La Vanguardia (1ª edición)

El pro­to­co­lo se­gún Irving

- Mà­rius Ca­rol DI­REC­TOR

SER­GI Pà­mies tie­ne en su escritorio un ob­je­to ex­tra­ño: un autógrafo de John Irving fir­ma­do so­bre la cor­te­za de un abe­dul, des­pués de una ce­na con sus edi­to­res en el res­tau­ran­te La Bal­sa ha­ce diez años, a raíz de la pre­sen­ta­ción de Has­ta que te en­cuen­tre. La no­ve­la de Irving Una mu­jer di­fí­cil (que en el ci­ne in­ter­pre­ta­ron Kim Ba­sin­ger y Jeff Brid­ges) la con­ser­va en un lu­gar se­gu­ro de su bi­blio­te­ca, pa­san­do la cri­ba que le per­mi­te so­bre­vi­vir a su afi­ción a la lec­tu­ra (si en­tra un libro, sa­le otro). Irving es uno de los me­jo­res no­ve­lis­tas con­tem­po­rá­neos, que ob­tu­vo un Os­car por el guión de Las nor­mas de la ca­sa de la si­dra y que hoy pu­bli­ca un ar­tícu­lo en ex­clu­si­va pa­ra Es­pa­ña, en las pá­gi­nas de Cul­tu­ra de es­te dia­rio. El pe­rio­dis­mo tie­ne con­ti­nuas sa­tis­fac­cio­nes de ba­jo vol­ta­je, co­mo po­der fir­mar en el mis­mo ejem­plar que uno de nues­tros ído­los li­te­ra­rios. Pe­ro a esa ilu­sión ín­ti­ma de los pro­fe­sio­na­les la acom­pa­ña el pla­cer com­par­ti­do de los lec­to­res de des­cu­brir­lo co­mo ar­ti­cu­lis­ta.

Pà­mies lo ha des­cri­to co­mo un ti­po al que le gus­ta la lu­cha libre, que odia a los crí­ti­cos, mar­ca­do por la dis­le­xia, y que con­si­de­ra que el tra­ba­jo tie­ne ocho partes de ta­len­to y sie­te de pu­ra dis­ci­pli­na. Irving ha que­ri­do es­cri­bir so­bre la ga­la de los Os­cars y sus pro­to­co­los. Re­cuer­da que, cuan­do re­co­gió la es­ta­tui­lla, em­pleó un minuto pa­ra los ha­bi­tua­les agra­de­ci­mien­tos a su fa­mi­lia y al di­rec­tor, pe­ro tam­bién a la Aca­de­mia por su va­len­tía al ha­ber dis­tin­gui­do a una pe­lí­cu­la so­bre el abor­to. Irving con­si­de­ra que, sea cual sea el pro­to­co­lo de los dis­cur­sos, los ga­na­do­res del ga­lar­dón tie­nen la obli­ga­ción de “ser in­to­le­ran­tes con la in­to­le­ran­cia”, de­nun­cian­do fa­na­tis­mos, dis­cri­mi­na­cio­nes y abu­sos.

Eso, di­cho en la era Trump, sue­na a car­ga de pro­fun­di­dad. La no­che de la ga­la el pre­si­den­te pue­de que­dar­se sin la ye­ma del de­do ín­di­ce en­vian­do tuits co­mo dar­dos en­ve­ne­na­dos con­tra esos a los que él lla­ma ac­to­res y ac­tri­ces so­bre­va­lo­ra­dos sim­ple­men­te por­que le de­nun­cian.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain