La Vanguardia (1ª edición)

En el de­sier­to mi­li­ta­ri­za­do de Trump

Cár­ce­les pri­va­das pa­ra inmigrante­s y un mu­ro de sen­so­res y dro­nes con­vier­ten la fron­te­ra con Mé­xi­co en un ne­go­cio

- ANDY RO­BIN­SON El Pa­so (Te­xas) En­via­do es­pe­cial

En el mi­núscu­lo mu­ni­ci­pio es­ta­dou­ni­den­se de Cha­pa­rral, a una ho­ra de El Pa­so, hay una cár­cel es­tra­té­gi­ca pa­ra el pro­yec­to de de­por­ta­cio­nes de Do­nald Trump que ges­tio­na una em­pre­sa pri­va­da. Es una pie­za más de un en­tra­ma­do re­pre­si­vo que tie­ne a la in­dus­tria mi­li­tar co­mo gran be­ne­fi­cia­ria.

En Cha­pa­rral, un mi­núscu­lo mu­ni­ci­pio en el de­sier­to de Nue­vo Mé­xi­co a una ho­ra de El Pa­so, de­trás de dos va­llas de con­cer­ti­na pue­de con­tem­plar­se una cár­cel es­tra­té­gi­ca pa­ra el ob­je­ti­vo de ele­var el nú­me­ro de de­por­ta­cio­nes de inmigrante­s sin pa­pe­les y re­fu­gia­dos. Es­tá ges­tio­na­da por una em­pre­sa pri­va­da, Ma­na­ge­ment and Trai­ning Cor­po­ra­tion (MTC), cu­yo ex­di­rec­ti­vo La­ne McCot­ter era el res­pon­sa­ble de la no­to­ria cár­cel Abu Graib en la ocu­pa­ción es­ta­dou­ni­den­se de Irak.

Jus­to en­fren­te del cen­tro de MTC es­tá la enor­me ba­se mi­li­tar Fort Bliss y el mi­llar de inmigrante­s me­xi­ca­nos y cen­troa­me­ri­ca­nos de­te­ni­dos pue­den oír, aun­que po­cos los ve­rán, los avio­nes de gue­rra –el F22 de Lock­heed o los F15 de McDon­nell Dou­glas o el AT38B de North­rop Grum­man– que so­bre­vue­lan el área pro­ce­den­tes de la ba­se de las Fuer­zas Aé­reas en Ho­llo­man, al otro la­do del va­lle. O los mi­si­les de Ge­ne­ral Dy­na­mic y Rayt­heon lan­za­dos en el cam­po de prue­bas de Whi­te Sands, don­de se de­to­nó la pri­me­ra bom­ba ató­mi­ca de la his­to­ria en ju­lio de 1945.

To­das es­tas em­pre­sas de ar­mas son aho­ra las be­ne­fi­cia­rias del fa­raó­ni­co pro­yec­to de mi­li­ta­ri­zar y ce­rrar la fron­te­ra con sen­so­res y lá­se­res de tec­no­lo­gía pun­ta, dro­nes y to­rres de vi­gi­lan­cia ro­bo­ti­za­das. “El zum­bi­do de los dro­nes en el de­sier­to de So­no­ra sue­na ca­da vez más co­mo el de los dro­nes en el de­sier­to (af­gano) de Dash­ti Mar­go”, es­cri­be Todd Mi­ller en su libro Bor­der Pa­trol Na­tion . El mar­tes pa­sa­do, fren­te a la cár­cel de MTC, dos enor­mes he­li­cóp­te­ros so­bre­vo­la­ban el com­ple­jo an­tes de ate­rri­zar en Fort Bliss. Eran Chi­nook, fa­bri­ca­dos por Boeing, la em­pre­sa con­tra­ta­da pa­ra cons­truir el mu­ro vir­tual en la fron­te­ra de Ari­zo­na, aun­que el gi­gan­te ae­ro­náu­ti­co tu­vo que sub­con­tra­tar par­te de la obra a la em­pre­sa is­rae­lí El­bit Sys­tems, es­pe­cia­li­za­da en mu­ros en el de­sier­to.

Pue­de ser ca­sua­li­dad pe­ro el de­sier­to mi­li­ta­ri­za­do de Nue­vo Mé­xi­co y del oes­te de Te­xas, con su ex­tra­ño pai­sa­je lu­nar, reúne dos fa­ses de la his­to­ria del com­ple­jo in­dus­trial que ha ve­ni­do adap­tán­do­se des­de el fin de la gue­rra fría pa­ra po­der ren­ta­bi­li­zar un nue­vo ne­go­cio de se­gu­ri­dad. Otro pre­su­pues­to de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra una nue­va mu­ra­lla pron­to crea­rá más opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio pa­ra las cor­po­ra­cio­nes de se­gu­ri­dad y de­fen­sa, bien sean las ges­to­ras de cár­ce­les pri­va­das pa­ra inmigrante­s en vías de de­por­ta­ción, co­mo MTC, GEO Group o Co­reCi­vic, o pa­ra cons­truir esas cár­ce­les, co­mo Ha­lli­bur­ton. O las em­pre­sas de tec­no­lo­gía de se­gu­ri­dad y dro­nes de vi­gi­lan­cia fron­te­ri­za, co­mo Boeing, North­rop Gum­man, Rayt­heon y Ge­ne­ral Ato­mic. Se han gas­ta­do más de 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res en se­gu­ri­dad fron­te­ri­za des­de el 2007 y Trump pa­re­ce muy dis­pues­to a gas­tar más. To­das es­tas em­pre­sas ex­pon­drán sus úl­ti­mos pro­duc­tos en la Bor­der Se­cu­rity Ex­po, prin­ci­pal mues­tra de la in­dus­tria de se­gu­ri­dad fron­te­ri­za en San Antonio (Te­xas) en abril. Aun­que, pa­ra la cons­truc­ción del mu­ro de Trump, por sim­bó­li­co que sea, las be­ne­fi­cia­rias pue­den ser sim­ples em­pre­sas de cons­truc­ción y ce­men­te­ras co­mo Vul­can Ma­te­rials y Mar­tin Ma­riet­ta Ma­te­rials, se­gún la con­sul­to­ra Berns­tein.

En el de­sier­to mi­li­ta­ri­za­do to­do se jun­ta. “Creo que es inevi­ta­ble que ha­ya una ex­pan­sión de cár­ce­les en la zo­na de la fron­te­ra”, di­jo Molly Mo­lloy, ex­per­ta en de­re­chos de inmigrante­s de la Uni­ver­si­dad de Nue­vo Mé­xi­co. “Hay mu­cho es­pa­cio va­cío aquí pa­ra me­ter a gen­te, le­jos del ojo pú­bli­co, le­jos de las pro­tes­tas. No creo que va­yan a par­tir de ce­ro cons­tru­yen­do cár­ce­les, pe­ro hay ba­ses mi­li­ta­res en to­da la re­gión. Só­lo ha­ce fal­ta po­ner ca­mas y alam­bre de es­pino”, aña­de Mo­lloy. Es­tá si­guien­do el ca­so de una jo­ven sal­va­do­re­ña pre­sa en la cár­cel de MTC en Cha­pa­rral por cru­zar la fron­te­ra dos ve­ces (en el ter­cer in­ten­to fue vio­la­da).

En el 2011, una in­ves­ti­ga­ción de la Unión Ame­ri­ca­na por las Li­ber­ta­des Ci­vi­les (ACLU) so­bre Cha­pa­rral de­nun­ció “ser­vi­cios mé­di­cos in­su­fi­cien­tes, se­gre­ga­ción, in­ti­mi­da­ción y hu­mi­lla­ción de los de­te­ni­dos”. Otra cár­cel pa­ra inmigrante­s de MTC en Wi­llacy, en el su­des­te de Te­xas, fue ce­rra­da tras el es­ta­lli­do de dis­tur­bios por el ha­ci­na­mien­to y las con­di­cio­nes in­hu­ma­nas.

MTC –con se­de en Utah– no co­ti­za en bol­sa pe­ro las ac­cio­nes de sus dos gran­des com­pe­ti­do­res, GEO y Co­reCi­vic, se han dis­pa­ra­do des­de la vic­to­ria de Trump tras des­plo­mar­se el 40% en agos­to cuan­do la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma aca­bó con la ex­ter­na­li­za­ción de la ges­tión de cár­ce­les fe­de­ra­les. Trump quie­re vol­ver al vie­jo mo­de­lo de ex­ter­na­li­za­ción. Dos de ca­da tres cen­tros de de­ten­ción en es­tos mo­men­tos son pri­va­dos. Has­ta hay em­pre­sas que ges­tio­nan las trans­fe­ren­cias de di­ne­ro de los fa­mi­lia­res a los de­te­ni­dos pa­ra que “pue­dan com­prar un bo­ca­di­llo, re­fres­cos o ja­bón”, di­ce un por­ta­voz de Ac­cess­co­rrec­tion.com, una em­pre­sa de­di­ca­da a la ges­tión de re­me­sas.

Al oes­te de Cha­pa­rral, en el cen­tro de de­ten­ción de Ree­ves, en Te­xas, Co­reCi­vic si­gue ges­tio­nan­do un cen­tro pa­ra inmigrante­s con­de­na­dos por de­li­tos, pe­se a una in­ves­ti­ga­ción del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia que de­nun­ció más de 30 muer­tos por ne­gli­gen­cia. Más al nor­te, GEO Group ges­tio­na otra cár­cel de­nun­cia­da por ma­los tra­tos, el com­ple­jo de Mi­lan en Nue­vo Mé­xi­co. Unos 23.000 inmigrante­s es­tán de­te­ni­dos por de­li­tos me­no­res.

Las em­pre­sas co­bran por ca­ma

La in­dus­tria mi­li­tar es la prin­ci­pal be­ne­fi­cia­da de es­ta gue­rra al in­mi­gran­te En es­ta y otras cár­ce­les de ges­tión pri­va­da se vio­lan los de­re­chos de los in­ter­nos

ocu­pa­da y en Wall Street ya va­ti­ci­nan un au­men­to de la de­man­da. “En es­tos mo­men­tos, Trump más o me­nos si­gue el mis­mo rit­mo que Oba­ma al ini­cio. En los úl­ti­mos 20 o 25 años la ma­qui­na­ria de de­por­ta­cio­nes ha fun­cio­na­do a to­da mar­cha, así que ya exis­te una enor­me in­fraes­truc­tu­ra”, di­jo Todd Mi­ller. En es­tos mo­men­tos exis­ten 32.000 ca­mas pa­ra inmigrante­s en vías de de­por­ta­ción. “Pue­de que Trump quie­ra su­bir­lo a 40.000, pe­ro aún no lo sa­be­mos”. Las ac­cio­nes de las gran­des cor­po­ra­cio­nes de de­fen­sa han subido tam­bién des­de la vic­to­ria de Trump en par­te por su ne­go­cio de la fron­te­ra, en par­te por las ex­pec­ta­ti­vas de un au­men­to del gas­to mi­li­tar.

A 100 km al nor­te de Cha­pa­rral, y 150 de la fron­te­ra, un guar­dia ar­ma­do de la pa­tru­lla fron­te­ri­za de­tie­ne el co­che en uno de los múl­ti­ples re­te­nes in­te­rio­res en el de­sier­to. “¿No se dan cuen­ta de que en­trar en es­te país es un pri­vi­le­gio y no un de­re­cho?”, pre­gun­ta tras de­tec­tar un “pro­ble­ma de ac­ti­tud”. Des­pués del con­trol po­li­cial se ex­tien­den las dunas blan­cas y ra­diac­ti­vas de Whi­te Sands. Un le­tre­ro anun­cia las ins­ta­la­cio­nes don­de se prue­ban los úl­ti­mos sis­te­mas de ar­mas por lá­ser, fá­cil­men­te adap­ta­das al uso en la fron­te­ra.“No pa­ra ma­tar, sino pa­ra asus­tar”, se­gún una em­pre­sa que ex­po­ne en la Bor­der Se­cu­rity Ex­po.

En Ala­mo­gor­do, de­trás de un par­que de trái­lers y un aban­do­na­do ca­sino cu­yo le­tre­ro tie­ne for­ma de dos mi­si­les, se es­con­de otra cár­cel con cien­tos de inmigrante­s jun­to a de­lin­cuen­tes co­mu­nes. Só­lo que en el ca­so de los sim­pa­pe­les el úni­co de­li­to sue­le ser ha­ber en­tra­do dos ve­ces tras ser de­por­ta­dos, o fal­si­fi­car un car­net de con­du­cir o un nú­me­ro de Se­gu­ri­dad So­cial pa­ra po­der tra­ba­jar. Hay dos ofi­ci­nas de Bail Bonds, que ofre­cen cré­di­tos pa­ra la fian­za de los pre­sos. Pe­ro “na­die da cré­di­to a un in­mi­gran­te en vías de de­por­ta­ción por­que si sa­le igual des­apa­re­ce”, di­ce Mo­lloy.

Al otro la­do de la ca­rre­te­ra es­tá la ba­se de Ho­llo­man, cen­tro de ope­ra­cio­nes de los bom­bar­de­ros Stealth, fa­bri­ca­dos pa­ra la pri­me­ra gue­rra de Irak por Nort­hop Grum­man, cu­yo sis­te­ma de ra­dar Va­der es­tá ins­ta­la­do en tra­mos es­tra­té­gi­cos de la fron­te­ra. Aquí se en­cuen­tra la ca­ra más hu­ma­na y más tris­te de la fu­sión de la gue­rra fría y la gue­rra con­tra el in­mi­gran­te. De­trás del con­trol de al­ta se­gu­ri­dad, en me­dio de los cen­tros neu­rál­gi­cos de ope­ra­ción de avio­nes su­per­só­ni­cos car­ga­dos de bom­bas y mi­si­les, se es­con­de un cen­tro de de­ten­ción pa­ra unos 700 me­no­res no acom­pa­ña­dos. La ma­yo­ría son in­dí­ge­nas cen­troa­me­ri­ca­nos que hu­yen de la vio­len­cia atroz en­gen­dra­da ha­ce dé­ca­das por las in­ter­ven­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses en El Sal­va­dor, Hon­du­ras y Gua­te­ma­la du­ran­te aque­lla gue­rra fría.

 ?? LU­KE SHARRETT / BLOOMBERG ?? Un agen­te de la Guar­dia Fron­te­ri­za de Es­ta­dos Uni­dos en la fron­te­ra con Mé­xi­co en San­ta Te­re­sa (Nue­vo Mé­xi­co)
LU­KE SHARRETT / BLOOMBERG Un agen­te de la Guar­dia Fron­te­ri­za de Es­ta­dos Uni­dos en la fron­te­ra con Mé­xi­co en San­ta Te­re­sa (Nue­vo Mé­xi­co)
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain