Esen­cia na­tU­RaL

Es­ta es la ca­sa del in­terio­ris­ta Ser­ge Cas­te­lla y su pa­re­ja, Ja­son. Un ho­gar de es­té­ti­ca se­ten­te­ra don­de el co­lor blan­co se con­vier­te en el hi­lo con­duc­tor de una de­co­ra­ción en la que el ar­te y las pie­zas de épo­ca, así co­mo el di­se­ño con­tem­po­rá­neo, son lo

Interiores Ideas y Tendencias - - SUMARIO - Fo­tos N. Man­so Es­ti­lis­mo Patricia Ke­tel­sen Texto Ele­na da Cos­ta

El in­terio­ris­ta y di­se­ña­dor Ser­ge Cas­te­lla nos abre las puer­tas de su mag­ní­fi­ca ca­sa

Los se­ten­ta fue una dé­ca­da pro­di­gio­sa en de­co­ra­ción que no de­jó in­di­fe­ren­te a na­die. De­nos­ta­da por unos y ado­ra­da por otros, pa­re­ce que ha vuel­to y pa­ra que­dar­se en la vi­vien­da que os mos­tra­mos en es­tas pá­gi­nas. Su pro­pie­ta­rio es Ser­ge Cas­te­lla, in­terio­ris­ta y di­se­ña­dor, que la com­pró ha­ce un par de años y la ha ido trans­for­man­do po­co a po­co. Ser­ge y su pa­re­ja, Ja­son, lle­va­ban ya mu­cho tiem­po vi­vien­do en el Em­por­dà (Gi­ro­na), en una ca­sa pre­cio­sa, pe­ro les ape­te­cía un cam­bio, y bus­ca­ron al­go real­men­te es­pe­cial (y na­da tra­di­cio­nal).

Par­tían de la pre­mi­sa de que no que­rían una ma­sía al uso, ya que es­tas sue­len te­ner pro­ble­mas de lu­mi­no­si­dad, se dis­tri­bu­yen en va­rias plan­tas y son ex­ce­si­va­men­te vie­jas. Pre­fe­rían una ca­sa en el cam­po con un buen te­rreno y que re­cor­da­ra a la ar­qui­tec­tu­ra de los años se­ten­ta, al­go difícil de en­con­trar en es­ta zo­na (es más ha­bi­tual en las áreas cos­te­ras, no en el in­te­rior). Pe­ro des­pués de mu­cho bus­car lo lo­gra­ron: die­ron con es­ta fin­ca en Ru­pià (Baix Em­por­dà, Gi­ro­na), de una úni­ca plan­ta, con mu­cha luz y es­pa­cios mo­der­nos. Y gran­des, pa­ra re­ci­bir a los ami­gos, ade­más de unos ex­te­rio­res im­pre­sio­nan­tes pa­ra dis­fru­tar to­do el año. Es­ta­ba en bue­nas con­di­cio­nes y el te­rreno cir­cun­dan­te era es­pec­ta­cu­lar. La vie­ron una sola vez y fue su­fi­cien­te pa­ra enamo­rar­se y com­prar­la. Pe­ro no con­ten­tos con ello, de­ci­die­ron re­for­mar­la re­dis­tri­bu­yen­do el in­te­rior ca­si por com­ple­to, y con­ser­van­do so­lo al­gu­nos ele­men­tos que les gus­ta­ban, co­mo la chi­me­nea de la­dri­llos del sa­lón. “Las obras du­ra­ron unos ocho me­ses pa­ra los in­te­rio­res y un año en los ex­te­rio­res”, co­men­ta Ser­ge.

En cuan­to a la de­co­ra­ción, en el in­te­rior, se apos­tó por el co­lor blan­co co­mo ele­men­to uni­fi­ca­dor de los es­pa­cios. “Que­ría­mos una ca­ja neu­tra don­de to­do fun­cio­na­ra: an­ti­guo, vin­ta­ge y con­tem­po­rá­neo”, ase­gu­ra el in­terio­ris­ta; y con es­ta fi­lo­so­fía pro­yec­tó la es­té­ti­ca de la vi­vien­da: “Me gus­tan los es­pa­cios con per­so­na­li­dad, na­da banales, y ves­tir la ca­sa con ele­men­tos que me ape­tez­ca ver ca­da ma­ña­na cuan­do me le­van­to” y que fun­cio­nen pa­ra los in­vi­ta­dos y pa­ra sus clien­tes, que acu­den a su ca­sa con el fin de dis­fru­tar no so­lo de su com­pa­ñía sino tam­bién de sus pie­zas. Y es que, aun­que Ser­ge tie­ne su pro­pio es­tu­dio, su vi­vien­da, a me­nu­do, fun­cio­na co­mo show­room o lu­gar de reunión pa­ra de­fi­nir sus nue­vos pro­yec­tos y aten­der a sus clien­tes. ¡To­do un lu­jo!

Co­ci­na. Lám­pa­ra de te­cho de Geor­ges Pe­lle­tier (Fran­cia, 1970). Ce­rá­mi­ca de Von Pelt. Sillas de bam­bú es­pa­ño­las (1970).

Mue­bles de co­ci­na di­se­ña­dos por Ser­ge Cas­te­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.