La Vanguardia (1ª edición)

Flo­ri­le­gium An­to­ni­niano

- JOR­GE DE PERSIA

Il Giar­dino Ar­mo­ni­co Director y flau­ta: Gio­va­ni An­to­ni­ni Lu­gar y fe­cha: Fes­ti­val To­rroe­lla de Mont­grí. Es­pai Ter (15/VIII/2016)

Cul­men del fes­ti­val. Un con­cier­to con el tí­tu­lo tan sig­ni­fi­ca­ti­vo de La mor­te de­lla rag­gio­ne nos lle­va en es­tos tiem­pos de real des­con­cier­to a in­ten­tar una re­fle­xión. Y la re­fle­xión, sin des­car­tar la fe, es pro­duc­to de la ra­zón; de mo­do que es­ta cons­ta­ta­ción del anó­ni­mo crea­dor de la Pa­va­na con que co­men­zó es­te fan­tás­ti­co con­cier­to de An­to­ni­ni, en reali­dad nos lle­va a ce­rrar un círcu­lo. En él cons­ta­ta­mos que tal co­mo no exis­te lo re­li­gio­so sin lo pro­fano, tam­po­co exis­te un pre­do­mi­nio de la ra­zón aje­na a la fe y los sen­ti­mien­tos, sal­vo en los ex­tre­mos –que aca­ban ha­cien­do da­ño y nun­ca pros­pe­ran. La his­to­ria re­cien­te del si­glo XX nos lo con­fir­ma. Dis­cu­sión, pues, que se de­be arrin­co­nar en los anaque­les de la es­té­ti­ca, y fas­ci­nan­te pa­ra en­ten­der me­jor aque­llos tiem­pos del Re­na­ci­mien­to, en que se dio la po­ten­te alian­za en­tre ra­zón y fe, que lle­vó a Oc­ci­den­te a la cul­mi­na­ción de que hoy dis­fru­ta­mos. Y en el cen­tro de es­ta cues­tión, el con­cep­to de ar­mo­nía que do­mi­nó la cons­truc­ción de aque­lla sociedad ideal, que en­con­tra­mos en los tiem­pos de Pa­lla­dio, de Ve­ro­ne­se, de los Ga­brie­lli; de los diá­lo­gos en­tre la ar­mo­nía del es­pa­cio y pi­ta­gó­ri­ca de la mú­si­ca. Pe­ro en­tre­mos en la pro­pues­ta de es­te flo­ri­le­gium an­to­ni­niano.

An­to­ni­ni es buen co­no­ci­do de To­rroe­lla, que le aga­sa­jó aho­ra co­mo tal. Des­de sus pri­me­ros tiem­pos en­con­tró aquí un eco sin­gu­lar, en un tra­ba­jo que le lle­vó a di­ver­sas ex­pe­rien­cias al mar­gen de su ba­rro­co Giar­dino Ar­mó­ni­co, su flor prin­ci­pal y pri­me­ra. Des­pués de tran­si­tar por podios or­ques­ta­les, pa­re­ce re­gre­sar a la magia de los orí­ge­nes, aque­llos que fue­ron pa­ra que hoy es­te­mos aquí. Y re­cu­rre a los tiem­pos an­te­rio­res a Mon­te­ver­di, o al me­nos a esas es­té­ti­cas que se van apro­xi­man­do al mun­do de los sen­ti­dos que lle­vó a la ópe­ra. Y sal­tán­do­se las pa­la­bras de las can­cio­nes, las lle­va a su te­rreno ins­tru­men­tal. Pri­mer ejer­ci­cio de abs­trac­ción que sus­ten­ta no en lec­tu­ras li­te­ra­les sino en la prác­ti­ca de la im­pro­vi­sa­ción y la glo­sa pro­pias de aque­llos tiem­pos. Y en es­te te­rreno se en­cuen­tra muy có­mo­do co­mo gran músico, ro­dea­do de gran­des mú­si­cos. Sor­pren­den­tes y fie­les la or­na­men­ta­ción de Ste­fano Bar­nes­chi y Lia­na Mos­ca en vio­li­nes, o de los mag­ní­fi­cos cor­ne­tis­tas, ins­tru­men­to cer­cano a la voz, o el lu­ci­mien­to con el con­tro­ver­ti­do Ge­sual­do de ar­pa y cla­ve­cín, al mar­gen de la ex­ce­len­cia del flau­tis­ta An­to­ni­ni, co­mo en sus me­jo­res tiem­pos, li­bre, ge­ne­ro­so en so­ni­do y ex­pre­sión.

El pro­gra­ma fue di­fí­cil de se­guir aun­que de fá­cil de­lei­te. Ha­bría que ha­ber pro­yec­ta­do los múl­ti­ples tí­tu­los y au­to­res, pues en su desa­rro­llo hu­bo mo­di­fi­ca­cio­nes. Qui­zá es­ta su pues­ta“mor te del la rag­gio­ne” alu­día al pre­do­mi­nio vir­tuo­so de la im­pro­vi­sa­ción y la glo­sa, pe­ro si bien exis­te, es­ta nun­ca se des­pren­de de su fun­da­men­to ar­mó­ni­co tan pre­sen­te en Ge­sual­do, en Gom­bert, Gros­si da Via­da­na, Scheidt, Duns­ta­ble, Agri­co­la, Tye, des Près, Cas­te­llo, y otros que nos lle­van al ba­rro­co. Un flo­ri­le­gium de­li­cio­so, pa­ra dis­fru­tar y... ra­zo­nar...

 ?? M. ARTALEJO ?? Gio­van­ni An­to­ni­ni, el lu­nes en To­rroe­lla
M. ARTALEJO Gio­van­ni An­to­ni­ni, el lu­nes en To­rroe­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain