La Vanguardia (1ª edición)

Desas­tre de sis­te­ma

- Crime

Pre­sen­cia­do hoy: dos po­li­cías de pai­sano de­tie­nen a un in­mi­gran­te, apa­ren­te­men­te por ro­bo. Se­gui­da­men­te acu­den otros dos guar­dias ur­ba­nos de uni­for­me, a pie, dos más mo­to­ri­za­dos y un co­che pa­tru­lla con otros dos nú­me­ros. Lla­ma­das por ra­dio, iden­ti­fi­ca­ción (pa­re­ce ser que te­nía ya an­te­ce­den­tes) y re­lle­na­do de un ates­ta­do en ple­na ca­lle.

Re­sul­ta­do: más de una ho­ra de suel­do de ocho po­li­cías y la ca­lle cor­ta­da al trá­fi­co por el co­che pa­tru­lla. ¿Cuál es el cos­te de es­ta ac­tua­ción pa­ra la ciu­dad? Pa­ra el de­lin­cuen­te el cos­te ha si­do ce­ro, por­que una vez fir­ma­da el ac­ta se ha mar­cha­do an­dan­do pau­sa­da­men­te con to­da tran­qui­li­dad. Ca­so de que lle­gue a jui­cio, con to­da pro­ba­bi­li­dad ni se pre­sen­ta­rá al juz­ga­do, que es lo ha­bi­tual.

Pre­gun­ta: ¿ha­ce­mos las co­sas bien o, por el con­tra­rio, nues­tro sis­te­ma es un desas­tre?

AN­TO­NIO BARTOLÍ HERRÁN

Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain