La Vanguardia (1ª edición)

Siem­pre nos que­da­rá el Pa­rís

- PAU ECHAUZ Llei­da

To­da gran ciu­dad que se pre­cie, sea o no pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad, dis­po­ne pa­ra dis­fru­te de sus ciu­da­da­nos de un lo­cal que ga­ran­ti­za su fa­ma y buen ha­cer en­co­men­dan­do su nom­bre a la ca­pi­tal de Fran­cia. Un Ca­fé Pa­rís es al­go usual y Llei­da no po­día ser me­nos. Fun­da­do ha­ce ya me­dio si­glo por Ramon y Pi­lar, la Ca­fe­te­ría Pa­rís ha vis­to pa­sar por sus me­sas, ta­bu­re­tes y te­rra­za a unas cuan­tas ge­ne­ra­cio­nes, lo me­jor­ci­to de ca­da ca­sa, que sa­bían que era el rin­cón ideal pa­ra en­con­trar­se, ob­ser­var­se y co­no­cer­se.

El Pa­rís na­ció cuan­do los mo­der­nos de Llei­da bau­ti­za­ron la ave­ni­da de­di­ca­da al Ge­ne­ral Mo­la co­mo Mo­la Street, en­ton­ces en el lí­mi­te de la tra­ma ur­ba­na que em­pe­za­ba a ex­pan­dir­se. El bar ha vi­vi­do la gran trans­for­ma­ción de la ciu­dad y de las cos­tum­bres, pe­ro su te­rra­za si­gue inal­te­ra­ble aco­gien­do clien­tes que por la ma­ña­na apu­ran su desa­yuno y por la tar­de to­man su ca­fé; por la no­che, es re­fu­gio his­tó­ri­co de noc­tám­bu­los. Jun­to a la puer­ta, una gran ventana con una ba­rra. Es la mis­ma ventana en la que se apo­ya­ba Pi­lar, la fun­da­do­ra, una mu­jer que su­po ga­nar la clien­te­la más avan­za­da en un mo­men­to de cam­bios. Lo hi­zo a ba­se de ofre­cer buen pro­duc­to y un diá­lo­go de con­fian­za con el clien­te. Los nos­tál­gi­cos aún ha­blan de cuan­do en el ju­ke-box so­na­ba, ra­ya­da, de tan­to es­cu­char­la, el Mag­gie May de Rod Ste­wart, ano­ma­lía co­rre­gi­da con un gol­pe cer­te­ro has­ta que se da­ba la vuel­ta al dis­co y des­cu­bría­mos las ma­ra­vi­llas de las ca­ras B.

Por la ventana y la ba­rra han pa­sa­do Carlos y Se­ni, jun­to a Sis­co, que se en­car­gó de la mú­si­ca cuan­do ju­bi­la­ron el to­ca­dis­cos de pa­go y la má­qui­na del mi­llón. Hoy es Pau, la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia Sa­font, quien atien­de a los in­con­di­cio­na­les de un bar que asom­bra a mu­chos que vuel­ven a él y ob­ser­van in­tac­tas las lu­ces de neón y se pre­gun­tan có­mo ha po­di­do so­bre­vi­vir. El Pa­rís ha sa­bi­do adap­tar­se y se­guir sien­do un es­pa­cio aco­ge­dor que se lle­na en el turno de ma­ña­na o las no­ches de gran­des fies­tas co­lec­ti­vas y cuan­do jue­ga el Ba­rça.

El Pa­rís es un lu­gar al que se vuel­ve siem­pre, por vo­lun­tad, obli­ga­ción o va­ga­bun­deo. Por­que ya sea den­tro o fue­ra se res­pi­ra aquel am­bien­te que Car­les M. Sa­nuy in­mor­ta­li­zó en ver­so li­bre. “Amb els amics, a la te­rras­sa del Pa­rís, mi­rà­vem, dis­trets, pas­sar les noies men­tre par­là­vem de tot i de res i allar­gà­vem els whiskys”. Cuan­do vuel­ves al Pa­rís es inevi­ta­ble pen­sar en clien­tes que ya no con­su­men, en ami­gos per­di­dos, en no­ches de li­ber­ti­na­je pro­vin­ciano. Co­mo tam­bién di­ce Sa­nuy, se vuel­ve al Pa­rís, “a mi­rar pa­sar la vi­da”. Siem­pre nos que­da­rá (el) Pa­rís.

 ?? MERCÈ GI­LI ??
MERCÈ GI­LI
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain