La Vanguardia (1ª edición)

Nó­ma­das del hie­rro

-

So­bep al Moha­med, un mau­ri­tano ne­gro de ba­rri­ga enor­me y con pin­ta de bo­na­chón, no de­ja de son­reír mien­tras ases­ta ma­che­ta­zos en la ca­be­za de tres cor­de­ros muer­tos. Ca­da gol­pe en el crá­neo del ani­mal se fun­de con el cru­jir de su me­sa de tra­ba­jo, un ta­blón de ma­de­ra a res­guar­do del sol por una lo­na de pie­les se­cas. Del sue­lo, don­de se mez­clan vís­ce­ras, pe­zu­ñas y ex­cre­men­tos, ema­na un he­dor mul­ti­pli­ca­do cien ve­ces por el ca­lor. Es me­dio­día y Al Moha­med em­pa­pa de su­dor su ca­mi­se­ta vie­ja del Valencia. Mi in­ten­to de en­con­trar com­pli­ci­dad en el fút­bol ter­mi­na en agua. “¿Es­pa­ña? Mi ma­dre y mi pa­dre na­cie­ron en el Sáha­ra, yo no co­noz­co na­da más”, di­ce.

Al Moha­med tra­ba­ja en los ma­ta­de­ros in­for­ma­les a las afue­ras de Zua­rat, la ciu­dad más im­por­tan­te del de­sier­to en el nor­te de Mau­ri­ta­nia, don­de de­san­gra cor­de­ros si­guien­do los mé­to­dos de sa­cri­fi­cio es­ta­ble­ci­dos por el is­lam. Como gran par­te de Mau­ri­ta­nia, es po­bre y echa de me­nos el de­sier­to. Aun­que tra­di­cio­nal­men­te la ma­yo­ría de la po­bla­ción mau­ri­ta­na era nó­ma­da —an­tes de la in­de­pen­den­cia de Fran­cia en 1960, el 65% de la po­bla­ción; aho­ra, só­lo un 10%—, las se­quías de las dé­ca­das de los se­ten­ta y ochen­ta em­pu­ja­ron a mu­chos a la ciu­dad. Cuan­do le pre­gun­to por el Sáha­ra, a Al Moha­med le bri­llan los ojos. “El de­sier­to es más bo­ni­to que to­dos los paí­ses del mun­do, es el lu­gar más be­llo del uni­ver­so”, di­ce. Uno de sus co­le­gas del ma­ta­de­ro le es­cu­cha, di­ría que emo­cio­na­do por­que asien­te so­lem­ne, pe­ro lue­go aga­rra de las ore­jas dos ca­be­zas de ove­jas muer­tas y se las co­lo­ca en los hom­bros pa­ra que le ha­ga una fo­to.

Del ta­ma­ño de Fran­cia y Es­pa­ña jun­tas, la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca de Mau­ri­ta­nia es un país va­cío –ape­nas 3’5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes– y re­cien­te: a prin­ci­pios del si­glo XX y has­ta su in­de­pen­den­cia era sim- ple­men­te una par­te del Áfri­ca Oc­ci­den­tal fran­ce­sa. Sí son an­ti­guos sus pue­blos, su cul­tu­ra y sus his­to­ria. El or­gu­llo y el sen­ti­do de la jus­ti­cia o el ho­nor de los mau­ri­ta­nos be­ben de los si­glos en que sus tie­rras for­ma­ron par­te de al­gu­nos de los im­pe­rios más po­de­ro­sos de Áfri­ca, como el im­pe­rio de Ghana, de Ma­li o el Song­hay.

Ciu­da­des como Ti­chit, Wa­la­ta, Tom­buc­tú o Gao (es­tas dos úl­ti­mas en te­rri­to­rio ma­lien­se) fue­ron pun­tos es­tra­té­gi­cos del pa­so de las ca­ra­va­nas car­ga­das de oro, sal, go­ma, es­pe­cias o es­cla­vos y con­ser­van el aro­ma de sa­bi­du­ría que de­jó el in­ter­cam­bio. Aquel co­no­ci­mien­to to­da­vía re­sis­te en su ar­qui­tec­tu­ra re­fi­na­da o en sus bi­blio­te­cas lle­nas de li­bros y le­ga­jos

“Mi pa­dre y mi ma­dre na­cie­ron en el Sáha­ra y yo no he co­no­ci­do na­da más” China, vis­ta la ri­que­za mi­ne­ral y pes­que­ra de Mau­ri­ta­nia, es ya su prin­ci­pal so­cio

so­bre ciencia, re­li­gión o his­to­ria.

El pas­tor be­duino Waer Ebe­du es hi­jo de ese le­ga­do. Sen­ta­do a la som­bra de una pal­me­ra, es­tre­cha la mano del pe­rio­dis­ta y ofre­ce unos dá­ti­les. A su es­pal­da, se oye un con­cier­to de be­rri­dos. Waer se de­di­ca al co­mer­cio de ca­me­llos y es due­ño de un co­rral de alam­bre jun­to a la ca­rre­te­ra que lle­va a Zua­rat. Se ajus­ta su tur­ban­te verde an­tes de con­tes­tar lo evi­den­te: “Sí, cla­ro, he atra­ve­sa­do mu­chas ve­ces el de­sier­to, lo co­noz­co como si fue­ra mi mano”, ex­pli­ca. Cuan­do su re­ba­ño de me­dio cen­te­nar de ca­me­llos se al­bo­ro­ta, se acer­ca al lí­der de la ma­na­da y le su­su­rra unas pa­la­bras cer­ca del ho­ci­co pa­ra cal­mar­lo. “Mi vida son los ca­me­llos aun­que po­de­mos pa­sar tem­po­ra­das en la ciu­dad cuan­do la si­tua­ción es­tá tran­qui­la”.

No siem­pre lo es­tá. A fi­na­les de la dé­ca­da de los ochen­ta hu­bo gra­ves en­fren­ta­mien­tos ra­cia­les en­tre las et­nias ára­be mo­ras o be­dui­nas y las et­nias ne­gro-mau­ri­ta­nas. Esa ten­sión aún no se ha apa­ga­do del to­do, pe­ro aho­ra el te­rro­ris­mo es la prin­ci­pal ame­na­za. La ines­ta­bi­li­dad de su ve­cino Ma­lí y la di­fi­cul­tad de con­tro­lar una fron­te­ra hun­di­da en el Sáha­ra le de­jan a ti­ro de los gru­pos yiha­dis­tas del Sahel. Aun­que me­nos que an­tes. Pa­ra el res­pon­sa­ble de la po­li­cía de Zoua-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain