La Vanguardia (1ª edición)

Rous­seff pi­de elec­cio­nes y una re­for­ma po­lí­ti­ca al Se­na­do que la juz­ga

- RO­BERT MUR Bue­nos Ai­res. Co­rres­pon­sal

Dil­ma Rous­seff di­fun­dió ayer su anun­cia­da car­ta pú­bli­ca, for­mal­men­te di­ri­gi­da a los se­na­do­res que de­ben juz­gar­la a par­tir del 25 de agos­to, aun­que en reali­dad el des­ti­na­ta­rio es “el pue­blo”. La pre­si­den­ta sus­pen­di­da de Bra­sil reite­ró su pe­ti­ción de elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das e in­sis­tió en la ne­ce­si­dad de una re­for­ma po­lí­ti­ca.

Acom­pa­ña­da de cin­co de sus ex­mi­nis­tros, Rous­seff le­yó la mi­si­va an­te la pren­sa, un ade­lan­to que se­gún los me­dios lo­ca­les pro­vo­có ma­les­tar en­tre los se­na­do­res. La man­da­ta­ria no tie­ne na­da que per­der. Su suer­te pa­re­ce es­tar echa­da y se da por des­con­ta­do que más de dos ter­cios de la Cá­ma­ra Al­ta vo­ta­rán a fa­vor de su des­ti­tu­ción.

En un ejer­ci­cio pu­ra­men­te re­tó­ri­co, la ex­gue­rri­lle­ra se mos­tró con­ven­ci­da de que se­rá res­ti­tui­da en la pre­si­den­cia an­te las “prue­bas irre­fu­ta­bles” de no ha­ber co­me­ti­do nin­gún de­li­to. “Es­te pro­ce­so de im­peach­ment es frá­gil, ju­rí­di­ca­men­te in­con­sis­ten­te”, di­jo Rous­seff. “No exis­te in­jus­ti­cia más de­vas­ta­do­ra que con­de­nar a un inocen­te”, aña­dió. “Si es con­su­ma­do el im­peach­ment sin un de­li­to de res­pon­sa­bi­li­dad, ten­dría­mos un gol­pe de Es­ta­do”, in­sis­tió, re­pi­tien­do los mis­mos ar­gu­men­tos que ha usa­do des­de an­tes de que el 12 de ma­yo fue­ra apar­ta­da tem­po­ral­men­te del car­go por el Par­la­men­to y sus­ti­tui­da por Mi­chel Te­mer.

Rous­seff apues­ta por la con­vo­ca­to­ria de un re­fe­rén­dum pa­ra que los bra­si­le­ños con­va­li­den las elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das –“li­bres y di­rec­tas”– y tam­bién una re­for­ma po­lí­ti­ca, que fue una de sus pro­me­sas estrella du­ran­te la cam­pa­ña que en el 2014 per­mi­tió su re­elec­ción en me­dio del es­cán­da­lo de co­rrup­ción de Pe­tro­bras. Otro brin­dis al sol, ya que el ple­bis­ci­to de­be ser con­vo­ca­do por el mis­mo po­der le­gis­la­ti­vo que es­tá a pun­to de des­ti­tuir­la e in­ha­bi­li­tar­la du­ran­te ocho años.

Pa­ra an­ti­ci­par unos co­mi­cios pre­si­den­cia­les se re­quie­re un ple­bis­ci­to, pues­to que el man­da­to de Rous­seff fi­na­li­za el 1 de enero del 2019 y, tras su más que pro­ba­ble des­ti­tu­ción, de­be ser com­ple­ta­do por Te­mer, que fue ele­gi­do jun­to a ella co­mo vi­ce­pre­si­den­te.

Ade­más, la an­sia­da re­for­ma po­lí­ti­ca es tam­bién un ob­je­ti­vo de im­pro­ba­ble cum­pli­mien­to, pues­to que pre­ci­sa­men­te per­si­gue aca­bar con el po­der so­bre­di­men­sio­na­do de los pe­que­ños gru­pos po­lí­ti­cos que ha­cen in­con­tro­la­ble el ato­mi­za­do Par­la­men­to, y que pa­ra ello de­be­rían ha­cer­se el ha­ra­ki­ri. “To­dos sa­be­mos que hay un im­pas­se ge­ne­ra­do por el ago­ta­mien­to del sis­te­ma po­lí­ti­co, sea por el nú­me­ro ex­ce­si­vo de par­ti­dos, sea por las prác­ti­cas po­lí­ti­cas cues­tio­na­bles, que exi­ge una pro­fun­da trans­for­ma­ción de las re­glas vi­gen­tes”, in­di­có la man­da­ta­ria pro­gre­sis­ta.

Por otra par­te, Rous­seff de­fen­dió su ges­tión, aun­que hi­zo au­to­crí­ti­ca “con hu­mil­dad y de­ter­mi­na­ción pa­ra que po­da­mos cons­truir un nue­vo ca­mino jun­tos”. En es­te sen­ti­do, la lí­der bra­si­le­ña en­mar­có el ple­bis­ci­to en un “pac­to por la uni­dad na­cio­nal, el desa­rro­llo y la jus­ti­cia so­cial que per­mi­ti­rá la pa­ci­fi­ca­ción del país”. “La tran­si­ción pa­ra es­te nue­vo mo­men­to de­mo­crá­ti­co exi­ge que sea abier­to un am­plio diá­lo­go en­tre to­das las fuer­zas vi­vas de la na­ción”, sos­tu­vo Rous­seff en el pa­la­cio de la Al­vo­ra­da, la re­si­den­cia pre­si­den­cial don­de aún vi­ve, has­ta que se re­suel­va el im­peach­ment.

 ?? ANDRESSA ANHOLETE/ AFP ?? Dil­ma Rous­seff en su com­pa­re­cen­cia pú­bli­ca de ayer
ANDRESSA ANHOLETE/ AFP Dil­ma Rous­seff en su com­pa­re­cen­cia pú­bli­ca de ayer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain