La Vanguardia (1ª edición)

El pi­ra­güis­ta Walz da otro oro al equi­po es­pa­ñol

Marcus Cooper, de pa­dre in­glés y ma­dre ale­ma­na, da la sor­pre­sa y se pro­cla­ma cam­peón tras una re­mon­ta­da

- JUAN BAUTISTA MAR­TÍ­NEZ Enviado es­pe­cial Sports · Canoeing and Kayaking · Extreme Sports · Oxford · Tokyo · Canadian nationality law · Madrid · Marcus Cooper · K-1

Marcus Cooper Walz na­ció en Ox­ford, de ma­dre ale­ma­na y pa­dre in­glés, pe­ro lle­va to­da la vi­da en Ma­llor­ca. Ayer ga­nó el oro en la prue­ba de K-1 1.000 me­tros.

“Mi nom­bre es Marcus Cooper y mi ape­lli­do es Walz. En el piragüismo me co­no­cen co­mo Cooper, pe­ro me po­déis lla­mar co­mo que­ráis”. Ru­bio, ojos azu­les, for­tí­si­mo de tor­so, es tam­bién cam­peón olím­pi­co. Un rey ines­pe­ra­do que na­ció en Ox­ford, que cuan­do ape­nas ca­mi­na­ba se tras­la­dó con sus pa­dres, un in­glés y una ale­ma­na, a San­tan­yí, jun­to a Por­to­pe­tro, en Ma­llor­ca, y que se sien­te “del to­do es­pa­ñol”.

Es oro des­de ayer, cuan­do cul­mi­nó una re­mon­ta­da es­pec­ta­cu­lar en la prue­ba de piragüismo K-1 1.000 me­tros por­que a fal­ta de 250 iba quin­to. “Ha si­do la me­jor ca­rre­ra de mi vi­da. La me­jor es­tra­te­gia que nun­ca he em­plea­do”, ase­gu­ra Cooper, con la me­da­lla al cue­llo y “to­da­vía en una nu­be”. Pe­ro muy se­reno pa­ra te­ner 21 años y no ima­gi­nar na­die que fue­ra a col­gar­se el oro olím­pi­co. “No os voy a en­ga­ñar, mi ob­je­ti­vo era ser cam­peón, pe­ro no aho­ra, sino a par­tir de To­kio. Es­to tan pron­to no me lo es­pe­ra­ba”.

Y me­nos en una dis­tan­cia que no es la su­ya. Él pre­fie­re los 500, una prue­ba más ex­plo­si­va, más cor­ta. “Por eso com­pi­te así. Su sa­li­da ha si­do ful­gu­ran­te, pe­ro lue­go a los 400 me­tros ba­ja el rit­mo mu­cho por­que a ni­vel anae­ró­bi­co no lo pue­de re­sis­tir, apro­ve­cha ese mo­men­to pa­ra re­cu­pe­rar por­que re­cu­pe­ra co­mo na­die. Ha na­ci­do pa­ra ha­cer de­por­te y en­ton­ces pue­de ex­pri­mir su fi­nal”, ra­dio­gra­fía Joan de Sa­la­bert, el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ba­lear, que se ca­li­fi­ca co­mo su “tío de­por­ti­vo”. “Su pa­dre de­por­ti­vo es Joel Ba­dia, el que lo for­mó en Por­to­pe­tro”, pro­si­gue. Allí no hay mil me­tros, hay una en­tra­da de mar más cor­ta y por eso Cooper se acos­tum­bró a una dis­tan­cia me­nor.

“He he­cho una bue­na re­mon­ta­da. Es una es­tra­te­gia que lle­vo en­tre­nan­do ya des­de ca­sa, en­tre­nan­do me­jor que nun­ca, y me he ex­pri­mi­do aquí. Sim­ple­men­te he he­cho lo que te­nía que ha­cer”, apun­ta el cam­peón.

En La­go Ro­dri­go de Frei­tas, ba­jo un sol de jus­ti­cia, ha­bía una cier­ta de­cep­ción por el sex­to pues­to de Te­re­sa Por­te­la, por quin­ta vez di­plo­ma olím­pi­co, pe­ro los áni­mos re­mon­ta­ron con Marcus. Pri­me­ro al ver que es­ta­ba se­gun­do tras 200 me­tros y des­pués al ver que pe­lea­ba por la me­da­lla. “He aguan­ta­do bien el pa­so de los 500 por­que nor­mal­men­te me que­do pa­ra atrás y lue­go al ver que es­ta­ba cer­ca de los de arri­ba me he di­cho que iba a por la vic­to­ria. Aun­que no he sa­bi­do que he ga­na­do has­ta que no he cru­za­do la me­ta, nun­ca he mi­ra­do a los la­dos”. Cooper aca­ba­ba de de­jar en se­gun­da po­si­ción al che­co Jo­sef Dos­tal, sub­cam­peón mundial el año pa­sa­do y cam­peón mundial en el 2014, y al ru­so Ro­man Anosh­kin. Cul­mi­na­ba así un año en la mon­ta­ña ru­sa. “La ver­dad es que en el 2015 tu­ve la peor tem­po­ra­da de mi vi­da. Em­pe­cé mal y ti­ré el año. Fue un pro­ble­ma men­tal y pa­ra es­te me di­je que te­nía que in­ten­tar­lo, que era año olím­pi­co, y no fue fá­cil es­tar aquí”, afir­ma el ma­llor­quín.

De he­cho, se cla­si­fi­có de re­bo­te pa­ra los Jue­gos por­que un pi­ra­güis­ta hún­ga­ro se pa­só al K-2 y de­jó una pla­za li­bre. Va­ya si la ha apro­ve­cha­do. Pa­ra ha­cer­lo tam­bién tu­vo que atra­ve­sar al­gu­nas di­fi­cul­ta­des bu­ro­crá­ti­cas. “No tu­ve la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la has­ta el 2015, pe­ro yo siem­pre he tra­ba­ja­do con téc­ni­cos es­pa­ño­les, co­mo Joel Ba­dia o mi téc­ni­co ac­tual, Luis Bra­se­ro, a los que se lo de­bo to­do”, ra­zo­na el cam­peón. “Si ha­bla me­jor ma­llor­quín que in­glés”, re­fle­ja el pre­si- den­te de la Fe­de­ra­ción Ba­lear, emo­cio­na­do. “Tar­da­mos va­rios años en con­se­guir­le los pa­pe­les. Tu­vi­mos que ir a Ma­drid y lo­grar que unos ami­gos en los juz­ga­dos lo arre­gla­ran. Pe­ro sin pa­gar, que cons­te”, aña­de.

El pro­ce­so no fue sen­ci­llo. “Era una fa­mi­lia deses­truc­tu­ra­da por­que los pa­dres se ha­bían se­pa­ra­do cuan­do él era pe­que­ño. La ma­dre no ha­bía em­pe­za­do los trá­mi­tes de na­cio­na­li­za­ción y no

LA CON­FE­SIÓN DEL GA­NA­DOR “Mi ob­je­ti­vo era ser cam­peón olím­pi­co, pe­ro no aquí, en To­kio; to­do es­to tan pron­to no lo es­pe­ra­ba”

en­con­trá­ba­mos tam­po­co al pa­dre. Pe­ro lo em­pe­za­mos no­so­tros y al fi­nal con­se­gui­mos los pa­pe­les”, re­cuer­da Nar­ci­so Suá­rez, de las ca­te­go­rías in­fe­rio­res de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la.

Te­nían un dia­man­te en bru­to y que­rían re­clu­tar­lo pa­ra que se tras­la­da­ra a la re­si­den­cia Blu­me de Ma­drid y ter­mi­nar de for­mar­lo. Cuan­do lle­gó allí ya lle­va­ba va­rios años de re­co­rri­do. “Em­pe­cé ju­gan­do al fút­bol, pe­ro un ami­go ín­ti­mo me in­vi­tó a pro­bar las pi­ra­guas. Allí me en­con­tré en el ca­yu­co vien­do los pe­ces y día tras día com­pro­ba­ba que mi cuer­po se po­nía fuer­te, que era lo que yo que­ría”, evo­ca Cooper.

Al fi­nal de la prue­ba co­rrió a com­par­tir su fe­li­ci­dad con su ma­dre y su tío, que son los fa­mi­lia­res que le acom­pa­ñan en Río de Janeiro. “Mi ma­dre no me ha di­cho na­da, sim­ple­men­te me ha da­do el abra­zo más gran­de de to­da mi vi­da”, na­rró Cooper, que es­tu­dia Ad­mi­nis­tra­ción y Di­rec­ción de Em­pre­sas.

Aun­que su men­te ya es­tá en To­kio. “Ten­go mu­cho re­co­rri­do”, se repite. Su éxi­to só­lo aca­ba de em­pe­zar.

PRO­BLE­MAS BUROCRÁTIC­OS A los dos años se tras­la­dó a San­tan­yí, en Ma­llor­ca, aun­que no ob­tu­vo la na­cio­na­li­dad has­ta 2015

 ??  ??
 ?? BUDA MEN­DES / GETTY ?? Mar­cus Coo­per Walz sa­lu­da des­pués de con­se­guir un oro ines­pe­ra­do
BUDA MEN­DES / GETTY Mar­cus Coo­per Walz sa­lu­da des­pués de con­se­guir un oro ines­pe­ra­do
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain