La Vanguardia (1ª edición)

El ‘Pa­pa’ del fút­bol bra­si­le­ño

JOÃO HAVELANGE (1916-2016) Sép­ti­mo y con­tro­ver­ti­do pre­si­den­te de la FIFA

- CARLOS NO­VO

João Havelange, pre­si­den­te de la FIFA du­ran­te 24 años, fa­lle­ció ayer a cau­sa de una neu­mo­nía en Río de Janeiro, don­de ha­bía na­ci­do ha­cía 100 años. Con la muer­te de Havelange se va un per­so­na­je con­tro­ver­ti­do que no des­pier­ta nin­gu­na sim­pa­tía fue­ra de Bra­sil. Un per­so­na­je que su­po con­ver­tir el fút­bol en el ne­go­cio que es hoy en día, con los Mun­dia­les co­mo su má­xi­mo ex­po­nen­te, pe­ro tam­bién una fi­gu­ra pú­bli­ca que no se pue­de en­ten­der sin su apo­yo a las dic­ta­du­ras sud­ame­ri­ca­nas de los se­ten­ta, una per­so­na li­ga­da ín­ti­ma­men­te a la co­rrup­ción que aca­bó por es­ta­llar en el seno de la FIFA en el ve­rano del 2015, y que man­dó a la cár­cel a nue­ve de los di­ri­gen­tes del má­xi­mo or­ga­nis­mo rector del fút­bol, mu­chos de ellos nom­bra­dos por el pro­pio Havelange, que ya en el 2013 tu­vo que di­mi­tir co­mo pre­si­den­te de ho­nor de la FIFA des­pués de que el co­mi­té de éti­ca des­cu­brie­ra que lle­gó a re­ci­bir so­bor­nos.

Havelange no co­men­zó en el de­por­te en el mun­do del fút­bol. Par­ti­ci­pó en los Jue­gos de Ber­lín (1936) co­mo na­da­dor y en los de Hel­sin­ki (1952) co­mo wa­ter­po­lis­ta. Re­ti­ra­do de la ac­ti­vi­dad de­por­ti­va, se de­di­có a la abo­ga­cía, se hi­zo em­pre­sa­rio y du­ran­te 58 años pre­si­dió una com­pa­ñía de trans­por­tes.

Su ca­rre­ra co­mo di­ri­gen­te de­por­ti­vo co­men­zó en 1958 en la Con­fe­de­ra­ción Bra­si­le­ña de De­por­tes. Los tres Mun­dia­les de Fút­bol que la ca­na­rin­ha ga­nó con Pe­lé de fi­gu­ra le abrie­ron las puer­tas de la FIFA, a cu­ya pre­si­den­cia lle­gó en 1974 co­mo su­ce­sor del in­glés Stan­ley Rous.

En­se­gui­da Havelange en­ten­dió el fút­bol co­mo un ne­go­cio y el me­jor es­ce­na­rio pu­bli­ci­ta­rio en el pla­ne­ta, así co­mo un ob­je­to de subas­ta pa­ra las te­le­vi­sio­nes, dis­pues­tas a pa­gar lo que sea pa­ra ha­cer­se ver en el es­ca­pa­ra­te. El di­ri­gen­te bra­si­le­ño atra­jo a su de­por­te a mar­cas nor­te­ame­ri­ca­nas co­mo Co­ca-Co­la, Ni­ke o McDo­nald’s, has­ta en­ton­ces só­lo in­tere­sa­das en de­por­tes más pro­pios de Es­ta­dos Uni­dos. Los pri­me­ros Mun­dia­les ba­jo el man­da­to de Havelange, los de Ar­gen­ti­na 1978, fue­ron tam­bién los más po­lé­mi­cos; en ple­na dic­ta­du­ra de Vi­de­la, con una fuer­te pre­sión in­ter­na­cio­nal pa­ra que no se ju­ga­ra al fút­bol en un país con mi­les de de­te­ni­dos po­lí­ti­cos, con par­ti­dos cla­ra­men­te ama­ña­dos, co­mo el 6-0 de Ar­gen­ti­na a Perú… La fo­to con Havelange dan­do la Co­pa del Mundial a Da­niel Pas­sa­re­lla al la­do de Vi­de­la mar­ca to­da una épo­ca.

La co­rrup­ción aca­bó sal­pi­can­do tam­bién a otro de los per­so­na­jes in­com­bus­ti­bles del fút­bol bra­si­le­ño, Ri­car­do Tei­xei­ra, el yerno de João Havelange, y di­mi­ti­do pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción de Fút­bol Bra­si­le­ña, así co­mo expresiden­te del Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor del Mundial 2014. Tei­xei­ra ha si­do se­ña­la­do en su país co­mo el na­ran­ja de Havelange en los pa­gos, ex­pre­sión uti­li­za­da pa­ra re­fe­rir­se a un tes­ta­fe­rro.

El nom­bre de Havelange tam­bién tie­ne que ser aso­cia­do con el de Die­go Ma­ra­do­na, el me­jor ju­ga­dor de la épo­ca en que el bra­si­le­ño man­dó en el fút­bol. Ma­ra­do­na le di­ri­gió for­tí­si­mos in­sul­tos des­pués de que le ex­pul­sa­ran por do­pa­je en el Mundial de Es­ta­dos Uni­dos (1994), un Mundial ga­na­do por la Bra­sil de Bebeto, Mau­ro Sil­va o Dun­ga: “Si mis pa­dres fue­ran Havelange o Blat­ter (su su­ce­sor en la pre­si­den­cia de FIFA, lue­go ex­pul­sa­do por co­rrup­ción), pre­fe­ri­ría es­tar muer­to. Son unos hi­jos de pu­ta y los que los ro­dean tam­bién”. La in­qui­na de Ma­ra­do­na ha­cia Havelange ha per­du­ra­do con el pa­so de los años.

La sa­lud de Havelange lle­va­ba unos años de­te­rio­ra­da. Des­de ha­cía un mes es­ta­ba in­gre­sa­do en un hos­pi­tal de Río por pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios y a na­die sor­pren­de es­te desen­la­ce. Bra­sil le des­pe­di­rá con ho­no­res. El es­ta­dio del Bo­ta­fo­go, uno de los prin­ci­pa­les clubs de la ciu­dad, lle­va su nom­bre. En él se ce­le­bran en es­tos días las prue­bas de atle­tis­mo de los Jue­gos de Río.

 ?? AN­TO­NIO SCORZA / AFP ??
AN­TO­NIO SCORZA / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain