La Vanguardia (1ª edición)

En­da Kenny

PRI­MER MI­NIS­TRO DE IR­LAN­DA

- RAFAEL RA­MOS Du­blín. Co­rres­pon­sal

El taoi­seach En­da Kenny (65) ha in­si­nua­do que di­mi­ti­rá en mar­zo co­mo con­se­cuen­cia de un vie­jo es­cán­da­lo –la per­se­cu­ción por par­te del Go­bierno de un po­li­cía que de­nun­ció abu­sos en el cuer­po– que ha re­sur­gi­do aho­ra.

Ir­lan­da ha en­tra­do en una si­tua­ción de va­cío po­lí­ti­co en el peor mo­men­to po­si­ble, a po­cas se­ma­nas de que The­re­sa May lan­ce el ór­da­go del Bre­xit y co­mien­ce el pe­rio­do de dos años pa­ra ne­go­ciar el di­vor­cio en­tre el Reino Uni­do y la Unión Eu­ro­pea, un pro­ce­so que le afec­ta más que a nin­gún otro país por el vo­lu­men de co­mer­cio, los la­zos po­lí­ti­cos y cul­tu­ra­les, y la exis­ten­cia de una fron­te­ra en­tre la Re­pú­bli­ca y el Uls­ter.

Pe­ro así son las co­sas. El taoi­seach En­da Kenny, que des­de el año pa­sa­do lidera de ma­ne­ra pre­ca­ria una

gran coa­li­ción de los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos (el de­mo­cris­tiano Fi­ne Gael, el su­yo, y el Fian­na Fáil, de cen­troiz­quier­da), es­tá con un pie y me­dio fue­ra, co­mo con­se­cuen­cia de un es­cán­da­lo con­sis­ten­te en la per­se­cu­ción por par­te del Go­bierno de un agen­te de po­li­cía que de­nun­ció los abu­sos en el cuer­po. El af­fai­re vie­ne de lar­go, des­de ha­ce una dé­ca­da, pe­ro es aho­ra cuan­do la bom­ba ha he­cho ex­plo­sión.

Los ir­lan­de­ses pue­den ser muy elo­cuen­tes, co­mo que­da cla­ro en su poe­sía, li­te­ra­tu­ra y po­lí­ti­ca (só­lo hay que re­cor­dar los dis­cur­sos de Ea­mon de Valera y Mi­chael Co­llins), pe­ro tam­bién muy enig­má­ti­cos y si­bi­li­nos. Kenny ha adop­ta­do es­ta úl­ti­ma vía, in­si­nuan­do pa­ra quien se­pa leer en­tre lí­neas que aban­do­na­rá el li­de­raz­go del par­ti­do –y por tan­to el pues­to de pri­mer mi­nis­tro– en cuan­to re­gre­se de su via­je ofi­cial a Es­ta­dos Uni­dos con oca­sión del día de San Pa­tri­cio (17 de mar­zo) y se en­tre­vis­te con Do­nald Trump. Con lo cual ha­brá ba­ti­do el ré­cord de longevidad de un lí­der de Fi­ne Gael al fren­te del Go­bierno.

El con­ser­va­dor Kenny, que su­frió un ba­ta­ca­zo en las úl­ti­mas elec­cio­nes pe­ro se afe­rró al po­der a fal­ta de una alternativ­a via­ble y pa­ra ga­ran­ti­zar la go­ber­nan­za de Ir­lan­da, se di­ri­gió ano­che a los 73 miem­bros de su gru­po par­la­men­ta­rio pa­ra su­ge­rir que se va, pe­ro quie­re ha­cer­lo de acuer­do a su pro­pio calendario, que le per­mi­ti­rá –ade­más de via­jar a Wa­shing­ton y Nue­va York– re­pre­sen­tar a Ir­lan­da en el Con­se­jo Eu­ro­peo del 8 y 9 de mar­zo en Bru­se­las, en el que su ho­mó­ni­ma bri­tá­ni­ca, The­re­sa May, po­dría in­vo­car el ar­tícu­lo 50 y dar no­ti­fi­ca­ción del Bre­xit, co­mo quien in­for­ma a los mo­ro­sos de un desahu­cio.

El taoi­seach se ha ido de­san­gran­do a cá­ma­ra len­ta, con­for­me se han ido co­no­cien­do de­ta­lles del es­cán­da­lo que le va a cos­tar el po­der, y por el que va a pa­gar el pa­to, aun­que no se sa­be a cien­cia cier­ta has­ta qué pun­to es­tu­vo in­for­ma­do. La his­to­ria es que en el 2006 un sar­gen­to de po­li­cía lla­ma­do Mau­ri­ce McCa­be pre­sen­tó una que­ja de con­duc­ta im­pro­pia con­tra un com­pa­ñe­ro, quien a su vez –y apa­ren­te­men­te co­mo ven­gan­za– le acu­só de ha­ber to­ca­do in­de­bi­da­men­te a su hi­ja, co­sa que la fis­ca­lía de­ter­mi­nó que no era cier­ta.

Pe­ro al ca­bo de sie­te años la ni­ña en cues­tión re­su­ci­ta el te­ma an­te un agen­te de los ser­vi­cios so­cia­les, que or­de­na una in­ves­ti­ga­ción de abu­so se­xual con­tra McCa­be, sin que es­te sea in­for­ma­do. En el 2014, el Go­bierno di­ce que to­do ha si­do un “error ad­mi­nis­tra­ti­vo atri­bui­ble a un fun­cio­na­rio”. Has­ta que el año pa­sa­do un res­pon­sa­ble de pren­sa de la po­li­cía con­fie­sa ha­ber re­ci­bi­do ins­truc­cio­nes de des­pres­ti­giar al sar­gen­to. Y ha­ce unos me­ses el lí­der del La­bour, Bren­dan How­lin, acu­sa a la je­fa del cuer­po po­li­cial de ha­ber or­ques­ta­do la si­nies­tra cam­pa­ña.

Kenny tie­ne las se­ma­nas con­ta­das. Y los dos fa­vo­ri­tos pa­ra su­ce­der­le son el mi­nis­tro de Vivienda, Si­mon Co­ve­ney, y el de Pro­tec­ción So­cial, Leo Va­rad­kar, un mé­di­co de ori­gen indio que es abier­ta­men­te gay. Si pre­va­le­ce es­te úl­ti­mo, se­ría to­da una re­vo­lu­ción en la Ir­lan­da ca­tó­li­ca, apos­tó­li­ca y ro­ma­na.

Uno de los fa­vo­ri­tos a to­mar el re­le­vo es el mi­nis­tro de ori­gen indio Leo Van­du­kar, que es abier­ta­men­te gay

 ??  ??
 ?? CLODAGH KILCOYNE / REUTERS / AR­CHI­VO ?? En­da Kenny pre­vé re­unir­se con Trump a me­dia­dos de mar­zo
CLODAGH KILCOYNE / REUTERS / AR­CHI­VO En­da Kenny pre­vé re­unir­se con Trump a me­dia­dos de mar­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain