CO­NEC­TA­DA AL PAI­SA­JE

La ma­de­ra y el ace­ro inoxi­da­ble son los ma­te­ria­les es­tre­lla de es­ta co­ci­na que se pro­lon­ga más allá de sus lí­mi­tes fí­si­cos, es­ta­ble­cien­do una co­ne­xión di­rec­ta con el jar­dín ex­te­rior y be­ne­fi­cián­do­se a tra­vés de sus am­plias cris­ta­le­ras de una gran entrada

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Fo­tos Jor­di Mi­ra­lles Texto Adriana Sal­va­dor

Ma­de­ra y ace­ro para una co­ci­na con vis­tas

Es­pa­cio­sa, aco­ge­do­ra, có­mo­da y lu­mi­no­sa. Así es es­ta co­ci­na, un es­pa­cio per­fec­ta­men­te de­li­mi­ta­do que se abre por com­ple­to al res­to de zo­nas de día de la vi­vien­da. Cá­li­da y con un mar­ca­do ca­rác­ter in­dus­trial, la es­tan­cia se en­cuen­tra si­tua­da en la plan­ta ba­ja de una ca­sa uni­fa­mi­liar es­truc­tu­ra­da en cua­tro ni­ve­les y ubi­ca­da en la lo­ca­li­dad cos­te­ra de Ta­ma­riu (Gi­ro­na). Se tra­ta de un pro­yec­to que lle­va la fir­ma del equi­po de Oc­ta­vio Mes­tre Ar­qui­tec­tos.

Las ge­ne­ro­sas di­men­sio­nes de la co­ci­na fa­vo­re­cie­ron una dis­tri­bu­ción del es­pa­cio con is­la cen­tral, lo que al mis­mo tiem­po acor­ta de for­ma no­ta­ble los re­co­rri­dos. El res­to del am­bien­te lo ocu­pa una ban­ca­da in­fe­rior y un am­plio fren­te de mó­du­los de al­ma­ce­na­je, en el que tam­bién tie­nen ca­bi­da al­gu­nos de los prin­ci­pa­les elec­tro­do­més­ti­cos. A me­dio ca­mino en­tre una co­ci­na do­més­ti­ca y una de ca­rác­ter pro­fe­sio­nal, la ma­de­ra y el ace­ro inoxi­da­ble son los ma­te­ria­les es­tre­lla, si bien la cer­ca­nía con el jar­dín con­ti­guo y la abun­dan­cia de ven­ta­na­les favorecen que el ver­dor ex­te­rior y la lua na­tu­ral sean otros ele­men­tos des­ta­ca­dos de la es­tan­cia. Con grandes ti­ra­do­res que sub­ra­yan las di­men­sio­nes de los mue­bles que la in­te­gran, to­do el mo­bi­lia­rio es de Santos.

Con­ver­ti­da pues en el eje ver­te­bra­dor del es­pa­cio, la is­la mar­ca la tran­si­ción en­tre la co­ci­na pro­pia­men­te di­cha y el co­me­dor, con ca­pa­ci­dad para unos 8-10 co­men­sa­les. Con mu­cho es­pa­cio para guar­dar, es­te ele­men­to cen­tral al­ber­ga asi­mis­mo la zona de coc­ción, en la que des­ta­ca la po­ten­te cam­pa­na ex­trac­to­ra de su­per­fi­cie, un ele­men­to que evi­ta que na­da pue­da obs­ta­cu­li­zar la vi­sión en­tre las dis­tin­tas áreas. Tam­bién al­ber­ga una de las dos zo­nas de aguas de la es­tan­cia, com­pues­ta por un fre­ga­de­ro de un so­lo seno y un vis­to­so mez­cla­dor mo­no­man­do, al tiem­po que cuen­ta con mu­cho es­pa­cio li­bre para ma­ni­pu­lar los ali­men­tos.

En de­fi­ni­ti­va, una co­ci­na de mar­ca­do sa­bor prác­ti­co, en la que nin­gún ele­men­to se ha de­ja­do al azar. Es el ca­so, por ejem­plo, del con­te­ne­dor para los re­si­duos ubi­ca­do en la su­per­fi­cie de tra­ba­jo de la is­la, o del ar­ma­rio con fren­te de per­sia­na que al­ber­ga en su in­te­rior los pe­que­ños elec­tro­do­més­ti­cos. Sin du­da un am­bien­te de gran per­so­na­li­dad que com­bi­na con acier­to la ver­tien­te es­té­ti­ca y el es­pí­ri­tu fun­cio­nal.

“al abrir­la al sa­lón co­me­dor, la co­ci­na se convierte en un lu­gar de reunión fa­mi­liar. por eso es im­por­tan­te que re­sul­te tan fun­cio­nal co­mo có­mo­da”

Equi­po de Oc­ta­vio Mes­tre Ar­qui­tec­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.