La Vanguardia (1ª edición)

Bar­ce­lo­na em­bo­te­lla es­pe­ran­za

Do­ce per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad pro­du­cen unas 10.000 bo­te­llas al año en una fin­ca del Ayun­ta­mien­to: vi­nos cu­ya DO es la in­clu­sión so­cial

- JO­SE PO­LO Bar­ce­lo­na

De la po­da al em­bo­te­lla­do pa­san­do por la ven­di­mia, el ci­clo del vino se con­vier­te en un ca­mino ha­cia la in­clu­sión so­cial en la ma­sía de Can Ca­lo­pa de Dalt, si­tua­da en pleno par­que na­tu­ral de Coll­se­ro­la. Es allí don­de do­ce per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des fí­si­cas o men­ta­les de en­tre 18 y 30 años se en­car­gan de to­do el pro­ce­so de pro­duc­ción de dos mar­cas: Vin­yes de Coll­se­ro­la y Vin­yes de Bar­ce­lo­na.

Pro­du­cen unas 10.000 bo­te­llas anua­les ex­plo­tan­do unas vi­ñas ad­ya­cen­tes a la fin­ca pro­pie­dad del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na a tra­vés de un pro­yec­to na­ci­do en el 2010 y ges­tio­na­do por la coope­ra­ti­va L’Oli­ve­ra, que im­pul­sa uno si­mi­lar des­de 1974 en Vall­bo­na de les Mon­ges. “Lu­cha­mos por po­ten­ciar la au­to­no­mía de es­tas per­so­nas”, re­la­ta Ma­ria Do­lors Llonch, di­rec­to­ra del cen­tro. “El ob­je­ti­vo es que en un fu­tu­ro lle­guen a va­ler­se por cuen­ta pro­pia in­cor­po­rán­do­se a la sociedad con nor­ma­li­dad”, aña­de cons­cien­te de que, pe­se al es­fuer­zo, “no to­dos lo con­se­gui­rán”.

Los tra­ba­ja­do­res con­vi­ven con mo­ni­to­res los 365 días del año a la es­pe­ra de es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra al­zar el vue­lo, co­mo es el ca­so de Iván y Ja­vi, que des­pués de años en Can Ca­lo­pa aho­ra vi­ven en un pi­so de al­qui­ler en Mo­lins de Rei, don­de an­te­rior­men­te ya ha­cían vi­da so­cial for­man­do par­te de la co­lla cas­te­lle­ra lo­cal o prac­ti­can­do taekwondo. Y es que aun­que es­ta ma­sía for­ma par­te del tér­mino mu­ni­ci­pal de Bar­ce­lo­na, quie­nes vi­ven y tra­ba­jan allí pa­san sus mo­men­tos de ocio al otro la­do de la mon­ta­ña, en es­ta lo­ca­li­dad del Baix Llo­bre­gat que se co­no­cen al de­di­llo.

“Des­pués de unas se­ma­nas en las que con­ta­ron con nues­tro acom­pa­ña­mien­to, vi­vien­do so­los les va muy bien. Dis­fru­tan de su au­to­no­mía. Eso es lo que que­re­mos que pa­se, que mu­chos sal­gan de aquí pre­pa­ra­dos y así te­ner es­pa­cio pa­ra otros”, in­di­ca Llonch, quien es­pe­ra que en unos seis me­ses otros dos re­si­den­tes pue­dan mar­char­se. El pri­mer re­to que de­ben su­pe­rar los re­cién lle­ga­dos es adap­tar­se al nue­vo mo­do de vi­da en un en­torno ru­ral y de­jar atrás su pa­sa­do. La ma­yo­ría de es­tos jó­ve­nes pro­ce­den de Bar­ce­lo­na, al­gu­nos no tie­nen fa­mi­lia y sa­len de en­tor­nos mar­gi­na­les. El cam­bio es no­ta­ble.

A me­di­da que pa­sa el tiem­po ca­da uno ad­quie­re unas ta­reas de­ter­mi­na­das en fun­ción de sus ca­pa­ci­da­des. Unos se en­car­gan del cui­da­do de las tie­rras, otros de la bo­de­ga, tam­bién lle­van los nú­me­ros del ne­go­cio… in­clu­so al­gu­nos han com­pa­gi­na­do sus obli­ga­cio­nes la­bo­ra­les con es­tu­dios en Me­cá­ni­ca o Con­ta­bi­li­dad. Ade­más, rea­li­zan los queha­ce­res do­més­ti­cos de la re­si­den­cia. “Aun­que ya me he acos­tum­bra­do, el tra­ba­jo en el cam­po es du­ro”, re­co­no­ce Cris­tian, uno de los en­car­ga­dos del cui­da­do de las vi­ñas. Tra­ba­jan ocho ho­ras al día y to­dos co­bran el sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal.

El fu­tu­ro del pro­yec­to pa­sa por aña­dir el enotu­ris­mo a su ofer­ta y re­cu­pe­rar el pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co de un es­pa­cio don­de ya se pro­du­cía vino en el si­glo XVI y que que­dó sin uso por cul­pa de la fi­lo­xe­ra. Por eso lle­van me­ses reha­bi­li­tan­do una par­te de la ma­sía, con ele­men­tos del tar­do­gó­ti­co, pa­ra po­der or­ga­ni­zar vi­si­tas guia­das, ca­tas de vino e in­clu­so con­cier­tos con pri­vi­le­gia­das vis­tas a la vi­ña. “Po­dre­mos crear más pues­tos de tra­ba­jo cuan­do aca­be­mos la res­tau­ra­ción”, co­men­ta Llonch so­bre lo que se­rá el pró­xi­mo pa­so ha­cía la sos­te­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de la ini­cia­ti­va.

El pa­so por la ma­sía de Can Ca­lo­pa pre­pa­ra a los jó­ve­nes pa­ra po­der tra­ba­jar y lle­var una vi­da au­tó­no­ma

 ?? KIM MANRESA ?? Un tra­ba­ja­dor y una mo­ni­to­ra en la ma­sía de Can Ca­lo­pa de Dalt, en la mon­ta­ña de Coll­se­ro­la
KIM MANRESA Un tra­ba­ja­dor y una mo­ni­to­ra en la ma­sía de Can Ca­lo­pa de Dalt, en la mon­ta­ña de Coll­se­ro­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain