La Vanguardia (1ª edición)

Una juer­ga de 20.000 eu­ros y un camión de bu­tano

El re­la­to de los agen­tes que pu­sie­ron fin a la hui­da del con­duc­tor sui­ci­da

- MAYKA NA­VA­RRO Bar­ce­lo­na

Qué fá­cil son las co­sas a to­ro pa­sa­do. Lo di­fí­cil es de­ci­dir en só­lo un se­gun­do lo qué hay que ha­cer. To­mar la de­ci­sión. A los po­li­cías les pre­pa­ran y se for­man pa­ra de­ci­dir y ac­tuar. Sin mie­do. Con pro­por­cio­na­li­dad. Con sen­ti­do co­mún. Y eso hi­cie­ron, ni más ni me­nos, los dos guar­dias ur­ba­nos y cin­co mos­sos d’es­qua­dra que el mar­tes fre­na­ron a tiros la hui­da en­lo­que­ci­da de un sue­co que du­ran­te ocho mi­nu­tos sem­bró el pá­ni­co jun­to al Moll de la Fus­ta. Se ju­ga­ron la vi­da, y se la salvaron a las per­so­nas que a gri­tos ahu­yen­ta­ron de los pa­sos ce­bra por los que avan­za­ba, sin in­ten­ción de de­te­ner­se, el la­drón del camión.

Ós­car, Carles, Luis­ma, Santi, Alberto, Jo­ta y Toni. Dos mo­to­ris­tas de la Guar­dia Ur­ba­na, los ki­lo mi­ke, tres mo­to­ris­tas de los Mos­sos d’Es­qua­dra, los gui­lles, y dos mos­sos del Área Re­gio­nal de Re­cur­sos Ope­ra­ti­vos, los Arro, ac­ce­die­ron ayer a re­cons­truir con pa­la­bras esos ocho mi­nu­tos in­ten­sos que los sie­te po­li­cías vi­vie­ron con la sen­sa­ción de que el mun­do se de­te­nía y las co­sas trans­cu­rrían a cá­ma­ra len­ta.

Es­te miér­co­les se co­no­cie­ron nue­vos da­tos so­bre el in­ci­den­te que per­mi­ten re­cons­truir có­mo fue­ron esas 24 ho­ras que Joa­kim Ro­bin Berg­gren, de 32 años, pa­só en Bar­ce­lo­na. Lle­gó vía Mos­cú con un ami­go. Pen­sa­ba pa­sar só­lo una no­che y vo­lar a Ma­drid. Ha­bía re­ser­va­do una ha­bi­ta­ción de ho­tel. De­jó la ma­le­ta, pe­ro ya no vol­vió.

Esa no­che se gas­tó más de 20.000 eu­ros en droga, al­cohol y las fac­tu­ras de los dos pros­tí­bu­los de lu­jo que vi­si­tó. La fies­ta la com­par­tió con unos com­pa­trio­tas con los que coin­ci­dió. So­bre las diez de la ma­ña­na va­rios tran­seún­tes le vie­ron deam­bu­lar al­te­ra­do. A un mo­to­ris­ta de­te­ni­do en un se­má­fo­ro del Pa­ral·lel le pi­dió que le de­ja­ra su­bir. Ha­bla­ba en in­glés. Tam­bién ges­ti­cu­la­ba. El mo­to­ris­ta se asus­tó y hu­yó.

Fue en la es­qui­na de Pi­quer con La­fort, en el co­ra­zón del Po­ble Sec, cuan­do el hom­bre des­cu­brió un camión de bu­tano con las lla­ves pues­tas. Lo ro­bó. El bu­ta­ne­ro aún pu­do co­rrer unos me­tros tras su camión.

Eran las diez y me­dia de la ma­ña­na y los cin­co mo­to­ris­tas, el bi­no­mio de la Guar­dia Ur­ba­na y el tri­no­mio de los Mos­sos, par­ti­ci­pa­ban en el dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad di­se­ña­do por la Ca­sa Real pa­ra el pa­so de do­ña So­fía, de vi­si­ta en Bar­ce­lo­na. Los mos­sos fue­ron los pri­me­ros en fi­jar­se en el camión de bu­tano. Es­ta­ban de­te­ni­dos. El vehícu­lo ac­ce­dió a la pla­za de la Car­bo­ne­ria y allí mis­mo, al to­mar la ro­ton­da,

FREN­TE A FREN­TE “En­ton­ces le vi la ca­ra, se lo es­ta­ba pa­san­do muy bien; es­ta­ba dis­fru­tan­do”

per­dió las pri­me­ras bo­te­llas de bu­tano. Los agen­tes se subie­ron en las mo­tos y fue­ron tras el vehícu­lo. Uno se co­lo­có a la al­tu­ra de la ca­bi­na y pi­dió al con­duc­tor, me­dian­te ges­tos, que fre­na­ra, que se de­tu­vie­ra. La es­ce­na la pre­sen­cia­ron dos guar­dias ur­ba­nos que se unie­ron a la per­se­cu­ción. El re­la­to de los cin­co

LA FIES­TA El sue­co se gas­tó 20.000 eu­ros en una no­che en al­cohol, dro­gas y pros­ti­tu­tas

mo­to­ris­tas coin­ci­de. Pen­sa­ron que se tra­ta­ba de un bu­ta­ne­ro que de­bía lle­var el car­net de con­du­cir ca­du­ca­do o re­ti­ra­do y que huía de una san­ción de trá­fi­co.

De ma­ne­ra alternativ­a, los mo­to­ris­tas de Mos­sos y la Guar­dia Ur­ba­na se su­ce­die­ron pa­ra co­lo­car­se a la al­tu­ra de la ca­bi­na. Otros, por de­trás, ra­dia­ban la per­se­cu­ción a la sa­la. No era fá­cil. El con­duc­tor ha­bía ac­ce­di­do a una vía de ser­vi­cios de ado­qui­nes y ba­de­nes que re­co­rre el Moll de la Fus­ta, en pa­ra­le­lo a la ron­da. Uno de los mo­to­ris­tas de la Guar­dia Ur­ba­na de­ci­dió ade­lan­tar al camión. Su idea era lle­gar has­ta el pa­so de pea­to­nes que con­du­ce al Ma­re­màg­num apar­tar a gri­tos a to­da la gen­te y pa­ra­pe­tar­se fren­te al con­duc­tor, pis­to­la en mano, pa­ra de­te­ner­le. Uno de los mos­sos le si­guió.

“En­ton­ces le vi la ca­ra. Se reía. Se lo es­ta­ba pa­san­do muy bien. Es­ta­ba dis­fru­tan­do. Le apun­té. Y vi que no fre­na­ba. Me iba di­cien­do que no con la ca­be­za. Aguan­té lo que pu­de. Si no me retiro me atro­pe­lla. Rea­li­cé un dis­pa­ro a la rue­da”. En ese ins­tan­te to­dos tu­vie­ron cla­ro que aquel in­di­vi­duo no huía de una mul­ta de trá­fi­co. Aque­llo era al­go mu­cho más gra­ve. “Te­nía­mos que de­te­ner­lo”.

Ese pri­mer dis­pa­ro lo oye­ron dos de los Arro de Mos­sos que ha­cían pre­ven­ción an­ti­te­rro­ris­ta en la pla­za Pau Vi­la. Ca­si al mis­mo tiem­po vie­ron al camión de bu­tano avan­zar ha­cía ellos a gran ve­lo­ci­dad. Pa­sa­ban unos mi­nu­tos de las diez y me­dia de la ma­ña­na de un mar­tes so­lea­do jun­to al mar. “Ha­bían de­ce­nas de per­so­nas es­pe­ran­do cru­zar por el pa­so de pea­to­nes”. Los dos po­li­cías ac­tua­ron por ins­tin­to. Con ra­pi­dez. “Gri­ta­mos que sa­lie­ran de allí”. El vehícu­lo avan­za­ba per­dien­do bom­bo­nas en ca­da ma­nio­bra. Al­gu­nos tran­seún­tes ha­bían oí­do el pri­mer dis­pa­ro y huían. El rui­do de las bom­bo­nas al caer y cho­car con­tra el sue­lo y con­tra al­gu­nos co­ches au­men­ta­ba la sen­sa­ción de caos.

Los dos mos­sos se de­tu­vie­ron uno jun­to al otro. No ha­bla­ron. Ni se mi­ra­ron. To­ma­ron la mis­ma de­ci­sión. Am­bos des­en­fun­da­ron. Uno el sub­fu­sil y el otro la pis­to­la. Y le vie­ron el ros­tro. “Se reía. Mu­cho. Ca­si a car­ca­ja­das. Y mo­vía la ca­be­za. Le es­ta­ba apun­tan­do con un ar­ma lar­ga y ni si­quie­ra hi­zo el ges­to de apar­tar­se. Al con­tra­rio, ca­da vez ace­le­ra­ba más. No sa­bía­mos lo que ha­bía pa­sa­do an­tes. Ha­bía que fre­nar­le”.

En ese ins­tan­te, dé­ci­mas de se­gun­dos, el mos­so con la pis­to­la des­cu­brió a una jo­ven que, ab­sor­ta con la mú­si­ca de los au­ri­cu­la­res, in­ten­ta­ba cru­zar. Un agen­te tu­vo tiem­po de aga­rrar­le por la es­pal­da con la mano sin ar­ma y ca­si arras­trar­la con fuer­za has­ta co­lo­car­la de­trás de él. Am­bos dis­pa­ra­ron. Cin­co tiros. Pe­ro el camión no se de­tu­vo. Pro­si­guió. “La jo­ven se ha­bía caí-

do, de­rri­ba­da por una bom­bo­na de bu­tano, pa­re­cían pe­lo­tas”. El agen­te la le­van­tó del sue­lo y la abra­zó. “Es­ta­ba muer­ta de mie­do. Que­ría que se tran­qui­li­za­ra”. La jo­ven te­le­fo­neó al 112, y aten­dió la lla­ma­da un po­li­cía na­cio­nal. El pa­dre del mos­so que unos mi­nu­tos an­tes le ha­bía abrazado des­pués de sal­var­le la vi­da.

Los mo­to­ris­tas si­guie­ron tras el camión. Ac­ce­dió en sen­ti­do con­tra­rio por una de las sa­li­das de la ron­da. Los tres mos­sos con­ti­nua­ron tras él. El vehícu­lo se de­tu­vo y el hom­bre aban­do­nó la ca­bi­na. Los tres mo­to­ris­tas le apun­ta­ron con sus ar­mas. “Le mi­ra­mos las ma­nos”. Hu­bo un mo­men­to en que pen­sa­ron que vo­la­rían por los ai­res, que to­do se ha­bía aca­ba­do. Pe­ro no lle­va­ba na­da. Se aba­lan­za­ron y en­tre los tres, los guar­dias ur­ba­nos y has­ta un au­to­mo­vi­lis­ta que se su­mó le es­po­sa­ron. “Te­nía la ca­ra des­en­ca­ja­da. Gri­ta­ba. No te­nía mie­do. Só­lo ra­bia”. Y ellos, los sie­te po­li­cías, una sen­sa­ción ex­tra­ña. El ba­jón tras la adre­na­li­na. La emo­ción de esa mis­ma no­che al re­en­con­trar­se con sus fa­mi­lias. Dos tie­nen be­bes de dos me­ses. Te­nían la ne­ce­si­dad de abra­zar­les.

 ?? XA­VIER GÓ­MEZ ?? En la ru­ta del fu­gi­ti­vo. Los dos mo­to­ris­tas de la Guar­dia Ur­ba­na que par­ti­ci­pa­ron en la per­se­cu­ción, ayer en el Moll de la Fus­ta
XA­VIER GÓ­MEZ En la ru­ta del fu­gi­ti­vo. Los dos mo­to­ris­tas de la Guar­dia Ur­ba­na que par­ti­ci­pa­ron en la per­se­cu­ción, ayer en el Moll de la Fus­ta
 ?? CÉ­SAR RAN­GEL ?? Cua­tro de los cin­co mos­sos que par­ti­ci­pa­ron en la cap­tu­ra del con­duc­tor te­me­ra­rio, ayer en la pla­za Es­pan­ya
CÉ­SAR RAN­GEL Cua­tro de los cin­co mos­sos que par­ti­ci­pa­ron en la cap­tu­ra del con­duc­tor te­me­ra­rio, ayer en la pla­za Es­pan­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain