y pro­cu­re no es­tre­sar­se; va­ya por la vi­da con más cal­ma y tran­qui­li­dad. A lar­go pla­zo, el es­trés en­gor­da, ya que crea el de­seo y la ape­ten­cia de co­mer go­lo­si­nas.

CO­MI­DAS RE­GU­LA­RES. CO­MEN­ZAR… ¡AHO­RA!

No lle­gue al ex­tre­mo de de­jar que le en­tre un ata­que de ham­bre y arra­sar con to­do lo me­nos sano que en­cuen­tre en la co­ci­na. Co­ma re­gu­lar­men­te de tres a cin­co ve­ces al día, y no pien­se que co­mer más ve­ces le en­gor­da­rá. En reali­dad, su­ce­de lo con­tra­rio: man­te­nien­do es­ta­ble el ni­vel de glu­co­sa en la san­gre no se co­rre el ries­go de que el ni­vel de in­su­li­na suba de­ma­sia­do y se acu­mu­len ki­los en las ca­de­ras.

¿Que le ha en­tra­do ham­bre de re­pen­te? ¡Es­tu­pen­do!, por­que en las si­guien­tes pá­gi­nas en­con­tra­rá un mon­tón de re­ce­tas va­ria­das que le de­ja­rán sa­tis­fe­cho y en­tre las que pue­de ele­gir de­li­cio­sos pla­tos sin nin­gún ti­po de ma­la con­cien­cia.

Unos 30 mi­nu­tos de ejer­ci­cio fí­si­co dia­rio no le su­pon­drán nin­gún pro­ble­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.