La Vanguardia (1ª edición)

“La di­ná­mi­ca de los jue­ces es po­ner­nos por de­ba­jo”

- SER­GIO HEREDIA Río. Enviado es­pe­cial

Gem­ma Men­gual (39) y Ona Car­bo­nell (26) sa­len de la pis­ci­na. El agua es aho­ra azul, me­nos mal. Si hu­bie­ra si­do ver­de, co­mo lo era la se­ma­na pa­sa­da, no se hu­bie­ran po­di­do coor­di­nar ahí aba­jo.

Las si­re­nas na­dan de me­mo­ria. Pe­ro un vis­ta­zo al cos­ta­do nun­ca vie­ne mal. Los jue­ces no pue­den ver to­das las co­rrec­cio­nes que hay du­ran­te la ac­tua­ción. Son dos mi­nu­tos y me­dio re­se­tean­do co­sas.

El dúo de si­re­nas se plan­ta an­te los jue­ces y es­pe­ra el ve­re­dic­to. Han si­do las úl­ti­mas en na­dar. La ten­sión se pro­lon­ga por unos se­gun­dos. El ve­re­dic­to les dis­gus­ta. 186,6357. Quin­tas.

A me­dio pun­to de las ucra­nia­nas, y a un pun­to y me­dio del bron­ce, que es de Ja­pón. Ru­sas, que son oro, y chi­nas (pla­ta) es­tán a años luz.

Men­gual y Car­bo­nell ha­cen una mue­ca de fas­ti­dio. No les gus­ta lo que ha ocu­rri­do.

Has­ta ha­ce cua­tro años, la sin­cro es­pa­ño­la re­co­gía me­da­llas y me­da­llas. Lle­va­ba cua­tro podios olím­pi­cos. En los Mun­dia­les, ca­si se pier­de la cuen­ta. Van 28. Des­de aquel 2012, no es lo mis­mo. La Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la ful­mi­nó a An­na Ta­rrés, la se­lec­cio­na­do­ra que ha­bía co­lo­ca­do a las si­re­nas en el ma­pa, y la dis­ci­pli­na se su­mer­gió en aguas tor­men­to­sas.

De re­pen­te, ja­po­ne­sas y ucra­nia­nas se veían por en­ci­ma en las ta­blas. Ta­rrés di­ri­ge hoy a Ucra­nia.

Por la zo­na mix­ta de la pis­ci­na, las si­re­nas vie­nen ca­ria­con­te­ci­das.

Men­gual se de­cla­ra re­sig­na­da. Aho­ra di­ce que lo su­yo no ha aca­ba­do, que pien­sa lle­gar al Mundial del año que vie­ne, en Bu­da­pest.

Más allá de eso, no hay mu­cho que de­cir. Sus que­jas se ha­bían pro­du­ci­do en la vís­pe­ra, que es cuan­do los jue­ces ha­bían pre­de­ter­mi­na­do qué iba a su­ce­der ayer.

–Ya sa­be­mos có­mo va es­to –di­jo Men­gual tras aquel se­gun­do round–. Hay co­sas que no po­de­mos con­tro­lar. De­pen­des de quién te pun­túa. Lo que hay de­trás no es­tá en nues­tras ma­nos.

–¿Se re­fie­re a al­go, o a al­guien? –se le pre­gun­tó. –Me aho­rro los co­men­ta­rios. Car­bo­nell en­tró más fuer­te: –La di­ná­mi­ca de los jue­ces es po­ner­nos por de­ba­jo. De­be­ría­mos es­tar en las me­da­llas. Men­gual vol­vió a la car­ga: –Nues­tro país ha per­di­do pe­so. Por eso no te­ne­mos equi­po (el equi­po no en­tró en los Jue­gos; en Río só­lo ha com­pe­ti­do el dúo). Hay mu­chas co­sas que in­flu­yen. Te­mas po­lí­ti­cos, co­sas que ni no­so­tras sa­be­mos. En fin, no es jus­to que­jar­se. Otras ve­ces las di­ná­mi­cas nos han fa­vo­re­ci­do. Aho­ra nos per­ju­di­can.

Pa­re­ce que es­tén ha­blan­do de Eu­ro­vi­sión.

 ?? LA­VAN­DEI­RA JR / EFE ?? Men­gual y Car­bo­nell, ayer
LA­VAN­DEI­RA JR / EFE Men­gual y Car­bo­nell, ayer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain