Me­lo­días de ayer, hoy y siem­pre

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Quim Mon­zó

La pri­me­ra vez que oí que el himno es­pa­ñol no tie­ne le­tra pen­sé que quien lo de­cía ha­bía per­di­do el jui­cio. Fue por la ra­dio, en una ter­tu­lia, y co­mo los que le acom­pa­ña­ban no le lle­va­ban la con­tra­ria de­ci­dí que el jui­cio lo ha­bían per­di­do to­dos. ¿Có­mo no iba a te­ner le­tra si me la ha­bían he­cho me­mo­ri­zar en la es­cue­la, a prin­ci­pios de los se­sen­ta? Aún me acuer­do del ini­cio: “¡Vi­va España! / Al­zad los bra­zos, / hi­jos del pueblo es­pa­ñol / que vuel­ve a re­sur­gir. / Glo­ria a la Pa­tria / que su­po se­guir / so­bre el azul del mar / el ca­mi­nar del sol...”. To­do muy evi­den­te: los bra­zos al­za­dos, el azul (del mar o de las ca­mi­sas), el sol que en otro himno que tam­bién nos ha­cían me­mo­ri­zar te­nía­mos que mi­rar de ca­ra...

Pues es­ta­ba equi­vo­ca­do. Es­ta le­tra, cu­yo au­tor fue Jo­sé Ma­ría Pe­mán, no fue nun­ca ofi­cial. Ofi­cial o no, nos la ha­cían apren­der, que a efec­tos prác­ti­cos vie­ne a ser lo mis­mo. Así que fi­nal­men­te en­ten­dí por qué tan­ta gen­te se ras­ga­ba las ves­ti­du­ras ante el he­cho de que fue­se uno de los po­cos him­nos es­ta­ta­les que la gen­te no pue­de can­tar. Hay dos más, no crean: el de San Ma­rino y el de Ko­so­vo, lo que ha­ce que España (que no re­cono-

El himno es­pa­ñol no es el úni­co que no tie­ne le­tra; com­par­te esa glo­ria con San Ma­rino y Ko­so­vo

ce la in­de­pen­den­cia de Ko­so­vo y que se de­di­ca a ve­tar­lo allí don­de pue­de) com­par­ta con aquel país odia­do la glo­ria de no te­ner le­tra en el himno. Iro­nías de la vi­da.

Aho­ra, con­ta­gia­do del es­pí­ri­tu em­pren­de­dor que se pi­de al per­so­nal, un com­po­si­tor ma­dri­le­ño ha pre­sen­ta­do al Con­gre­so de Dipu­tados una le­tra por si quie­ren acep­tar­la. Se lla­ma Víctor La­go y ha mon­ta­do una cam­pa­ña en Chan­ge.org pa­ra con­se­guir el me­dio mi­llón de fir­mas ne­ce­sa­rias pa­ra que la pro­pues­ta se de­ba­ta en la Cá­ma­ra Ba­ja. La­go di­ce que los ver­sos que ha es­cri­to in­ten­tan ser neu­tra­les y que es­tán im­bui­dos “de unos va­lo­res por en­ci­ma de cual­quier mo­vi­mien­to u orien­ta­ción po­lí­ti­ca, va­lo­res que ha­blan de nues­tra his­to­ria, de nues­tro ca­rác­ter co­mo país y de uni­dad pa­ra cons­truir un fu­tu­ro mejor jun­tos”. La le­tra no de­ja du­das: “¡Glo­ria! ¡Pa­tria! / Su­pre­mos es­tan­dar­tes / que ca­da es­pa­ñol / on­dea en su co­ra­zón. / ¡Glo­ria! ¡Pa­tria! / Va­lo­res inmortales / que nues­tra na­ción / de­fien­de con ho­nor...”.

Me pa­re­ce muy bien to­do eso que di­ce pe­ro, ¿quie­ren que les con­fie­se un se­cre­to? El himno que más me emo­cio­na es el de Liech­tens­tein, el Oben am jun­gen Rhein. ¿Por qué me emo­cio­na? Pues por­que tie­ne la mis­ma me­lo­día –exac­ta– que el de Gran Bre­ta­ña, el God sa­ve the Queen (y the King cuan­do el je­fe de Es­ta­do tie­ne ge­ni­ta­les ex­ter­nos). Lo adop­ta­ron en 1920 y só­lo cam­bia­ron la le­tra. En el si­glo XIX Is­lan­dia hi­zo lo mis­mo a la ho­ra de crear su himno de en­ton­ces, el Ís­lands min­ni: co­gie­ron la mú­si­ca del God sa­ve the Queen/King y se in­ven­ta­ron una le­tra en is­lan­dés. A eso se le lla­ma crea­ti­vi­dad. Si al­gún Es­ta­do hu­bie­se he­cho lo mis­mo con la Mar­cha real –co­ger la mú­si­ca, po­ner­le una le­tra y adop­tar­lo co­mo pro­pio– hu­bie­ra ha­bi­do bas­tan­te ca­breo. “No mos fur­ta­reu l’him­ne!”. Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, a nin­gún país le ha ape­te­ci­do nun­ca ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.