La Vanguardia (1ª edición)

El pro­to­co­lo de los Os­cars

El es­cri­tor in­vi­ta a ser “in­to­le­ran­tes con la in to­le­ran­cia”

- JOHN IRVING Lasse Hallström · National League (Baseball) · Marlon Brando · Hollywood · Vanessa Redgrave · Life · Neil Gorsuch · Donald Trump · Iran · Sacheen Littlefeather

En la ce­re­mo­nia de los Os­cars del año 2000, mi dis­cur­so de acep­ta­ción (por el guión de Las nor­mas de la ca­sa de la si­dra) du­ró me­nos de un minuto; de­di­qué su ma­yor par­te a dar las gra­cias a mi mu­jer e hi­jos y a mi di­rec­tor, Las­se Halls­tröm. Co­men­cé mi in­ter­ven­ción agra­de­cien­do “a la Aca­de­mia por es­ta dis­tin­ción a una pe­lí­cu­la so­bre el te­ma del abor­to y a Mi­ra­max por te­ner la va­len­tía de ha­cer es­ta pe­lí­cu­la en pri­mer lu­gar”. Fi­na­li­cé agra­de­cien­do “a to­dos en ‘Pla­net Pa­rent­hood’ y a la lla­ma­da en aquel mo­men­to Li­ga Na­cio­nal de Ac­ción de los De­re­chos so­bre el Abor­to”. Hu­bo aplau­sos.

Ha­ce die­ci­sie­te años, ¿no de­bían evi­tar el tono po­lí­ti­co los dis­cur­sos de acep­ta­ción? No sé cuál era el pro­to­co­lo y ni si­quie­ra si exis­tía al­guno. Ha­bía asis­ti­do a una es­cue­la só­lo de chi­cos con una nor­ma de eti­que­ta de tra­je y cor­ba­ta; te­nía mis pro­pias du­das so­bre el pro­to­co­lo.

Re­cuer­do el re­cha­zo de Mar­lon Bran­do de su Os­car de 1972 al me­jor ac­tor en su pe­lí­cu­la El pa­drino. Una ac­ti­vis­ta de los de­re­chos ci­vi­les, Sa­cheen Little­feat­her, ha­bló en lu­gar de Bran­do; ex­pre­só su des­apro­ba­ción an­te la des­crip­ción de Holly­wood de los na­ti­vos ame­ri­ca­nos. Y, cin­co años des­pués, Va­nes­sa Red­gra­ve –du­ran­te su acep­ta­ción del Os­car a la me­jor ac­triz de re­par­to por Ju­lia– ha­bló de los “ma­to­nes sio­nis­tas” en su de­fen­sa de la OLP (se con­gre­ga­ban ma­ni­fes­tan­tes fue­ra, en el pa­be­llón Do­rothy Chand­ler). Leí que­jas y re­cla­ma­cio­nes en las reunio­nes de pren­sa pos­te­rio­res a los Os­cars so­bre ta­les dis­cur­sos, pe­ro re­cuer­do más aplau­sos que abu­cheos en la ce­re­mo­nia co­rres­pon­dien­te de en­tre­ga de los Os­cars.

Tam­bién hu­bo que­jas so­bre mi dis­cur­so de acep­ta­ción en las reunio­nes pos­te­rio­res de la pren­sa. En la sec­ción de opi­nión de The New York Ti­mes, Da­ve An­drus­ko, ac­tual­men­te di­rec­tor de Na­tio­nal Right to Li­fe News, y co­no­ci­do por su arro­gan­cia en­tre las fi­las de los pro vi­da, discutió mi em­pleo del tér­mino “va­len­tía” en mis agra­de­ci­mien­tos a Mi­ra­max por rea­li­zar La ca­sa de la si­dra. (An­drus­ko pro­cla­mó es­te mes que la elec­ción de Neil Gor­such pa­ra el Tri­bu­nal Su­pre­mo es acree­do­ra de una “abru­ma­do­ra cua­li­fi­ca­ción”). Da­ve An­drus­ko es­cri­bió lo si­guien­te en su res­pues­ta a Las nor­mas de la ca­sa de la si­dra: “¿No cons­ti­tui­ría un au­tén­ti­co des­plie­gue de va­len­tía una pe­lí­cu­la que pre­sen­ta­ra a los pro vi­da en al me­nos dos di­men­sio­nes? Eso me mo­ti­va a pre­gun­tar­me si el Da­ve de una so­la di­men­sión vio de he­cho La ca­sa de la si­dra; tal vez só­lo pre­sen­ció mi dis­cur­so de acep­ta­ción.

El hé­roe de Las nor­mas de la ca­sa de la si­dra –el huér­fano Ho­mer Wells– es un pro vi­da. Lo úni­co que le dio su ma­dre fue su vi­da; le de­jó en un or­fa­na­to. Es com­pren­si­ble por qué Ho­mer no quie­re ser un mé­di­co que prac­ti­ca abor­tos. No obs­tan­te, a di­fe­ren­cia de Da­ve An­drus­ko, Ho­mer no se opo­ne a la de­ci­sión del doc­tor Larch de ofre­cer a las mu­je­res lo que quie­ren: un be­bé o un abor­to. Ho­mer, sim­ple­men­te, no quie­re prac­ti­car abor­tos per­so­nal­men­te. Y tal de­be­ría ser su elec­ción, ¿no es así? Pe­ro en un mun­do en que el abor­to es ile­gal – y por tan­to pe­li­gro­so o no ac­ce­si­ble– pre­do­mi­na el ra­zo­na­mien­to del doc­tor Larch. “Sa­bes có­mo ayu­dar a es­tas mu­je­res”, di­ce Larch a Ho­mer. “¿Có­mo no te sen­ti­rías ‘obli­ga­do’ a ayu­dar­las cuan­do no pue­den re­ci­bir ayu­da en nin­gún otro lu­gar? En una pa­la­bra: si las mu­je­res no tie­nen elec­ción, ¿por qué los mé­di­cos de­be­rían te­ner una?”.

Exis­ten, al me­nos, dos di­men­sio­nes en mi per­so­na­je pro vi­da, el huér­fano Ho­mer Wells, en tan­to que Da­ve An­drus­ko, que mues­tra una so­la di­men­sión, acre­di­ta a los pro vi­da que re­pre­sen­ta por “ayu­dar a las mu­je­res y a sus hi­jos no na­ci­dos”. Sin em­bar­go, ¿dón­de es­tá la ayu­da pro vi­da pa­ra aque­llas mu­je­res obligadas a te­ner un hi­jo no desea­do?

An­drus­ko ter­mi­na sus con­si­de­ra­cio­nes so­bre mi dis­cur­so de acep­ta­ción del pre­mio a La ca­sa de la si­dra di­cien­do que los pro vi­da “han de­di­ca­do sus vi­das a en­con­trar una so­lu­ción en la que to­dos ga­nan”. Pe­ro ¿có­mo pue­den ga­nar to­dos cuan­do la úni­ca elec­ción que tie­ne una mu­jer es te­ner su hi­jo?

Por otra par­te, ha­ce die­ci­sie­te años, en una car­ta al di­rec­tor de The New York Ti­mes, un es­tu­dian­te de se­cun­da­ria di­jo que se sen­tía “de­cep­cio­na­do por la abier­ta po­la­ri­za­ción de Holly­wood”. Sí, Las nor­mas de la ca­sa de la si­dra es una pe­lí­cu­la so­bre el de­re­cho a de­ci­dir. Lo que aho­ra se ne­ce­si­ta en Holly­wood es más “abier­ta po­la­ri­za­ción”.

Ana­lí­ce­se la abier­ta po­la­ri­za­ción del pre­si­den­te Trump; con­si­dé­re­se el di­no­sau­rio se­xual que es el vi­ce­pre­si­den­te Pen­ce. Pen­ce cree en una te­ra­pia de reorien­ta­ción se­xual en el ca­so de los ho­mo­se­xua­les; fi­gu­ró en­tre los pri­me­ros que pro­pu­sie­ron una au­sen­cia de pa­go con re­cur­sos pú­bli­cos en la pa­ren­ta­li­dad pro­gra­ma­da. En la Ad­mi­nis­tra­ción Trump, los de­re­chos de los LGBT y los de­re­chos a abor­tar es­tán en pe­li­gro.

En cin­co de mis ca­tor­ce no­ve­las, he es­cri­to so­bre la in­to­le­ran­cia se­xual, so­bre el odio a las mi­no­rías se­xua­les y las di­fe­ren­cias se­xua­les. Sea cual sea, o cual ha­ya si­do, el pro­to­co­lo de los dis­cur­sos de acep­ta­ción de los Os­cars, la co­mu­ni­dad crea­ti­va tie­ne una obli­ga­ción: ser in­to­le­ran­te ha­cia la in­to­le­ran­cia.

Con­fío en que no ha­ya un pro­to­co­lo que mar­que có­mo han de ser los dis­cur­sos de acep­ta­ción es­te año; bueno, sal­vo la du­ra­ción de los dis­cur­sos. Pro­nun­ciar una in­ter­ven­ción bre­ve es un ges­to de cor­te­sía pa­ra la gen­te que ha­bla a con­ti­nua­ción.

Aho­ra bien, ¿de­be­rían te­ner una di­men­sión po­lí­ti­ca los dis­cur­sos de acep­ta­ción de los Os­cars? No, no es esa mi ar­gu­men­ta­ción. La gen­te que no se sien­te in­cli­na­da a ex­pre­sar su opi­nión (po­lí­ti­ca) no de­be­ría ser hos­ti­ga­da. Si hay par­ti­da­rios de Trump, que ha­blen. Lo que di­go es que cual­quier per­so­na que quie­ra de­cir al­go con di­men­sión po­lí­ti­ca de­be­ría sen­tir­se libre de ha­cer­lo.

La prohi­bi­ción dis­cri­mi­na­to­ria de Trump so­bre los des­pla­za­mien­tos y via­jes –su ca­li­fi­ca­ción de los re­fu­gia­dos y los ciu­da­da­nos de sie­te paí­ses mu­sul­ma­nes, in­clui­do Irán– ha si­do sus­pen­di­da por un juez fe­de­ral es­ta­dou­ni­den­se. Sea cual sea el fa­llo, las ini­cia­ti­vas in­to­le­ran­tes de Trump ya han da­do un ba­lón de oxí­geno a los par­ti­da­rios de la lí­nea du­ra de Irán, don­de se ce­le­bran elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en ma­yo. Y sea cual sea el ve­re­dic­to ju­di­cial, la ca­li­fi­ca­ción re­li­gio­sa es fa­na­tis­mo e in­to­le­ran­cia.

Es­ta es la opor­tu­ni­dad de que go­zan los ga­na­do­res de los Os­cars: un bre­ve mo­men­to de in­ter­ven­ción an­te una au­dien­cia glo­bal: es una pe­que­ña es­ta­tui­lla, pe­ro la pri­me­ra vez que la sos­tie­nes en tus ma­nos te sor­pren­de lo que pe­sa. La ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad que de­be­rían sen­tir los ga­na­do­res de los Os­cars es que re­pre­sen­ta­mos real­men­te (aun­que de ma­ne­ra fu­gaz) una co­mu­ni­dad de ar­tis­tas. En nues­tra co­mu­ni­dad, la to­le­ran­cia de la in­to­le­ran­cia es inacep­ta­ble. La in­to­le­ran­cia del pre­si­den­te Trump es fla­gran­te y evi­den­te. A Trump le tie­ne sin cui­da­do el pro­to­co­lo pre­si­den­cial.

Las ini­cia­ti­vas in­to­le­ran­tes de Trump ya han da­do un ba­lón de oxí­geno a los par­ti­da­rios de la lí­nea du­ra de Irán ¿De­be­rían te­ner una di­men­sión po­lí­ti­ca los dis­cur­sos de acep­ta­ción de los Os­cars?

 ??  ??
 ?? GETTY ?? Os­car en el año 2000. Irving, al re­ci­bir la es­ta­tui­lla, en el año 2000: lo de­di­có a su mu­jer e hi­jos y al di­rec­tor de la pe­lí­cu­la, Las­se Halls­tröm. Ha­bló me­nos de un minuto
GETTY Os­car en el año 2000. Irving, al re­ci­bir la es­ta­tui­lla, en el año 2000: lo de­di­có a su mu­jer e hi­jos y al di­rec­tor de la pe­lí­cu­la, Las­se Halls­tröm. Ha­bló me­nos de un minuto

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain