La Vanguardia (1ª edición)

“Ca­da día nos lle­gan noticias de un aho­ga­do”

Re­la­to de un ni­ge­riano que es­pe­ra en Na­dor el ca­yu­co que le lle­ve a Es­pa­ña

- A.S. RUIZ Se­vi­lla

Trao­ré lle­va más de seis me­ses es­pe­ran­do un hue­co en un ca­yu­co que le lle­ve a Es­pa­ña. Es­te ni­ge­riano, li­cen­cia­do en in­ge­nie­ría, lle­gó a Ra­bat ha­ce ya dos años. Na­da más ac­ce­der a la ca­pi­tal de Ma­rrue­cos la Gen­dar­me­ría le con­fis­có el pa­sa­por­te y le ex­pul­só a la fron­te­ra con Ar­ge­lia. Des­de allí, un via­je de cin­co ho­ras a pie pa­ra re­gre­sar a Ouj­da, la úl­ti­ma po­bla­ción im­por­tan­te ma­rro­quí. Y de allí otros dos días pa­ra lle­gar a Na­dor.

Cuen­ta Trao­ré que in­ten­tó sal­tar la va­lla de Me­li­lla pe­ro fra­ca­só. “Aho­ra mis­mo es ca­si im­po­si­ble ha­cer­lo. Tan­to por la al­tu­ra del obs­tácu­lo co­mo por las con­cer­ti­nas que te pro­du­cen unas he­ri­das te­rri­bles. Ni si­quie­ra te pue­des acer­car ya que los gen­dar­mes ma­rro­quíes han lim­pia­do los mon­tes cer­ca­nos a la ciu­dad es­pa­ño­la, co­mo ellos di­cen”.

Así que la úni­ca es­pe­ran­za de Trao­ré es in­ten­tar­lo por la vía ma­rí­ti­ma, pe­ro pa­ra ello tie­ne que pa­gar. “Los gen­dar­mes se que­da­ron con to­do mi di­ne­ro, así que aho­ra vi­vo de la men­di­ci­dad”, ex­pli­ca, al tiem­po que ase­gu­ra que pue­de so­bre­vi­vir por­que “cuan­do en­con­tra­mos a otras per­so­nas de nues­tra pro­pia et­nia so­mos muy so­li­da­rios, nos ayu­da­mos mu­chos”. Su me­nú dia­rio se com­po­ne de “pies de po­llo y ca­be­zas de cor­de­ro que los ma­rro­quíes desechan y que en­con­tra­mos en los con­te­ne­do­res de ba­su­ra por­que no son pla­tos de su gus­to”.

Los in­mi­gran­tes que me­ro­dean por Na­dor res­pon­den a un per­fil di­fe­ren­te a los que se pue­den en­con­trar en otras ciu­da­des ma­rro­quíes si­tua­das más al oes­te. “Aquí abun­dan las mu­je­res, mu­chas em­ba­ra­za­das y los ni­ños”, se­ña­la. “Los que aquí es­ta­mos he­mos re­nun­cia­do a in­ten­tar sal­tar la va­lla de Me­li­lla, al­go di­fí­cil pa­ra los que so­mos jó­ve­nes pe­ro im­po­si­ble pa­ra las mu­je­res. Así que to­dos es­pe­ra­mos rea­li­zar la tra­ve­sía por mar”.

“Sé que es muy arries­ga­do, to­dos lo sa­be­mos, pe­ro una vez que he­mos lle­ga­do has­ta aquí ya no hay mar­cha atrás po­si­ble. To­dos los días nos lle­gan noticias de gen­te que se ha aho­ga­do pe­ro ¿qué otra al­ter­na­ti­va te­ne­mos”, ma­ni­fies­ta.

Ma­ma­dou sa­lió de su pue­blo con 13 años, a bus­car­se la vi­da. “Mi pa­dre me di­jo que no po­día sos­te­ner­me, así que tu­ve que sa­lir pe­ro no sa­bía ha­cia dón­de. En Se­ne­gal vi­ví de la men­di­ci­dad jun­to a otros jó­ve­nes de mi edad”. Has­ta que al­guien ha­bló de la po­si­bi­li­dad de lle­gar a Eu­ro­pa y to­dos de­ci­die­ron que “me­jor era mo­rir en el ca­mino que se­guir con nues­tra exis­ten­cia mi­se­ra­ble”.

Du­ran­te los años de ca­mino Ma­ma­dou so­bre­vi­vió a la vio­len­cia gra­cias a que “era rá­pi­do y co­rría más que los de­más en los mo­men­tos de pe­li­gro”. No se ex­pli­ca có­mo pu­do lle­gar fi­nal­men­te a Ma­rrue­cos, pe­ro re­co­no­ce que cuan­do se en­con­tra­ba con per­so­nas de su mis­ma et­nia le ayu­da­ban mu­cho.

Vi­vió en el bos­que Gu­ru­gú, co­mo tan­tos otros, e in­ten­tó va­rias ve­ces sal­tar la va­lla de Me­li­lla. Lo lo­gró en tres oca­sio­nes pe­ro la Guar­dia Ci­vil siem­pre le de­tu­vo y le de­vol­vió a los gen­dar­mes. Re­co­no­ce que en “Ma­rrue­cos he su­fri­do el des­pre­cio, el ra­cis­mo y la xe­no­fo­bia” .

En su úl­ti­mo sal­to re­sul­tó he­ri­do y no vol­vió a in­ten­tar­lo. Aho­ra es­pe­ra una opor­tu­ni­dad pa­ra em­bar­car­se ha­cia Es­pa­ña, pe­ro la pre­sión po­li­cial le va em­pu­jan­do ca­da vez más ha­cia el es­te, ha­cia la fron­te­ra con Ar­ge­lia. No quie­re dar a co­no­cer su ubi­ca­ción exac­ta por­que es­pe­ra un ca­yu­co que en los pró­xi­mos días le per­mi­ta cum­plir fi­nal­men­te su sue­ño.

 ?? MA­NUEL LO­REN­ZO / EFE ?? Un ca­yu­co lle­gó ayer a Ali­can­te
MA­NUEL LO­REN­ZO / EFE Un ca­yu­co lle­gó ayer a Ali­can­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain