Su­fri­mien­to y cri­sis

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN -

Cuan­do la cri­sis eco­nó­mi­ca –allá por el año 2008– re­ca­ló en España, nin­gún em­pre­sa­rio o tra­ba­ja­dor del sec­tor in­mo­bi­lia­rio se ima­gi­na­ba lo mal que aca­ba­rían sus días de ac­ti­vi­dad laboral. De él se ama­man­ta­ba, co­mo prin­ci­pal ama de cría, una par­te im­por­tan­te del sec­tor pro­duc­ti­vo de nues­tro país. Ya han pa­sa­do al­gu­nos años des­de que la bur­bu­ja se mos­tra­ba y ex­plo­ta­ba. El ras­tro que de­jó su ex­plo­sión se pue­de com­pa­rar al de cual­quier mo­vi­mien­to vio­len­to sís­mi­co, con se­cue­las.

Le­gis­la­ción tras le­gis­la­ción, los po­lí­ti­cos que com­po­nen los ór­ga­nos de go­bierno del país (que yo creo que son los mis­mos de siem­pre) han vi­vi­do es­ta cri­sis sen­ta­dos có­mo­da­men­te en sus es­ca­ños.

Per­so­nas que se qui­tan la vi­da por no ce­der sus ca­sas al ban­co. Fa­mi­lias ex­ter­mi­na­das y sin in­gre­sos si­quie­ra pa­ra de­fen­der su dig­ni­dad hu­ma­na. Hi­jos ro­tos de do­lor por el su­fri­mien­to de sus pa­dres. Per­so­nas ma­yo­res que han per­di­do sus mi­se­ra­bles ayu­das so­cia­les...

El pró­xi­mo mes de di­ciem­bre lle­ga­rán las elec­cio­nes ge­ne­ra­les y vol­ve­re­mos a es­cu­char las men­ti­ras que nun­ca se cum­pli­rán. Por eso, tam­bién me pa­re­ce ne­ce­sa­rio hon­rar a to­das aque­llas per­so­nas que ya no nos acom­pa­ñan; y tam­bién a aque­llas fa­mi­lias dis­per­sas y ro­tas que su­frie­ron las in­jus­tas con­se­cuen­cias por el mal ha­cer de los de siem­pre.

JE­SÚS SÁNCHEZ-AJOFRÍN

Al­ba­ce­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.