«Ape­ti­tis»: cu­rar el an­sia de co­mer

Integral Extra - - EN PORTADA -

vi­da es un pris­ma: lo que ves de­pen­de de lo que es­tás bus­can­do. Cuan­do te sien­tes bien y tu co­ra­zón es­tá lim­pio, la vi­sión que tie­nes de tu vi­da te ase­gu­ra que to­dos tus sue­ños son po­si­bles. Por el con­tra­rio, cuan­do no te sien­tes bien y tus emo­cio­nes es­tán apa­ga­das te pier­des to­do el men­sa­je de amor. Cuan­do es­tás atra­pa­do por la ten­sión y la fa­ti­ga no pue­des mi­rar de ma­ne­ra po­si­ti­va, y los rit­mos de ali­men­ta­ción au­to­des­truc­ti­vos só­lo nu­blan más los sen­ti­dos, en­tor­pe­cien­do las emo­cio­nes y agra­van­do el es­ta­do del cuer­po.

A pe­sar de que el sen­ti­do co­mún ya nos di­ce que los ma­los há­bi­tos ali­men­ta­rios se con­vier­ten en rit­mos de ali­men­ta­ción per­ju­di­cia­les, la in­ci­den­cia de co­mi­lo­nas oxi­dan­tes só­lo ha he­cho que au­men­tar con los ele­va­dos ni­ve­les de es­trés de la vi­da mo­der­na. Por ejem­plo, a pe­sar de que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de­di­can más aten­ción que nun­ca a la nu­tri­ción y a la for­ma fí­si­ca, el por­cen­ta­je de obe­sos ha al­can­za­do ci­fras ré­cord.

Una mi­ra­da aten­ta a tra­vés del pris­ma re­ve­la que una afec­ción co­mún reúne to­dos los rit­mos de ali­men­ta­ción in­co­rrec­tos; a es­ta afec­ción po­de­mos lla­mar­la «ape­ti­tis», tal co­mo ha­ce el mé­di­co na­tu­ris­ta Dr. Bar­net Mel­tzer:

Pri­va­ción emo­cio­nal > Es­trés emo­cio­nal > Ten­sión emo­cio­nal > Mal hu­mor > Ten­sión emo­cio­nal > Bus­ca de un apo­yo > Apetltls > Rit­mos de ali­men­ta­ción

¿«APE­TI­TO» O «HAM­BRE»?

Del mis­mo mo­do que la amig­da­li­tis es una in­fla­ma­ción de las amíg­da­las y la he­pa­ti­tis una in­fla­ma­ción del hígado, la «ape­ti­tis» se re­fie­re a una in­fla­ma­ción del ape­ti­to. Dis­tin­ga­mos con cla­ri­dad en­tre ham­bre y ape­ti­to. El «ape­ti­to» es el de­seo de co­mi­da; es el ham­bre emo­cio­nal.

El «ham­bre» es la ne­ce­si­dad fí­si­ca de co­mi­da. Cuan­do se han re­du­ci­do las re­ser­vas de car­bu­ran­te, el es­ta­do fi­sio­ló­gi­co re­sul­tan­te es el ham­bre, y es­te me­ca­nis­mo mo­ti­va­do nos ani­ma a in­ge­rir ali­men­tos pa­ra evi­tar mo­rir. El es­tó­ma­go gru­ñe pa­ra ex­pre­sar su preo­cu­pa­ción, y si el ham­bre es pro­lon­ga­da, la fal­ta de co­mi­da lle­va a la malnu­tri­ción. Des­de mi pun­to de vis­ta, el ham­bre se ori­gi­na por una ne­ce­si­dad más fí­si­ca que emo­cio­nal. El ham­bre es un es­ta­do del cuer­po; el ape­ti­to es un es­ta­do de la men­te.

DE­MA­SIA­DO DE AL­GO MA­LO

Mu­chas per­so­nas pa­de­cen de malnu­tri­ción por un con­su­mo ex­ce­si­vo de ali­men­tos equi­vo­ca­dos. Es­ta ten­den­cia dis­fun­cio­nal es con­du­ci­da por el ape­ti­to e in­fluen­cia­da por la vis­ta, el ol­fa­to y el pen­sa­mien­to. Cual­quier co­sa, des­de si­tua­cio­nes so­cia­les o in­si­nua­cio­nes se­xua­les, has­ta el so­ni­do de las ham­bur­gue­sas mien­tras se asan en la bar­ba­coa, pue­de fo­men­tar el ape­ti­to. «Ape­ti­tis» es una afec­ción del tem­pe­ra­men­to en la que las ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les dic­tan la se­lec­ción de ali­men­tos, y el cuer­la po ape­nas pue­de dis­tin­guir por más tiem­po el ham­bre de ver­dad. La fa­ti­ga y los ri­tua­les de las co­mi­das pue­den ser cau­sas sub­ya­cen­tes, pe­ro en la ma­yo­ría de ca­sos de «ape­ti­tis», el cul­pa­ble es el es­trés emo­cio­nal: la pri­va­ción emo­cio­nal lle­va a un des­agra­da­ble es­trés emo­cio­nal, y la ten­sión emo­cio­nal da co­mo re­sul­ta­do el mal hu­mor. Pa­ra ali­viar los sen­ti­mien­tos des­agra­da­bles, los afectados de ape­ti­tis alar­gan la mano en bus­ca de co­mi­da y apa­re­cen unos rit­mos de ali­men­ta­ción dis­fun­cio­na­les.

OCHO RIT­MOS DE ALI­MEN­TA­CIÓN DIS­FUN­CIO­NA­LES

Una «ape­ti­tis» agu­da pue­de con­tro­lar tu vi­da emo­cio­nal: la men­te se ob­se­sio­na con las ga­lle­ti­tas sa­la­das con que­so, una ca­ja de do­nuts o unas cos­ti­llas pa­ra la bar­ba­coa, y es­to do­mi­na tus pen­sa­mien­tos has­ta que res­pon­des a las an­sias.

Las ma­ni­fes­ta­cio­nes de «ape­ti­tis» cró­ni­ca pue­den va­riar; sin em­bar­go, ocho de los rit­mos de ali­men­ta­ción dis­fun­cio­na­les más co­rrien­tes son:

• Co­mer en ex­ce­so.

• Adic­ción a la co­mi­da. • Atra­car­se com­pul­si­va­men­te. • Pi­car y mor­dis­quear. • Ob­se­sión por la co­mi­da. • An­sias.

• Concesiones a úl­ti­ma ho­ra

de la no­che.

• Ma­la se­lec­ción de ali­men­tos.

La «ape­ti­tis» exi­ge un tra­ta­mien­to agre­si­vo, ya que de­bi­do a su na­tu­ra­le­za cí­cli­ca pue­de re­sul­tar di­fí­cil de re­vo­car. Las te­ra­pias naturales, co­mo la des­in­to­xi­ca­ción nu­tri­cio­nal y emo­cio­nal, pue­den re­sul­tar muy be­ne­fi­cio­sas.

Exis­te una cu­ra pa­ra la «ape­ti­tis»: con­sis­te en per­ma­ne­cer en con­tac­to con tu ape­ti­to du­ran­te to­da la vi­da. Cuan­do es­tás co­nec­ta­do con tu es­pí­ri­tu, es­tás de­ma­sia­do ocu­pa­do vi­vien­do lo que su­ce­de en tu in­te­rior y en el ex­te­rior co­mo pa­ra es­tar ob­se­sio­na­do con tu ape­ti­to.

El con­trol del ape­ti­to con los ali­men­tos de má­xi­ma efi­ca­cia que re­co­men­da­mos en la re­vis­ta es el pri­mer pa­so pa­ra una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da y sin pro­ble­mas de obe­si­dad o so­bre­pe­so.

NO TE CONFÍES

Cuan­do pe­sas más de la cuen­ta y es­tás es­tre­sa­do no pue­des fiar­te de lo que crees que es ham­bre. Tal vez pien­ses que tie­nes ham­bre pa­ra un cuar­to tro­zo de piz­za, pe­ro en reali­dad no la tie­nes; ya has co­mi­do. En reali­dad, tal vez ni si­quie­ra te­nías ham­bre pa­ra el pri­mer tro­zo, y ya no di­ga­mos pa­ra los otros tres.

Y el an­sia que sien­tes por esa ba­rra de ca­ra­me­lo tam­bién es muy real: pro­ce­de de tu men­te y de tu es­ta­do de hu­mor, no de tu es­tó­ma­go.

Tal vez pien­ses que te es­tás mu­rien­do de ham­bre, cuan­do pro­ba­ble­men­te te es­tás mu­rien­do de fa­ti­ga, so­le­dad, de­pre­sión o abu­rri­mien­to. Una ta­za ca­lien­te de una in­fu­sión de men­ta ver­de, jun­to con un cam­bio de en­torno fí­si­co o unas cuan­tas pos­tu­ras re­la­jan­tes de yo­ga pue­den so­fo­car mu­chos re­tor­ti­jo­nes de «ape­ti­tis».

GRA­TI­FI­CA­CIÓN EMO­CIO­NAL, «APE­TI­TIS» Y SA­LUD

Las per­so­nas sa­nas y equi­li­bra­das ex­pe­ri­men­tan ham­bre (y ape­ti­to) cons­tan­te­men­te: em­plean mu­cha ener­gía, y re­quie­ren una ali­men­ta­ción de má­xi­ma efi­ca­cia pa­ra man­te­ner su ni­vel de ren­di­mien­to al má­xi­mo. Se ga­nan sus co­mi­das tra­ba­jan­do du­ro y ha­cien­do mu­cho ejer­ci­cio, y cuan­do se en­cuen­tran fren­te a un des­te­llo de «ape­ti­tis» apa­gan el fue­go por­que con­tro­lan su vi­da emo­cio­nal. Con el tiem­po, han lle­ga­do a re­co­no­cer las se­ña­les y los sín­to­mas, y reúnen su au­to­de­ter­mi­na­ción y au­to­dis­ci­pli­na emo­cio­nal pa­ra so­fo­car las lla­mas y ce­ñir­se a las pau­tas. En vez de uti­li­zar la co­mi­da pa­ra ele­var los áni­mos, bus­can otras for­mas más sa­lu­da­bles de gra­ti­fi­ca­ción emo­cio­nal.

Nun­ca pier­das de vis­ta la ver­dad eter­na de que tu sa­lud es la pie­dra an­gu­lar de tu fe­li­ci­dad. Da que pen­sar que pue­das vi­vir un es­ti­lo de vi­da equi­li­bra­do cuan­do pa­re­ce que quie­nes te ro­dean es­tán ba­jo el he­chi­zo del es­trés y del con­su­mis­mo de quie­nes «cons­pi­ran». Al prin­ci­pio, cu­rar la «ape­ti­tis» y es­ta­ble­cer unos rit­mos de ali­men­ta­ción po­si­ti­vos pue­de pa­re­cer que va con­tra los prin­ci­pios de la so­cie­dad, y ser de­ma­sia­do ra­di­cal pue­de pa­re­cer una sa­li­da de las nor­mas de­ses­pe­ra­das y fre­né­ti­cas, pe­ro los be­ne­fi­cios de una nu­tri­ción de má­xi- ma efi­ca­cia muy pron­to com­pen­sa el es­fuer­zo ini­cial de ha­cer de la ali­men­ta­ción in­te­li­gen­te tu nor­ma per­so­nal. Es una sa­bia in­ver­sión.

ES­TI­LO DE VI­DA

¿Qué es me­jor, una vi­da en la que pre­veas los pro­ble­mas o una vi­da en la que los atraes? La elec­ción es evi­den­te, pe­ro si ya has pa­sa­do la fa­se preventiva, no de­ses­pe­res; a me­di­da que va­yas va­rian­do tus há­bi­tos ali­men­ta­rios y, de ese mo­do, va­yas tra­tan­do tus pro­ble­mas, se­rás ca­paz de vol­ver a tra­ba­jar des­de una po­si­ción preventiva.

Sin em­bar­go, por el mo­men­to te­ne­mos que re­pa­rar el da­ño y fre­nar los há­bi­tos pe­li­gro­sos que hay en tu ca­mino. Va­mos a des­glo­sar de­ta­lla­da­men­te los rit­mos de ali­men­ta­ción dis­fun­cio­na­les pa­ra que pue­das pre­pa­rar un plan de ata­que, pe­ro re­cuer­da que cual­quie­ra que sea el rit­mo de ali­men­ta­ción, se va a ca­rac­te­ri­zar por un com­por­ta­mien­to com­pul­si­vo y exa­ge­ra­do, y por eso mis­mo se de­ben tra­tar de for­ma con­duc­tual.

En vez de uti­li­zar la co­mi­da pa­ra ele­var los áni­mos, bus­can otras for­mas más sa­lu­da­bles de gra­ti­fi­ca­ción emo­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.