La Vanguardia (1ª edición)

La en­tre­na­do­ra del cam­peón es bi­sa­bue­la

An­na Bot­ha en­tre­na al me­da­llis­ta Van Nie­kerk des­de el 2012

- AL­BERT MO­LINS RENTER Bar­ce­lo­na

Di­ce el tó­pi­co que al la­do de un gran hom­bre siem­pre hay una gran mu­jer, pe­ro na­die di­jo na­da de su edad. Pues par­te del éxi­to del ve­lo­cis­ta sud­afri­cano Way­de van Nie­kerk, el nue­vo cam­peón olím­pi­co de los 400 me­tros li­sos, es de su en­tre­na­do­ra des­de el 2012. Se tra­ta de An­na Bot­ha, na­ci­da en Na­mi­bia, que cum­pli­rá los 74 años den­tro de tres me­ses y que tie­ne cua­tro bis­nie­tos.

“Es­toy muy fe­liz por­que no ten­go nin­gún pro­ble­ma de sa­lud, y es por­que es­toy ocu­pa­da con chi­cos jó­ve­nes”, ha de­cla­ra­do Bot­ha –que fue ve­lo­cis­ta y sal­ta­do­ra de lon­gi­tud en su ju­ven­tud–, al por­tal sud­afri­cano City Press. La en­tre­na­do­ra lle­va más de 50 años de ca­rre­ra, 25 de los cua­les co­mo res­pon­sa­ble de atle­tis­mo de la Uni­ver­si­dad de Free Sta­te.

An­na Bot­ha se fi­jó en Van Nier­kerk cuan­do el atle­ta que­dó cuar­to en la fi­nal de los 200 me­tros de los cam­peo­na­tos del mun­do ju­nior del 2010. Pe­ro no em­pe­za­ron a tra­ba­jar jun­tos has­ta oc­tu­bre del 2012, cuan­do Van Nie­kerk se ma­tri­cu­ló co­mo es­tu­dian­te de mar­ke­ting en la mis­ma uni­ver­si­dad en la que su men­to­ra era en­tre­na­do­ra. Pa­sa­ron los pri­me­ros tres me­ses tra­ba­jan­do en la reha­bi­li­ta­ción de al­gu­nas pe­que­ñas le­sio­nes.

Bot­ha di­ce que no sien­te mie­do, pe­ro sí una gran res­pon­sa­bi­li­dad por lo­grar que “un atle­ta con tan­to ta­len­to co­mo Van Nie­kerk pue­da desa­rro­llar to­do su po­ten­cial”.

Por eso una de las pri­me­ras co­sas que hi­zo fue re­unir­se con los pa­dres de Way­de y pla­ni­fi­car có­mo iban a ser los en­tre­na­mien­tos. Hay que re­cor­dar que la ma­dre de Van Nier­kerk era una pro­me­te­do­ra atle­ta que no pu­do com­pe­tir in­ter­na­cio­nal­men­te a cau­sa del apart­heid.

“Lo más im­por­tan­te es que he­mos es­cu­cha­do a su cuer­po y si ha ne­ce­si­ta­do pa­rar, he­mos pa­ra­do. Ade­más, ten­go que dar lo me­jor de mí mis­ma pa­ra no ha­cer na­da que pue­da rom­per­lo. Es­ta me­da­lla es el fru­to de tres años de pre­pa­ra­ción”, di­ce Bot­ha.

Pa­ra la ve­te­ra­na pre­pa­ra­do­ra es pri­mor­dial que los atle­tas dis­fru­ten del en­tre­na­mien­to y cree “que nun­ca se es de­ma­sia­do vie­jo pa­ra apren­der, es­pe­cial­men­te en lo que al atle­tis­mo se re­fie­re”.

La fi­lo­so­fía de la pre­pa­ra­do­ra es que en el atle­tis­mo nun­ca se es de­ma­sia­do vie­jo pa­ra apren­der

 ??  ?? An­na Bot­ha y Way­de van Nie­kerk, pre­pa­ran­do una se­sión de en­tre­na­mien­to
An­na Bot­ha y Way­de van Nie­kerk, pre­pa­ran­do una se­sión de en­tre­na­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain