La Vanguardia (1ª edición)

La pe­tro­quí­mi­ca de Ta­rra­go­na mue­ve 450 bu­ques ca­da año

La nor­ma­ti­va se res­trin­ge pa­ra com­pa­ti­bi­li­zar el trá­fi­co de pe­tro­le­ros con el res­to de bar­cos

- SARA SANS Ta­rra­go­na Russia

Un su­per­pe­tro­le­ro en la mo­no­bo­ya, tres bu­ques des­car­gan­do en el pan­ta­lán y otro bar­co gigante pro­ce­den­te de Ru­sia fon­dean­do en el mar mien­tras es­pe­ra su turno pa­ra descargar el cru­do. Es­ta es una es­ce­na muy co­mún en el puer­to de Ta­rra­go­na, don­de só­lo la in­dus­tria pe­tro­quí­mi­ca mue­ve ca­da año más de 450 bar­cos. Sin em­bar­go, la es­tam­pa no es­tá com­ple­ta. En el fren­te ma­rí­ti­mo tam­bién fon­dean otros bu­ques de car­ga (con ce­rea­les, con­te­ne­do­res o vehícu­los), más las bar­cas de los pes­ca­do­res que a dia­rio en­tran y sa­len; los cru­ce­ros (cin­co es­te mes de agos­to,) y, pa­ra re­ma­tar, un am­plio y abun­dan­te sur­ti­do de em­bar­ca­cio­nes de ocio.

Ha­ce unos me­ses Ca­pi­ta­nía Ma­rí­ti­ma tu­vo que ac­tua­li­zar y en­du­re­cer la nor­ma­ti­va pa­ra com­pa­ti­bi­li­zar to­do es­te trá­fi­co. La se­gu­ri­dad es­tá en jue­go. Una de las ins­ta­la­cio­nes más de­li­ca­das del puer­to de Ta­rra­go­na es la mo­no­bo­ya de Rep­sol. Ubi­ca­da a una mi­lla de la pun­ta ex­te­rior del pan­ta­lán, jun­to a es­ta pie­za ama­ri­lla con tres man­gue­ras flo­tan­tes, des­car­gan los gran­des pe­tro­le­ros en mar abier­to. Las man­gue­ras se co­nec­tan en el bu­que y por ellas se tras­va­sa el cru­do, que pa­sa por una tu­be­ría sub­ma­ri­na has­ta el pan­ta­lán de Rep­sol en el puer­to y, de ahí, tam­bién por tu­be­rías –hay 22 lí­neas pa­ra los dis­tin­tos pro­duc­tos, des­de el cru­do has­ta ga­so­li­na, naf­ta, eti­leno o pro­pano– lle­ga a la re­fi­ne­ría del po­lí­gono quí­mi­co nor­te, en La Po­bla de Ma­fu­met (Ta­rra­go­nès).

De los 450 bar­cos que mue­ve la in­dus­tria pe­tro­quí­mi­ca, “unos 400 atra­can en el pan­ta­lán y me­dio cen­te­nar en la mo­no­bo­ya, que tie­ne una ocu­pa­ción de unos cien días al año”, in­di­ca Jor­di Mas, res­pon­sa­ble de las ins­ta­la­cio­nes ma­ri­nas de Rep­sol. En to­tal, ca­da año se mue­ven en el puer­to 13 mi­llo­nes de to­ne­la­das de pro­duc­to. Nue­ve en­tran y cua­tro se ex­por­tan des­de Ta­rra­go­na. Los bu­ques de has­ta 200 me­tros atra­can en el pan­ta­lán, pe­ro si son más gran­des, los co­no­ci­dos co­mo su­per­pe­tro­le­ros, tie­nen que descargar en la mo­no­bo­ya. “Aho­ra la uti­li­za­mos más por­que úl­ti­ma­men­te vie­nen bu­ques más gran­des y des­de más le­jos”, aña­de Mas.

Y aun­que no es ex­tra­ño que se acer­que una pe­que­ña em­bar­ca­ción de ocio al­re­de­dor de la mo­no­bo­ya, Ca­pi­ta­nía Ma­rí­ti­ma ha re­ser­va­do una zo­na de 560 me­tros de ex­clu­sión to­tal de ac­ti­vi­da­des. No en vano, en abril del año pa­sa­do, un pes­que­ro que re­gre­sa­ba al puer­to cho­có con­tra la mo­no­bo­ya y se hun­dió en me­nos de cin­co mi­nu­tos. “Por suer­te, a los pes­ca­do­res no les pa­só na­da y la mo­no­bo­ya no re­sul­tó da­ña­da”, apun­ta Hu­go Ba­yón, je­fe de área ter­mi­nal ma­rí­ti­mo. A raíz de es­te úl­ti­mo in­ci­den­te se re­for­za­ron las se­ña­les lu­mí­ni­cas de es­ta ins­ta­la­ción flo­tan­te.

La maniobra de atra­que no es sen­ci­lla, ni aquí ni en el pan­ta­lán. Los su­per­pe­tro­le­ros pue­den pe­sar has­ta 140.000 to­ne­la­das. Los prác­ti­cos del puer­to di­ri­gen la maniobra y una vez ama­rra­dos y mien­tras per­ma­ne­cen en el puer­to hay un téc­ni­co de Rep­sol a bor­do que su­per­vi­sa to­da la ope­ra­ción de car­ga o des­car­ga. En el bar­co atra­ca­do en la mo­no­bo­ya tam­bién hay un equi­po de bu­zos a pun­to pa­ra su­mer­gir­se si fue­ra ne­ce­sa­rio. En ca­so de muy mal tiem­po, es­tos téc­ni­cos pue­den or­de­nar in­te­rrum­pir la ope­ra­ción de car­ga o des­car­ga y en­viar los bar­cos a mar abier­to, “pa­ra evi­tar que cho­quen con­tra el pan­ta­lán, se pro­duz­ca al­gún da­ño y, en con­se­cuen­cia, al­gu­na fu­ga del pro-

duc­to”, aña­de Hu­go Ba­yón.

Pre­ci­sa­men­te, y des­pués de va­rios epi­so­dios de ver­ti­dos en el mar, en el 2011 Rep­sol anun­ció un pa­que­te de 120 mi­llo­nes de in­ver­sio­nes –que eje­cu­tó a lo lar­go de tres años– pa­ra me­jo­rar las me­di­das de se­gu­ri­dad de sus ins­ta­la­cio­nes ma­ri­nas. Cin­cuen­ta mi­llo­nes se des­ti­na­ron a la pla­ta­for­ma Ca­sa­blan­ca y el res­to (80 mi­llo­nes) se in­vir­tió en re­no­var las in­fra­es­truc­tu­ras que co­nec­tan la re­fi­ne­ría con el pan­ta­lán y otras ins­ta­la­cio­nes co­mo los bra­zos de car­ga (se cam­bia­ron 17 de los 21 que hay) o la pro­pia mo­no­bo­ya. El pa­que­te tam­bién in­cluía más per­so­nas y me­dios de vi­gi­lan­cia.

Ade­más de la zo­na de ex­clu­sión de la mo­no­bo­ya, des­de la pun­ta del di­que de Lle­vant (la más ex­te­rior del puer­to), Ca­pi­ta­nía Ma­rí­ti­ma ha di­bu­ja­do un se­mi­círcu­lo de cua­tro mi­llas de ra­dio (unos 6,5 ki­ló­me­tros) en el que tam­bién que­dan li­mi­ta­das las ac­ti­vi­da­des de ocio. So­bre el pa­pel, to­das las em­bar­ca­cio­nes que na­ve­guen por es­ta área de­be­rían co­mu­ni­car por ra­dio su pa­so por la zo­na. Tan­to aquí co­mo en la zo­na de fon­deo –fren­te a la fa­cha­da ma­rí­ti­ma de Ta­rra­go­na– se han es­ta­ble­ci­do unas con­di­cio­nes mí­ni­mas de se­gu­ri­dad. Se prohí­be, por ejem­plo, que cual­quier em­bar­ca­ción se acer­que a me­nos de 50 me­tros de un gran bar­co. “Una si­tua­ción que se da a me­nu­do y que es pe­li­gro­sa”, in­sis­tió la ca­pi­ta­na ma­rí­ti­ma de Ta­rra­go­na, Nú­ria Obiols, al pre­sen­tar la nue­va nor­ma­ti­va.

 ?? VI­CE­NÇ LLURBA ?? Nin­gún bar­co pue­de acer­car­se a me­nos de 50 me­tros de un pe­tro­le­ro
VI­CE­NÇ LLURBA Nin­gún bar­co pue­de acer­car­se a me­nos de 50 me­tros de un pe­tro­le­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain