La Vanguardia (1ª edición)

Guan­tá­na­mo, ver­güen­za sin fin

-

BA­RACK Oba­ma pro­me­tió que ce­rra­ría Guan­tá­na­mo, el cen­tro de de­te­ni­dos sos­pe­cho­sos de vin­cu­la­ción con el te­rro­ris­mo is­la­mis­ta, cuan­do lle­va­ba só­lo dos días co­mo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, allá por el 2009, ocho años atrás. Y di­jo que lo ha­ría an­tes de un año. En no­viem­bre, Oba­ma ter­mi­na­rá su se­gun­do man­da­to. Pe­ro Guan­tá­na­mo si­gue abier­to. En­tre to­das las pro­me­sas que hi­zo Oba­ma al ini­cio de su pri­mer man­da­to, el frus­tra­do cie­rre de Guan­tá­na­mo es qui­zás la que ha sus­ci­ta­do ma­yor desa­zón y más crí­ti­cas. No tan­to por­que re­pre­sen­te el de­sen­ga­ño ma­yor, sino por­que, en tér­mi­nos éti­cos, es el que pa­re­ce más re­pro­ba­ble.

Ayer se pro­du­je­ron no­ve­da­des re­la­ti­vas a Guan­tá­na­mo. La Ad­mi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na anun­ció que 15 de­te­ni­dos en es­te cen­tro se­rán li­be­ra­dos en breve y trans­fe­ri­dos a los Emiratos Árabes. Se tra­ta de la li­be­ra­ción más nu­me­ro­sa des­de que Oba­ma es­tá en la Ca­sa Blan­ca. Y, por tan­to, de un es­fuer­zo muy sig­ni­fi­ca­ti­vo en­tre los que ha rea­li­za­do el pri­mer man­da­ta­rio nor­te­ame­ri­cano. Sin em­bar­go, Guan­tá­na­mo si­gue sien­do un bal­dón pa­ra la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se, con re­per­cu­sión mundial y le­si­vos efec­tos. Es­tá fue­ra de to­da jus­ti­fi­ca­ción que la pri­me­ra po­ten­cia de­mo­crá­ti­ca del mun­do man­ten­ga se­me­jan­te ins­ta­la­ción, don­de aho­ra si­guen pre­sas unas de­ce­nas de per­so­nas, por un pe­rio­do de tiem­po in­de­fi­ni­do, pe­se a que di­cho país ca­re­ce de prue­bas con­tra ellas que per­mi­tan ca­li­fi­car­las co­mo cri­mi­na­les de gue­rra. Washington con­si­de­ra, de mo­do uni­la­te­ral, que se tra­ta de in­di­vi­duos de­ma­sia­do pe­li­gro­sos pa­ra de­jar­los en li­ber­tad. En con­se­cuen­cia, los mantiene re­clui­dos en es­ta ins­ta­la­ción en sue­lo cu­bano. No só­lo es eso. Es­ta­dos Uni­dos dis­po­ne de un in­for­me, no re­ve­la­do en to­da su ex­ten­sión, que ase­gu­ra que la CIA ha lle­va­do a ca­bo en Guan­tá­na­mo, reite­ra­da­men­te, in­te­rro­ga­to­rios acom­pa­ña­dos de tor­tu­ras. Guan­tá­na­mo es, por tan­to, un bo­rrón en la tra­yec­to­ria de EE.UU., país que se ufa­na de no co­me­ter los abu­sos que, de he­cho, de­sa­rro­lla en la is­la ca­ri­be­ña: de­ten­ción ile­gal ili­mi­ta­da, sin ga­ran­tías y con tor­tu­ras.

Guan­tá­na­mo es una he­ren­cia que Oba­ma re­ci­bió de la Ad­mi­nis­tra­ción Bush. Es­te cen­tro de de­ten­ción en­tró en ser­vi­cio en el 2002, el año si­guien­te a los aten­ta­dos del 11-S. Oba­ma te­nía se­gu­ra­men­te en­ton­ces ga­nas de echar­le el cie­rre. Pe­ro no ha si­do po­si­ble. El pre­si­den­te pue­de cul­par de ello a un Con­gre­so con ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na, que ha obs­ta­cu­li­za­do la ope­ra­ción, ne­gán­do­se a fi­nan­ciar jui­cios pa­ra di­ri­mir la res­pon­sa­bi­li­dad real de ca­da de­te­ni­do o a fi­nan­ciar su tras­la­do a una pri­sión en sue­lo de Es­ta­dos Uni­dos. Siem­pre con­tra co­rrien­te, el can­di­da­to re­pu­bli­cano Do­nald Trump ha ma­ni­fes­ta­do ya que Guan­tá­na­mo de­be se­guir y am­pliar­se. Sin em­bar­go, es so­bre Oba­ma, ade­más de so­bre Bush, que cae la res­pon­sa­bi­li­dad por la per­ma­nen­cia de es­te cen­tro.

Guan­tá­na­mo pue­de ser usa­do, ob­via­men­te, co­mo un ar­ma arro­ja­di­za más en la cam­pa­ña elec­to­ral es­ta­dou­ni­den­se que con­clui­rá en oto­ño. Pe­ro la bre­ga po­lí­ti­ca, di­ri­gi­da por in­tere­ses cor­to­pla­cis­tas, no de­be re­le­gar ni ha­cer­nos ol­vi­dar las cues­tio­nes ma­yo­res: es­te cen­tro de in­ter­na­mien­to sin nin­gún ti­po de nor­mas ho­mo­lo­ga­bles es un ejem­plo pal­ma­rio de con­cul­ca­ción de los de­re­chos ele­men­ta­les, tam­bién de las le­yes y la cultura de la que EE.UU., con ra­zón, se enor­gu­lle­ce. Ca­da día que pa­sa en ple­na ac­ti­vi­dad cues­tio­na la eje­cu­to­ria y la au­to­ri­dad mo­ral de EE.UU., y apor­ta des­do­ro a la, por otra par­te apre­cia­ble, tra­yec­to­ria de Ba­rack Oba­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain