La Vanguardia (1ª edición)

La po­si­bi­li­dad de una is­la

-

¿Qué li­bro se lle­va­ría a una is­la?” Es una vie­ja pre­gun­ta de cues­tio­na­rio, pe­ro ya no cues­tio­na na­da has­ta que le da­mos la vuel­ta: ¿Qué is­la se lle­va­ría a un li­bro? Y, aho­ra, sí. La res­pues­ta es es­ta instantáne­a de Sal­vans, por­que es­ta is­la es to­da una co­me­dia fres­ca, li­ge­ra y agra­de­ci­da co­mo un va­so de agua.

Si la is­la es­tu­vie­ra en el mue­lle de Co­ney Is­land, el se­ñor del ba­ña­dor ne­gro po­dría ser el se­ñor Kö­nis­berg, pa­pá de Woody Allen, que es­tá pi­dien­do dis­cul­pas a una en­can­ta­do­ra Scar­lett Johan­son, sub­ma­ri­nis­ta a la que ha pes­ca­do ac­ci­den­tal­men­te. Woody, de­trás de su pa­dre, tar­ta­mu­dea­ría emo­cio­na­do, ya enamo­ra­do de la sue­ca y en ple­na cri­sis de pa­re­ja con Dia­ne, la de la toa­lla ama­ri­lla, que aho­ra se ha­ce la dor­mi­da por­que no aguan­ta a su sue­gra, ba­jo la som­bri­lla, que no pa­ra de que­jar­se de to­do mien­tras se en­tre­ga al sol con más ga­nas que al ma­ri­do.

Pe­ro es­ta­mos en la Es­pa­ña de los se­ten­ta y no se­ría Woody, sino Jo­sé Luis López Váz­quez quien in­ten­ta­ría en­ta­blar con­tac­to vi­sual con la sub­ma­ri­nis­ta es­can­di­na­va mien­tras, pa­ra di­si­mu­lar an­te la pa­rien­ta, iría re­pi­tien­do al yerno que es­tá vien­do una lu­bi­na enor­me.

Si es­ta­mos a prin­ci­pios de los se­ten­ta, el sue­co po­dría ser Berg­man, pe­ro co­mo director de la pe­lí­cu­la, y en­ton­ces so­bre el cu­bo de ce­men­to del puer­to na­die pes­ca­ría a na­die, pe­ro to­dos se abu­rri­rían mu­cho, em­pe­za­ría a llo­ver y la ma­dre, an­tes de sui­ci­dar­se lan­zán­do­se al mar sin flo­ta­dor, di­ría que la fa­mi­lia es la pri­me­ra cár­cel del ser hu­mano y la is­la, un via­je sin mo­ver­se de un pun­to que se mue­ve den­tro de no­so­tros.

Aun­que el me­jor re­tra­to de épo­ca se­ría el de la fa­mi­lia Uli­ses de Bui­gas-Be­ne­jam en el TBO in­mor­tal. Te­ner te­lé­fono y co­che en aquel tiem­po era ser ri­co; igual que no te­ner­los hoy es ser re­ma­ta­da­men­te po­bre o des­ca­ra­da­men­te lis­to. Evo­car a los Uli­ses an­te la fo­to es ver có­mo la is­li­ta se ha­ce gran­de al aden­trar­nos en el país de la me­mo­ria don­de to­dos so­mos ex­tran­je­ros.

Allí, Lo­lín, re­ca­ta­da ba­jo su toa­lla, es­ta­ría to­man­do el sol jun­to a su ma­dre mien­tras su no­vio for­mal y pa­pá Uli­ses vi­gi­lan aten­tos el ba­ño de la abue­la:

–Abue­la, sal­ga ya del agua, que es­tá ya ma­yor pa­ra na­dar tan­to ra­to.

–Sal­dré “ip­so­fá­ti­ca­men­te” Uli­ses. Pe­ro di­le a Lo­lín que ba­je la ra­dio que pa­re­ce que es­te­mos ro­dan­do un “vi­drio-clip” de esos.

–Tam­bién es cultura, abue­la. Se que­ja­ría Lo­lín

–¡Qué “clu­tu­ra” ni qué le­ches, ba­ja la ra­dio, Lo­lín, o ten­dré un “tra­mua”! ¡Vir­gen San­ta del Per­pe­tuo So­co­rro!

Es­tas lí­neas le de­ben el tí­tu­lo a Michelle Hou­lle­becq y pa­ra él es­ta is­la fa­mi­liar en apa­ci­ble tar­de de do­min­go, se­ría una co­lo­nia de ex­hip­pies a pun­to de su­frir una re­gre­sión ha­cia sus años de amor li­bre –el pe­rro in­ten­ta­ría es­ca­par pa­ra aca­bar de­vo­ra­do por ti­bu­ro­nes trans­gé­ni­cos– jus­to an­tes de ser in­va­di­dos por un pa­tín acuá­ti­co de yiha­dis­tas pe­da­lean­do.

Y us­te­des pue­den se­guir, por­que nues­tra is­li­ta tie­ne sus lí­mi­tes, pe­ro no pa­ra una bue­na fo­to­gra­fía y nues­tra ima­gi­na­ción.

 ?? TXEMA SAL­VANS ??
TXEMA SAL­VANS
 ?? LLUÍS AMIGUET ??
LLUÍS AMIGUET

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain