La Vanguardia (1ª edición)

El ve­lo y el fu­sil

El uso del ve­lo en el ejér­ci­to, úl­ti­ma ins­ti­tu­ción que lo ve­ta­ba, abre una nue­va era en Tur­quía

- RI­CAR­DO GI­NÉS Es­tam­bul. Co­rres­pon­sal

La en­tra­da del ve­lo en el ejér­ci­to tur­co, histórico de­fen­sor del ca­rác­ter lai­co del Es­ta­do, sim­bo­li­za el cam­bio su­fri­do por el país oto­mano des­de la lle­ga­da de Er­do­gan al po­der, una trans­for­ma­ción que per­mi­ti­rá a las mu­je­res pi­lo­tar avio­nes de com­ba­te lu­cien­do el hi­yab.

El ejér­ci­to tur­co y el ve­lo is­lá­mi­co: po­cas co­sas ha­brá que pa­rez­can más an­ta­gó­ni­cas. Eso al me­nos des­de 1923, con la fun­da­ción de la Re­pú­bli­ca tur­ca, has­ta ayer. En una de­ci­sión in­me­dia­ta­men­te ca­li­fi­ca­da co­mo his­tó­ri­ca, el Al­to Man­do anun­ció que da­ba luz ver­de al uso del ve­lo en sus ins­ta­la­cio­nes pa­ra las mu­je­res mi­li­ta­res –sub­ofi­cia­les, ca­de­tes y sol­da­dos– que así lo deseen.

De acuer­do con las nue­vas re­glas del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, re­co­gi­das en un te­le­ti­po de la agen­cia se­mi­es­ta­tal Ana­do­lu, las mu­je­res sol­da­dos po­drán lle­var un ve­lo is­lá­mi­co de­ba­jo de sus go­rros o boi­nas siem­pre y cuan­do sea del mis­mo co­lor que su uni­for­me y no ten­ga es­tam­pa­dos.

De es­te mo­do po­si­bi­li­ta por ejem­plo que Mer­ve Gür­büz, si su­pera con éxi­to los exá­me­nes de gra­dua­ción, se con­vier­ta en la pri­me­ra mu­jer pi­lo­to de un ca­za tur­co con ve­lo. Y si­ga la es­te­la así, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, de Sa­biha Gök­cen, pri­me­ra pi­lo­to del ejér­ci­to tur­co e hi­ja adop­ti­va de Mus­ta­fa Ke­mal Ata­türk, el ge­ne­ral que a san­gre y fue­go con­si­guió in­de­pen­di­zar Tur­quía y con­ver­tir­se en su pri­mer pre­si­den­te.

Aun­que la luz ver­de se veía ve­nir –en no­viem­bre del 2016 se per­mi­tió al per­so­nal fe­me­nino ci­vil lle­var ve­lo en ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res– el pa­so tie­ne sin du­da un ele­va­do ca­rác­ter sim­bó­li­co pues­to que rom­pe con un ta­bú y abre así una nue­va era.

Bas­ta re­cor­dar que el ejér­ci­to, au­to­pro­cla­ma­do guar­dián de las esen­cias lai­cis­tas co­mo ADN de la mo­der­na Tur­quía –su­ce­so­ra ju­rí­di­ca del im­pe­rio oto­mano– in­ten­tó ya des­de el co­mien­zo del nue­vo país eli­mi­nar el ve­lo pa­ra im­ple­men­tar me­jor la es­tric­ta agen­da de se­pa­ra­ción en­tre Es­ta­do y re­li­gión is­lá­mi­ca, pues­to que con­tem­pla­ba la pren­da so­bre to­do co­mo un ves­ti­gio atá­vi­co de es­cla­vi­tud pa­triar­cal pro­ce­den­te de fe­ne­ci­dos tiem­pos oto­ma­nos.

En los años ochen­ta, con el gol­pe de Es­ta­do, lle­gó la prohi­bi­ción ter­mi­nan­te de lle­var ve­lo en to­das las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas.

Las po­lé­mi­cas acer­ca de su uso no han ce­sa­do des­de en­ton­ces y só­lo el em­pu­je del par­ti­do de la Jus­ti­cia y De­sa­rro­llo (AKP), de raí­ces is­la­mis­tas, lle­ga­do al Go­bierno en el 2002, ha con­se­gui­do que fi­nal­men­te en el úl­ti­mo de­ce­nio el ve­to se le­van­ta­ra en las uni­ver­si­da­des, los co­le­gios y el fun­cio­na­ria­do. El pa­sa­do mes de agos­to lle­gó el per­mi­so pa­ra las mu­je­res po­li­cías.

El ejér­ci­to que­da­ba co­mo la úl­ti­ma ins­ti­tu­ción en Tur­quía que man­te­nía la puer­ta ce­rra­da a la po­si­bi­li­dad de que mu­je­res con ve­lo con­tem­pla­ran sa­li­das pro­fe­sio­na­les cas­tren­ses.

Tan­to es así que to­da­vía en oc­tu­bre del 2010, por ejem­plo, la cú­pu­la del ejér­ci­to or­ga­ni­zó en el día de la Con­me­mo­ra­ción de la Re­pú­bli­ca una re­cep­ción pa­ra­le­la a la del en­ton­ces pre­si­den­te Ab­du­llah Gül, pa­ra así po­der evi­tar a su es­po­sa, Hay­rün­ni­sa, pues­to que lle­va­ba ve­lo.

 ?? ARIS MES­SI­NIS / AFP ?? Ma­ni­fes­ta­ción pro AKP, en ju­lio
ARIS MES­SI­NIS / AFP Ma­ni­fes­ta­ción pro AKP, en ju­lio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain