La Vanguardia (1ª edición)

Una ca­nas­ta de An­na Cruz en el úl­ti­mo sus­pi­ro lle­va a Es­pa­ña a las se­mi­fi­na­les

Una ca­nas­ta al lí­mi­te de la ca­ta­la­na cla­si­fi­ca por pri­me­ra vez a Es­pa­ña pa­ra se­mi­fi­na­les

- JUAN BAUTISTA MAR­TÍ­NEZ Río de Janeiro. Enviado es­pe­cial

Abra­zos, ri­sas, sal­tos, eu­fo­ria. Emo­ción desata­da en el Ca­rio­ca 1 tras un fi­nal de par­ti­do in­creí­ble que cla­si­fi­có a las mu­je­res del baloncesto es­pa­ñol pa­ra se­mi­fi­na­les. La pri­me­ra vez que lo con­si­guen en unos Jue­gos Olím­pi­cos. Lo me­re­cían por una reac­ción en el úl­ti­mo tra­mo sen­ci­lla­men­te ejem­plar. No se sa­be de dón­de sa­ca­ron arres­tos pa­ra le­van­tar un 52-60 con­tra Turquía fal­ta de me­nos de cua­tro mi­nu­tos. La re­mon­ta­da tie­ne un nom­bre pro­pio, el de la ba­da­lo­ne­sa An­na Cruz, que con­si­guió ocho pun­tos de los úl­ti­mos do­ce de Es­pa­ña pa­ra com­ple­tar un par­cial de 12-2 y pa­sar del 5260 al 64-62. En es­pe­cial un ti­ro so­bre la bo­ci­na que en­tró co­mo una ca­ta­pul­ta, que evi­tó la pró­rro­ga y que tu­vo que ser re­vi­sa­do por los co­le­gia­dos, por si era den­tro o no del tiem­po. Cuan­do se cer­ti­fi­có el triun­fo vol­vió a es­ta­llar la ale­gría. Aho­ra Es­pa­ña ju­ga­rá ma­ña­na con­tra Ser­bia, a la que ya de­rro­tó en el pri­mer par­ti­do de es­tos Jue­gos.

“No me lo pen­sé dos ve­ces, co­gí el ba­lón y pen­sé ‘ten­go que ti­rar co­mo sea’. No ha­bía más tiem­po. Ha si­do in­creí­ble. Cuan­do la he vis­to en­ja­do trar…una pa­sa­da”, re­la­ta­ba des­pués Cruz, al bor­de de las lá­gri­mas y muy atri­bu­la­da por la he­roi­ci­dad que ha­bía rea­li­za­do. Es to­da una es­pe­cia­lis­ta en el úl­ti­mo ba­lón y me­tió ocho de sus 14 pun­tos cuan­do el bi­lle­te a la se­mi­fi­nal pe­li­gra­ba. “Me en­can­tan es­tos ti­ros…cuan­do en­tran pe­ro sí, me gus­ta ju­gár­me­los”, se­ña­ló la ca­ta­la­na, a la que lla­man “crun­chi­to” en el ves­tua­rio pe­ro no qui­so des­ve­lar por qué. La ju­ga­do­ra, que al­ter­na la tem­po­ra­da en­tre los Min­ne­so­ta Lynx, don­de ga­nó la WNBA, y el Di­na­mo de Kursk ru­so, es­ta­ba que no ca­bía en sí de go­zo. “He pen­sa­do que te­nía que ti­rar pa­ra ade­lan­te, que ha­bía que me­ter­la por­que es­te equi­po tie­ne ca­rác­ter. Me he fi- en Lau­ra Gil (pí­vot del equi­po) que nos ha mi­ra­do y nos ha di­cho ‘te­ne­mos que ser no­so­tras, ven­ga’, y me he ve­ni­do muy arri­ba”, aña­dió. El equi­po le rin­dió plei­te­sía em­pe­zan­do por el en­tre­na­dor, Lu­cas Mon­de­lo. “Yo a An­na le ten­go que re­ga­lar un ja­món por­que cuan­do coin­ci­di­mos en el Ole­sa en el 2009 hu­bo seis pró­rro­gas y en las seis se la ju­gó al fi­nal pa­ra ga­nar el par­ti­do y la me­tió siem­pre. Y el año pa­sa­do con­tra Mon­te­ne­gro en el Eu­ro­bas­ket en cuar­tos de fi­nal, hi­zo lo mis­mo”, evo­có Lu­cas Mon­de­lo. “Ya sa­be­mos a quién hay que pa­sar­le siem­pre la bo­la pa­ra el úl­ti­mo ti­ro”, ex­pli­có Síl­via Do­mín­guez. “Es la cla­ve de es­te equi­po, que nun­ca se rin­de, lle­va­mos dan­do es­te es­pec­tácu­lo ha­ce años. Nues­tro ob­je­ti­vo era lle­gar a se­mi­fi­na­les y en es­te sen­ti­do ya he­mos cum­pli­do”, re­ma­tó la ba­se de Mont­gat. A su la­do Mar­ta Xar­gay era la vi­va ima­gen de la ale­gría: “Yo ya es­ta­ba eli­mi­na­da en el ban­qui­llo pe­ro cuan­do la he vis­to en­trar he sal­ta­do co­mo una po­se­sa, con las de­más, y lue­go cuan­do ha ha­bi­do la re­vi­sión por ví­deo y han di­cho que le da­ban va­li­dez lo he­mos vuel­to a ce­le­brar co­mo si an­tes no lo hu­bié­ra­mos he­cho. La iden­ti­dad de es­te equi­po es que nun­ca da su bra­zo a tor­cer”.

El par­ti­do se com­pli­có so­bre­ma­ne­ra, en­tre otras ra­zo­nes por­que Al­ba To­rrens nun­ca se sin­tió a gus­to (ape­nas 6 pun­tos) pe­ro cuan­do que­da­ban me­nos de cua­tro mi­nu­tos y con ocho pun­tos de des­ven­ta­ja Mon­de­lo pi­dió tiem­po. “Las ca­ras es­ta­ban muy cris­pa­das y pa­ra re­la­jar el am­bien­te les di­je: ‘Chi­cas, co­mo a vo­so­tras os va la mar­cha, pues aho­ra a ga­nar el par­ti­do”, re­ve­ló Mon­de­lo, que por la ma­ña­na ha­bía tui­tea­do: “Nin­gún ca­mino fá­cil lle­va nun­ca a al­gún lu­gar in­tere­san­te”. Re­sul­tó pre­mo­ni­to­rio del cal­va­rio que pa­sa­ría su equi­po. “Si lo sé no lo pon­go”, di­jo lue­go, en­tre ri­sas. “Fue un de per­di­dos al río. No nos ha­bían de­ja­do ju­gar y cuan­do ya no ha­bía ca­si es­pe­ran­zas nos li­be­ra­mos. Ha si­do im­pre­sio­nan­te. Es­te fi­nal ha si­do muy es­pe­cial. No po­día ser me­jor. Ya pen­sa­re­mos en Ser­bia ma­ña­na (por hoy). Aho­ra a dis­fru­tar unas ho­ras”, apun­tó la ca­pi­ta­na Laia Pa­lau, que co­rría arri­ba y aba­jo por las ca­ta­cum­bas del pa­be­llón. Aho­ra quie­ren más.

“Yo a An­na le ten­go que re­ga­lar un ja­món por­que en Ole­sa hi­zo es­to seis ve­ces y el año pa­sa­do otra vez” “Co­gí el ba­lón y me di­je: ‘ten­go que ti­rar co­mo sea’; no ha­bía tiem­po pa­ra más, ha si­do una pa­sa­da”

 ?? PHIL WAL­TER / GETTY ?? Las ju­ga­do­ras de la se­lec­ción es­pa­ño­la, con An­na Cruz en el cen­tro, ce­le­bran la vic­to­ria
PHIL WAL­TER / GETTY Las ju­ga­do­ras de la se­lec­ción es­pa­ño­la, con An­na Cruz en el cen­tro, ce­le­bran la vic­to­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain