La Vanguardia (1ª edición)

La po­li­cía de Nue­va York de­tie­ne a un his­pano por el ase­si­na­to del imán

La fa­mi­lia sos­pe­cha que el hom­bre, sin re­la­ción con los re­li­gio­sos, era un si­ca­rio

-

La po­li­cía de Nue­va York ha da­do otro pa­so de­ci­si­vo pa­ra re­sol­ver el ase­si­na­to del imán Ma­lau­ma Akon­jee, de 55 años, y su ayu­dan­te Tha­ra Ud­din, de 64, a las afue­ras de una mez­qui­ta en el co­ra­zón de Queens. Un ve­cino de Brooklyn, Os­car Mo­rel, un his­pano de 35 años, ha si­do de­te­ni­do y acu­sa­do por la jus­ti­cia de ase­si­na­to en do­ble gra­do por las muer­tes de los re­li­gio­sos. Tam­bién por po­se­sión cri­mi­nal de ar­mas.

La his­to­ria co­mien­za el sá­ba­do por la tar­de y en ple­na luz del día, cuan­do la po­li­cía en­cuen­tra a Akon­jee y a Ud­din con he­ri­das de ba­la en la ca­be­za en el ex­te­rior de la mez­qui­ta Al Fur­qan Ja­me, en el ba­rrio de Ozo­ne Park. Se­gún los tes­ti­gos, un hom­bre de es­ta­tu­ra media, ves­ti­do con un po­lo os­cu­ro y pan­ta­lo­nes cor­tos, se les acer­có y les dis­pa­ró por la es­pal­da. La po­li­cía tras­la­dó los cuer­pos al hos­pi­tal, pe­ro ya no ha­bía na­da que ha­cer.

Po­co a po­co van en­ca­jan­do las pie­zas. El asal­tan­te ha­bía se­gui­do a los dos hom­bres ha­cia la es­qui­na de Li­berty Ave­nue y la ca­lle 79. Gra­cias a las cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia, la po­li­cía ha po­di­do com­pro­bar có­mo, pistola en mano, apa­re­ce me­tién­do­se en su co­che, un GMC ne­gro de­por­ti­vo, y con­du­cien­do has­ta ca­mu­flar­se en­tre el trá­fi­co. Al se­guir la pis­ta del fa­bri­can­te y mo­de­lo del vehícu­lo des­cu­brie­ron que el mis­mo co­che se ha­bía vis­to en­vuel­to en una fu­ga tras atro­pe­llar a una bi­ci­cle­ta po­co an­tes en Brooklyn. En­con­tra­ron el co­che en una ca­lle de es­ta zo­na, y cuan­do un hom­bre se me­tió en el vehícu­lo el do­min­go por la no­che e in­ten­tó huir de la po­li­cía, fue arres­ta­do por dar­se a la fu­ga y gol­pear un co­che po­li­cial.

“Por las prue­bas que te­ne­mos, es­ta­mos con­ven­ci­dos de que es es­te in­di­vi­duo”, ex­pli­có el je­fe de in­ves­ti­ga­ción de la Po­li­cía de Nue­va York, Ro­bert Boy­ce, en una rue­da de pren­sa. “El mo­ti­vo to­da­vía no ha si­do de­ter­mi­na­do, aún es­ta­mos exa­mi­nán­do­lo a fon­do”, di­jo. Pre­gun­ta­do por si se tra­ta de un de­li­to de odio –de lo que la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na es­tá con­ven­ci­da– Boy­ce res­pon­dió que es­to “to­da­vía es­tá en­ci­ma de la me­sa. Pue­de ser un de­li­to de odio o cual­quier otra co­sa”.

Los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron en el apar­ta­men­to del acu­sa­do, en un só­tano en Brooklyn, ro­pa que en­ca­ja­ba con la que el hom­bre ar­ma­do ves­tía du­ran­te los dis­pa­ros. Va­rios pe­rió­di­cos neo­yor­qui­nos ci­tan fuen­tes po­li­cia­les anó­ni­mas pa­ra

Los agen­tes ha­lla­ron ro­pa que coin­ci­día con la del sos­pe­cho­so y un re­vól­ver sin li­cen­cia en su apar­ta­men­to

in­for­mar de que los agen­tes tam­bién ha­lla­ron un re­vól­ver sin li­cen­cia den­tro de una pa­red en el apar­ta­men­to, en un agu­je­ro que ha­bía si­do abier­to y se­lla­do de nue­vo.

Apa­ren­te­men­te Mo­rel no te­nía nin­gu­na re­la­ción con los fa­lle­ci­dos ni con la co­mu­ni­dad ban­gla­de­sí de Queens, por lo que la fa­mi­lia sos­pe­cha que qui­zás es­ta­ba pa­ga­do por otra per­so­na. “Co­mo víc­ti­mas que­re­mos sa­ber quién ma­tó a mi pa­dre, qué mo­ti­vo hay de­trás, si fue con­tra­ta­do o es­co­gi­do por al­guien más o si sim­ple­men­te lo pla­neó por sí mis­mo”, de­cla­ró el ma­yor de los sie­te hi­jos del imán, Fa­yez Ud­din Akon­jee, a The New York Ti­mes.

La in­cul­pa­ción de Mo­rel se di­vul­gó el lu­nes por la no­che, ho­ras des­pués de que al­re­de­dor de un mi­llar de per­so­nas se con­gre­ga­ran pa­ra los fu­ne­ra­les. Akon­jee era un hom­bre de­vo­to y hu­mil­de muy es­ti­ma­do por la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na ban­gla­de­sí, que ape­nas ha re­gis­tra­do cri­mi­na­li­dad en los úl­ti­mos años.

Se­gún se­ña­ló a Reu­ters Khan, que ha­bló en el fu­ne­ral, el imán era un hom­bre de ru­ti­nas que vi­vía y res­pi­ra­ba su fe. Nun­ca ex­pre­só sus opi­nio­nes po­lí­ti­cas en pú­bli­co y era co­no­ci­do por su ama­bi­li­dad, hu­mil­dad y re­cha­zo a la vio­len­cia.

 ?? BEBETO MATTHEWS / AP ?? Fu­ne­ral por Ma­lau­ma Akon­jee y Tha­ra Ud­din en un aparcamien­to mu­ni­ci­pal de Nue­va York, el lu­nes
BEBETO MATTHEWS / AP Fu­ne­ral por Ma­lau­ma Akon­jee y Tha­ra Ud­din en un aparcamien­to mu­ni­ci­pal de Nue­va York, el lu­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain