La Vanguardia (1ª edición)

La pin­to­ra que rom­pió ta­búes

Pa­rís res­ca­ta en una re­tros­pec­ti­va a la ale­ma­na Pau­la Mo­der­sohn-Bec­ker, la pri­me­ra ar­tis­ta mo­der­na

- ÓS­CAR CA­BA­LLE­RO Pa­rís. Ser­vi­cio es­pe­cial

Pau­la Mo­der­sohn-Bec­ker fue la pri­me­ra mu­jer en la his­to­ria de la pin­tu­ra que se re­tra­tó des­nu­da; más aún: des­nu­da y em­ba­ra­za­da, en 1907. Sím­bo­lo vi­vo pa­ra los na­zis del ar­te de­ge­ne­ra­do, cuan­do lle­va­ba ya tres dé­ca­das muer­ta, pre­cur­so­ra del ex­pre­sio­nis­mo ale­mán, tie­ne aho­ra su pri­me­ra mo­no­grá­fi­ca fran­ce­sa, en el Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Pa­rís (MAM).

¿Des­cu­bri­mien­to? Un na­va­jo pre­gun­tó al an­tro­pó­lo­go que le ha­bla­ba del des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca ¿có­mo al­guien pue­de creer que ha des­cu­bier­to un con­ti­nen­te ha­bi­ta­do? La fór­mu­la va­le pa­ra crí­ti­ca y pú­bli­co, fas­ci­na­dos an­te ca­da re­tra­to, ca­da na­tu­ra­le­za muer­ta, ca­da pin­ce­la­da de es­ta des­co­no­ci­da. Y que, sin em­bar­go, en me­nos de tres lus­tros de tra­ba­jo –fer­vo­ro­so, eso sí– de­jó unas se­te­cien­tas te­las –al­gu­nas des­trui­das por los te­rri­bles bom­bar­deos so­bre Dres­de, en las pos­tri­me­rías de la Se­gun­da Gue­rra-, más de mil di­bu­jos y tre­ce es­tam­pas.

Pe­ro si Pau­la Mo­der­sohn-Bec­ker es cé­le­bre en Ale­ma­nia, es­te re­des­cu­bri­mien­to pa­ri­sino tie­ne su ló­gi­ca. La jo­ven ale­ma­na de bue­na fa­mi­lia (pa­dre in­ge­nie­ro, ma­dre de la no­ble­za) que con al­gu­nos es­tu­dios de di­bu­jo y pin­tu­ra en Lon­dres y Ber­lín se in­te­gra en 1898 en Wor­ps­we­de, vi­llo­rrio del sur de Bre­men, en un gru­po de pai­sa­jis­tas que de­ci­de pin­tar en ple­na na­tu­ra­le­za, in­tu­ye que lo su­yo no va por ahí. Por eso, al fi­lo del cam­bio de si­glo, des­em­bar­ca, so­la, aun­que con el res­pal­do fi­nan­cie­ro de su pa­dre, en la que por en­ton­ces era ca­pi­tal del ar­te.

Aquel via­je, en ple­na Ex­po­si­ción Uni­ver­sal, se­rá la pri­me­ra de sus cua­tro lar­gas es­tan­cias en Pa­rís, ciu­dad en ple­na efer­ves­cen­cia ar­tís­ti­ca. En agos­to de 1900 co­no­ce a Ril­ke. Ella tie­ne 24 años y él 25. Los es­tu­dio­sos cla­si­fi­ca­rán esa re­la­ción, la in­fluen­cia mu­tua, en­tre

La ar­tis­ta ale­ma­na rom­pió ta­búes se­xis­tas, lle­vó una vi­da li­bre y mu­rió a los 31 años, al po­co de dar a luz

las gran­des amis­ta­des ar­tís­ti­cas del si­glo XX. Ade­más de la amis­tad, el poe­ta com­pra­rá uno de los tres úni­cos cua­dros que Pau­la ven­dió en vi­da y a su muer­te le de­di­ca­rá un emo­ti­vo Re­quiem pour une amie.

Pe­ro la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal atrae a uno de los pin­to­res de Wor­ps­we­de, Ot­to Mo­der­sohn. Se ca­san el 25 de ma­yo de 1901. Con una di­si­den­cia ini­cial: a Ot­to le re­con­for­ta la tran­qui­li­dad del pue­blo y Pau­la sa­be que ne­ce­si­ta la vi­ta­li­dad pa­ri­si­na. Por eso re­cor­da­rá más tar­de, de su pri­mer via­je, que las te­las de Cé­zan­ne “me sa­cu­die­ron co­mo una tem­pes­tad”. Y ca­da día de sus cua­tro es­tan­cias en Pa­rís trae­rá su lo­te de sor­pre­sas: el Adua­ne­ro Rous­seau, Gau­guin, los na­bibs, el ca­ta­lán Mai­llol. Ro­din la re­ci­be, “me ha­bla de ar­te una tar­de en­te­ra” y le en­se­ña esos ma­ra­vi­llo­sos di­bu­jos eró­ti­cos que na­die ha vis­to. Y so­bre to­do, Be­llas Ar­tes de Pa­rís es la úni­ca es­cue­la ofi­cial que ad­mi­te mu­je­res. Allí se­gui­rá Pau­la un cur­so de anato­mía. Y en las aca­de­mias dis­fru­ta­rá del pri­vi­le­gio de no ser la mo­de­lo des­nu­da, sino el pin­cel que la re­tra­ta.

La no­ve­lis­ta Ma­rie Da­rrieus­secq, con­se­je­ra de la ex­po­si­ción del MAM y au­to­ra de Être ici est une splen­deur (Es­tar aquí es un es­plen­dor), una vi­da de la pin­to­ra, re­cuer­da que “en Pa­rís, ella pin­ta­rá con el fre­ne­sí de quien ha en­con­tra­do un ca­mino nue­vo. Crea en una so­le­dad to­tal, pe­ro con la ven­ta­ja pa­ra­dó­ji­ca de no te­ner pú­bli­co. Y de po­der in­ten­tar­lo to­do sin preo­cu­par­se de la mi­ra­da de los de­más”.

Da­rrieus­secq la lla­ma Pau­la por­que “no me con­vie­ne ni el ape­lli­do de ca­sa­da ni el Bec­ker de su pa­dre ni tam­po­co ese Bec­ker-Mo­der­sohn del mu­seo que le de­di­có Bre­men”. Otro nom­bre im­por­tan­te: el de su ami­ga Cla­ra West­hoff, es­cul­to­ra del gru­po de Wor­ps­we­de, lue­go es­po­sa de Ril­ke.

El do­min­go de Ra­mos de 1902, Pau­la es­cri­be en su dia­rio: “el ma­tri­mo­nio du­pli­ca el sen­ti­mien­to de in­com­pren­sión”. En los cin­co años que le que­dan por vi­vir, re­en­cuen­tros y se­pa­ra­cio­nes mar­ca­rán su re­la­ción con Ot­to. En­tre otras co­sas por­que de­pen­de de sus trans­fe­ren­cias pa­ra so­bre­vi­vir en Pa­rís. Y al mis­mo tiem­po tie­ne cla­ro que le­jos de la ciu­dad su pin­tu­ra no vi­vi­ría. Sus po­de­ro­sas na­tu­ra­le­zas muer­tas de prin­ci­pios de si­glo, por ejem­plo, tie­nen que ver con el des­cu­bri­mien­to de Char­din, en el Lou­vre.

Con sus más de cien obras y un re­co­rri­do te­má­ti­co y cro­no­ló­gi­co, la ex­po­si­ción del MAM per­mi­te apre­ciar que, co­mo ex­pli­ca Ju­lia Ga­ri­morth, co­mi­sa­ria de la mues­tra, “si los te­mas son ca­rac­te­rís­ti­cos de la épo­ca, la ma­ne­ra de tra­tar­los in­no­va. Sus te­las se des­mar­can por la fuer­za ex­pre­si­va del co­lor, la sen­si­bi­li­dad ex­tre­ma y una gran ca­pa­ci­dad pa­ra atra­par la esen­cia de sus mo­de­los”.

En 1905 en ca­sa del co­lec­cio­nis­ta Gus­ta­ve Fa­yet, Pau­la des­cu­bre a Gau­guin y le im­pre­sio­nan “la sim­pli­fi­ca­ción de los cuer­pos –en­se­ña Ga­ri­morth– y el re­cha­zo del de­ta­lle en be­ne­fi­cio de una ima­gen sin­té­ti­ca. Con co­lo­res vi­vos, apli­ca­dos en an­chas pin­ce­la­das, la pin­to­ra quie­re bus­car la esen­cia de­trás de la apa­rien­cia. Su obra de ma­du­rez con­tri­bu­ye a las in­ves­ti­ga­cio­nes de los ex­pre­sio­nis­tas ale­ma­nes y an­ti­ci­pa las apro­xi­ma­cio­nes pic­tó­ri­cas del cu­bis­mo fran­cés”. El año y me­dio que le que­da de vi­da se­rá el más pro­duc­ti­vo, con ca­si una cen­te­na de obras. El 2 de no­viem­bre de 1907 na­ce su hi­ja Ma­til­de. El 20, pri­mer día que le au­to­ri­zan a sa­lir, Pau­la muere de una em­bo­lia pul­mo­nar, a sus 31 años. Se­gún Da­rrieus­secq, al­can­za a mur­mu­rar Scha­de! (¡Lás­ti­ma!). La ex­cla­ma­ción que cual­quie­ra pue­de re­pe­tir al ima­gi­nar la obra in­con­clu­sa.

Ami­ga de Ril­ke, enemi­ga del ma­tri­mo­nio, ve­ta­da por los na­zis, fue pio­ne­ra del ex­pre­sio­nis­mo ale­mán

 ?? MAM ?? La ar­tis­ta se atre­vió a pin­tar un au­to­rre­tra­to des­nu­da, y em­ba­ra­za­da; era en 1906
MAM La ar­tis­ta se atre­vió a pin­tar un au­to­rre­tra­to des­nu­da, y em­ba­ra­za­da; era en 1906
 ?? MAM ?? Re­tra­to de una mu­cha­cha (1900)
MAM Re­tra­to de una mu­cha­cha (1900)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain