La en­tRe­vIs­ta

HA FIR­MA­DO SILLAS Y LÁM­PA­RAS, FRAS­COS DE PER­FU­ME, VAJILLAS, ME­SAS, MU­CHOS SO­FÁS, IDEN­TI­DA­DES COR­PO­RA­TI­VAS Y UN ES­TA­DIO DE FÚT­BOL, ‘GADGETS HI-TECH’, UN CO­CHE ECO­LÓ­GI­CO E IN­CLU­SO UN SUB­MA­RINO. HA­BLA­MOS CON UNO DE LOS DI­SE­ÑA­DO­RES MÁS RES­PE­TA­DOS –Y PRO­LÍ­FI­CO

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Rea­li­za­ción An­drés Rubín de Ce­lis

Con Jean-Ma­rie Mas­saud, uno de los di­se­ña­do­res más pro­lí­fi­cos y res­pe­ta­dos del mun­do

Pue­de que el eco no am­pli­fi­que su ape­lli­do en el pan­teón del di­se­ño mun­dial, pe­ro, de­jan­do de la­do un cu­rrí­cu­lum real­men­te im­pre­sio­nan­te, tie­ne a su fa­vor un ta­len­to tan ge­nuino co­mo po­li­va­len­te, el or­gu­llo que na­ce del (buen) ofi­cio y ser el úni­co due­ño de su des­tino. Y eso a pe­sar de una ti­mi­dez con­fe­sa­da y atre­vi­da. Char­lan­do es ca­si tan bueno co­mo pro­yec­tan­do, y tie­ne las co­sas igual de cla­ras. Ten­go en­ten­di­do que, de pe­que­ño, us­ted que­ría ser in­ven­tor, ¿por qué? No lo sé exac­ta­men­te, ima­gino que por las mis­mas ra­zo­nes que otros ni­ños sue­ñan con ser as­tro­nau­ta, bom­be­ro o po­li­cía. Es­ta­ba fas­ci­na­do con las en­ci­clo­pe­dias y con la gen­te que in­ven­ta­ba co­sas. Y, así, tras el Ba­chi­lle­ra­to, en­tré en una es­cue­la de pre­pa­ra­ción pa­ra fu­tu­ros in­ge­nie­ros ae­ro­náu­ti­cos en Tou­lou­se. El tra­ba­jo con es­truc­tu­ras, re­sis­ten­cias y de­más no me re­sul­tó de­ma­sia­do in­tere­san­te, la ver­dad, pe­ro me pu­so en el ca­mino del di­se­ño y aca­bé mu­dán­do­me a Pa­rís pa­ra es­tu­diar di­se­ño in­dus­trial en la ENSCI-Les Ate­liers. Cu­rio­sa­men­te, na­da más sa­lir de la es­cue­la pro­yec­té un sub­ma­rino pa­ra Ya­maha Offs­ho­re, pe­ro he he­cho de to­do en es­tos 25 años… Y, des­de esa pers­pec­ti­va pri­vi­le­gia­da, ¿qué sig­ni­fi­ca en ver­dad ser di­se­ña­dor? Pa­ra la ma­yo­ría, el con­cep­to “di­se­ño” es­tá aso­cia­do a la idea de be­lle­za; pa­ra mí, “di­se­ño” sig­ni­fi­ca me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de la gen­te, sea en el te­rreno que sea. Co­mo hi­zo

Ste­ve Jobs, que me pa­re­ce un ex­ce­len­te ejem­plo. Voi­là! Tie­ne to­dos los pre­mios im­por­tan­tes –el Com­pas­so d’Oro, el Red Dot y mu­chos otros– y ha tra­ba­ja­do con com­pa­ñías del pres­ti­gio de Cas­si­na, Po­li­form o Axor, pe­ro nun­ca se ha de­ja­do atraer por el imán de la fa­ma… Siem­pre he si­do muy tí­mi­do, lo que me ha ale­ja­do de la cô­té me­diá­ti­ca de la pro­fe­sión, del show. En 2010 de­ci­dí de­jar la ar­qui­tec­tu­ra, so­bre to­do por el rit­mo de vi­da que exi­gía: un día en To­kio, al si­guien­te en Mé­xi­co D.F. y de allí a Nue­va York. Po­co des­pués de­ci­dí tam­bién re­du­cir mis co­la­bo­ra­cio­nes a unas po­cas com­pa­ñías con las que exis­ten unas si­ner­gias ver­da­de­ra­men­te fuer­tes, co­mo Cap­pe­lli­ni o De­don, y no acep­tar pro­yec­tos que no me plan­tea­sen au­tén­ti­cos re­tos,

co­mo el co­che eco­ló­gi­co Me.We pa­ra To­yo­ta. Sam­sung, por ejem­plo, me pro­pu­so ser el di­rec­tor crea­ti­vo de to­das sus di­vi­sio­nes, y re­cha­cé la ofer­ta. Ten­go la suer­te de que los ro­yal­ties de mis di­se­ños me lo per­mi­ten. Aho­ra vi­vo en Saint-Paul-deVen­ce, en la Pro­ven­za, y voy a Pa­rís pa­ra tra­ba­jar en mi es­tu­dio tres días a la se­ma­na, nun­ca más. Pre­fie­ro una vi­da equi­li­bra­da a los clien­tes in­ter­na­cio­na­les y las vuel­tas al mun­do, que re­fuer­zan el ego, pe­ro no le ha­cen a uno me­jor di­se­ña­dor. Su tra­ba­jo tie­ne una in­ne­ga­ble di­men­sión so­cial. ¿Cuál es, o de­be­ría ser, el com­pro­mi­so del di­se­ño con la so­cie­dad? Pa­ra mí es esen­cial ob­ser­var el con­tex­to en el que uno tra­ba­ja, iden­ti­fi­car los múl­ti­ples desafíos que pro­po­ne –so­cia­les, eco­nó­mi­cos, eco­ló­gi­cos, ur­ba­nís­ti­cos, in­dus­tria­les, etc.– y apor­tar soluciones crea­ti­vas, sim­ples y sin­té­ti­cas a esos pro­ble­mas. Es­ta­mos al ser­vi­cio de la so­cie­dad, de una cier­ta idea de progreso. ¿Qué es lo más sa­tis­fac­to­rio que un crea­dor pue­de ofre­cer­le a la gen­te? Ex­pe­rien­cias de vi­da ac­ce­si­bles. Pre­sen­ta en es­te Sa­lo­ne una nue­va co­lec­ción, Dean, pa­ra De­don, a la que siem­pre es fiel. ¿Qué tie­nen esas po­cas mar­cas con las que si­gue co­la­bo­ran­do? Es im­pres­cin­di­ble pa­ra mí com­par­tir cier­to pun­to de vis­ta, así co­mo una se­rie de va­lo­res, a la ho­ra de em­bar­car­me en una aven­tu­ra crea­ti­va. En el ca­so de De­don, com­par­ti­mos, en pri­mer lu­gar, la fi­lo­so­fía de easy li­fe que hay de­trás de ella, y, por otro la­do, se tra­ta de una co­lec­ción de sillas ins­pi­ra­da en el di­se­ño ae­ro­di­ná­mi­co de los bar­cos de la Co­pa Amé­ri­ca de ve­la, que apues­ta por la in­no­va­ción téc­ni­ca y que nos ha cos­ta­do dos años desa­rro­llar. Re­tos, siem­pre re­tos. Co­la­bo­rar de­be ser una con­ni­ven­cia tan pla­cen­te­ra co­mo pro­duc­ti­va, otra co­sa no me in­tere­sa. ¿Y nun­ca ha pen­sa­do en crear su pro­pia mar­ca? Sí, y, de he­cho, es­ta­mos a pun­to de lan­zar ’M con una co­lec­ción de za­pa­tos que se pre­sen­ta­rá es­te ju­nio en Pit­ti Uo­mo, en Flo­ren­cia. Yo no se­ré siem­pre el cen­tro de aten­ción de la mar­ca, por eso no lle­va mi nom­bre; no soy Phi­lip­pe Starck ni Paul Smith.

Trans­pa­ren­cia. Me­sa de cris­tal de la se­rie Alis­ter, pa­ra Glass Ita­lia.

Bo­tes di­se­ña­dos

pa­ra el per­fu­me de Ca­cha­rel Ne­mo.

¿Y?

Ro­da­do.

Co­che eco­ló­gi­co Me.We, pro­du­ci­do por To­yo­ta.

Di­ri­gi­ble.

El ze­pe­lín Man­ned Cloud, otra mues­tra de su ver­sa­ti­li­dad.

No­ví­si­ma.

Si­lla Dean, edi­ta­da por De­don

y pre­sen­ta­da en es­ta edi­ción de la

fe­ria de Mi­lán.

Re­don­da. Me­sa Il­da, en már­mol y for­ja, pa­ra

Po­li­form.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.