La Vanguardia (1ª edición)

So­bre hé­roes y tum­bas

- An­to­ni Puig­verd

Qué cu­rio­sa es la per­so­na­li­dad de Pe­dro Sán­chez! Pre­sen­ta un con­tras­te fas­ci­nan­te en­tre li­mi­ta­cio­nes po­lí­ti­cas y re­sis­ten­cia vi­tal. Ha­bi­tual­men­te, Sán­chez pa­re­ce un ac­tor en ma­nos del guio­nis­ta. No sa­be dar alas a nin­guno de los te­mas que en­fo­ca. Las ideas que de­fien­de pa­re­cen, en su bo­ca, ca­te­cis­mos sin al­ma, ideo­lo­gía de par­vu­la­rio, tea­tro de tex­to des­con­tex­tua­li­za­do. In­ca­paz de apor­tar con­sis­ten­cia, se afe­rra a la re­pe­ti­ción; in­ca­paz de ha­blar con sol­tu­ra, re­gre­sa una y otra vez al guión; im­po­ten­te pa­ra mos­trar una vi­sión con­vin­cen­te de Es­pa­ña, dis­pa­ra es­ló­ga­nes co­mo ha­ría en Twit­ter cual­quier agi­ta­dor.

To­das es­tas li­mi­ta­cio­nes que­dan re­for­za­das por su as­pec­to de ga­lán de ci­ne. Na­die en la po­lí­ti­ca en­tor­na los ojos co­mo Sán­chez; y sus ayu­dan­tes lo sa­ben. Le eli­gen unas cor­ba­tas que sin­te­ti­zan ele­gan­cia y so­brie­dad, y le en­fun­dan en ame­ri­ca­nas en las que cla­si­cis­mo y mo­der­ni­dad se con­fun­den. Sin em­bar­go, por com­pa­ra­ción con sus ri­va­les, es­te por­te holly­woo­dien­se le per­ju­di­ca. Mien­tras Ma­riano Ra­joy lle­ve los tra­jes con tan po­ca gra­cia y ca­mi­ne en cal­zón cor­to por sen­de­ros ga­lle­gos

Un con­tras­te fas­ci­nan­te en­tre li­mi­ta­cio­nes po­lí­ti­cas y re­sis­ten­cia vi­tal

con un es­ti­lo tar­ta­ri­nes­co que in­ci­te a la com­pa­sión, la ima­gen im­pe­ca­ble de Sán­chez só­lo pue­de re­for­zar aquel tó­pi­co de­ni­gra­to­rio que an­tes se apli­ca­ba a las mu­je­res gua­pas: mu­cha plan­ta y po­ca uva. Com­pa­ra­do con Pa­blo Igle­sias, quien, con co­le­ta, vaqueros y ca­mi­sas ba­ra­tas, des­pre­cia las con­ven­cio­nes bur­gue­sas, Sán­chez que­da fa­tal­men­te aso­cia­do a di­chas con­ven­cio­nes, lo que le ale­ja de to­dos los sec­to­res hu­mi­lla­dos, ofen­di­dos o irri­ta­dos (que for­man par­te sus­tan­cial de su clien­te­la). Só­lo jun­to a Al­bert Ri­ve­ra, que no se qui­ta las ame­ri­ca­nas ce­ñi­das ni pa­ra dor­mir, Sán­chez em­pa­ta en fi­ja­ción or­na­men­tal.

Li­mi­ta­do de re­cur­sos, cas­ti­ga­do por el per­fec­cio­nis­mo de la ima­gen, Sán­chez, per­di­das nue­va­men­te las elec­cio­nes, pa­re­cía des­ti­na­do a ser un obs­tácu­lo me­nor pa­ra to­dos los que re­cla­man que el PSOE de­je go­ber­nar al PP; y pa­ra sus ri­va­les de par­ti­do, que son le­gión. Pe­ro el he­cho es que, a la ho­ra de la ver­dad, Sán­chez el be­llo es más re­sis­ten­te que el feís­ta Igle­sias, más de­ci­di­do que el jo­ven Ri­ve­ra y tan ter­co o más que Ra­joy, el maes­tro de la in­mo­vi­li­dad.

La re­sis­ten­cia de Sán­chez es nu­man­ti­na. No ce­de a las pre­sio­nes de las éli­tes eco­nó­mi­cas, aguan­ta las tre­men­das por­ta­das de la pren­sa de Ma­drid, so­por­ta es­toi­ca­men­te la in­tro­mi­sión de los vie­jos ído­los so­cia­lis­tas, se atrin­che­ra con­tra sus enemi­gos in­ter­nos y to­da­vía le so­bran fuer­zas pa­ra ir­se de ex­cur­sión a Val d’Aran. Co­ra­je no le fal­ta a nues­tro ac­tor de­va­lua­do por las elec­cio­nes. To­do el mun­do es­tá se­gu­ro de que ce­de­rá. Pe­ro el he­cho es que un nue­vo go­bierno de Ra­joy se­ría pa­ra Sán­chez una tum­ba. No pue­de ex­tra­ñar que pre­ten­da alar­gar la ba­ta­lla has­ta el úl­ti­mo mo­men­to, en es­pe­ra de un gol­pe de suer­te fi­nal. Tam­bién el con­de­na­do a muer­te desea que la con­de­na se apla­ce: es­pe­ra el mi­la­gro del in­dul­to.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain