La Vanguardia (1ª edición)

Na­da­do­res

- Joan Josep Pa­llàs

Se va Mi­chael Phelps y de­ja un va­cío enor­me en la na­ta­ción, co­mo si se lle­va­ra el agua con él y nos le­ga­ra una pis­ci­na de­sier­ta. Los ba­ña­do­res de com­pe­ti­ción re­gre­sa­rán a su in­vi­si­bi­li­dad ha­bi­tual y só­lo re­flo­ta­rán de nue­vo ha­cia la su­per­fi­cie me­diá­ti­ca glo­bal con mo­ti­vo de los pró­xi­mos Jue­gos. Y sin Phelps to­do se­rá más di­fí­cil. Es una lás­ti­ma.

La na­ta­ción de éli­te es un de­por­te al que la pa­la­bra sa­cri­fi­cio no ha­ce jus­ti­cia. Phelps, que em­pe­zó a en­tre­nar a los sie­te años, so­lía al­can­zar los 70 ki­ló­me­tros se­ma­na­les cuan­do es­ta­ba en la fa­se de­ci­si­va de sus pre­pa­ra­cio­nes olím­pi­cas. En reali­dad quien di­ce Phelps di­ce cual­quier na­da­dor/a de los que han com­pe­ti­do en Río. Si el ame­ri­cano ha lle­ga­do siem­pre an­tes a la pa­red es por­que na­ció me­dio pez.

Na­dar ba­jo te­cho no es una ac­ti­vi­dad di­ver­ti­da. Tie­ne otras vir­tu­des, pe­ro no esa. Es esen­cial­men­te una ex­pe­rien­cia en so­li­ta­rio en la que el cuen­ta­ki­ló­me­tros va su­man­do sin una so­la con­ce­sión pai­sa­jís­ti­ca: ca­be­za ha­cía aba­jo, fon­do azul cla­ro, lí­nea con­ti­nua os­cu­ra, cor­che­ras a am­bos la­dos… 50 me­tros, vi­ra­je. Otra vez la lí­nea con­ti­núa en el sue­lo de la pis­ci­na, otros 50 me­tros, vi­ra­je… y así has­ta el in­fi­ni­to. Na­die con quien char­lar. Es una in­mer­sión psi­co­ló­gi­ca de re­sis­ten­cia: tú, tu ca­be­za y tu res­pi­ra­ción. Pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría, un cas­ti­go. Pa­ra otros, su nor­ma­li­dad.

Quien es­cri­be es­te ar­tícu­lo en­tre­nó du­ran­te unos años con Ser­gi López en el Club Na­ta­ció Atlè­tic de Nou Ba­rris, en la ca­lle Sant Is­cle, en­tre Vi­rrei Amat y el Tu­ró de la Pei­ra an­tes de que el ba­rrio se hi­cie­ra pe­da­zos ata­ca­do por la alu­mi­no­sis. Era la Bar­ce­lo­na pre­olím­pi­ca. El Cuén­ta­me de la pe­ri­fe­ria tra­ba­ja­do­ra. Es­tá­ba­mos a pun­to de en­trar en los ochen­ta. Los dos éra­mos bra­cis­tas. Él me­jor que yo, por su­pues­to. Su ma­dre (una he­roí­na, co­mo to­das nues­tras ma­dres en aque­llos tiem­pos) con­du­cía un Mi­ni de la épo­ca (ol­ví­den­se de la ver­sión au­men­ta­da ac­tual) en el que nos me­tía­mos cin­co, seis y has­ta sie­te ni­ños pa­ra ir a com­pe­tir los fi­nes de se­ma­na. La pis­ci­na del Sant An­dreu, la del Hor­ta, la del Ca­ta­lun­ya…

La na­ta­ción, más allá de la ti­ra­nía del cro­nó­me­tro, es al­ta­men­te re­co­men­da­ble: re­la­ja y to­ni­fi­ca

Sin ai­re acon­di­cio­na­do, sin cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad, con ese olor a es­cay mez­cla­do con el clo­ro… Yo me ren­dí.

Me ba­jé de aquel co­che an­tes de en­trar en la ado­les­cen­cia. De­ma­sia­da exi­gen­cia. Uno no sa­be lo que es un en­tre­na­dor dis­ci­pli­na­do has­ta que se to­pa con uno de na­ta­ción. Al­gu­nos de aque­llos ni­ños se pa­sa­ron al wa­ter­po­lo. Otros ni eso. Ser­gi con­ti­nuó. Va­ya si con­ti­nuó. Fue emo­cio­nan­te ver­le triun­far con el bron­ce en los 200 bra­za de Seúl 88. Y ha si­do ca­si poé­ti­co re­des­cu­brir­lo co­mo se­lec­cio­na­dor de Sin­ga­pur, co­mo maes­tro por tan­to de Schoo­ling, el úni­co ti­po ca­paz de ro­bar­le un oro a Phelps en los Jue­gos de Río.

La na­ta­ción, más allá de la ti­ra­nía del cro­nó­me­tro de las gran­des fi­gu­ras, es al­ta­men­te re­co­men­da­ble. Re­la­ja, to­ni­fi­ca y aís­la del mun­do. De la pis­ci­na siem­pre se sa­le lim­pio de cuer­po y men­te. Con un po­co de suer­te de re­pen­te vi­si­tan a sus prac­ti­can­tes ideas bri­llan­tes que apli­car en la vi­da o en el tra­ba­jo. Afor­tu­na­da­men­te le fal­ta mar­ke­ting (si a los que co­rren les lla­man run­ners a los que na­dan, por suer­te, aún na­da­do­res). No hay me­jor es­pa­cio pa­ra re­unir­se con uno mis­mo. Has­ta Don Dra­per apa­ga­ba el Lucky en el ce­ni­ce­ro y se au­sen­ta­ba de vez en cuan­do del des­pa­cho pa­ra acla­rar sus ideas, que­mar par­te del al­cohol con­su­mi­do y co­nec­tar con ese re­cón­di­to y di­mi­nu­to rin­cón in­tac­to de sus pul­mo­nes con el que sin­cro­ni­zar su res­pi­ra­ción eje­cu­tan­do unos lar­gos.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain