CE­LOS Un sen­ti­mien­to pa­ra to­da la vi­da

La Vanguardia (1ª edición) - - MONOGRÁFICO ESPECIAL - n Gem­ma Martí

Los ce­los son una emo­ción que na­ce en la in­fan­cia y nos acom­pa­ña el res­to de la vi­da. En la ma­yo­ría de ca­sos se su­pe­ran con el tiem­po y con la au­to­no­mía per­so­nal. Pe­ro al­gu­nos se man­tie­nen to­da la vi­da de for­ma cla­ra y evi­den­te. O de ma­ne­ra so­te­rra­da, es­ta­llan­do cuan­do se pro­du­cen si­tua­cio­nes con­flic­ti­vas, es­pe­cial­men­te en el ám­bi­to fa­mi­liar. “Los ce­los son más fre­cuen­tes cuan­do so­mos ni­ños, de­bi­do a nues­tra in­se­gu­ri­dad e in­ma­du­rez. Pro­vie­nen de la ne­ce­si­dad de re­te­ner el amor de los pa­dres (o de la fi­gu­ra de ape­go) co­mo fuen­te in­dis­pen­sa­ble de bie­nes­tar y de vi­da”, ex­pli­ca Mi­reia Na­va­rro, psi­có­lo­ga y di­rec­to­ra de El Teu Es­pai, Cen­tre de Psi­co­lo­gia i Lo­go­pè­dia. “Aun­que for­man par­te de lo que lla­ma­mos emo­cio­nes ne­ga­ti­vas –aña­de–, tie­nen la fun­ción de pro­te­ger­nos de un aban­dono. Nos afe­rra­mos a lo que que­re­mos y pro­cu­ra­mos así nues­tra su­per­vi­ven­cia. En la edad adul­ta los ce­los sue­len ex­pe­ri­men­tar­se en re­la­cio­nes de pa­re­ja y la fun­ción que cum­plen es la de pre­ser­var­la y pro­te­ger­la de po­ten­cia­les in­tro­mi­sio­nes”.

La psi­có­lo­ga y pe­da­go­ga Montse Do­mè­nech ve los ce­los co­mo “al­go nor­mal” y, al igual que Na­va­rro, con­si­de­ra que no siem­pre son ne­ga­ti­vos. “Cuan­do unos pa­dres me di­cen: ‘Nues­tros hi­jos no tie­nen na­da de ce­los’, co­mo pro­fe­sio­nal pien­so que tam­po­co es tan bueno, por­que es­to pue­de sig­ni­fi­car que los her­ma- nos se ig­no­ren; los ce­los sue­len apa­re­cer cuan­do los ni­ños no en­cuen­tran su si­tio den­tro del nú­cleo fa­mi­liar y les ayu­dan a re­afir­mar su iden­ti­dad”, aña­de Do­mè­nech, au­to­ra de di­fe­ren­tes li­bros (el úl­ti­mo La va­cu­na con­tra el mie­do) y cu­yo tra­ba­jo se cen­tra, prin­ci­pal­men­te, en la aten­ción psi­co­pe­da­gó­gi­ca de ni­ños, ado­les­cen­tes y jó­ve­nes con tras­tor­nos es­co­la­res, con­duc­tua­les y emo­cio­na­les. Otro ex­per­to con lar­go re­co­rri­do, el Dr. San­tia­go García-Tor­nel, pe­dia­tra aso­cia­do al hos­pi­tal Sant Joan de Déu, tam­bién re­mar­ca el pa­pel po­si­ti­vo que jue­gan los ce­los: “La com­pe­ten­cia que se es­ta­ble­ce en­tre her­ma­nos, en par­te por ce­los, pue­de fa­vo­re­cer su cre­ci­mien­to per­so­nal pa­ra su­pe­rar si­tua­cio­nes ad­ver­sas en el futuro”.

Cuán­do apa­re­cen

El na­ci­mien­to de un her­mano es la si­tua­ción don­de se ha­ce más evi­den­te el in­cre­men­to de los ce­los, aun­que és­tos tam­bién sur­gen cuan­do, des­pués de una se­pa­ra­ción, el pa­dre o la ma­dre tie­ne una nue­va pa­re­ja. Do­nald Win­ni­cott, célebre pe­dia­tra, psi­quia­tra y psi­coa­na­lis­ta in­glés, afir­mó que, con el na­ci­mien­to de un her­mano pe­que­ño, el ni­ño des­cu­bre el odio. “En los pri­me­ros me­ses, el be­bé no mo­les­ta y es­tá en su cu­na sin ro­bar pro­ta­go­nis­mo al her­mano ma­yor, pe­ro a par­tir del año ya an­da y ne­ce­si­ta mu­cha aten­ción de los pa­dres, to­ca los ju­gue­tes, etc., y es en­ton­ces cuan­do aflo­ran los ce­los por­que se pro­du­cen si­tua­cio­nes don­de es más cla­ro el pe­li­gro po­ten­cial de un po­si­ble aban­dono por par­te de los pa­dres”, ex­pli­ca Na­va­rro.

Có­mo se ma­ni­fies­tan

Los ce­los se ma­ni­fies­tan de for­ma muy variada y, en oca­sio­nes, no son fá­ci­les de in­ter­pre­tar. “Hay ni­ños que se mues­tran

Los ce­los apa­re­cen por igual en ni­ños que en ni­ñas, pe­ro ellos adop­tan con­duc­tas más agre­si­vas y ellas más re­gre­si­vas

J. BAL­MES

re­traí­dos, tris­tes o frus­tra­dos, pe­ro tam­bién los hay que al­te­ran la con­vi­ven­cia con una con­duc­ta agre­si­va (chi­lli­dos, ra­bie­tas, ti­rar ju­gue­tes o rom­per co­sas), o ma­ni­pu­lan­do a las per­so­nas con que­jas o in­te­rrup­cio­nes cons­tan­tes: llo­ros fre­cuen­tes por mo­ti­vos ni­mios, que­jas de for­ma reite­ra­da, cambios de hu­mor o re­cha­zo a ha­cer ac­ti­vi­da­des que ha­cía con nor­ma­li­dad, co­mo co­mer, dor­mir, con­tro­lar los es­fín­te­res o ha­blar. To­do ello tie­ne co­mo jus­ti­fi­ca­ción lla­mar la aten­ción de una ma­ne­ra, a ve­ces, des­afo­ra­da”, ex­pli­ca el Dr. García-Tor­nel.

“Si te­ne­mos un hi­jo ce­lo­so, lo me­jor es no cul­pa­bi­li­zar­lo pa­ra no hun­dir­lo –re­mar­ca la psi­có­lo­ga Montse Do­mè­nech–. De­be­mos po­ten­ciar sus cua­li­daPa­ra

des, des­ta­car sus pun­tos fuer­tes pa­ra que el ni­ño se sien­ta se­gu­ro, y trans­mi­tir­le va­lo­res co­mo la so­li­da­ri­dad, la ge­ne­ro­si­dad, la to­le­ran­cia, etc. Pa­ra ello no son ne­ce­sa­rios gran­des ser­mo­nes; po­de­mos ha­cer­lo a tra­vés del pro­pio ejem­plo, de his­to­rias de otras per­so­nas, de cuen­tos... Es im­por­tan­te mar­car un mo­de­lo con el que los hi­jos se sien­tan con­for­ta­bles”.

la psi­có­lo­ga Mi­reia Na­va­rro, la fór­mu­la má­gi­ca es el tiem­po en ex­clu­si­vi­dad. “Es im­por­tan­te de­di­car a ca­da hi­jo un tiem­po a so­las, por se­pa­ra­do. Así se sen­ti­rá los su­fi­cien­te­men­te es­pe­cial co­mo pa­ra no te­ner tan­tos ce­los por­que es­ta­rá se­gu­ro del amor del pa­dre o la ma­dre. Los ni­ños y jó­ve­nes ne­ce­si­tan nues­tra aten­ción en ex­clu­si­va; una for­ma de ha­cer­lo es mar­car una tar­de a la se­ma­na pa­ra me­ren­dar con él/ella, o una vez al mes ir al ci­ne o una tar­de de com­pras... Cual­quier ex­cu­sa es bue­na”.

Ha­blar di­rec­ta­men­te

Na­va­rro des­ta­ca la im­por­tan­cia de ha­blar abier­ta­men­te de los ce­los, “ayu­dar­les a de­fi­nir­los y, so­bre to­do, a iden­ti­fi­car­los. Po­ner nom­bre a lo que sien­ten les ayu­da a iden­ti­fi­car sus emo­cio­nes y ese es el co­mien­zo pa­ra sa­ber ges­tio­nar­las. Tam­bién es im­por­tan­te ex­pli­car­les que los ce­los son al­go que le pa­sa a ca­si to­do el mun­do, leer­les algún cuen­to que ha­ble de ce­los –hay cuen­tos ma­ra­vi­llo­sos que ayu­dan a los más pe­que­ños a en­ten­der­los–, y ha­blar­les de las ven­ta­jas que tie­ne ser el ma­yor o el pe­que­ño, por­que los ce­los no só­lo se dan del ma­yor ha­cia el pe­que­ño, tam­bién se dan a la in­ver­sa”, re­mar­ca la di­rec­to­ra de El Teu Es­pai.

La­bor pa­ci­fi­ca­do­ra

El pe­dia­tra García-Tor­nel aña­de la ne­ce­si­dad de que los pa­dres evi­ten favoritismos, com­pa­ra­cio­nes o que es­ta­blez­can nor­mas de edu­ca­ción di­fe­ren­tes se­gún el se­xo y edad de ca­da hi­jo. “La la­bor de los pa­dres ha de ser pa­ci­fi­ca­do­ra y, an­te in­sul­tos o agre­sio­nes fí­si­cas, de­ben te­ner una ac­ti­tud si­mi­lar a la de un juez en un com­ba­te de bo­xeo: li­mi­tar­se a se­pa­rar a los con­ten­dien­tes has­ta que se cal­men, pe­ro sin to­mar par­ti­do por nin­guno de ellos y pro­mo­ver que sean los her­ma­nos los que re­suel­van la si­tua­ción. Eso les ser­vi­rá pa­ra apren­der a re­sol­ver o a ne­go­ciar si­tua­cio­nes comprometidas en su vi­da”.

Los ce­los pue­den ge­ne­rar con­duc­tas agre­si­vas y al­te­rar la con­vi­ven­cia

Ra­cio­na­les o irra­cio­na­les,

co­mo ob­je­ti­vo lla­mar la aten­ción tie­nen

des­afo­ra­da de los pa­dres de una ma­ne­ra, a ve­ces,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.