La Vanguardia (1ª edición)

Ha­lla­do un sis­te­ma so­lar con sie­te pla­ne­tas co­mo la Tie­rra

Los as­tró­no­mos es­tu­dia­rán sus at­mós­fe­ras en bus­ca de se­ña­les de vi­da

- JOSEP CORBELLA Bar­ce­lo­na

Una pe­que­ña es­tre­lla si­tua­da a 40 años luz del Sol tie­ne sie­te pla­ne­tas ro­co­sos co­mo la Tie­rra que po­drían te­ner agua lí­qui­da en su su­per­fi­cie. El des­cu­bri­mien­to, que se pre­sen­ta hoy en la re­vis­ta Na­tu­re, ofre­ce por pri­me­ra vez un ob­je­ti­vo cla­ro a los as­tró­no­mos pa­ra bus­car vi­da ex­tra­te­rres­tre en los pró­xi­mos años. Ade­más, in­di­ca que los sis­te­mas pla­ne­ta­rios don­de se dan con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra la vi­da de­ben ser abun­dan­tes en el uni­ver­so.

“Lo más es­ti­mu­lan­te es que es­tos pla­ne­tas son ade­cua­dos pa­ra es­tu­diar sus at­mós­fe­ras en de­ta­lle”, de­cla­ró el mar­tes en una rue­da de pren­sa te­le­fó­ni­ca Mi­chaël Gi­llon, as­tro­fí­si­co de la Uni­ver­si­dad de Lie­ja (Bél­gi­ca) y pri­mer au­tor del tra­ba­jo. Se­gún las com­bi­na­cio­nes de ga­ses que se de­tec­ten, “nos in­di­ca­ría con una con­fian­za de has­ta el 98%” que allí hay ac­ti­vi­dad bio­ló­gi­ca.

La es­tre­lla, lla­ma­da Trap­pist-1, es lo que los as­tró­no­mos co­no­cen co­mo una enana ul­tra­fría. Tie­ne un ra­dio equi­va­len­te a un 12% del Sol y una tem­pe­ra­tu­ra su­per­fi­cial de unos 2.300 gra­dos cen­tí­gra­dos, fren­te a los 5.500 de nues­tra es­tre­lla. Se en­cuen­tra en la cons­te­la­ción de Acua­rio pe­ro es de­ma­sia­do te­nue pa­ra que los afi­cio­na­dos a la as­tro­no­mía la pue­dan ver, in­clu­so con un pe­que­ño te­les­co­pio.

El des­cu­bri­mien­to es obra del mis­mo equi­po cien­tí­fi­co que ha­ce nue­ve me­ses anun­ció el ha­llaz­go de los tres pri­me­ros mun­dos al­re­de­dor de Trap­pist-1. Los cien­tí­fi­cos no han po­di­do ob­ser­var di­rec­ta­men­te los pla­ne­tas, pe­ro han de­du­ci­do su exis­ten­cia, su ta­ma­ño y su ma­sa por có­mo se re­du­ce el bri­llo de la es­tre­lla ca­da vez que uno de los as­tros se in­ter­po­ne en­tre ella y la Tie­rra.

Los cálcu­los in­di­can que los sie­te pla­ne­tas son de ta­ma­ño si­mi­lar a la Tie­rra y por lo tan­to tie­nen una su­per­fi­cie só­li­da. “Es la pri­me­ra vez que se en­cuen­tran tan­tos pla­ne­tas de es­te ti­po al­re­de­dor de una es­tre­lla”, ha des­ta­ca­do Mi­chaël Gi­llon.

Tres de ellos –de­sig­na­dos por aho­ra co­mo e,fyg- se en­cuen­tran en la zo­na ha­bi­ta­ble de la es­tre­lla, allí don­de la tem­pe­ra­tu­ra es ade­cua­da pa­ra que ha­ya agua lí­qui­da en su su­per­fi­cie. En los tres pla­ne­tas más pró­xi­mo sa­la es­tre­lla–de­sig­na­dos­co­mob,cyd– ha­ce pro­ba­ble­men­te de­ma­sia­do ca­lor pa­ra que pue­da ha­ber agua lí­qui­da. En el más ale­ja­do de los sie­te –el pla­ne­ta h–, ha­ce pro­ba­ble­men­te de­ma­sia­do frío. Pe­ro los as­tró­no­mos tie­nen aún una ima­gen in­com­ple­ta del sis­te­ma pla­ne­ta­rio y, con los da­tos dis­po­ni­bles has­ta aho­ra, “po­dría ha­ber agua en cual­quie­ra de ellos”, sos­tie­ne Gi­llon.

De los sie­te, el me­jor can­di­da­to pa­ra al­ber­gar vi­da es el pla­ne­ta f, ha in­for­ma­do en la rue­da de pren­sa Amaury Triaud, coau­tor de la in­ves­ti­ga­ción, del Ins­ti­tu­to de As­tro­no­mía de Cam­brid­ge (Reino Uni­do). Se tra­ta de un mun­do de ta­ma­ño ca­si igual que la Tie­rra que com­ple­ta una ór­bi­ta al­re­de­dor de la es­tre­lla ca­da nue­ve días te­rres­tres. “Es es­pe­cu­la­ti­vo por­que no sa­be­mos có­mo sur­ge la vi­da”, de­cla­ra Triaud. “Pe­ro, si sur­ge en un océano y hay un océano allí, no veo nin­gún pro­ble­ma”.

Si vi­ve al­guien en el pla­ne­ta f, o

en al­guno de sus ve­ci­nos, es­ta­rá vien­do en el cie­lo una gran es­tre­lla de co­lor sal­món, con un diá­me­tro unas tres ve­ces ma­yor que el sol vis­to des­de la Tie­rra. Pe­se a la pro­xi­mi­dad de la es­tre­lla, sin em­bar­go, la lu­mi­no­si­dad en la su­per­fi­cie del pla­ne­ta es unas 200 ve­ces in­fe­rior a la que lle­ga a la su­per­fi­cie de la Tie­rra. Es­tar allí a me­dio­día “se­ría co­mo aquí al atar­de­cer”, ex­pli­ca Triaud. Pe­ro “se­ría be­llo por­que ca­da po­co tiem­po pa­sa­ría por el cie­lo otro pla­ne­ta que se ve­ría el do­ble de gran­de que la lu­na”.

Se­gún los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción pre­sen­ta­dos en Na­tu­re, el sis­te­ma pla­ne­ta­rio de Trap­pist-1 es un sis­te­ma so­lar de bol­si­llo. Ade­más de te­ner una es­tre­lla enana, las ór­bi­tas de sus sie­te pla­ne­tas ca­brían to­das en el in­te­rior de la ór­bi­ta de Mer­cu­rio. Con los pla­ne­tas tan cer­ca de la es­tre­lla, allí los años pa­san rá­pi­do: du­ran un día y me­dio te­rres­tre en el pla­ne­ta más pró­xi­mo a Trap­pist-1 y unos vein­te días en el más le­jano.

“El he­cho de que la es­tre­lla sea pe­que­ña ha­ce que sea más fá­cil de­tec­tar pla­ne­tas del ta­ma­ño de la Tie­rra”, por­que los cambios de lu­mi­no­si­dad se apre­cian me­jor que con es­tre­llas más gran­des, ex­pli­ca Mi­chaël Gui­llon.

La dis­po­si­ción de los pla­ne­tas unos res­pec­to a otros su­gie­re que tie­nen un he­mis­fe­rio mi­ran­do a la es­tre­lla don­de siem­pre es de día, mien­tras que en el otro siem­pre es de no­che. El mis­mo fe­nó­meno, lla­ma­do aco­pla­mien­to de ma­rea, se pro­du­ce en el sis­te­ma so­lar con la lu­na, que siem­pre mues­tra la mis­ma ca­ra a la Tie­rra, o con las cua­tro gran­des lu­nas de Jú­pi­ter.

En los pla­ne­tas de Trap­pist-1, que tie­nen su­fi­cien­te ma­sa pa­ra re­te­ner una at­mós­fe­ra, la di­fe­ren­cia de tem­pe­ra­tu­ra en­tre el he­mis­fe­rio diurno y el noc­turno pro­vo­ca pro­ba­ble­men­te vien­tos cons­tan­tes y po­ten­tes pa­ra re­dis­tri­buir el ca­lor. El aco­pla­mien­to de ma­rea, ade­más, de­be ge­ne­rar ca­lor en el in­te­rior de los pla­ne­tas y ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca.

La in­ves­ti­ga­ción se ha ba­sa­do en ob­ser­va­cio­nes he­chas con te­les­co­pios de Chi­le, Ha­wái, Ma­rrue­cos, Su­dá­fri­ca y Ca­na­rias, ade­más de vein­te días de se­gui­mien­to con el te­les­co­pio es­pa­cial Sp­ti­zer de la NA­SA.

Se es­ti­ma que, por ca­da pla­ne­ta

TEMPERATUR­AS FA­VO­RA­BLES Cual­quie­ra de los sie­te mun­dos po­dría te­ner agua lí­qui­da en su su­per­fi­cie AS­TRO CER­CANO La es­tre­lla Trap­pist-1, más pe­que­ña que el Sol, se en­cuen­tra a 40 años luz de dis­tan­cia EL MÁS PRO­ME­TE­DOR El pla­ne­ta f, don­de un año du­ra 9 días, es el me­jor can­di­da­to a te­ner ac­ti­vi­dad bio­ló­gi­ca UNI­VER­SO HOS­PI­TA­LA­RIO Los as­tros ha­bi­ta­bles pa­re­cen ser más nu­me­ro­sos de lo que se creía

que se pue­de de­tec­tar por­que pa­sa en­tre su es­tre­lla y la Tie­rra, tie­ne que ha­ber en­tre vein­te y cien pla­ne­tas que no pue­den de­tec­tar­se de es­te mo­do. “Ha­llar sie­te pla­ne­tas del ta­ma­ño de la Tie­rra su­gie­re que el sis­te­ma so­lar con sus cua­tro pla­ne­tas ro­co­sos no es na­da ex­tra­or­di­na­rio”, es­cri­be Ig­nas Sne­llen, as­tró­no­mo de la Uni­ver­si­dad de Lei­den (Ho­lan­da) que no ha par­ti­ci­pa­do en la in­ves­ti­ga­ción, en un ar­tícu­lo de aná­li­sis pu­bli­ca­do en Na­tu­re. Y más te­nien­do en cuen­ta que las es­tre­llas pe­que­ñas co­mo Trap­pist-1 son las más nu­me­ro­sas de la ga­la­xia.

En los pró­xi­mos me­ses, los in­ves­ti­ga­do­res am­plia­rán las ob­ser­va­cio­nes a otros sis­te­mas es­te­la­res con el pro­yec­to Specu­loos, ba­sa­do en cua­tro te­les­co­pios que se es­tán cons­tru­yen­do en Chi­le, que les per­mi­ti­rá mul­ti­pli­car por diez la mues­tra de es­tre­llas ob­ser­va­das en bus­ca de sis­te­mas pla­ne­ta­rios. La NA­SA tie­ne pre­vis­to po­ner en ór­bi­ta a me­dia­dos del año pró­xi­mo el te­les­co­pio es­pa­cial TESS, es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra bus­car exo­pla­ne­tas. Pe­ro los re­sul­ta­dos más es­pe­ra­dos se­rán los del te­les­co­pio es­pa­cial Ja­mes Webb, con­si­de­ra­do el su­ce­sor del Hub­ble, que se lan­za­rá a fi­na­les del año pró­xi­mo y que per­mi­ti­rá ana­li­zar las at­mós­fe­ras de los sie­te pla­ne­tas de Trap­pist-1.

“Si en­con­tra­mos, por ejem­plo, me­tano, con oxí­geno u ozono, y dió­xi­do de car­bono, se­ría un fuer­te in­di­cio de ac­ti­vi­dad bio­ló­gi­ca, in­di­ca Mi­chaël Gi­llon. Lo im­por­tan­te, ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor, no es un gas con­cre­to sino la com­bi­na­ción de ga­ses: si se en­cuen­tra una mez­cla de ga­ses que reac­cio­nan en­tre ellos y tien­den a des­apa­re­cer, sig­ni­fi­ca­ría que hay algún ti­po de ac­ti­vi­dad que re­po­ne es­tos ga­ses en la at­mós­fe­ra. Del mis­mo mo­do, si al­gu­na for­ma de in­te­li­gen­cia ex­tra­te­rres­tre ana­li­za­ra la at­mós­fe­ra de la Tie­rra des­de otro pla­ne­ta, po­dría de­du­cir que aquí hay ac­ti­vi­dad bio­ló­gi­ca.

El des­cu­bri­mien­to del sis­te­ma pla­ne­ta­rio de Trap­pist-1 es “un avan­ce cru­cial pa­ra bus­car si hay vi­da en otra par­te. An­tes te­nía­mos in­di­cios; aho­ra te­ne­mos el lu­gar ade­cua­do dón­de bus­car”, des­ta­ca Amaury Triaud. “En una dé­ca­da lo ave­ri­gua­re­mos”.

 ?? EU­RO­PEAN SOUTHERN OBSERVATOR­Y ?? Ima­gen vir­tual de la es­tre­lla Trap­pist-1, que emi­te una luz anaran­ja­da, con uno de sus pla­ne­tas en pri­mer plano
EU­RO­PEAN SOUTHERN OBSERVATOR­Y Ima­gen vir­tual de la es­tre­lla Trap­pist-1, que emi­te una luz anaran­ja­da, con uno de sus pla­ne­tas en pri­mer plano
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? FUEN­TE: ESO
LA VAN­GUAR­DIA
FUEN­TE: ESO LA VAN­GUAR­DIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain