PRI­VI­LE­GIA­DA ATALAYA

La de­co­ra­do­ra bar­ce­lo­ne­sa Es­tre­lla Sa­liet­ti fir­ma un ho­me­na­je al re­la­ja­do es­ti­lo ibi­cen­co po­nien­do al día una ca­sa cá­li­da y de dis­tin­gui­da sim­pli­ci­dad con fan­tás­ti­cas vis­tas so­bre el Me­di­te­rrá­neo

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Fo­tos N. Man­so Estilismo Ga­bi Con­de Texto An­drés Ru­bín de Ce­lis

Un ho­me­na­je al re­la­ja­do es­ti­lo ibi­cen­co. Por Es­tre­lla Sa­liet­ti

Ibi­za no fue des­cu­bier­ta –ni mu­cho me­nos in­ven­ta­da– por hip­pies y mís­ti­cos New Age, co­mo tam­po­co es pre­emi­nen­te­men­te noc­tur­na, aun­que sus no­ches, tan cor­tas co­mo in­ten­sas en ve­rano, sean con jus­ti­cia cé­le­bres. La luz de la is­la ba­lear, que convierte en oro sus en­ca­la­das pa­re­des, cons­ti­tu­ye la jo­ya prin­ci­pal de un te­so­ro na­tu­ral que atra­jo, ya en los años vein­te del pa­sa­do si­glo, a una avan­za­di­lla de via­je­ros ex­qui­si­tos, es­cri­to­res y artistas in­ter­na­cio­na­les. El fi­ló­so­fo ale­mán Wal­ter Ben­ja­min, enamo­ra­do de la mayor de las Pitiusas, que tu­vo una im­por­tan­te influencia en su vi­da y su obra, la des­cri­bió co­mo “el pai­sa­je más vir­gen que he en­con­tra­do”. Y a pe­sar del im­pac­to del tu­ris­mo, su inal­te­ra­da be­lle­za me­di­te­rrá­nea no ha de­ja­do de em­be­le­sar a nue­vos vi­si­tan­tes y po­bla­do­res. Co­mo los due­ños de la ca­sa que nos ocu­pa, una pa­re­ja asi­dua a Ibi­za que, a la pri­me­ra opor­tu­ni­dad, de­ci­dió com­prar una par­ce­la de pa­raí­so en una de las pri­vi­le­gia­das la­de­ras del sur de la mis­ma.

“Co­noz­co bien a los due­ños, con los que he tra­ba­ja­do en va­rias oca­sio­nes. En su día les hi­ce una ca­sa en Bar­ce­lo­na –re­cuer­da la de­co­ra­do­ra ca­ta­la­na

Es­tre­lla Sa­liet­ti–. Ha­bían com­pra­do una ca­sa tí­pi­ca ibi­cen­ca y que­rían re­no­var­la totalmente”. Se tra­ta­ba de una construcción de an­ces­tral sen­ci­llez pa­ye­sa –ma­te­ria­les au­tóc­to­nos co­mo piedra, ma­de­ra de pino y es­tu­co a la cal, cu­bier­tas pla­nas y falta de ar­ti­fi­cios– dis­tin­gui­da por unas so­ber­bias vis­tas al mar, que Sa­liet­ti de­ci­dió po­ten­ciar “abrien­do sa­lón y co­me­dor al ex­te­rior y uti­li­zan­do mic­roceme­nto azul en los sue­los para acer­car vi­sual­men­te la ca­sa a ese ho­ri­zon­te acuá­ti­co”. Las guías de la re­for­ma fue­ron má­xi­mas fun­cio­na­li­dad y co­mo­di­dad, una cam­pe­cha­na ar­mo­nía y un to­que de­co­ra­ti­vo fres­co y des­pre­jui­cia­do. Para es­ta última la­bor, con­tó con la co­la­bo­ra­ción de la pro­pie­ta­ria, “una mu­jer arries­ga­da y con mu­cho gus­to, que via­ja y com­pra mue­bles y an­ti­güe­da­des con un cri­te­rio im­pe­ca­ble”. Así, el re­sul­ta­do per­se­gui­do, “que fue­ra muy Ibi­za, pe­ro a la vez mo­der­na y so­fis­ti­ca­da”, no po­día sino al­can­zar­se.•

“Tra­ba­jo co­mo en la al­ta cos­tu­ra: al de­ta­lle, pro­ban­do com­bi­na­cio­nes de luz, co­lo­res, piezas, etc.” Es­tre­lla Sa­liet­ti, de­co­ra­do­ra

Ca­za­te­so­ros. La pro­pie­ta­ria de la vi­vien­da ras­trea te­so­ros, co­mo su co­lec­ción de can­de­la­bros y fa­na­les

de cris­tal, a lo lar­go y an­cho del glo­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.