ELE­GAN­CIA EN ESEN­CIA

Una re­for­ma que res­pe­ta el pai­sa­je, se in­te­gra en él y transforma una tí­pi­ca ca­sa de cam­po en una vi­vien­da con­for­ta­ble y so­fis­ti­ca­da. Es­te re­man­so de paz para las va­ca­cio­nes es un obra de Ramón García Ju­ra­do

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Fo­tos N. Man­so Estilismo Patricia Ke­tel­sen Texto Laura Fort

El arquitecto e in­terio­ris­ta Ramón García Ju­ra­do re­nue­va es­ta vi­vien­da

Ubi­ca­da en el Su­res­te de la is­la de Ma­llor­ca, a po­cos qui­ló­me­tros del mar, vi­si­ble des­de el jar­dín, y en un área ma­yo­ri­ta­ria­men­te agrí­co­la, en la que pre­do­mi­nan los oli­vos, los al­men­dros y las vi­ñas, es­ta fin­ca se convierte en un re­man­so de paz. “Aquí, las ca­sas es­tán le­jos unas de otras; ade­más se in­ter­ca­lan en bos­ques tí­pi­cos del Me­di­te­rrá­neo, con­vir­tién­do­se en par­te del pai­sa­je”, ase­gu­ra Ramón García Ju­ra­do, arquitecto e in­terio­ris­ta ar­tí­fi­ce de es­te pro­yec­to. Es­to fue pre­ci­sa­men­te lo que enamo­ró a sus pro­pie­ta­rios. Así pues, se re­for­mó en su to­ta­li­dad, aun­que se hi­zo de for­ma dis­cre­ta para que no per­die­ra su ca­rác­ter rús­ti­co y pre­va­le­cie­ra su sen­ci­lla ele­gan­cia. So­lo se usó un ma­te­rial rompe­dor: el sue­lo del sa­lón co­me­dor y los dor­mi­to­rios, de re­si­na con­ti­nua, en con­tras­te con el res­to, que son de can­tos ro­da­dos.

La ca­sa fue con­ce­bi­da con ca­ri­ño y mi­mo. En sus con­ver­sa­cio­nes so­bre el ti­po de ca­sa que de­sea­ban para sus va­ca­cio­nes, que­dó cla­ro que ha­bía que po­ten­ciar el con­cep­to de es­pa­cio re­la­ja­do para es­tar en pa­reo to­do el día y que fue­ra lo más in­for­mal po­si­ble, pe­ro man­te­nien­do un buen ni­vel de con­fort y so­fis­ti­ca­ción. “Ele­gí obras de artistas jó­ve­nes, un mo­bi­lia­rio ecléc­ti­co y con ca­rác­ter, que va des­de las si­llas Luis XIII del co­me­dor pa­san­do por un mue­ble ho­lan­dés del si­glo

XVIII, has­ta los ti­bo­res y las grandes es­cul­tu­ras afri­ca­nas, mez­cla­dos con ce­rá­mi­cas mo­der­nas y co­ra­les, que aña­den to­ques de co­lor vi­bran­tes y enér­gi­cos”, ase­gu­ra García Ju­ra­do. Es­ta com­bi­na­ción, y los ob­je­tos con los so­brios y mo­der­nos so­fás ta­pi­za­dos en al­go­dón blan­co, con­si­gue una mez­cla ines­pe­ra­da y re­fres­can­te. To­do el con­jun­to y el fan­tás­ti­co jar­dín de es­pe­cies mediterráneas con­vier­ten es­ta fin­ca en un en­torno per­fec­to para unas va­ca­cio­nes de ensueño.

Co­me­dor. Mesa de no­gal, si­llas Luis XVIII y lám­pa­ra ta­lla­da en for­ma de as­tas; en Man­da­lay. Cen­tros de mesa y co­ra­les de An­mo­der. Co­pas de Vis­ta Ale­gre. Es­pe­jos en­mar­ca­dos en ma­de­ra po­li­cro­ma­da.

Sa­lón ex­te­rior, con vis­tas al jar­dín y la zona de oli­vos. So­fás y bu­ta­cas tren­za­dos de la co­lec­ción Synt­he­sis, de Uno­più. So­bre la mesa, ja­rro­nes de An­mo­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.