De him­nos y sil­bi­dos

La Vanguardia (1ª edición) - - DEPORTES -

Jau­me Cla­ret Jau­me Su­bi­ra­na

Ma­ña­na, el Camp Nou aco­ge­rá la fi­nal de la Co­pa del Rey. Sin em­bar­go, unos mi­nu­tos an­tes del sa­que ini­cial, to­da la aten­ción se cen­tra­rá en las gra­das an­te la más que po­si­ble pi­ta­da al himno es­pa­ñol por bue­na par­te de los se­gui­do­res vas­cos y ca­ta­la­nes, como ya su­ce­dió el 13 de ma­yo de 2009 en Mes­ta­lla y el 25 de ma­yo de 2012 en el Vi­cen­te Cal­de­rón. El fe­nó­meno no es ex­clu­si­vo del fút­bol, pues se tras­la­dó a dos fi­na­les de la Co­pa del Rey de ba­lon­ces­to (2010 y 2013); ni tan si­quie­ra del fút­bol es­pa­ñol, pues Nicolas Sarkozy lle­gó a ame­na­zar con sus­pen­der cual­quier par­ti­do don­de se sil­ba­se La mar­se­lle­sa. Pe­ro el ele­men­to di­fe­ren­cial exis­te y se con­cre­ta en su con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca y la cons­tan­te pre­sen­cia del Ba­rça.

El primer an­te­ce­den­te lo en­con­tra­mos ya el 14 de ju­nio de 1925, du­ran­te la dic­ta­du­ra pri­mo­rri­ve­ris­ta. En el cam­po de Les Corts se en­fren­ta­ban el mú­si­cos arran­ca­ron con los pri­me­ros acor­des de la Mar­cha real. No pu­die­ron ir más allá, pues el pú­bli­co em­pe­zó a sil­bar has­ta aca­llar­los. Que la pro­tes­ta te­nía un cla­ro sig­ni­fi­ca­do po­lí­ti­co se evi­den­ció cuan­do, al en­to­nar el God sa­ve the king, los sil­bi­dos die­ron pa­so a un si­len­cio res­pe­tuo­so y lue­go a un fuer­te aplau­so. El par­ti­do con­clu­yó sin ma­yo­res in­ci­den­tes, pe­ro aque­llos sil­bi­dos tu­vie­ron con­se­cuen­cias: de­ten­cio­nes, ex­pe­dien­tes y, fi­nal­men­te, una du­ra san­ción.

El si­guien­te an­te­ce­den­te se pro­du­ce nue­va­men­te en la dic­ta­du­ra, en es­te ca­so la fran­quis­ta. Sin em­bar­go, aquí la pi­ta­da que­dó só­lo en un in­ten­to. En las in­me­dia­cio­nes del Camp Nou, la po­li­cía ha­bía in­ter­cep­ta­do men­te po­lí­ti­ca y fút­bol, árbitros y dic­ta­du­ra. La elec­ción del par­ti­do no era ca­sual, pues es­ta­ba pre­vis­to que el pro­pio Francisco Fran­co lo pre­si­die­se, coin­ci­dien­do con su de­ci­mo­sex­ta –y úl­ti­ma— vi­si­ta a Bar­ce­lo­na pa­ra ha­cer en­tre­ga del tro­feo. Al mar­gen de las po­si­bles lec­tu­ras con­tem­po­rá­neas, el es­cri­to sur­gía como reac­ción al es­cán­da­lo ar­bi­tral pro­ta­go­ni­za­do en cuar­tos de fi­nal por Jo­sé Emi­lio Gu­ru­ce­ta Mu­ro.

El Go­bierno Ci­vil de­ci­dió con­si­de­rar ve­ro­sí­mil la po­si­bi­li­dad de una pro­tes­ta. Diez años an­tes, el 19 de ma­yo de 1960, los Fets del Pa­lau ha­bían sor­pren­di­do con la guar­dia baja a las au­to­ri­da­des fran­quis­tas, y el error no se re­pe­ti­ría. Pa­ra evi­tar “al­gún he­cho des­agra­da­ble”, se aca­bó co­pan­do las lo­ca­li­da­des con adic­tos al Ré­gi­men, fun­cio­na­rios y po­li­cías: más de una dé­ci­ma par­te del afo­ro es­ta­ba vin­cu­la­da al ope­ra­ti­vo an­ti­pro­tes­ta. Los es­fuer­zos y des­ve­los evi­den­cia­ban la im­por­tan­cia que se da­ba a la ame­na­za.

Cua­ren­ta y cin­co años más tar­de, las au­to­ri­da­des vuel­ven

En ple­na dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra, Les Corts pi­tó la ‘Mar­cha real’ y aplau­dió el ‘God sa­ve the king’

Ac­to de inau­gu­ra­ción de los JJ.OO. de 1992, en el que los Re­yes hi­cie­ron su en­tra­da en el Es­ta­di Olím­pic mien­tras so­na­ban los acor­des de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.