La Vanguardia (1ª edición)

“Es muy ex­tra­ño ha­cer es­tas co­sas a mi edad”

Gui­ta­rris­ta del gru­po Sta­tus Quo

- E. LI­NÉS Bar­ce­lo­na

Los Sta­tus Quo son, ade­más de ve­te­ra­nos, lis­tos y rea­lis­tas. Son una en­se­ña his­tó­ri­ca del rock du­ro, aun­que a tra­vés de sus pen­ta­gra­mas al ca­bo de más de me­dio si­glo de exis­ten­cia (la ban­da se for­mó ofi­cial­men­te en 1962) han co­ci­na­do pla­tos de un va­ria­do me­nú. Li­de­ra­dos por los gui­ta­rris­tas Fran­cis Ros­si (co­fun­da­dor del gru­po) y Rick Parfitt, los bri­tá­ni­cos es­tán ofre­cien­do su Last Night of the Elec­trics Tour y su re­per­to­rio de gran­des éxi­tos.

Pe­ro a me­dia­dos del pa­sa­do mes de ju­nio hu­bo una drás­ti­ca no­ve­dad en ple­na gi­ra, al su­frir Parfitt un in­far­to tras un con­cier­to en Turquía. Re­cu­pe­rán­do­se el gui­ta­rris­ta en Gran Bre­ta­ña, la gi­ra no se de­tu­vo por­que su lu­gar fue ocu­pa­do por Fred­die Ed­wards, hi­jo del ba­jis­ta de la ban­da. Fran­cis Ros­si, so­ca­rrón y gentle­man, lo con­ta­ba ha­ce unos días a es­te dia­rio po­co an­tes de ac­tuar en la ale­ma­na Ulm. Es­ta no­che clau­su­ran el Fes­ti­val de Cap Roig (22 h).

¿Có­mo es­tá yen­do el tour sin la pre­sen­cia de Rick Parfitt? Pues la ver­dad es que muy bien, da­das las cir­cuns­tan­cias. La au­sen­cia es­cé­ni­ca de Rick es im­po­si­ble de lle­nar, pe­ro Fred­die es una fie­ra con la gui­ta­rra, se co­no­ce y do­mi­na to­do el re­per­to­rio, y se no­ta que se ha cria­do con la ban­da des­de que era pe­que­ño acom­pa­ñan­do en las gi­ras a su pa­dre. En cuan­to a so­no­ri­dad no creo que na­die se pue­da que­jar.

¿Có­mo han con­se­gui­do co­exis­tir en el gru­po us­ted y Parfitt des­pués de ca­si me­dio si­glo? apar­te de que nos lle­va­mos bien y so­mos ami­gos, siem­pre he­mos pro­cu­ra­do di­fe­ren­ciar ra­di­cal­men­te lo que es la vi­da de Sta­tus Quo y nues­tras vi­das pri­va­das. Quie­ro de­cir con ello que he­mos con­se­gui­do que nues­tra re­la­ción sea úni­ca­men­te pro­fe­sio­nal.

¿Es­ta es su úl­ti­ma gi­ra? Eléc­tri­ca, sin du­da. Lue­go in­ten­ta­re­mos ha­cer co­sas acús­ti­cas, pe­ro si no gus­ta a la gen­te, lo de­ja­re­mos. Ten­go 67 años y es muy ex­tra­ño se­guir ha­cien­do en el es­ce­na­rio es­tas co­sas a esa edad. Los mo­vi­mien­tos en el es­ce­na­rio, lo que tie­nes que ha­cer en mo­men­tos de­ter­mi­na­dos de se­gún que can­ción, pues an­tes de dar un sal­to pien­sas: “¿Po­dré?, ¿ha­ré el ri­dícu­lo?, ¿me rom­pe­ré al­go?”. Us­te­des tie­nen una am­plia dis­co­gra­fía y al­gu­nos de sus te­mas se han con­ver­ti­do en him­nos. Sus crí­ti­cos, sin em­bar­go, di­cen que sus com­po­si­cio­nes en reali­dad se re­du­cen siem­pre a los mis­mo tres acor­des. Siem­pre lo han di­cho, pe­ro tam­bién di­go siem­pre que só­lo hay que fi­jar­se en los gran­des nom­bres de la Tam­la Mo­town y ver que se tra­ta siem­pre de los mis­mos so­ni­dos y ba­ses de fon­do, con

FIN DE LAS GI­RAS ELÉCTRICAS “An­tes de dar un sal­to pien­sas: “¿Po­dré?, ¿ha­ré el ri­dícu­lo?, ¿me rom­pe­ré al­go?” SIN RICK PARFITT Rick Parfitt, el otro co­lí­der, de­jó la gi­ra en ju­nio tras su­frir un in­far­to en Turquía

ros­tros di­fe­ren­tes. Al­go pa­re­ci­do ocu­rre en nues­tra vi­das pri­va­das, ¿quién no ha vis­to un McDo­nalds en cual­quier es­qui­na del pla­ne­ta?

Us­ted ha di­cho en al­gu­na oca­sión que si­gue en es­to de las gi­ras so­lo por di­ne­ro. Y es ver­dad. Des­pués de más de cin­cuen­ta años en es­ta di­ná­mi­ca de via­jes más o me­nos con­ti­nuos, de con­cier­tos que si­guen exi­gien­do, aca­bas can­sa­do. Pe­ro hay gas­tos y un es­que­ma fa­mi­liar y vi­tal que exi­ge que si­gas allí. No pa­sa na­da en re­co­no­cer­lo, pe­ro eso no quie­re de­cir que es­té can­sa­do de la mú­si­ca.

Pe­ro, en con­cre­to, ¿qué es lo más can­sa­do de gi­rar? Es muy ex­tra­ño. Al­go den­tro de mí siem­pre que hay un con­cier­to me pi­de que aca­be de una vez por­que ya es­tás can­sa­do, pe­ro a la vez vi­ves la magia del rock and roll, que te pi­de vol­ver a ac­tuar ma­ña­na pa­ra vol­ver a sen­tir­la. Una y otra vez. Es lo mis­mo que te pa­sa con la co­mi­da y con el se­xo.

Pe­ro cuan­do es­tá allí arri­ba to­can­do, ¿qué es lo que más le gus­ta? Sa­ber que se va a aca­bar el con­cier­to, y de pron­to, de ma­ne­ra ines­pe­ra­da, en­con­trar ese mo­men­to de éx­ta­sis cuan­do no lo es­pe­ras. Irre­pe­ti­ble.

 ?? CHRISTIE GOODWIN / GETTY ?? El gui­ta­rris­ta de la ban­da bri­tá­ni­ca, en un con­cier­to ofre­ci­do en Lon­dres el pa­sa­do mes de di­ciem­bre
CHRISTIE GOODWIN / GETTY El gui­ta­rris­ta de la ban­da bri­tá­ni­ca, en un con­cier­to ofre­ci­do en Lon­dres el pa­sa­do mes de di­ciem­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain